Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-11-2019

Puerto Rico
Un salto en calidad en la lucha contra la deuda odiosa colonial

Jos Nicols Medina Fuentes
Rebelin

*Conferencia dictada el 31 de octubre 2019 en el Recinto de Mayaguez de la UPR bajo los auspicios de su Departamento de Economa.


I. Introduccin

Abordar las siguientes interrogantes: Por qu la deuda pblica en Puerto Rico es una deuda odiosa colonial responsabilidad del gobierno federal? Por qu no se ha masificado en el seno del pueblo su conciencia del carcter odioso de la deuda y la consecuente responsabilidad metropolitana? Qu causas lo explican? Cules sugiero como posibles rutas a seguir para intentar un salto en calidad en la lucha contra este flagelo mortal?

II. Breve historia Jurdica de la deuda

Conforme a la moralidad, historia de la economa, poltica, social y jurdica de una nacin colonizada como la puertorriquea es imposible concebir que sea responsable de la deuda pblica. La parte controlante debe responder frente a terceros como deudor real. La corporacin matriz responde en los prstamos de la subsidiaria controlada alter ego, (1), el banco responde en triple dao al deudor que controla con actos no tradicionales bancarios (2), el gobierno federal responde en los asuntos, terrenos o contratos de las naciones indgenas que controla, (3) los padres o el tutor son responsables por las acciones de sus hijos menores o pupilos (4).

En el derecho imperativo internacional, obligatorio entre las naciones, la nacin colonizada no responde por las deudas coloniales. La moralidad ha impactado el contrato de prstamo pblico para determinar, para bien, que el responsable exclusivo a los acreedores de una deuda pblica colonial, a todas luces injusta, es la metrpolis. As lo dispone la doctrina de deuda odiosa colonial que fue configurada en su fase embrionaria durante las negociaciones del Tratado de Pars de 1898. (5) Una de las contraprestaciones esenciales para acordar el Tratado de Pars fue que la metrpolis espaola asumiera la responsabilidad de pagarle a los acreedores la totalidad de la deuda de centenares de millones de dlares de la deuda pblica colonial cubana, que incluso estaba garantizada con hipoteca sobre las aduanas y aranceles cubanos. (6) Opinamos que por virtud del Tratado de Pars , la doctrina de deuda odiosa colonial es parte integrante, precedente vinculante en el derecho anglosajn. (7)

La doctrina de deuda odiosa es consenso mundial. De ah que el proyecto de Tratado de Viena de 1983, en proceso de aprobacin, dispone que el nuevo estado independiente no hereda las deudas pblicas coloniales. (8) Por eso la independencia nacional sienta las bases para que la nacionalidad puertorriquea impugne y repudie para borrar de sus estados financieros la deuda odiosa colonial para que la asuma y pague a los acreedores el gobierno federal. Garanta que no ofrecen el territorio no incorporado o incorporado, la estadidad o el protectorado.

La Revista Jurdica de Harvard, en su numero del 10 de abril del 2017, dedicado a las relaciones del gobierno federal con sus territorios no incorporados (colonias), concluye que si luego del caso de Pueblo v Snchez Valle (2016), Puerto Rico es una colonia gobernada mediante los poderes plenarios exclusivos del Congreso Federal, la deuda pblica es odiosa colonial y el responsable de la misma a los acreedores es el gobierno federal. (9)

Estas experiencias en el derecho comparado demuestran que no es cierta la teora neoliberal de que todas las deudas se pagan, qu existen excepciones impuestas por el derecho y la moral, que afirma la equidad y la justicia.

De donde deriva el poder del endeudamiento?

El endeudamiento en Puerto Rico se ha originado mediante el poder impositivo unilateral federal. La ley Foraker (1900) autoriz a la corporacin colonial a tomar prstamos hasta el 7% del valor de los inmuebles para construccin de carreteras, fortines militares u obras a costa de tributos pagados por los puertorriqueos. La ley federal Jones (1917) aument el margen al 10%. Y para privilegio del capital financiero, cre la atpica triple excensin contributiva federal, estatal y municipal a los bonistas. La ley Jones se enmend en 1938 para cambiar el mtodo de valoracin al 10% de los recaudos generales y para abrir el espacio para que determinadas corporaciones pblicas emitieran deuda siempre que no comprometieran recaudos generales y se repagaran con ingresos propios. Base de los endeudamientos de las corporaciones pblicas actuales. (10)

En el 1940 el Congreso excluy a Puerto Rico del Investment Company Act que regula la emisin de valores y bonos en los Estados Unidos. Tal exclusin dio mano libre a las casas de corretaje, bancos y agentes financieros para estar exentos de regulacin y conflicto de intereses durante el proceso de emisin, negociacin y venta de bonos por el territorio de Puerto Rico. As la pluma del endeudamiento pblico qued abierta al libre mercado y los inversionistas y el pueblo quedaron hurfanos de las protecciones necesarias del formalismo jurdico (11).

La ley 600 (1950) mantuvo el margen prestatario al 10% de los recaudos. Pero hubo varios cambios que se reflejaron en la corporacin colonial del ELA. Se vari el orden de prioridad de pago de la ley Jones. Bajo esa ley tenan prioridad, al mismo rango, los pagos a los bonistas y las obligaciones generales del gobierno. (12) En la Constitucin del ELA slo qued el pago prioritario a los bonistas. El rango de las dems obligaciones quedaron sujetas a lo dispuesto por ley. La ley de servicios generales estableci otras prioridades, expropiaciones, sentencias, gastos de gobierno y servicios a la poblacin. Con la eliminacin de la Seccin 20 por el Congreso, qued evaporada de la alegada Constitucin del ELA los derechos humanos, econmicos y culturales del pueblo. El embudo se vir totalmente en ese pretendido contrato social, colonial, para primero ser pagados los acreedores y al fondo de los recaudos quedaron los servicios esenciales al pueblo. Podemos afirmar que estableci las bases de operacin del modelo neoliberal colonial contemporneo para acometer en los pasados 20 aos la expropiacin de riquezas sin justa compensacin ms grande de la historia de nuestra nacin. De ah que sea imperativa la celebracin de una asamblea constituyente soberana por primera vez en nuestra historia que incorpore un nuevo contrato social solidario en una nueva constitucin que garantice los derechos adquiridos y servicios universales del pueblo por encima de los acreedores. Como la ley 600 encaden a la legislatura colonial, opinamos que la nueva constitucin debe emanar de la soberana popular paralela, mediante la organizacin y expresin pacfica, en el ejercicio de los derechos naturales a la libertad de expresin y asociacin y no de la legislatura. (13)

En el 1962, cuando Muoz Marn quiso aumentar el margen prestatario al 15% de los recaudos, se autoriz por ley federal. Es decir, el soberano federal siempre ha controlado la emisin de deuda y las condiciones para su pago. (14)

En el 1984 el gobierno federal enmend la Seccin 9 del Cdigo Federal de Quiebras para excluir las corporaciones pblicas y los municipios del territorio de Puerto Rico. Ante la ausencia de explicaciones en un historial legislativo, se ha robustecido la hiptesis de qu tal eliminacin se efectu para dar garanta adicional de pago al capital financiero. El ELA nunca ha podido acogerse a procesos de quiebra, reiterado en el caso de Franklyn (2016) que declar inconstitucional la ley de quiebras criolla por haber campo ocupado federal. (15) Entonces, con la exclusin de la quiebra para las corporaciones pblicas y municipios, stas tampoco podran acogerse a procesos de quiebra y los acreedores quedaron con garanta mayor de pago ya que el deudor territorial y sus dependencias no podra acudir al descargue o reorganizacin de deuda en proceso de quiebra.

De todo lo anterior es evidente que las distintas corporaciones coloniales, bajo las leyes Foraker, Jones, 600 y Promesa, han sido esperpentos, marionetas, alter egos controladas, tentculos del mismo pulpo, que forman parte del andamiaje federal para sostener el colonialismo en Puerto Rico, creadas y maniatadas por leyes orgnicas federales, otras regulatorias de diversos asuntos como cabotaje, clusula de comercio inter estatal, y doctrinas de su Corte Federal como la de los casos insulares. Entonces queda evaporada la corporacin territorial, ausente la nacin colonizada. La configuracin real en el contrato de deuda pblica en la colonia es acreedores-metrpolis.

Ese diseo jurdico poltico propici que a partir de la invasin del 1898 ocurrieran enormes despojos de riqueza nacional y la explotacin del enclave colonial por el gran capital forneo y su gobierno federal que ha ocasionado la destruccin de las fuerzas productivas, los activos y riquezas de la nacin puertorriquea y el endeudamiento actual impagable.

III. Breves apuntes de la historia de la economa poltica de la deuda

Cmo es posible que una nacin totalmente controlada, privada por la fuerza de todos los poderes de su soberana por el gobierno federal y su gran capital forneo, quienes le han destruido sus activos, sus fuerzas productivas y riquezas, slo le imponga, por la fuerza de la conquista brbara, el poder o anemia para pagar los pasivos o deudas pblicas?

Sealan estudiosos que previo a la invasin norteamericana de 1898, la nacin puertorriquea y su estado autonmico, con ciertos poderes de soberana, no tena deuda pblica (16). Ello a pesar de los efectos nefastos del perodo absolutista monrquico colonial espaol, una economa con relaciones sociales y modo de produccin pre capitalista atrasado. Mantena un balance positivo de exportaciones agrcolas de caf con Europa caa con Estados Unidos, en menor medida tabaco, otros productos y frutos menores para consumo interno. No estaba en insurreccin como Cuba que por tal razn tena una deuda colonial enorme. Comentaron los gelogos norteamericanos Wills y Watson, a quienes los invasores enviaron a inventariar el botn conquistado, que el jbaro sobreviva , en el contexto de numerosos minifundios, (o como agregados) con su vaquita, batatal; las reses crecan ms grandes que las del imperio y suramrica, que todo naca silvestre anegado por las aguas y lluvias tropicales, ms de 2,000 quebradas que confluan en 22 ros que desembocaban por los cuatro puntos cardinales. (17) Por supuesto esa visin idlica, del forastero que llega a inventariar, no alcanza a comprender el atraso puertorriqueo bajo el colonialismo espaol.

Previo a la vigencia del Tratado de Pars, un gobernador militar norteamericano aboli el Parlamento y Gobierno Autonmico que presida Luis Muoz Rivera.

Luego del huracn San Ciriaco de 1899, el gobierno federal abandon a los puertorriqueos. Indicaba Hostos en Madre Isla que haba cerca de 3,000 braceros en Mayagez hambrientos (18). Segn narra James L. Dietz, el nuevo poder imperial devalu las monedas en circulacin frente al dlar, promovi prstamos a los hacendados y agricultores, ocurrieron las ejecuciones de sus tierras por los bancos, se cort el desarrollo de una burguesa nacional entonces embrionaria, y creci la concentracin monopolstica de las grandes centrales azucareras absentistas. (19) y (20). Al indicar lo anterior no negamos los efectos positivos del impacto de nuevas y ms avanzadas instituciones producto del colonialismo de una potencia capitalista avanzada en contraposicin a las instituciones del coloniaje monrquico mercantilista atrasado espaol. Para periodos econmicos anteriores y posteriores a la invasin norteamericana les refiero a estudios especializados en el tema. Vase a tales fines el libro de James L. Dietz sobre la historia econmica de Puerto Rico que sintetiza estudios durante la colonizacin espaola hasta la fecha cercana de publicacin de su libro en 1986, incluido el perodo caero hasta 1940, el proyecto popularista Manos a la Obra, que languidece a fines de 1960, procesos transitorios petroqumicos y comienzos de la excepcin de las compaas 936 en 1976. (21) Desde esa fecha la actividad de las 936 se convirti en el corazn de la economa.

Con la cada de la visin solidaria global y finalizacin de la llamada Guerra Fra entramos a una poca de colonialismo feroz, neoliberalismo, continuacin del proceso de desmonte del estado benefactor. La firma de los Tratados de Libre Comercio con pases de la regin que finaliza el llamado mercado comn exclusivo en la dcada de 1990 y la eliminacin de las compaas 936 entre 1996-2006 fueron determinaciones unilaterales federales. La terminacin de las compaas 936 sin ofrecer alternativas al territorio colonial fue como quitarle la comida y agua a un preso y el oxgeno a un paciente en coma: muerte segura. Se fugaron $15,000 millones de los bancos que se utilizaban para financiar obras de infraestructura, se perdieron 240,000 empleos de los ms remunerados, ocurri el proceso de desindustrializacin que abordan Caraballo Cueto y Juan Lara, provoc ms oferta energtica que demanda, el endeudamiento comenz a crecer verticalmente , ocurri la crisis de deuda general impagable, de la AEE y corporaciones pblicas. (22)

Segn Marxuach y citamos:

Desde el ao fiscal 2000, la deuda pblica de Puerto Rico....creci vertiginosamente tanto en trminos absolutos como en trminos relativos al tamao de la economa. Al finalizar el ao fiscal 2000, la deuda pblica total de Puerto Rico sumaba $24,200 millones, mientras que al 31 de julio de 2014 sumaba $71,435 millones, un aumento de $47,235 millones, o un 195%. Durante este perodo el endeudamiento pblico de la isla creci a una tasa anual compuesta de 8.04%.

El peso de esa deuda se est dejando sentir. El presupuesto consolidado para el ao fiscal en curso incluye $4,552 millones (16.2% del total) para el servicio de la deuda, en comparacin con $3,408 millones para el Departamento de Educacin; $2,223 millones para Mi Salud; $1,503 millones para la UPR; $1,190 millones (4.2% del total) para mejoras permanentes; y $848 millones para la Polica de Puerto Rico.

Por otro lado, el Producto Nacional Bruto (PNB), a precios corrientes, increment de $41,400 millones en el 2000, a unos $70,740 millones al finalizar el ao fiscal 2013, un aumento de $29,340 millones, o un 71%. Durante este periodo el PNB de la isla creci a una tasa anual compuesta de 4.2%. (Marxuach). (23)

Ante la marcada disminucin de actividad econmica y recaudos, se desarroll una dinmica de endeudamiento para refinanciar deuda existente, cubrir gastos recurrentes y algunas mejoras de capital irracionales como proyectos faranicos, la creacin de Cofina en el 2006, y en pocos aos la deuda pblica y el producto nacional bruto (PNB) estuvieran equiparados, lo que llev a las casas acreditadoras a devaluar a chatarra los bonos territoriales, la depresin sostenida por ms de una dcada, (Marxuach) (24), el xodo de cerca de un milln de boricuas a partir del 2000, migracin que se lleva el capital humano preparado a grandes costos locales sin pago alguno de divisas.

Repetimos, lo anterior nos lleva a que de cero deuda pblica en el 1898, en el 2000 la deuda estuviera en $ $24,200 millones y en el 2014, se elev a $71,435 millones, que sumado al menoscabo de los sistemas de retiro para $48 mil millones de deuda no asegurada, ascendi a un total cercano a $120, 000 millones. Lo que llev al impago por el gobierno territorial en el 2015 y la imposicin unilateral federal de la ley Promesa en el 2016.

Hace falta labor ulterior de los economistas polticos, y reconocemos que se ha realizado una importante labor, para que se haga una sntesis ms completa, adecuada y clara de cmo ha ocurrido y acontece la explotacin del enclave colonial. Que demuestre con grficas ntidas que el gran capital forneo y su gobierno federal han evitado el ahorro nacional, que se han llevado muchsimo ms de lo que dejan, que como parte del colonialismo, ha sido causa del endeudamiento. Para que continen los estudios de la economa poltica que permitan una sntesis cientfica de la explotacin del enclave colonial desde el 1898, con preeminencia desde el ao 1996 hasta la actualidad. Que se pongan a la orden de lealtad hacia nuestro pueblo para analizar los datos y proyecciones graves que estn surgiendo y continuarn surgiendo de los procesos, informes y planes de ajuste de deuda e imposiciones de la Junta de Control Federal. Si los acreedores y el gobierno federal se unen y organizan sus instituciones de dominacin, debemos unir esfuerzos para crear las instituciones adecuadas del pueblo. Sugiero la creacin de Institutos o centros de estudio y accin sobre la deuda odiosa colonial, con la infraestructura y recursos necesarios, a cargo, entre otros aspectos, de estudios, investigaciones, publicaciones especializadas y actividades necesarias.

Aclaro que soy jurista libre pensador pero no perito economista. Segn he podido examinar hallazgos sobre la explotacin del enclave colonial, algunos economistas desglosan partidas de la tajada grande que se lleva el capital forneo y gobierno federal y la reducida cantidad que devuelven. Vase notas (25) a la (33)

Rosario Rivera ha hecho una tabla que suma $58,100 millones que se llevan- cuanta en la que coinciden varios economistas, frente a $13, 715 millones que devuelven. (25) No obstante ha circulado otra tabla que coloca en $17,100 millones la cantidad que devuelven. Ver nota (29). Noto que en las tablas no se incluyen en las cifras de lo que se llevan los pagos realizados por seguro social, medicare y desempleo federal mientras se incluyen en las partidas que entran. Tampoco se incluye en lo que sale anualmente los intereses pagados por el servicio de deuda ni intereses pagados por individuos a entidades financieras forneas. Si se incluyeran estas partidas lo que sale sobrepasa por mucho los $58, 100 millones anuales.

Reconozco la labor monumental de nuestros intelectuales para reconstruir nuestra historia en diversos perodos y disciplinas. Esa labor es fundamental. Exhorto a los economistas a que continen esta importante labor iniciada, unan esfuerzos y precisen, mejoren y sinteticen estas estadsticas, que son vitales para educar, dar lumbre y gua y movilizar a nuestro pueblo.

IV.

Y preguntarn: por qu frente a esa verdad imponente, todava no ha cuajado un movimiento de masas de la nacin puertorriquea para exigir que la deuda pblica odiosa colonial la pague el gobierno federal a los acreedores? Veamos.

1. La teora neoliberal y colonial sobre la deuda ha difundido la falsedad que la causa de la deuda ha sido la corrupcin criolla y que dicha deuda tiene que pagarse por la poblacin colonizada. (37)

El colonialismo, neoliberalismo, adems de la coercin y fuerza del estado dominador, y su andamiaje colonial administrado por sus servidores del bipartidismo, se cimenta en la mentira y la censura de la verdad. La dominacin por consenso de ideologas de la falsedad se monta en un imponente aparato de difusin de medios e instituciones del imperio ms poderoso de la historia y sus estructuras e instituciones favorables al coloniaje. (35) y (36) Frente a ese aparato y por necesidad vital el vasto pueblo oprimido por el gran capital forneo y la metrpolis, tiene que organizarse para influenciar en las instituciones existentes y construir instituciones propias adecuadas a este tiempo grave, inmensamente difcil, fieles al pueblo, capaces de generar una contra cultura de la emancipacin mayoritaria contra la deuda odiosa y medidas de recortes y ajustes, que movilice al pueblo, para que repudie la deuda y exija el pago a la metrpolis.

Recordarn que en el 2015 el exGobernador Garca Padilla deca que se opona a una Junta de Control Federal. En el verano del 2015 ya el territorio estaba al borde del impago y de pronto fue a Washington y cambi de postura. Qu pas con los estados auditados del ELA del 2014 y de corporaciones pblicas? Alguna fuerza intervino para que no se rindieran. Muy extrao. Porque segn el informe del General Accounting Office (GAO) del 9 de mayo del 2018, el ELA rindi religiosamente sus informes anuales auditados entre el 2000 al 2013. (38) Entonces los senadores federales en las vistas pblicas utilizaron la ausencia de los estados financieros del 2014 para alegar falta de transparencia y corrupcin criolla como causantes de la deuda impagable para imponer la sindicatura y el pago a la menguada nacin colonizada que habita la isla . Esa falsedad se recogi en la exposicin de motivos de la ley Promesa, Seccin 405(m), que indica que debido a la ausencia de transparencia y mala administracin criolla se impona como mecanismo de emergencia la ley Promesa, la sindicatura al ELA colonial y sus instrumentalidades.

2. Algunos sectores mal enfocaron los medios y en la prctica hicieron coro con la potencia colonial y los acreedores.

Ante la crisis de deuda un sector comenz a plantear lo que hemos denominado una teora reformista de la deuda: que ha planteado que existen porciones de deuda ilegtima y otras legtimas cuya responsabilidad ltima corresponde a la nacin puertorriquea. (39) Segn mi humilde apreciacin esa teora extrapola, como calco, incorrectamente, experiencias de un protocolo de un pas soberano como el Ecuador. En un pas soberano la relacin en el contrato de prstamo es acreedores-estado soberano deudor. Mientras que en una colonia la relacin es acreedores- metrpolis deudora. El entonces Presidente Rafael Correa, para enfrentar los reclamos de ciertos acreedores, en el 2007 dise el protocolo de la auditora ciudadana para determinar deudas legtimas repudiables y deudas legtimas a ser pagadas por el estado soberano deudor. Identific algunas deudas ilegtimas, decret su impago, lo que devalu esos crditos en el mercado mundial y cre un fondo soberano y los compr a descuento.

Desde el 2013 y en el primer simposio sobre la responsabilidad federal el 29 de abril del 2015, enumeraba como un medio idneo central la auditora ciudadana, previo a la moratoria y al impago y otras hojas de ruta. As surge de ensayos incluidos en mi libro.(40) Pero una vez surgieron los argumentos falsos de los senadores federales antes indicados previo a la aprobacin de la ley Promesa, tuve claro que haba que variar la tctica y la estrategia frente a la deuda colonial, haba que enfocar los medios ticos idneos centrales para adelantar nuestros fines emancipadores y solidarios de conformidad con nuestra realidad concreta. Por eso en el segundo simposio de la deuda, en mi ensayo La Flecha dirigida al Minotauro norteamericano del 30 de mayo 2017 (41), incluido en mi libro, y en ensayos previos durante el 2016, exhortaba a esta corriente a enfocar su campaa para sealar al gobierno federal como nico responsable de la deuda odiosa colonial. No podamos hacer coro al imperialismo. No podamos clavarnos la flecha, haba que dirigirla al soberano federal responsable. Se haba cuajado un poderoso consenso hegemnico falso en el pueblo de apoyo a la Junta de Control y de que la causa de la deuda pblica era de origen criollo. Esta teora reformista estaba enfatizando demasiado en una auditora gubernamental primero y luego ciudadana, para imputar la causa de la deuda a polticos corruptos locales y en repudiar deudas ilegtimas como Cofina-reclamo que se perdi con la transaccin entre la Junta de Control y los acreedores de Cofina-para pagar las deudas legtimas, lo cual reconoce soberana inexistente en el ELA colonial para emitir deuda. Postura que se prestaba para las campaas politiqueras del bipartidismo y reformismo para lanzarse lodos unos a otros.

El debate no puede ser deuda odiosa versus auditora ciudadana de la deuda. El tiempo corre en contra, pero nunca es tarde para rectificar. Como indico en mi ensayo reciente publicado por la Revista Rebelin, los medios, como las auditoras, descubrimiento de pruebas en casos judiciales o los estudios interdisciplinarios, conferencias, por va del ejemplo, deben ser utilizados con un enfoque tico moral que adelante nuestros fines de la plena emancipacin y la igualdad. (42) Si usamos un arma para asesinar es inmoral, se pervierte el medio , pero si se usa para el fin de la legtima defensa de la vida es un medio moral aceptable en el derecho y hasta por la iglesia catlica. Entonces la cuestin es cmo usamos los anteriores medios, algunos secundarios como la auditora, de manera moral para seguir desenmascarando como opera el colonialismo, la explotacin del enclave colonial, una auditora del colonialismo, investigaciones sobre la naturaleza odiosa colonial de la deuda y insostenibilidad, cmo se afectan los derechos humanos. Han mezclado deuda pblica con corrupcin criolla, pero son dos fenmenos distintos que tienen soluciones distintas. La corrupcin existe desde Juan Ponce de Len, en el 1898 antes de la invasin no haba deuda pblica, y antes del 2000 la deuda era manejable ($24,000 millones) y ya en el 2014 era impagable ($120,000 millones. As humildemente opinamos que la teora anticolonial que hemos sostenido ha sealado correctamente que la causa eficiente de la deuda ha sido la explotacin y control federal del enclave colonial. Corresponde al soberano imperial que utilice su poder de expropiacin de los crditos, le pague a los acreedores y si desea audite y meta presos a sus sirvientes corruptos.

3. La fragmentacin y estancamiento del movimiento patritico.

Esta fragmentacin y debilidad del patriotismo ha impedido la creacin de instituciones adecuadas y necesarias, que la teora anticolonial sobre la deuda se haya difundido como corresponde, ha evitado que la direccin de la lucha contra la deuda odiosa la haya dirigido el independentismo. Ha permitido que la teora reformista tomara prominencia. Si bien existe una fragmentacin, sobre todo en el uso del medio electoral, nada impide que se desarrollen un o unos proyectos unitarios del patriotismo y movimientos sociales con pensamiento renovado en la lucha contra la deuda odiosa y estrategias para enfrentarla. Pensamiento renovado, s, para superar idearios propios de la Edad de Piedra que se conforman con repetir lo dicho y hecho en el pasado, sin estudios renovados de las realidades modernas concretas. (43) y (44). Para ello es imprescindible que en los programas y agendas de todos los partidos y grupos que conforman el movimiento de liberacin nacional, y en los movimientos sociales se incorpore una postura clara y firme que la deuda pblica es odiosa colonial responsabilidad nica del gobierno federal. Esta unidad patritica y de los movimientos sociales sobre este asunto especfico servir para catapultar la unidad del amplio pueblo oprimido por el colonialismo y neoliberalismo contra este flagelo mortfero y avanzar en la creacin de bancos de peritos, instituciones y una contra cultura popular prolongada contra la deuda odiosa colonial y mayoritaria hacia la plena emancipacin nacional y solidaridad.

Se ha estado imponiendo un plan de ajuste neoliberal contra el pueblo. Este plan de ajuste es un carimbo que se impone por un cuerpo extrao, Junta de Control Federal, que no ha sido electo y dan al pueblo trato de esclavos, se carece de voz y voto en los procedimientos del Ttulo III. Es un plan insostenible, se basa en recaudos especulativos, en fondos federales de reconstruccin que no llegarn, en partidas prximas a eliminarse como los impuestos a las compaas forneas y aportaciones a salud. Existe un descuadre entre presupuesto y proyecciones fiscales sin siquiera haberse contemplado el servicio de deuda. Se recurrir a recortar los derechos y servicios del pueblo. Se avecinan quiebras futuras. Se afectan las pensiones, convenios, los servicios esenciales, eliminan reclamaciones de suplidores, incrementan los despidos y la precarizacin del trabajo, devalan los salarios y aumentan los precios de las mercancas, tarifas de luz y agua, peajes, se cierran escuelas y se limita el acceso a la educacin universitaria, se pierden hogares, negocios, y las riquezas de todos , sigue el viaje al xodo y contempla por demgrafos que la poblacin se reduzca a menos de 2.5 millones en los prximos 30 aos. Extraos con recursos van adquiriendo lo nuestro y se configura la expropiacin patrimonial colectiva ms inmensa de nuestra historia.

V.

Cules recomiendo pueden ser algunas rutas para enfrentar la deuda odiosa colonial, los planes neoliberales y sus consecuencias? Propongo las siguientes:

1. Continuar los estudios de los economistas polticos e intelectuales en diversas disciplinas para construir ideas renovadas, ilustrar con estadsticas y grficas sencillas como acontece el proceso de explotacin del enclave colonial, cmo se llevan ms riquezas de las que llegan, y cmo ese proceso de explotacin colonial controlado por la metrpolis ha sido la causa adecuada de la inmensa deuda odiosa colonial impagable por la nacin puertorriquea. Que ilustren y eduquen el carcter insostenible de los planes de ajuste de deuda dentro del sistema colonial actual. (44) y (45)

2. Fortalecer un polo o frente unitario patritico, al que se unan movimientos sociales, que expanda la teora anticolonial y responsabilidad federal sobre la deuda odiosa colonial y dirija la oposicin a las medidas neoliberales de recortes de derechos.

3. Sugiero la creacin de un instituto o institutos sobre la deuda odiosa colonial en Puerto Rico, con infraestructura y recursos econmicos suficientes , compuesto por economistas polticos, acadmicos y figuras prominentes de nuestra nacionalidad que fomente estudios e investigaciones interdisciplinarias, publicaciones, conferencias, foros y simposios sobre la deuda odiosa y alternativas para enfrentarla, insostenibilidad de la deuda y planes de ajuste, como el litigio para impugnar la inmunidad retroactiva federal de la Seccin 210 de la ley Promesa.

4. Hace falta profesionalizar la publicidad y educacin popular sobre la doctrina de la deuda odiosa y la responsabilidad federal por todos los medios ticos posibles. Incorporacin de figuras reconocidas que divulguen mediante diversos medios, videos, canciones, poesa, teatro, plataformas culturales y escritos, una contra cultura de la emancipacin frente a la deuda.

5. Cuestionar en las cortes la inmunidad retroactiva inconstitucional que se confiri el gobierno federal en la Seccin 210 de la ley Promesa para eximirse de responsabilidad sobre la deuda colonial. (46) Hacen falta los clientes, los recursos econmicos y los abogados para llevar el litigio. Hay que fortalecer el flanco secundario, educativo y caja de resonancia de las cortes. (47)

Aunque no me gusta estar prediciendo, hay una alta probabilidad que la Corte Suprema Federal revoque al Primer Circuito en el caso actual ante su atencin. El caso est enfocado en una clausula estructural de nombramientos aplicable a los estados y territorios incorporados y a oficiales federales de jerarqua. Cuando acojen un caso de miles que llegan todos los das la inmensa mayora de los acogidos son para revocar o dar uniformidad a las decisiones de los circuitos. Y ya algunos jueces dieron indicios cuando en la reciente vista oral hicieron preguntas limitadas a si los integrantes de la Junta de Control son funcionarios federales o territoriales, si atienden asuntos federales o territoriales. Parece que por ah se encaminan a determinar que los integrantes de la Junta de Control son funcionarios territoriales no sujetos a la clusula federal de nombramientos.

No adelanta la lucha de independencia ni contra la deuda odiosa colonial la litigacin para revocar los casos insulares, pero hay que insistir en la nulidad del Tratado de Pars y acciones que derivan del mismo. Les refiero a ensayos donde lo discuto. (48) Por eso he sostenido que el uso de las cortes imperiales como caja de resonancia educativa secundaria debe ser para impugnar la inmunidad retroactiva que se auto confiri el gobierno federal en la Seccin 210 de la ley Promesa, para no responder por la deuda odiosa colonial, que conforme sus propios casos una inmunidad retroactiva se presume altamente inconstitucional y si se violan causas de accin o derechos fundamentales de los ciudadanos del territorio adquiridos previo a la aprobacin de la ley Promesa, la Seccin 210 es plenamente inconstitucional. Esa Seccin 210 es el eslabn ms dbil de esa ley colonial. Ante la cercana aprobacin del Plan de Ajuste Fiscal, las condiciones estn maduras para que todas las partes afectadas por la deuda odiosa y la crisis causada reclamen contra el gobierno federal responsable de sus agravios: jubilados, planes de pensiones, acreedores no asegurados y asegurados, universitarios, maestros, exiliados, empresarios, sindicatos y pueblo afectado en general. Entonces el litigio es un statement, -se gane o se pierda- que seala al gobierno federal como el deudor de la deuda odiosa a los acreedores y debe ser demandado en los procesos del Ttulo III para ser responsable a los acreedores por la deuda odiosa pblica colonial. En esa demanda no se cuestiona in toto la ley Promesa ni las facultades del Congreso para aprobarla- que se dilucida bajo un anlisis constitucional racional en el que se validan todas las leyes. Se cuestiona la constitucionalidad de la inmunidad especial soberana bajo los derechos fundamentales que aplican por los casos insulares, entre otras teoras. Aplica un anlisis de escrutinio estricto en el que la probabilidad de decretar la inconstitucionalidad es mucho mayor. Les refiero a varios ensayos en los que he discutido este litigio y para el cual prepar un proyecto de Demanda detallado-que discut en varias sesiones con reputados juristas- con un alegato traducido al ingls que he puesto a la disposicin de abogados y sus clientes que tengan inters y capacidad jurdica para esta litigacin. (47) y (48) Entronca dicha litigacin con los foros centrales de lucha popular que a continuacin abordo.

6. La celebracin de la primera asamblea constituyente de la nacin puertorriquea conformada por isleos y diaspricos, convocada pacficamente desde la sociedad civil, en el ejercicio de los derechos naturales a la libre expresin y asociacin por un Congreso para la descolonizacin. No cabe dudas se trata de eventos sumamente complejos.

En el segundo simposio sobre la responsabilidad federal del 30 de mayo de 2017, y en columna periodstica previa, suger boicotear y enfrentar el embeleco plebiscitario del 11 de junio 2017 con reuniones locales de pueblo paralelas encaminadas a un Congreso para la descolonizacin.(49) No hubo el tiempo para madurar entonces ese curso de accin. Ahora que el anexionismo plantea celebrar en los comicios de noviembre del 2020 un plebiscito estadidad si o no, considero que debe producirse una cumbre de las distintas organizaciones y personalidades que conforman el movimiento de liberacin nacional, los movimientos sociales y todos los opositores a la estadidad, para sostener un dilogo profundo en las fuerzas contrarias a la estadidad para elaborar un juicio tico histrico concreto sobre cmo enfrentarlo. Por supuesto qu hay que tomar en cuenta que los plebiscitos son inservibles, duran un da, fragmentan al pueblo y el gobierno federal no les ha hecho caso. Lo que es evidente es que emerge la necesidad de la asamblea constituyente, permanente, solvente e inclusiva de isleos y de la dispora, como mecanismo descolonizador y para enfrentar la deuda.

En nuestro libro y en ensayos como Todo Nudo Puede Desatarse, y otros, a los que remito, he propuesto la celebracin de la primera Asamblea Nacional Constituyente soberana de la nacin puertorriquea en toda su historia, convocada paralelamente por un Congreso para la Descolonizacin. He sugerido que asambleas locales de pueblo designen 7 delegados con composicin mixta a una reunin nacional preparatoria para que organice con tiempo necesario ese Congreso para la Descolonizacin, que sea el que convoque a las elecciones de los delegados de la asamblea constituyente, sin estar encadenada a la ley federal 600. ((50) (51) y (52). Las asambleas locales en curso reflejan reuniones de sectores patriticos y en algunos lugares con prominencia reformista. Ha sido un buen comienzo, pero comienzo al fin. Una cosa es una limitada reunin local, fase embrionaria y otra una asamblea popular amplia y pluralista, es inmensa la diferencia en calidad y cantidad. Tienen que ser amplias, inclusivas de pueblo. Veo conveniente que ese proceso contine en ascenso con la incorporacin de las corrientes no territoriales y que siga su expansin en la dispora.

Contemplo que la asamblea constituyente enve una comisin especial de delegados a negociar con el gobierno federal, por etapas de caducidad de dos aos, las alternativas de la estadidad y el protectorado y la cancelacin de la deuda odiosa colonial para que la asuma el soberano federal e ignoradas o rechazadas en tales perodos esas dos alternativas de estatus que dependen de la prerrogativa exclusiva federal, desvanecidas por cabeza propia las quimeras colonizadas, los delegados de la convencin constituyente declaran la independencia, nica opcin que depende de ese nuestro derecho natural e inalienable, repudian la deuda odiosa, mientras redactan la nueva constitucin, con un nuevo contrato social solidario, que ponga en la cspide de prioridades los derechos universales del pueblo y al fondo los acreedores. El pueblo sobre los polticos, con poder revocatorio y otras disposiciones solidarias fundamentales. Mientras se garantizan las instituciones del presente y los derechos adquiridos, incluidas las pensiones, seguro social y veteranos y la ciudadana estadounidense a los que deseen conservarla en la isla y en la dispora, ya que esa ciudadana es derecho ius soli, derecho adquirido como pueblo del tercer mundo al que el coloniaje ha saqueado sus riquezas. (53) Hay que insistir ms en el concepto de derecho adquirido que en la renuncia. Estas cosas hay que decirlas para lograr masificar nuestra lucha.

La frmula del estadolibrismo colonial no puede estar representada en la constituyente porque es la relacin colonial a superar, esa corriente debe romperse y reagruparse en las otras frmulas. Sostenemos que la estadidad debe estar incluida durante ese proceso como una opcin para resolver el problema del estatus de Puerto Rico. Es fuerza poltica en ascenso, mientras el independentismo ha decrecido significativamente, de mayora poltica en la dcada de 1930, a 25% a inicios de la dcada de 1950 a cerca del 2% en el 2016. La libre asociacin ni siquiera ha podido desarrollar un partido electoral. Entonces un proceso que excluya al estadolibrismo y a los estadistas ser boicoteado y no pasar de una participacin de ms del 10% de los participantes, mucho menos que el 23% del fracasado plebiscito del 11 de junio del 2017. Tenemos que articular un proceso que convoque a ms del 50 a 60% de los votantes. Pero estamos claros en que no existe respaldo en el derecho internacional para la anexin a la potencia colonial como una forma aceptable de descolonizacin. (54) Por eso los independentistas insistiremos en todo el proceso y hasta la eternidad que el derecho a la plena independencia es inalienable, perpetuo, irrenunciable por ningn partido, generacin o individuo. Es un derecho natural que pertenece a las generaciones futuras como demuestran las independencia de 193 naciones, y los florecimientos nacionales recientes de Escocia y Catalua.

Segn concebimos el proceso hacia la independencia nacional en nuestra particular realidad, la independencia no es un salto al vaco, sino continuidad ordenada de instituciones y derechos adquiridos existentes que se fortalecen con lo nuevo, que son los poderes plenarios de soberana que garantiza la independencia nacional, repudiacin y cancelacin de la deuda y el componente solidario del contrato social acordado en la Carta Magna.

7. El incremento de las luchas del pueblo en las calles y por todos los medios cvicos, ticos, idneos posibles. (55) Los esfuerzos de nuestro amplio pueblo afectado por el colonialismo, la deuda odiosa, la crisis que ha generado y el neoliberalismo deben ir dirigidos a un repudio masivo, a una sublevacin civil pacfica y de resistencia nacional contra la deuda odiosa, el colonialismo y las medidas neoliberales.(56) La jornada del pueblo de julio del 2019, que produjo la renuncia del gobernador, y las sublevaciones populares actuales en muchos pases contra los recortes neoliberales a los derechos de las mayoras, demuestran la centralidad y necesidad de esas luchas populares en las calles de resistencia civil cvica.

Todos los medios ticos deben llevar a crear un problema geopoltico a los Estados Unidos con relacin a la deuda odiosa colonial para que asuma la responsabilidad nica sobre la deuda colonial que en moral y derecho le corresponde, engarzados con el proceso de lucha por la plena emancipacin en la independencia solidaria nacional.

Bibliografa y notas:

(1) En el sector corporativo, la matriz, accionistas o ente controlante responde por la subsidiaria o alter ego.

Generalmente, una persona es considerada un alter ego o conducto econmico pasivo de otra cuando entre ambas existe tal identidad de inters y propiedad que las personalidades se hallan confundidas, de manera que la corporacin no es realmente una persona jurdica independiente. DACO v. Alturas Fl. Dev. Corp., 132 D.P.R. 905, 925 (1993); Fleming v. Toa Alta Dev. Corp., 96 D.P.R. 240, 244 (1968); San CC-2006-403 8 Miguel Fertil. Corp. v. P.R. Drydock, 94 D.P.R. 424, 430 (1967).

Al amparo de esta doctrina, los tribunales prescinden de la ficcin corporativa y, por ende, descorren el velo corporativo cuando reconocer a la persona jurdica equivaldra a sancionar un fraude, promover una injusticia, evadir una obligacin estatutaria, derrotar la poltica pblica, justificar la inequidad, proteger el fraude o defender el crimen. Srio. DACO v. Comunidad San Jos, 130 D.P.R. 782, 798 (1992); Sucn. Santaella v. Secretario de Hacienda, 96 D.P.R. 442 (1968).

(2) Ha resuelto el Tribunal Supremo Federal en los casos de las naciones indgenas que en los asuntos, contratos o inmuebles bajo control federal, el responsable frente a terceros es el gobierno federal. Vase a tales fines U.S. v. White Mountain Apalaches Tribe, 537 U.S. 465 (2003); U.S. v. Mitch- ell, 445 U.S. 535 (1980); U.S. v. Mitchell, 463 U.S. 206 (1983); U.S. v. Navajo Nation, 537 U. S. 488 (2003).

(3) En el derecho federal bancario el banco que controla al deudor con actos no tradicionales bancarios (tying arrangements), responde en triple de los daos al deudor y ste queda exonerado de la deuda. Federal Banking Holdings Company Act, 12 U.S.C. 1972.

(4) En la esfera de lo privado el tutor responde por los actos del pupilo, los padres sobre los actos del menor. Cdigo Civil, 31 LPRA et seq.

(5) La doctrina de deuda odiosa ha evolucionado. La frase utilizada en las negociaciaciones del Tratado de Paris de que la deuda pblica no fue consentida y no benefici a la poblacin acogida por Alexander Sack en 1927 se ha expandido. Puede haber mejoras pblicas que aparenten progreso pero son parte de la infraestructura necesaria para maximizar el proceso de extraccin de ganancias y explotacin, movimiento de mercancas (autos, gas, gasolina, energa para fbricas, preparacin de cuadros calificados en universidades e instituciones para inversiones de capital con altas tecnologas.)

Para una discusin ms detallada de este asunto Ver: La doctrina de deuda odiosa en la realidad colonial de Puerto Rico. 20 de enero 2019. Facebook.

https://www.facebook.com/100005561383098/posts/912848938910477/

As como la nota al calce nmero 36 del ensayo:

La deuda odiosa colonial, algunas tesis y hojas de ruta, publicado en las Revistas Rebelin:

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=253151

y 80 Grados:

http://www.80grados.net/reflexiones-sobre-la-deuda-odiosa-colonial-tesis-y-hojas-de-ruta/

Vase adems: Medina Fuentes, Jos Nicols. La Deuda Odiosa y la Descolonizacin de Puerto Rico. Publicaciones Libre Pensador (2018), a la paginas 48 a la 51; Jos Nicols Medina Fuentes, Hacia una teora de responsabilidad del gobierno federal sobre la deuda pblica de Puerto Rico (29 de abril del 2015) volumen 1 (2016) revista jurdica de poltica pblica y legislacin de la Facultad de Derecho de la UIA, pgina 73, a las pginas 77 a 78:

http://www.derecho.inter.edu/wp-content/uploads/2018/09/RPPL-AGO-DIC-2016.pdf

(6) En los momentos de crisis de una relacin, de un matrimonio con capitulaciones, de un acuerdo de sociedad, es aconsejable examinar el documento que cre la relacin. Para nuestra desgracia, la relacin bsica puertorriquea se origina en el Tratado de Pars. Estamos tocando fondo con la relacin colonial y forzosamente tenemos que ir al Tratado de Paris. Porqu? Mediante ese vil tratado, fruto de la guerra del 1898 contra una monarqua decadente, Estados Unidos exigi que se le cediera el territorio de Puerto Rico y sus habitantes como botn de guerra. Cedidos como esclavos, cosas. Durante las negociaciones de ese Tratado, uno de los temas de mayor controversia fue la deuda colonial cubana. Vase para esas negociaciones: Libro Rojo, Documentos presentados a las Cortes en la legislatura de 1898 por el Ministro de Estado, Editorial de la Universidad de Puerto Rico (1988), Los Comisionados negociadores de Espaa insistan una y otra vez que si renunciaba a la soberana sobre Cuba, los centenares de millones de dlares de la deuda territorial cubana los tenan que asumir o los cubanos o los Estados Unidos. Reiteraban que s cedieron sus activos con ellos se iba el pasivo de la deuda que estaba garantizada con hipoteca sobre las tarifas y aduanas cobradas a las mercancas que fluan en Cuba. Clamaron porque se designara un rbitro especial para adjudicar su reclamo. Y los negociadores de Estados Unidos le respondieron que la deuda pblica de Cuba no era de la responsabilidad del tesoro territorial cubano ni de su poblacin sino del tesoro espaol. Qued fijado en el derecho vigente anglosajn, y en el derecho de gentes imperativo internacional, para la historia y nuestro bien, que la deuda pblica generada durante una relacin colonial es de la nica responsabilidad de la metrpolis colonial. A esa determinacin se le ha llamado doctrina juridica deuda odiosa colonial . No hay duda sobre la responsabilidad de la deuda. Se llama as: deuda odiosa. Es una relacin crediticia aparentemente tripartita. Metrpolis-territorio-acreedores. Pero como metrpolis y territorio son lo mismo, la relacin crediticia se reduce a una bipartita: metrpolis-acreedores.

Puerto Rico es una colonia. El Tratado de Pars es la gnesis de la relacin colonial, del mismo derivan los pretendidos poderes plenarios del Congreso sobre el territorio y todas las leyes orgnicas federales: Foraker (1900), Jones (1917), Ley 600 y el ELA 1950-1952) y Promesa (2016). Su nulidad radica en que los puertorriqueos fuimos cedidos como esclavos, como cosas, sin plebiscito, y la esclavitud ya estaba prohibida en ambas metrpolis y en el derecho internacional de gentes, y adems la nacin puertorriquea que exista con vigor ya tena poderes de soberana bajo la Carta Autonmica del 1897 y no fue parte firmante del Tratado. Pero hoy no hay tribunal en el pos mundo creado por los Estados Unidos a raz de la Segunda Guerra Mundial que atienda ese reclamo esgrimido por Hostos y Albizu Campos, evidente como un sol. Algn da el mundo cambiar y as se determinar igual que muchos otros crmenes y genocidios de guerra cometidos por los Estados Unidos. Vase: Medina Fuentes, Jos Nicols, El Tratado de Pars. 13 de septiembre 2018. Facebook.

https://www.facebook.com/100005561383098/posts/843340075861364/

(7) Reiteramos, el Tratado de Pars fue una rmora cuando se otorg puesto que ya la esclavitud estaba prohibida en el derecho de ambas potencias beligerantes (1867 y 1873), en varios pases de Europa e Inglaterra a inicios del siglo 19 y en consecuencia en el derecho pblico de gentes internacional de conquista. Ms sin embargo, cedieron a los puertorriqueos- y su territorio- como cosas, como esclavos, sin su consentimiento ni participacin. Es rmora al cuadrado frente a los Tratados internacionales que Estados Unidos otorg en el Siglo 20 y al derecho imperativo internacional. Ver: . Jos Nicols Medina Fuentes

La nulidad del Tratado de Pars en cuanto a la nacionalidad y patria puertorriquea

Facebook. 17 de septiembre 2019.

https://www.facebook.com/100005561383098/posts/1061973940664642?sfns=mo

Pero la doctrina de deuda odiosa es una perlita, una llavecita maestra que la rmora se trag y que nos puede servir en la lucha contra este flagelo mortfero. A veces de cosas malas salen cosas buenas.

(8) Luego, entonces existe una doctrina vigente en el derecho internacional, y que obliga a Estados Unidos, que permite la cancelacin de una deuda pblica con acreedores basada en que la deuda fue creada cuando una nacin ha estado sujeta a un rgimen colonial. Para todos los fines, la nacin colonizada no consinti ni tiene responsabilidad hacia la deuda pblica. Esta doctrina ha evolucionado y reconoce mltiples variables en el derecho internacional desde que fuera implementada y luego teorizada por Alexander Sack en 1927. Se han recopilado esos avances con aportaciones del Comit para la Anulacin de la Deuda del Tercer Mundo [en adelante CADTM] y el Centro para el Derecho Internacional del Desarrollo Sostenible de la Deuda [en adelante CISD] de la Universidad McGill de Canad cuando se ha dicho:

En la prctica, para tener en cuenta los progresos del derecho internacional desde la primera teorizacin de la deuda odiosa,

en 1927, como mnimo se podra calificar de odiosas las deudas contradas por los gobiernos que violen los principios del derecho internacional, tales como los que figuran en la Carta de las Naciones Unidas, y en la Declaracin Universal de los Derechos Humanos y los dos pactos sobre los derechos civiles y polticos y los derechos econmicos, sociales y culturales de 1996 que la complementan, as como las normas imperativas del derecho internacional (ius cogens).

Esta afirmacin fue confirmada por la Convencin de Viena sobre el derecho de los tratados, que prev la nulidad de los actos contrarios al ius cogens, en su artculo 53 que incluye, entre otras, las siguientes normas: prohibicin de las guerras de agresin, prohibicin de practicar la tortura, prohibicin de cometer crmenes contra la humanidad y el derecho de los pueblos a la autodeterminacin.

Igualmente es en ese sentido que apuntaba la definicin propuesta por el relator especial Mahammad Bedjoni en su proyecto de artculo sobre la sucesin en materia de deudas de Estado para la Convencin de Viena de 1983. Desde el punto de vista de la comunidad internacional, se podra entender que es odiosa toda deuda que se contrae para fines no conforme al derecho Internacional contemporneo, y ms particularmente a los principios incorporados en la Carta de las Naciones Unidas.

En el caso de las deudas surgidas de una colonizacin, el derecho internacional prev tambin su no transferibilidad a los Estados que obtuvieron su independencia, conforme al Artculo 16 de la Convencin de Viena de 1978, que dispone: Un nuevo estado independiente no est obligado a mantener en vigencia un tratado ni ser parte de ste por el slo hecho de que, en la fecha de sucesin de los Estados, el tratado estaba en vigencia con respecto al territorio al que se refiere la sucesin de los Estados. El Artculo 38 de la Convencin de Viena de 1983 sobre la sucesin de bienes, de archivos y de deudas de estado (todava no vigente) es explcito al respecto:

1. Cuando el Estado sucesor es un Estado de Nueva independencia ninguna deuda de Estado del predecesor se transfiere al nuevo. Convencin de Viena de 1983. Desde el punto de vista de la comunidad internacional, se podra entender que es odiosa toda deuda que se contrae para fines no conforme al derecho Internacional contemporneo, y ms particularmente a los principios incorporados en la Carta de las Naciones Unidas.

En el caso de las deudas surgidas de una colonizacin, el derecho internacional prev tambin su no transferibilidad a los Estados que obtuvieron su independencia, conforme al Artculo 16 de la Convencin de Viena de 1978, que dispone: Un nuevo estado independiente no est obligado a mantener en vigencia un tratado ni ser parte de ste por el slo hecho de que, en la fecha de sucesin de los Estados, el tratado estaba en vigencia con respecto al territorio al que se refiere la sucesin de los Estados. El Artculo 38 de la Convencin de Viena de 1983 sobre la sucesin de bienes, de archivos y de deudas de estado (todava no vigente) es explcito al respecto:

1. Cuando el Estado sucesor es un Estado de Nueva independencia ninguna deuda de Estado del predecesor se transfiere al nuevo

Estado, a menos que un acuerdo entre ambos disponga otra cosa, considerando la relacin entre la deuda del Estado del predecesor ligada a su actividad en el territorio al que se refiere la sucesin de Estados y los bienes y derechos e intereses que pasan al nuevo Estado independiente.

2. El acuerdo mencionado en el prrafo 1 no debe afectar al principio de la soberana permanente de cada pueblo sobre sus riquezas y sus recursos naturales, ni su ejecucin poner en peligro los equilibrios econmicos fundamentales del nuevo estado independiente. Deuda Odiosa: Algunas pistas jurdicas para calificar una deuda pblica de ILEGTIMA. Asamblea de 15m Villa de Vallecas (5 de mayo del 2013) https:// asambleauvk.wordpress.com/2013/5/04/deuda-odiosa- algunaspistas-jurdicas-para-calificar-una deuda-publi- ca-de-ilegtima.

Citado de: Medina Fuentes, Jos Nicols. La Deuda Odiosa y la Descolonizacin de Puerto Rico. Publicaciones Libre Pensador (2018), a las pginas 49 a la 51; Jos Nicols Medina Fuentes, Hacia una teora de responsabilidad del gobierno federal sobre la deuda pblica de Puerto Rico (29 de abril del 2015) volumen 1 (2016) revista jurdica de poltica pblica y legislacin de la Facultad de Derecho de la UIA, pgina 73, a las pginas 77 a 78.

http://www.derecho.inter.edu/wp-content/uploads/2018/09/RPPL-AGO-DIC-2016.pdf

(9) US Territories: Introduction and Chapters I, II, III and IV. Harvard Law Review: Developments in the Law. (April 10, 2017).

https://harvardlawreview.org/2017/04/us-territories-introduction

https://harvardlawreview.org/2017/04/territorial-federalism/

https://harvardlawreview.org/2017/04/the-international-place-of-puerto-rico/

https://harvardlawreview.org/2017/04/american-samoa-and-the-citizenship-clause/

https://harvardlawreview.org/2017/04/guam-and-the-case-for-federal-deference/

En el Captulo II, bajo el ttulo The International Place of Puerto Rico, se concluye:

2. Ultimate Responsibility for the Debt. Recognizing Puerto Rico as a Non-Self-Governing Territory may also have implications for its debt. In particular, Puerto Ricos debt may qualify as odious, a designation that would give the islands government reason to contest the enforceability of the debt in the first place.

The doctrine of odious debt, appropriately enough, is traditionally dated to the United States refusal to assume the debts of territories gained after the Spanish-American War territories that included Puerto Rico, Cuba, the Philippines, and Guam.

Spain argued that the United States would only become responsible for debts that were lawfully contracted by Spain as the legitimate sovereign of Cuba, and only for those debts that either benefited Cuba or were local.

The episode was influential on Professor Alexander Sack, who formally articulated a basis for odious debt in 1927.

The doctrine continues to evolve, with scholars arguing that it incorporates notions of sovereignty, development and democracy, and human rights.

There is at least a colorable argument that Puerto Ricos debts do not benefit the population and that creditors like hedge funds knowingly engaged in precarious lending in the years following the beginning of Puerto Ricos economic crisis in 2005.

The argument grows stronger if one accepts the potential relevance of the ongoing human rights crisis on the island and the claim that the islands colonial status has worsened its debt.

Even the conceivable applicability of odious-debt doctrine a doctrine usually contemplated in the context of transitional justice and dictatorial regimes should give readers pause.

Additionally, while Puerto Ricos general obligation bonds remain guaranteed by the Puerto Rican Constitutions explicit debt-repayment clause, if Puerto Rico were recognized as non-self-governing and under Congresss plenary powers, an argument could be made that Congress itself should be liable for the islands massive public debt. Id. Pginas 1,676-1677. (Citas omitidas).

https://harvardlawreview.org/2017/04/the-international-place-of-puerto-rico/

(10) Marxuach, Puerto Ricos fiscal and financial history and what the future may bring under PROMESA regime. Revista 80 Grados (11 de mayo 2018).

(11) Investment Company ACT es la ley que regula inversiones de valores en el mbito nacional norteamericano. Esa ley protege a los compradores de bonos y al pblico en general. Dicha ley nunca ha aplicado a Puerto Rico. Esa exclusin permiti un esquema de emisin de deuda desregulado, sin transparencia ni supervisin por las agencias reguladoras de valores federales, constituy una negligencia crasa del gobierno federal en el cumplimento de sus deberes fiduciarios hacia el territorio de Puerto Rico y sus habitantes. Esa exclusin constituy una manera de hacer los ofrecimientos a los compradores y especuladores de bonos mas atractivos aunque al mismo tiempo los estaban haciendo mas riesgosos porque los desprotega de un eventual impago: una situacin que no se les inform a los compradores de bonos ni al pueblo puertorriqueo. 
Vase : Dawn Giel, The 77-year-old loophole that created Puerto Rico's unique market and led to its ultimate meltdown. CNBC, Dec. 2017.
77-year-old-loophole-that-created-puerto-ricos-unique-market.
 
