Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-11-2019

Alberto Fernndez se encuentra con un nuevo mapa de la regin

Juan Guahn
Rebelin


El Parlamento argentino ya proclam a Alberto Fernndez y Cristina Fernndez (viuda de Kirchner) Presidente y Vicepresidenta de laArgentina para el perodo 2019/2023. Mientras esto suceda en Buenos Aires, en territorios vecinos se viven dramticas horas bastante distintas a lo esperado poco tiempo atrs.

Alberto no haba imaginado el rol que le toca jugar. Ms an pensaba que el tema internacional poda ser un slido puente para actuar en conjunto con Cristina. La tradicin progresista de la misma le permitira moverse con comodidad en la regin y tambin en el mundo.

Tendra a su derecha al troglodita de Jair Bolsonaro en Brasil, al ms moderado y vacilante Sebastin Piera en Chile y al desgastado Mario Abdo Bentez en Paraguay; a su izquierda estara en Bolivia el amigable Evo Morales. l podra ocupar una cmoda posicin de una izquierda centrista, en medio de ese juego.

En ese marco quera hacer un esfuerzo para evitar un eventual gobierno de derecha, que se preanuncia en Uruguay, segn encuestas e informaciones que circulan.

Los sucesos de Chile le daban una comodidad mayor an. l podra aparecer como una voz amistosa que en nombre de la democracia- contribuyera a buscar vas de negociaciones y acuerdos, moderando los reclamos populares. Ese es el sentido de la invitacin que Piera le est haciendo para que visite ese pas.

Nunca la felicidad es total

A la indmita rebelda chilena le sigui demasiado casualmente el golpe de Estado boliviano, cuyo destino final todava es incierto. Para el supuesto que se confirmen las autoridades golpistas o se profundice la actual resistencia y guerra civil quedan abiertas las puertas a un futuro ms que preocupante.

En ese marco, Alberto sabe que si Evo es desplazado definitivamente del poder, l quedar aunque no le guste- como el referente de la izquierda en la regin. Eso qued de manifiesto al culminar el Encuentro del Grupo de Puebla, donde confluyen presidentes y personalidades de la centroizquierda latinoamericana.

All Felipe Sol candidato a ser futuro canciller argentino- se molest, ante el documento que deba firmar que condenaba las polticas de varios pases, diciendo Si firmo esto con quin me voy a vincular?

En estas tierras de Nuestra Amrica se est completando el trnsito de un Cono Sur progresista a otro de signo conservador. La situacin muestra que ello tendr -para el futuro presidente aregntino- ventajas y desventajas Entre las ltimas se cuenta que esta realidad forma parte de la decisin de EEUU de volver a alambrar el territorio de la regin, despus de varios aos en los que pudimos pastorear con mayor autonoma.

A eso se le agrega el problema inmediato de una deuda que el pas insiste en pagar- con el FMI, comandado por EEUU gobernado por un Donald Trump que est detrs de lo que est aconteciendo en Bolivia.

Pero esas dificultades se compensan con el hecho que EEUU y su modelo estn atravesando una profunda crisis estructural, mientras crece China que como potencia emergente- tambin tiene intereses globales que se extienden por nuestra regin.

Argentina va a ser uno de los principales territorios de la zona donde se dar continuidad a ese soterrado enfrentamiento entre esas dos potencias. Confrontacin que en este caso- no estar determinada por razones ideolgicas sino por puros, estrictos y fuertes intereses econmicos y estratgicos con China.

Entre ellos la base comunicacional china en Neuqun; los ferrocarriles Belgrano y San Martn Cargas; la empresa china Huawei, lder mundial en el desarrollo de la tecnologa 5G, clave entre otras cuestiones- para el futuro de las comunicaciones; la construccin de centrales nucleares; y dos represas en Santa Cruz.

Sume el 50% de la Pan American Energy Group (PAEG) que explota hasta el 2047- en Santa Cruz y Chubut el Cerro Dragn, principal yacimiento petrolero; la planta de procesamiento de granos; inversiones mineras en Veladero y Pascua Lama; intercambio de monedas con China por ms de 18 mil millones de dlares, que son en la prctica un prstamo sin costos; sin mencionar los 17 mil supermercados chinos desparramados por toda la geografa argehtina y el gigantesco mercado chino hacia el cual se dirige gran parte de la produccin de carnes y granos.

De lo mencionado surge la importancia que tiene la relacin con China para la Argentina. A su vez, con el alambrado por parte de EEUU a gran parte de la regin crece la importancia Argentina para los negocios y estrategia de China.

De todos modos, estos temas y su futuro es probable que se discutan ms y sin presencia argentina- en el toma y daca de la mesa de negociaciones globales entre EEUU y China que en la propia mesa de negociaciones y acuerdos con el pas asitico.

Lo que tienen en comn los hechos de Chile y Bolivia

A las prximas autoridades argentinas les preocupa el entorno regional. Los sucesos que estn ocurriendo se integran al marco general de la regin, como rea de influencia de los EEUU y del cuestionador avance chino en procura de su hegemona mundial. En este sentido esos poderes mundiales- forman parte, promueven o incorporan esos hechos a sus estrategias globales.

Socialmente, estas novedades reflejan situaciones claramente antagnicas. No se trata de una doble vara para medir las cosas, como quiere hacer creer la prensa cipaya, sino del hecho real que detrs de hechos parecidos hay situaciones sociales absolutamente opuestas.

En un caso (Chile) es la rebelda popular que desata la represin estatal; en el otro (Bolivia) es la renovada presencia, ante una compleja situacin institucional, del poder militar actuando como ariete, cua del poder imperialista.

Sealadas esas diferencias, de todos modos ambas situaciones encuentran algo en comn, un sistema institucional que no da cuenta de las realidades que debera contener. El origen de ese desajuste es diverso pero se manifiesta de un modo recurrente. En general est referido a Constituciones que no expresan las demandas de la sociedad.

Eso en Chile es absolutamente evidente, al punto tal que a poco de explotar la situacin- una Asamblea Constituyente fue la reivindicacin que le dio sentido al conjunto de reclamos iniciales. El gobierno intent distintos caminos de resolucin que hasta ahora- todos tuvieron el fracaso como resultado.

El ltimo jueves, oficialismo y partidos opositores se acercaron a este reclamo planteando, para abril 2020, un plebiscito para que resuelva sobre dos preguntas: si se quiere o no una nueva Constitucin y qu tipo de rgano debiera redactar esa nueva Constitucin: una Comisin Mixta Constitucional o una Asamblea Constituyente.

Si este acuerdo alcanza para contener la bronca colectiva ser una cuestin que los prximos das o semanas develarn. De todas maneras es un avance respecto a las propuestas anteriores del gobierno de Piera, sin olvidar que an queda mucho camino para recorrer.

Las principales objeciones son que las mismas autoridades, partidos y polticos cuestionados seran los encargados de fijar las reglas de juego de ese proceso que se coloca bastante lejos en el tiempo. Pero esperemos que la realidad hable.

El caso de Bolivia no es tan claro. El actual golpe tiene causas muy arraigadas que tienen que ver con el mal ejemplo (para occidente) de un indio -apoyado por su sometido pueblo- gobernando Bolivia. Pero el factor detonante fue tambin una cuestin institucional: una nueva reeleccin usando rebuscados mecanismos institucionales, lo que fue utilizado como excusa golpista.

Tiempo atrs un reconocido militante boliviano coment que uno de los mayores problemas de Bolivia tena que ver con el sistema institucional de esta democracia, que les podra traer serios problemas futuros ante la necesidad de reelegir a Evo, forzando algunas disposiciones institucionales.

Agreg que -para ellos- el triunfo de Evo en el 2006 no era un mero xito electoral en Bolivia sino la culminacin de la etapa histrica de resistencia y el inicio de un proceso de recuperacin de la identidad del tahuantinsuyo. En ese sentido Evo es considerado el gua e iniciador de ese tiempo nuevo. Pensamiento ancestral que a las democracias occidentales les resulta difcil de entender.

200 aos de esta repblica no nos pueden hacer olvidar que aqu hubo miles de aos de vida anterior, repiten los pueblos originarios.

Nuestras constituciones copiaron los modelos institucionales de occidente. Fueron una forma de darle continuidad a la previa conquista y colonizacin europea. Por eso todo proceso liberador tiene que comenzar por descolonizar a nuestros pueblos. De lo contrario -en algn momento- esas instituciones prestadas terminan por ahogar la voluntad de nuestros pueblos. Lo que pasa en Bolivia, en estos das, es un claro ejemplo de ello.

El futuro parece difcil pero claro, lograr que las instituciones respondan a las necesidades de nuestros pueblos para no terminar sirviendo los intereses de otros pueblos.

Juan Guahn. Analista poltico y dirigente social argentino, asociado al Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE, www.estrategia.la)

http://estrategia.la/2019/11/16/ alberto-fernandeapa-de-la-region /

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter