Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-11-2019

Financiar pblicamente las opciones educativas privadas no est en la Constitucin

Enrique Javier Dez Gutirrez
Rebelin


La alianza neocon (neoliberales y conservadores), abanderada en este caso por los obispos, la jerarqua catlica y la patronal de la concertada, han puesto el grito en el cielo (metfora adecuada en este caso), al or a la ministra de educacin Cela, en la inauguracin del XV Congreso de Escuelas Catlicas, asegurar que la libre eleccin de la escuela por las familias no es un derecho recogido en la Constitucin. A pesar de la reiterada defensa y apoyo de los conciertos educativos de Cela, algo que ha demostrado no solo en su prctica ministerial durante el gobierno del PSOE, sino como consejera de educacin en el pas vasco, ha reconocido que, efectivamente, la libertad de las familias para escoger una educacin religiosa o elegir un centro de enseanza para sus hijos e hijas "no son emanacin estricta de la libertad reconocida en el artculo 27 de la Constitucin".

La derecha conservadora, la ultraderecha, los obispos ms reaccionarios, la jerarqua catlica en general y, sobre todo, la patronal catlica de la escuela concertada (que ya ha acaparado el 15% del total del sistema educativo y el 58% de la enseanza privada-concertada, es decir, financiada pblicamente con el dinero de todas y todos) se ha alzado en armas, para anunciar que el nuevo gobierno bolivariano PSOE-Unidas Podemos cercena el derecho de las familias, adopta posturas radicales, se aleja del pacto constitucional, engrasa la maquinaria de adoctrinamiento, declara la guerra, etc., etc. Todas expresiones de dirigentes polticos y mediticos de la alianza neocon.

Sorprende esta reaccin en pleno siglo XXI porque es algo bien sabido que la Constitucin, el Derecho Constitucional y el propio Tribunal Constitucional da toda la razn, en esta ocasin, a la ministra de educacin, cuando se reafirmaba delante de 2.000 directores y dueos de centros educativos catlicos, tras el murmullo de protesta que se extenda por el Congreso antes sus palabras, declarando que "de ninguna manera puede decirse que el derecho de los padres y madres a escoger una enseanza religiosa o a elegir centro educativo podran ser parte de la libertad de enseanza", recogida en la Constitucin, aludiendo a la sentencia del propio Tribunal Constitucional al respecto.

Recordado tambin que el modelo de conciertos de Espaa es una anomala en el panorama europeo. De hecho, somos el tercer pas de Europa en este tipo de centros, detrs de Blgica y Malta. En todos los dems pases, segn datos de la OCDE, la educacin es fundamentalmente pblica (89,2% en educacin primaria y un 83% en secundaria en la UE-28, frente a un 67,3% de Espaa).

Inmediatamente, el presidente del PP, Pablo Casado, al servicio de la patronal de la concertada y de la jerarqua catlica, ha tuiteado (al estilo Trump: poltica a travs de twitter) que la libertad de enseanza es "fundamental" en democracia y "est garantizada por la Constitucin". Claro, eso es, efectivamente lo que dice la Constitucin: libertad de enseanza, que se sustancia en libertad de creacin de centros docentes, no de financiacin pblica de las elecciones privadas. Del artculo 27 no se puede interpretar que el Estado tenga la obligacin de contribuir a financiar y mantenerlas. Pero parece que, a pesar de su cansina reiteracin de autodeclararse constitucionalistas, poco leen la Constitucin.

De acuerdo con la Constitucin, la educacin es un derecho social que los poderes pblicos estn obligados a garantizar y organizar a travs de la planificacin general de la enseanza, la creacin de centros docentes pblicos y la participacin efectiva de la sociedad en su gestin. La libertad de enseanza reconocida por la Constitucin Espaola (Artculo 27), a la que aluden, se concreta en la Carta Magna en la posibilidad de creacin de centros privados, con arreglo a una normativa estatal, para el reconocimiento y homologacin de sus actuaciones. Pero en modo alguno se contempla en nuestra Constitucin, ni en el derecho comparado, la posibilidad de que las familias deban recibir una ayuda pblica para elegir entre ambas redes, pblica y privada, ni que sta ltima deba ser financiada con fondos pblicos.

Pero en una interpretacin abusiva de este derecho de creacin de centros, fue voluntad poltica del gobierno del PSOE de Felipe Gonzlez establecer y consagrar, en la ley educativa LODE, que se pudiera elegir entre dos redes, y que ambas fueran financiadas con fondos pblicos, tanto la pblica como la privada. Con lo que se quiere confundir el derecho a crear centros privados con el de las familias a recibir una ayuda pblica para elegirlos, lo que, en modo alguno est ni en nuestra Constitucin ni en el derecho comparado.

El texto constitucional establece que la enseanza bsica es obligatoria y gratuita, pero no indica que el Estado est obligado a otorgar gratuidad a la educacin en centros privados por el simple hecho de que las familias elijan un centro distinto del creado por los poderes pblicos. As lo dej asentado el Tribunal Constitucional en la sentencia 86/1985, de 10 de julio, dictada por su Sala Segunda: siendo del todo claro que el derecho a la educacin -a la educacin gratuita en la enseanza bsica- no comprende el derecho a la gratuidad educativa en cualesquiera Centros privados, porque los recursos pblicos no han de acudir, incondicionadamente, all donde vayan las preferencias individuales. Por lo que, como dice Cela, en ningn momento el Constitucional indica que forme parte de la libertad educativa el derecho a elegir centro.

No obstante, poco sorprende que el PP y Casado utilicen esto como arma arrojadiza contra el acuerdo de nuevo gobierno progresista entre PSOE y Unidas Podemos en Espaa. As lo manifiesta en el final de su tuit Casado denunciando "el modelo del nuevo gobierno de izquierda radical. Hablan de libertad, pero la cercenan cuando no se ajusta a su ideologa". Haciendo gala justamente de su poltica y filosofa habitual, que tilda de adoctrinamiento todo lo que no sea el suyo.

Revuelta neocon a la que se ha sumado el partido neoliberal radical Ciudadanos, a travs de su portavoz Arrimadas, que tambin tuitea en la misma clave: entregar a Podemos las llaves del Gobierno tiene un precio muy alto para las familias espaolas. Pero, quizs, quien expone con ms claridad los principios esenciales de esta revuelta neocon es el secretario general de la Conferencia Episcopal Espaola (CEE), Luis Argello, asegurando que (y fjense en los trminos que emplea) la exclusin del derecho de los padres supondra un giro en la poltica educativa de extraordinaria gravedad para la libertad de enseanza en una sociedad tan plural que precisa unas bases educativas conforme a las convicciones de las familias y su iniciativa social, y que "las administraciones han de garantizar conforme a la Constitucin y los tratados internacionales firmados por el Estado. Las dos claves esenciales: libertad de eleccin y demanda social. La base del modelo neoliberal, anclada en la pedagoga del individualismo insolidario, aplicado a la educacin. Filosofa que proclaman con entusiasmo ahora tanto neoliberales como neoconservadores modernizados.

Lgicamente a esta reaccin neocon se han unido los medios de comunicacin afines. El peridico El Mundo titulaba: Cela declara la guerra a la concertada al negar el derecho constitucional de las familias a escoger colegio. Iniciando la crnica con En un guio a Podemos ha lanzado este jueves toda una declaracin de guerra a la escuela concertada, donde estudia casi una cuarta parte del alumnado espaol. Ah es nada. Parecen frases sacadas del manual de cmo articular un lawfare o guerra poltica de baja intensidad, que estn aplicando como alternativa a los golpes de estado armados clsicos en tantos pases del continente latinoamericano. A este discurso incendiario se apuntan, cmo no, otros voceros neocon con titulares similares: Contra la enseanza en libertad, o la radio de los obispos, la COPE: oscuros presagios para la libertad educativa en esta legislatura.

Lo que tenemos que ser conscientes es que esta reaccin neocon, ante siquiera la posibilidad de cuestionamiento terico, que no prctico (recordemos que la ministra es una fiel defensora de la educacin concertada en toda su trayectoria poltica hasta ahora), de una de las bases fundamentales de afianzamiento y extensin de su ideologa, responde a un rearme ideolgico, propiciado por el auge de la extrema derecha con quien han pactado y estn gobernando en diferentes partes del pas. Recordarles, como ha hecho recientemente Unidas Podemos, que la Constitucin, redactada y pactada tambin incluso por dirigentes de la dictadura, establece que tiene que haber impuestos progresivos, redistribucin de la riqueza o mnimos derechos humanos elementales, les parece infundios bolcheviques, propios de su eterna reencarnacin del mal: el comunismo.

Debemos saber pues, que la alianza de los herederos del franquismo y los neoliberales, junto con los ultraderechistas, no est dispuesta a renunciar a ninguno de los privilegios que se ha arrogado, y que mantiene a travs no solo del poder econmico, meditico, judicial y poltico, sino sobre todo ideolgico. Consideran la educacin y el sistema educativo uno de los medios fundamentales de produccin ideolgica y perpetuacin de su control. Cuestionar sus privilegios en educacin es, para ellos, declararles la guerra. Y ya sabemos cmo las gastan en estos casos

Para saber ms: DEZ GUTIRREZ, E.J. (2019). La revuelta educativa neocon. Oviedo: TREA.  

Enrique Javier Dez Gutirrez. Profesor de Pedagoga de la Universidad de Len

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter