Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-11-2019

Resea de Rosa Luxemburg en la tormenta, de Ana Muia (La linterna sorda)
Biografa y seleccin de artculos de la mtica revolucionaria polaca

Jess Aller
Rebelin


Rosa Luxemburg ocupa un lugar muy especial entre los que entregaron su vida a la lucha revolucionaria en la poca convulsa que enlaza los siglos XIX y XX. Su lucidez terica y su indomable compromiso iban unidos a una ausencia de dogmatismo y una visin crtica que hacen que sea reivindicada con igual fervor desde el campo marxista y el libertario. Adems, su infame asesinato hizo de ella una mrtir con aura de leyenda, invocada en todos los combates que siguieron.

Rosa Luxemburg en la tormenta ofrece una aproximacin a la vida, el pensamiento y la huella de esta mujer, extraordinaria en sus facetas de terica y activista, y atenta fustigadora de los vicios autoritarios que acabaran dando al traste con los proyectos emancipadores que arrancaban en sus ltimos aos. La obra, plenamente en la tradicin de La linterna sorda, es otro buen ejemplo de cmo hacer libros se convierte en manos de algunos editores en ocasin para conjugar brillantemente textos e ilustraciones y producir autnticas obras de arte.

Una rosa en el torbellino

El volumen comienza con una amplia biografa de Rosa Luxemburg. Sabemos as de su nacimiento en 1870 o 1871 en Zamosc, una hermosa ciudad de Polonia oriental por entonces perteneciente al Imperio ruso, en el seno de una familia juda, culta y cosmopolita. De pequea estatura y aquejada a partir de los cinco aos, tras una enfermedad en la cadera, de una cojera, nuestra protagonista destaca pronto por su extraordinaria inteligencia e inicia sus estudios en Varsovia, donde se haba trasladado su familia. En 1886 se afilia a Proletariat, un partido revolucionario que est sufriendo una dura represin. Tres aos ms tarde, perseguida, ha de abandonar Polonia y se refugia en Zrich, cuya universidad va a ser su alma mater.

A partir de 1890, Rosa milita en partidos socialdemcratas de Alemania (SPD) y Polonia (SDKPiL) adheridos a la II Internacional. Dentro de ellos defiende los objetivos revolucionarios, contra el reformismo de Eduard Bernstein, y las tendencias internacionalistas minoritarias, alejadas del chauvinismo que incubaba el desastre. Ya en el siglo XX, se opone a la participacin de los socialistas en gobiernos burgueses, y lo razona muy claro: Con la entrada de un ministro socialista en el gobierno, la dominacin de clase sigue existiendo. El gobierno no se transforma en socialista, sino que el ministro que era socialista se transforma en burgus. En estos aos alterna prisiones polacas y alemanas con congresos obreros y agitacin revolucionaria. Junto a Karl Liebnecht y los sectores ms izquierdistas del SPD, consigue que ste apruebe en 1905 la estrategia de la huelga de masas, afn al anarquismo. La polmica sobre este asunto va a seguir en los aos siguientes, contra los reformistas y parlamentaristas mayoritarios, liderados por Karl Kautsky.

En 1914, ante la amenaza inminente de la guerra, la actividad de los que dentro del SPD se oponen a ella es frentica, y les vale condenas de crcel. En agosto, cuando el partido vota en el Reichstag a favor de los crditos de guerra, rompen con l, tildndolo de cadver pestilente. Rosa permanece encarcelada de febrero de 1915 a febrero de 1916 y desde su celda clama en sus artculos contra el exterminio del proletariado y su energa revolucionaria en los campos de batalla. Su instrumento poltico ahora es la Liga Espartaco, que lidera la lucha antiblica. En julio, es encerrada de nuevo, y 1917 y 1918 los va a pasar en gran parte entre rejas, mientras se extiende por Alemania una oleada de huelgas, que con la firma del armisticio en noviembre dan paso a la revolucin. La amnista que se decreta entonces le devuelve la libertad.

En un llamamiento de ese mismo mes de noviembre, la Liga Espartaco defiende la va parlamentaria para avanzar hacia la democracia socialista. El pas vive una efervescencia revolucionaria que aspira a ser pacfica, pero es reprimida ferozmente por unos dirigentes socialdemcratas (Ebert, Noske,) que han asumido el rol de verdugos al servicio de la burguesa. El brutal asesinato de Rosa Luxemburg y Karl Liebnecht el 15 de enero de 1919 es un captulo ms de esta espiral represiva que produjo miles de vctimas y marc el bautismo sangriento de la repblica de Weimar.