Puerto Rico Balance Fund
. Si el Gobierno federal hubiera incluido las emisiones de bonos en la cobertura del Investment Company Act el territorio Estado Libre Asociado no hubiera emitido la deuda pblica territorial descomunal, que hoy, por su magnitud y abandono federal para el crecimiento de la economa, se ha convertido en impagable. A tales fines se han presentado recientemente proyectos en el Congreso para corregir las deficiencias existentes pero han llegado tarde ya que han sido luego que la deuda pblica se torn impagable, ocurri la depresin y se someti la quiebra territorial bajo PROMESA:
https://govtrackinsider.com/u-s-territories-investor-protection-act-would-end-an-exemption-for-companies-in-puerto-rico-and-b2e8a86be04b


The funds, which were not registered with the SEC, were highly levered and concentrated largely in Puerto Rico bonds, which became practically worthless in recent years. The residents who bought them lost billions of dollars in savings.
The legislation passed Tuesday repeals the exemption to ensure that financial institutions that operate in all U.S. territories, including Puerto Rico and the U.S. Virgin Islands, have to abide by the same rules as their stateside counterparts. Funds issued and sold to investors by institutions in Puerto Rico will now need to be registered with the SEC.
 Dawn Giel, In loosening bank regulation, GOP House closes a loophole linked to Puerto Rico's financial crisis. CNBC. May 22, 2018.
GOP House closes a loophole linked to Puerto Rico's
 


(12) Marxuach, Puerto Ricos fiscal and financial history and what the future may bring under PROMESA regime. Revista 80 Grados (11 de mayo 2018).

(13) Propuestas, modelos de descolonizacin y la estadidad. 23 de mayo 2019. Facebook.

https://www.facebook.com/100005561383098/posts/983980558463981?s=100005561383098&sfns=mo

(14) Marxuach, dem.

(15) COMMONWEALTH OF PUERTO RICO ET AL. v. FRANKLIN CALIFORNIA TAX-FREE TRUST ET AL., 579 U. S. ( 13 de junio 2016).

(16) Marxuach, dem.

(17) Rafael Rodrguez Cruz. La Ruta de Herbert M. Wilson: topografa de la isla de Puerto Rico al momento de la firma del Tratado de Pars. Encuentro al Sur 29 enero 2018.

y Rafael Rodrguez Cruz, Puerto Rico y la revista National Geographic, 1898-1907: De cmo a la bella princesa antillana le pusieron el mote de mendicante majadera 10 febrero 2018. Encuentro al Sur

De cmo y por qu los invasores estadounidenses tildaron a la Isla de Puerto Rico de mendiga majadera / Rafael Rodrguez Cruz

(18) Eugenio Mara de Hostos, Obras Completas: Edicin Crtica. Volumen V, Tomo III. Puerto Rico Madre Isla (Segunda Parte). Editorial de la UPR, Primera Edicin, pginas 65 a la 131.

(19) Dietz, James L. Economic History of Puerto Rico: Institutional Change and Capitalist Development. Princeton University Press (1986), pgs. 89 a 92.

(20) En esa precariedad provocada por el nuevo colonialismo llegan los huracanes del 1928 y 1932 y la gran depresin. En ese escenario ocurre la sublevacin del nacionalismo y obrero caera dirigida Don Pedro Albizu Campos. Entonces el poder metropolitano implementa un modelo de provocacin, con la masacre de Ro Piedras (1934) , confrontacin frontal en reaccin con la ejecucin del Coronel Riggs y asesinatos de Hiram Rosado y Elas Beauchamp (1935), Masacre de Ponce (1937), encarcelamiento fraudulento de Albizu Campos y cuatro de las Juntas Directivas del Partido Nacionalista, beneficencia social con la PRA y la PRERA, reforma agraria, reformismo muocista y cooptacin generacional. Modelo seguido en las dcadas de 1950 y 1970 con sus particulares caractersticas de esos perodos. Jos Nicols Medina Fuentes, Antonia, historia, presente y futuro de la descolonizacin. 4 de marzo 2018. Ponencia en actos del PIP, Ponce, Puerto Rico. Facebook.

https://www.facebook.com/josenicolas.medinafuentes/posts/728085484053491

(21) En las dcadas de los 1940 a 1970, una vez Estados Unidos emerge como primera potencia mundial a raz de la Segunda Guerra, con el Plan Manos a la Obra, la economa se orient a proteger al capital absentista de la industria liviana, con salarios bajos, facilidades de infraestructura, exenciones tributarias y migracin forzada, se reorienta el currculo y masifica la educacin universitaria para preparar el personal tcnico del nuevo periodo colonial. Entramos a un corto periodo de colonialismo feliz como lo ha adjetivado Eduardo Lalo, con ciertos programas de estado benefactor. Ya colapsado el programa Manos a la Obra a fines de la dcada de 1960, se improvis con la industria petroqumica hasta que en el 1976 se instaura el programa de compaas 936 que se convierte en el corazn de la economa colonial. Dietz, James L., dem. Pgs. 182 a 298.

(22) From deindustrialization to unsustainable debt: The Case of Puerto Rico

Jose Caraballo, Juan Lara (2016).

http://homes.chass.utoronto.ca/~bobonis/CaraballoLara_PR_debt_16.pdf

(23) Marxuach, Sergio M. (3 de febrero 2015). Crónica del Endeudamiento. Centro para una Nueva Economía.

(24) Marxuach, Sergio M., dem.

(25) Tabla de la economista Rosario Rivera

https://www.facebook.com/640283133/posts/10157572639238134?sfns=mo

(26) Csar J. Ayala. Behind Puerto Ricos Debt, Corporations That Drain Profits from the Island. CADME. 10 December 2018; http://www.cadtm.org/Behind-Puerto-Rico-s-Debt-Corporations-That-Drain-Profits-from-the-Island

-Dr. Vctor Snchez Cardona. Borrador de ensayo en mi escritorio

(27) Ver nota 25 y 26.

(28) Ver nota 26.

(29) Dr. Jos Alameda Lozada, Beneficios y Costos de la Relacin con Estados Unidos. Escrito en mi escritorio, Tabla de Rosario Rivera, nota (25) y

Torres Torres, Jaime. La colonia de Puerto Rico es un negocio redondo para Estados Unidos: desde 1898 han sustrado $6 mil billones de nuestra economa. 19 de agosto 2019. Radio sin Censura.

https://radiosincensurapr.com/2019/08/19/la-colonia-de-puerto-rico-es-un-negocio-redondo-para-estados-unidos/

El capital forneo domiciliado en Estados Unidos se ha llevado sin pagar tributos un promedio de $33, 400 millones (Cesar J Ayala), $34,000 millones (Rosario Rivera) a $35, 000 millones (Snchez Cardona refirindose al 2014) ( 26), que en una dcada representan entre $334,000 a $350, 000 mil millones. Sobre ese rengln del rendimiento del capital hay cierto consenso con ligeras variaciones. (27) y (29). De ese rendimiento han comenzado a pagar en Puerto Rico un 4% de impuestos provisionalmente que representan cerca de $1,800 millones en recaudos, pero que se ha anunciado pronto terminar. Pagan tributos al Tesoro Federal a la tasa prevaleciente federal, superior a los $12,000 millones anuales y de esa manera los puertorriqueos subsidian al gobierno federal y otros estados. (Snchez Cardona). (28) La marina mercante cuesta alrededor de $1,200 millones a $1, 500 millones anuales (Alameda y Rosario Rivera respectivamente ) (29), compramos mercancas al capital norteamericano cercano a los $22, 600 millones anuales (Alameda y Rosario Rivera) (30) que impacta adversamente la produccin nativa.

Por otro lado , aportamos por concepto de seguro social, desempleo federal y medicare $8, 800 millones anuales (Rosario Rivera) (31). Pagamos $4,552 millones al capital financiero en servicio de deuda en el 2014. (Marxuach) (32). Es importante conocer la cuanta de intereses que pagan los individuos a instituciones financieras forneas, que ha indicado Snchez Cardona en manuscrito.

Se ha sealado transferencias al gobierno de $2, 986 millones anuales y transferencias otorgadas de $1, 926 millones anuales. (Rosario Rivera) (33). Reenvan mediante otras transferencias devengadas sealadas anteriormente $8, 815 millones que suman cerca de $13, 716 millones. (Rosario Rivera. (34)

(30) Ver nota 25.

(31) Ver nota 25.

(32) Marxuach, Nota 23.

(33) Ver nota 25.

(34) Ver nota 25.

(35) Las ideologas de la falsedad: en las muertes de Mara y la deuda pblica odiosa. Facebook. 30 de mayo 2018.

https://www.facebook.com/josenicolas.medinafuentes/posts/758764424318930

(36) La deuda y la manipulacin: el poder meditico convierte una hormiga boba en un gigante canbal. Facebook. 24 de abril 2018.

https://www.facebook.com/josenicolas.medinafuentes/posts/743862852475754

(37)Tres teoras sobre la deuda pblica

20 de febrero 2018. El Nuevo Da

https://www.elnuevodia.com/opinion/columnas/tresteoriassobreladeudapublica-columna-2400424/

(38) Es necesario que economistas polticos honestos refuten el Informe del GAO del 9 de mayo del 2018. Facebook. 10 de mayo 2018.

https://www.facebook.com/josenicolas.medinafuentes/posts/750432388485467

(39) Reformismo criollo y deuda eunuca. 21 de junio 2018. El Nuevo Da

https://www.elnuevodia.com/opinion/columnas/reformismocriolloydeudaeunuca-columna-2430089/

(40) Hacia una teora de responsabilidad del gobierno federal sobre la deuda pblica de Puerto Rico. 29 de abril del 2015) volumen 1 (2016) revista jurdica de poltica pblica y legislacin de la Facultad de Derecho de la UIA, pgina 73

http://www.derecho.inter.edu/wp-content/uploads/2018/09/RPPL-AGO-DIC-2016.pdf

(41) Reflexiones sobre la deuda odiosa, algunas tesis y hojas de ruta: Publicado en la Revista Rebelin 4 marzo 2019

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=253151

(42) Reflexiones sobre la deuda odiosa, algunas tesis y hojas de ruta: Publicado en la Revista Rebelin 4 marzo 2019

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=253151

(43) La deuda odiosa, un proyecto patritico unitario y su programa. Revista Movimiento in Negrn. 2 de mayo 2019.

https://movimientoninnegron.wordpress.com/2019/04/18/la-deuda-odiosa-un-proyecto-patriotico-y-su-programa/

(44) Hace escasos das el Centro de Periodismo Investigativo divulg el informe que la Junta de Control Federal rindi a las autoridades federales, fechado 19 de octubre 2019. Este informe debe ser objeto de estudio por especialistas leales al pueblo para orientar y dar lumbre y gua. Vase:

https://media.noticel.com/o2com-noti-media-us-east-1/document_dev/2019/10/23/ES1313543-ES1026175-_1571877900877_39548476_ver1.0.pdf

La era requiere un pensamiento del deber, crtico tico, no oportunista florido, de ocasin, para cultivar carreras personales. Ese pensamiento renovado debe abordar los problemas fundamentales, como el de la deuda odiosa colonial, para exigir responsabilidad federal, con raciocinio y estudios rigurosos, con el solo compromiso hacia la verdad. Solo as podremos disear soluciones y rutas para superar los problemas grandes y pequeos contemporneos que nos aquejan. Por ah caminamos hacia el desarrollo de un ideario emancipador colectivo renovado, fresco, actualizado, que abandone el pensamiento de la Edad de Piedra, almidonado, mohoso, que se complace en repetir lo que se dijo en el pasado, sin enjuiciar lo dicho para escoger lo vigente y adaptarlo al construir nuevas ideas.

No han notado? Facebook.

17 de octubre del 2019

https://www.facebook.com/100005561383098/posts/1085197165008986?sfns=mo

(45) Reflexiones para un pensamiento crtico nacional. Post Antillano. 10 de mayo 2015.

http://elpostantillano.net/revista-dominical/331-agenda-caribena/14116-jose-nicolas-medina-fuentes.html

(46) La Seccin 210 reza:


 
210. No full faith and credit of the United States
(a) In general
The full faith and credit of the United States is not pledged for the payment of any principal of or interest on any bond, note, or other obligation issued by a covered territory or covered territorial instrumentality. The United States is not responsible or liable for the payment of any principal of or interest on any bond, note, or other obligation issued by a covered territory or covered territorial instrumentality.
(b) Subject to appropriations
Any claim to which the United States is determined to be liable under this chapter shall be subject to appropriations.
(c) Funding
No Federal funds shall be authorized by this chapter for the payment of any liability of the territory or territorial instrumentality.
(Pub. L. 114187, title II, 210, June 30, 2016, 130 Stat. 576; 48 USC 2150)


47. La deuda odiosa colonial: algunas tesis y hojas de ruta. Revista Rebelin, dem.

-Acciones recientes de la Junta y la Seccin 210 de la ley Promesa. Publicado en 80 Grados el 14 de junio 2019..

https://www.80grados.net/acciones-recientes-de-la-junta-y-la-seccion-210-de-promesa/

- Modelos Nacionales de ejercer la abogaca, lucha anticolonial y deuda odiosa colonial. 30 de junio 2019. Facebook.

https://www.facebook.com/100005561383098/posts/1009495402579163?s=100005561383098&sfns=mo

-Albizu abogado de Velzquez:

la deuda odiosa y la litigacin en las cortes federales. 9 de mayo 2019. Facebook.

https://www.facebook.com/100005561383098/posts/974912296037474?s=100005561383098&sfns=mo

-Reflexiones sobre estrategias en la carrera de Trinidad y en la lucha y litigacin contra la deuda odiosa. Facebook. 19 de septiembre 2019.

https://www.facebook.com/100005561383098/posts/1063550763840293?sfns=mo

(48) No cultiven ilusiones con la decisin de la corte suprema federal. Facebook. 10 de octubre 2019.

https://www.facebook.com/100005561383098/posts/1079928765535826?sfns=mo

Por su importancia lo reiteramos, otra cosa distinta es atacar la validez del Tratado de Pars por su nulidad absoluta respecto a la nacin y territorio de Puerto Rico. Desarrollando el planteamiento de Eugenio Mara de Hostos en Madre Isla, dentro del derecho de gentes que autorizaba la conquista territorial, ya en 1898 la esclavitud estaba prohibida, se prohibi en Inglaterra, Holanda, Francia y otros pases europeos a comienzos del siglo 19, en EU en 1867, en Espaa en 1873. Por eso Hostos citaba las expresiones del Senador norteamericano Schummer, quien planteaba que la cesin de la poblacin de Alsacia y Lorena por Francia a Alemania mediante el Tratado de Viena de 1871 estaba proscrita si la poblacin cedida no lo aprobaba.

As cuando en el Tratado de Pars de 1898 se cedi el territorio de Puerto Rico y sus habitantes como botn de guerra-en compensacin de gastos de guerra-fue un acto de absoluta nulidad. La esclavitud estaba proscrita en ambas sociedades beligerantes y en el derecho internacional de gentes. La cesin de los puertorriqueos sin su consentimiento como esclavos o cosas fue un acto radicalmente nulo, contrario a la 13ra y 14ta Enmiendas, y contrario al derecho y de gentes y conquista.

As mismo el planteamiento de Albizu Campos en el caso de Velzquez de que Espaa no poda ceder lo que no tena, pues haba cedido poderes de soberana a la nacin puertorriquea, que no fue consultada ni tuvo delegados plenipotenciarios durante las negociaciones haca dicho Tratado, estaba viciado de nulidad por ausencia de consentimiento. As el Tratado de Pars era una rmora frente al estado de derecho de ambas potencias, del derecho avanzado de gentes imperativo que prohiba la esclavitud y frente al estado de derecho de la nacin puertorriquea.

Y as mismo se ha convertido en rmora al cuadrado ya que transgrede el derecho de gentes moderno o derecho pblico imperativo internacional desarrollado en el siglo 20 que prohbe el coloniaje as como transgrede los tratados otorgados por EU como la Carta de Derechos de la ONU y otros tratados que son ley suprema en el derecho anglosajn. Por eso recomiendo que, en todo litigio que se radique en defensa de los mejores intereses de la nacin puertorriquea, incluido el litigio para cuestionar la Seccin 210 de la Ley Promesa, una de las primeras causas de accin debe ser la nulidad absoluta del Tratado de Pars en lo que a la nacin y territorio de Puerto Rico concierne, y todo el andamiaje colonial construido sobre la base o zapata de ese Tratado de Pars. La litigacin para impugnar los casos insulares parte de la validez del Tratado de Pars, no lo cuestiona, slo cuestiona que se haya desarrollado la doctrina del territorio no incorporado pero partiendo de la premisa entonces que aceptaran el territorio incorporado y la estadidad, postura inaceptable para la lucha de independencia nacional que condena el colonialismo de raz, y parte del derecho natural, perpetuo, eterno, no sujeto a renuncia, inalienable, a la plena independencia.

(49) Deuda odiosa colonial: La flecha dirigida al Minotauro norteamericano, dem.

(50) Congreso del pueblo y asamblea constitucional convocada desde la sociedad civil. 28 de julio del 2017. 80 grados.

http://www.80grados.net/congreso-del-pueblo-y-asamblea-constitucional-convocada-desde-la-sociedad-civil/

(51) Todo nudo puede desatarse: Ponencia para dilogo Ciudadano en el Municipio de Caguas sobre un plan Descolonizador. 25 de agosto 2017. Puerto Rico Te Quiero.

http://puertoricotequiero.com/plan-conceptual-de-descolonizacion/

(52) Propuestas, modelos de descolonizacin y la estadidad. 23 de mayo 2019. Facebook.

https://www.facebook.com/100005561383098/posts/983980558463981?s=100005561383098&sfns=mo

(53) La ciudadana estadounidense. 2 de junio 2019. Facebook.

https://www.facebook.com/100005561383098/posts/989978951197475?s=100005561383098&sfns=mo

(54) Fermin L. Arraiza Navas, Autodeterminacion y Puerto Rico, 31 Rev. Juridica U. Inter. P.R. 343 (1997).

(55) 10 Mandamientos del pueblo, lucha y organizacin popular. Puerto Rico Te Quiero. 17 de abril 2018.

http://puertoricotequiero.com/10-mandamientos-del-pueblo-lucha-y-organizacion-popular/

(56) La rebelin de nuestro pueblo frente a la deuda odiosa colonial

Facebook. 13 de septiembre 2019.

https://www.facebook.com/100005561383098/posts/1059092960952740?sfns=mo

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter