Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-11-2019

Las locomotoras de frica, qu pases impulsan el progreso?

Ken Opalo
La Vanguardia

Son Nigeria, Egipto, Sudfrica y Etiopa, con una gran influencia en sus respectivas regiones. Excepto Sudfrica, frenada en los ltimos aos por la corrupcin, el resto han experimentado grandes crecimientos econmicos, aunque mantienen altos niveles de paro y pobreza


La industria est creciendo en frica (GCShutter / Getty Images)

Dos tendencias definirn el futuro de frica en los prximos cincuenta aos.

La primera es demogrfica. Segn las proyecciones de las Naciones Unidas, en el ao 2100 la poblacin de frica habr alcanzado los 4.300 millones de personas. Si bien se estima que el crecimiento demogrfico se producir en buena parte del continente, el grueso del crecimiento estar encabezado por cuatro pases.

En el 2100 Nigeria, la Repblica Democrtica de Congo, Etiopa y Tanzania tendrn poblaciones de 700, 350, 280 y 270 millones de personas, respectivamente. Acompaando ese crecimiento demogrfico, se producirn unas tasas de urbanizacin ms elevadas. En la actualidad, ms de un 60% de los africanos vive en zonas rurales.

Sin embargo, en el 2030, la proporcin de habitantes urbanos superar el 50%. Unas tasas de natalidad sostenidas harn que el continente siga siendo joven en las prximas dcadas. En el 2030, frica tendr un 29% de la poblacin mundial menor de 25 aos (frente a un 23% actual).

La segunda tendencia es econmica. Las economas africanas se enfrentan a una transformacin estructural, puesto que pasarn de ser en buena medida agrarias a estar impulsadas por los sectores de los servicios y la manufactura. En el frica subsahariana, la contribucin de la agricultura, la pesca y la silvicultura, como porcentaje de la produccin bruta (PIB), ha disminuido de manera constante en las ltimas tres dcadas: de un 21% en 1988 a un 15,8% en 2017. Es probable que esas tendencias se aceleren con una urbanizacin continuada.

Para una valoracin plena de las consecuencias de esas dos tendencias es importante centrarse en unos pocos casos centrales entre los 54 estados africanos. Estos pases son Nigeria, Egipto, Etiopa y Sudfrica, y tienen importancia no slo por su tamao demogrfico y econmico, sino por su influencia en las subregiones de frica.

Por lo tanto, los cuatro pases deben considerarse destacados indicadores del futuro en relacin con la seguridad, la poltica y la economa de los diversos estados africanos. En los siguientes apartados explorar en detalle los aspectos nacionales y regionales de la trayectoria potencial futura de cada pas.

NIGERIA: El gigante dormido de frica occidental

Nigeria es, sin duda, el pas ms importante de frica. Uno de cada seis africanos es nigeriano, y la economa del pas representa un 17,1% de la produccin total en el continente. Y en tanto que puntal econmico de la Comunidad Econmica de los Estados de frica Occidental (CEDEAO), Nigeria tiene mucha influencia en el conjunto de la regin de frica occidental.

De ello se deduce, por lo tanto, que el futuro de esa regin depender crucialmente de lo que ocurra en Nigeria. En este sentido, Nigeria desempear un papel primordial en la determinacin del futuro de la seguridad, la poltica y la economa de sus vecinos.

Nigeria es un agente fundamental en la bsqueda por restablecer la seguridad en la regin del Sahel. En la actualidad, lucha contra una insurgencia interna dirigida por Boko Haram en el noreste del pas y es socio del G-5 del Sahel, formado por Chad, Nger, Burkina Faso, Mali y Mauritania, que se encuentran amenazados por diversas organizaciones yihadistas.

En el mbito poltico, Nigeria ha sido importante en la bsqueda de la CEDEAO por promover la estabilidad poltica en la regin. El pas tuvo un importante papel en el acuerdo que puso fin a las guerras civiles en la regin del ro Mano (Guinea Conakri, Liberia, Sierra Leona). Y, de modo ms reciente, la intervencin nigeriana asegur una transicin pacfica del poder en Gambia tras unas disputadas elecciones.

Es probable que el pas contine desempeando un papel importante fomentando en los estados de frica occidental formas ms slidas de acuerdos polticos en medio de la creciente competencia electoral.

El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari en la cmbre Rusia-frica (POOL New / Reuters)

Vale la pena sealar que la influencia econmica de Nigeria en frica occidental sigue estando muy por debajo de su potencial. Es algo que se refleja en los bajos niveles de comercio intra-CEDEAO (importaciones y exportaciones). El comercio entre los estados de la CEDEAO apenas representa un 9% del comercio total en la regin.

La excesiva dependencia de los estados de la CEDEAO de las exportaciones de productos bsicos no procesados y las importaciones de alimentos y productos manufacturados permite que el comercio con Europa, Amrica y Asia dominen el comercio intrarregional.

En Nigeria, las exportaciones de petrleo representaron un 96% de las exportaciones de mercancas en el 2017. Los ltimos acontecimientos podran alterar esa situacin. El empresario ms rico de Nigeria, Aliko Dangote, est construyendo una importante refinera de petrleo de 15.000 millones de dlares que reducir las exportaciones de crudo del pas, as como las importaciones de productos derivados del petrleo.

De manera similar, los movimientos recientes para mejorar la productividad agrcola y aumentar la fabricacin nacional reducirn la factura nigeriana de las importaciones. Esos avances tendrn, sin duda, efectos regionales.

Debido a su gran tamao, una economa local diversificada con un sector manufacturero dinmico servir como un destino de exportacin de la regin y como fuente de productos manufacturados. Es importante destacar que la promesa contenida en esos avances recientes reside en el hecho de que estn en gran parte impulsados por el sector privado.

Nigeria tuvo un importante papel en el acuerdo que puso fin a las guerras de Guinea, Conakri, Liberia y Sierra Leona, y asegur una transicin pacfica en Gambia tras unas disputadas elecciones

Siguiendo el ejemplo de la fuerte presencia regional del Grupo Dangote, los empresarios y empresas nigerianos pueden ser los motores de la integracin regional y el crecimiento econmico a travs de las inversiones y el comercio transfronterizos. Todo lo anterior va a depender de un modo crucial de la situacin de la poltica interna y la formulacin de polticas en Nigeria.

Si bien el pas ha sido una democracia electoral nominal desde 1999, la mayora de los nigerianos an no ha visto los dividendos de la democracia. Las cifras son elocuentes. Nigeria tiene el mayor nmero de personas que viven en la pobreza extrema en el mundo (ms que India), 87 millones.

El 62,2% de los nigerianos son menores de 24 aos, y la edad media es de 17,9 aos. El desempleo general se sita en un 23,1%, mientras que el desempleo o subempleo juvenil alcanza un impresionante 55,4%. A esos desafos estructurales se suma la an-mica economa del pas.

En el 2018, la produccin del pas aument un nfimo 2,38%, muy por debajo del crecimiento demogrfico (2,6%). El futuro poltico y econmico del pas depender de la capacidad de las lites dirigentes de elaborar polticas que aborden esos mltiples desafos. De lo contrario, el crecimiento sostenido de los jvenes en Nigeria puede convertirse en una importante fuente de inestabilidad poltica y econmica.

De hecho, en el ncleo de la insurgencia de Boko Haram existente en el noreste del pas se encuentra un largo legado de abandono estructural de la regin, en la que muchos jvenes se sienten abandonados por su Gobierno y son vulnerables a la poltica de agravios de los extremistas.

EGIPTO: El Estado africano renuente

Al igual que Nigeria, Egipto es otro Estado africano fundamental cuyo futuro est estrechamente vinculado al de sus vecinos. Tras la primavera rabe que se extendi por el norte de frica, Egipto ha vuelto a la autocracia bajo el Gobierno del general Abdul Fatah al Sisi. En abril del 2019, una enmienda constitucional asegur que Al Sisi se mantendr en el poder al menos hasta el 2030. Hoy Al Sisi tiene amplios poderes sobre varias instituciones egipcias, incluidos el ejrcito, el poder judicial y la Asamblea legislativa.

Egipto se enfrentar en semejante contexto a una serie de desafos nacionales y regionales en las prximas dcadas. En el plano nacional, el mayor desafo es el malestar econmico. A pesar de un impresionante crecimiento de un 5% en el 2018, el desempleo juvenil sigue siendo persistentemente elevado, un 32,6%.