Ecos de la lucha

Tras la sntesis biogrfica, Ana Muia nos acerca a impresiones y ecos del asesinato. La anarquista norteamericana Emma Goldman lamenta la prdida y remarca el fatal error de intentar domar a la bestia socialdemcrata, lacaya por naturaleza de la burguesa. De hecho, la izquierda marxista alemana se escinde en esos momentos entre los que aceptan la dictadura del Capital y los que escogen el autoritarismo del Kremlin. El legado intelectual de Rosa, el luxemburguismo, ser condenado en 1925 por el Partido Comunista Alemn como una hereja plagada de errores, pero su crtica de la deriva de la Revolucin rusa era proftica, y sus ideas sobre el papel del colonialismo en la acumulacin capitalista, o de los consejos obreros en la dinmica revolucionaria han sido y son una de las referencias ms slidas que encuentran los que buscan estrategias contra el Moloch que nos rige.

Respecto a la difusin de su pensamiento, Ana Muia resalta el hecho lamentable de que un 80% de la obra escrita de Rosa Luxemburg, incluyendo centenares de artculos, no ha sido traducida an al castellano, ingls o francs. Despus, recoge testimonios aparecidos en la prensa de izquierdas espaola de la poca sobre su trabajo revolucionario, su incansable activismo contra la guerra y su espantosa muerte.

Seleccin de artculos

En el volumen se recogen piezas divulgativas publicadas en la prensa obrera en relacin con la fiesta del Primero de Mayo, y tambin una crtica de las iglesias cristianas que toman partido por los explotadores contra los obreros, en flagrante oposicin al espritu del evangelio y al comunismo de los primeros cristianos. Encontramos asimismo una defensa apasionada de la huelga de masas, fechada en 1905, y una seleccin de artculos de una de sus obras tericas ms importantes: Introduccin a la economa nacional. En ellos desarrolla la idea de que la revolucin capaz de abolir el rgimen de explotacin vigente resultar de la unin de dos polos opuestos: la ciencia econmica, que pone ante nuestros ojos la maquinaria del Capital, y la conciencia de un proletariado dispuesto a destruirla para crear una sociedad sin clases.

Otros artculos describen la miseria en que vive la poblacin obrera de Berln, con un clido homenaje a las mujeres proletarias, tan frecuentemente esclavas de los esclavos. Qu quiere la Liga Espartaco? publicado en diciembre de 2018, en plena marejada revolucionaria, contiene un programa detallado de la transformacin social, pacfica y democrtica que en ese momento lata en el corazn de millones de alemanes y pareca a punto de alumbrar una nueva era. El orden reina en Berln, escrito la vspera de ser asesinada, es un canto vibrante a la esencia de la revolucin, anhelo ntimo inmune a todas las derrotas. Fue ella quien dijo: En la tormenta siento la verdadera alegra de la vida.

Una mujer con una meta

El libro aporta datos sobre la faceta ms humana de Rosa Luxemburg, y as sabemos por ejemplo que en aquel tiempo en que estaba mal visto que una mujer viajara sola o hablara en pblico, ella haca mofa de todas estas estupideces. Nos enteramos adems de que encaj las flechas que Cupido tuvo a bien destinarle, y mantuvo largas relaciones amorosas con dos correligionarios: Leo Jogiches, entre 1891 y 1907, y Konstantn Zetkin, desde ese ao hasta que fue reclutado en 1915. No obstante, en la odisea de luchas sociales que fue su vida, la vemos volcada siempre, sobre cualquier otra cosa, en la apasionante y decisiva partida de ajedrez en la que el proletariado pugnaba por librarse de sus cadenas. Su carcter fuerte y su voluntad indomable estaban fijas en ese objetivo.

Con su texto generosamente anotado e ilustrado con reproducciones de documentos, fotografas, algunas de ellas inditas, y grabados de la poca, Rosa Luxemburg en la tormenta consigue llevarnos al corazn de la era convulsa en la que se asentaron los cimientos de lo que habra de ser el orden mundial del siglo XX. Una mujer menuda e inquieta, sabia y corajuda, estuvo all con su pensamiento y su esfuerzo para tratar de encauzar el ro de la historia. El esplndido trabajo de Ana Muia con este libro nos lo muestra cumplidamente.

Blog del autor: http://www.jesusaller.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter