Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-11-2019

Golpes de Estado y (contra) revoluciones, lucha de clases y/o guerra entre potencias

Fernando Dorado
Rebelin


Popayn, 14 de noviembre de 2019

Con ocasin de los ltimos sucesos ocurridos en Ecuador, Bolivia y Chile, se presenta en la actualidad una aguda controversia conceptual alrededor de la interpretacin de los hechos.

Se han publicado una serie de crnicas en donde se pone en primer lugar el anlisis de las fuerzas internas en confrontacin en cada pas(clases y sectores de clases, sectores tnicos, de gnero, culturales, jvenes, otros)por parte de reconocidos analistas como Ral Zibechi [1] , Gabriel Salazar [2] , Pablo Stefanoni, Fernando Molina [3] , Pablo Soln [4], Milagros Aguirre [5] y algunas otras y otros intelectuales muy cercanos e integrados a movimientos sociales.

Dichos recuentos y anlisis tratan de ser desconocidos, negados o minimizados por los analistas y escritores progresistas y de izquierdas, apoyndose en enfoques geopolticos en donde lo predominante es el papel golpista de los EE.UU. y/o delas potencias extranjeras.

En el fondo es una verdadera batalla ideolgica que corre paralela a los hechos que se describen y analizan, que corresponde al necesario y enriquecedor debate en torno a las concepciones polticas sobre lo que es la esencia de la accin poltica.

Una concepcin coloca el acento en la construccin de fuerza popular, de base y permanente, e impulsar una nueva estrategia de emancipacin a partir de la auto-organizacin de los oprimidos y de los trabajadores; la otra, le apuesta todo a la gestin desde el Estado y los gobiernos.

Todos los dems aspectos que se mencionan en esos escritos relacionados con el (anti) extractivismo, (anti) racismo, (anti) patriarcalismo, etc., pueden ser componentes importantes de la realidad y de las luchas, pero no apuntan a lo esencial que es el problema del Poder.

(El verdadero poder, no el fetiche del poder que gira alrededor de las instituciones y que como se ha demostrado, una vez ms, cuando la democracia no le funciona al gran capital, ese poder se manifiesta en el monopolio de las armas, pero no resuelve el antagonismo social).

Este aspecto de nuestras luchas fue planteado por Marx desde 1871 despus de la Comuna de Pars cuando afirm que los oprimidos no pueden simplemente tomar posesin de la mquina estatal existente y ponerla en marcha para sus propios fines, sino que hay que romper la mquina burocrtico-militar del Estado [6] .

Esta leccin de la lucha de los trabajadores solo empez a ser comprendida plenamente a finales del siglo XX, y puesta en prctica por los zapatistas mexicanos, los mapuches chilenos y los kurdos de Rojava (Ocalan [7] ), en lo que se constituye como una nueva estrategia de los desheredados de la tierra todava incipiente pero alentadora que deber ser desarrollada por los pueblos y los trabajadores del mundo entero si queremos efectivamente contribuir con el derrumbe del capitalismo y la construccin de un nuevo modo de vida y de produccin que supere el infierno capitalista.

Hasta esos aos (90s), las izquierdas se limitaban a penetrar a los movimientos y organizaciones sociales para extraer a los mejores cuadros, involucrarlos en las dinmicas de los partidos electorales o en las organizaciones armadas (vanguardias de la insurreccin), e instrumentalizar las luchas sociales para preparar el derrocamiento de las clases dominantes del poder poltico (va pacfica o violenta), reemplazarlas en la direccin del Estado y hacer la revolucin desde arriba. Ese camino fracas en el siglo XX y sigue fracasando en el XXI.

Es evidente tambin que el anlisis geopoltico no se puede desconocer y no se puede dejar en manos de quienes quieren ocultar los errores y las graves fallas (de todo orden) que han cometido los partidos y dirigentes progresistas y de izquierdas, acudiendo al argumento de que todo es obra del imperio estadounidense. Se hace necesario echarle una mirada a ese aspecto.

Ya Rusia reconoci a la autonombrada presidente Jeannine Aez [8]; China tiene grandes negocios alrededor del litio boliviano y Brasilquieren controlar la produccin de gas; Putin y Xi se codean con Bolsonaro en el encuentro de los BRICS, y se abrazarn con el que sea (y por debajo de la mesa con Trump), mientras Bolivia, Ecuador, Chile y dems pases de Amrica Latina, van caminos de ser balcanizados como ocurri con la antigua Yugoeslavia (Kosovo), Libia, Siria, Ucrania, etc. Es claro que los EE.UU. no podan quedarse por fuera de la rebatia.

La actual guerra inter-intra-trans y pluri-imperialista que est en desarrollo pareciera que impulsa una desestabilizacin general y mundial, y es ejecutada por medio de los Estados nacionales y por otros organismos supra-estatales (OTAN, etc.), pero, detrs de ese conflicto estn las poderosas empresas transnacionales que estn totalmente imbricadas entre s a nivel global. En esa guerra los oprimidos no tienen aliados y solo podemos contar con nosotros mismos.

Relacionado con lo anterior, es importante identificar el papel que han empezado a jugar las llamadas clases medias, que por lo que se ha observado estn compuestas por cientos de miles de pequeos y medianos productores (emprendedores), que en su mayora portan en su seno a los nuevos proletarios o profesionales y tcnicos precariados, que han empezado a manifestarse y a actuar como sector social especfico, en Bolivia contra Evo, en Chile contra Piera, en Francia contra Macron, y en general, en todo el mundo capitalista.

Estos pequeos y medianos productores saben que sus pymes son negocios absolutamente subordinados y que estn al servicio de los grandes conglomerados capitalistas transnacionales, pero como han estado solos y para las izquierdas no son sujetos revolucionarios, no saben cmo salir de la trampa en que viven y le apuntan a todo lo que represente el poder.

Todo lo anterior requiere un estudio y un anlisis consistente que fue iniciado desde el siglo pasado por Guy Standing [9] , pero que debe ser continuado para entender a fondo lo que est ocurriendo debajo de la superficie de la sociedad capitalista actual. Esos sectores sociales vienen identificando sus intereses, y a su manera (en el marco del capitalismo) tambin luchan contra el estatismo como lo explica muy bien Pablo Stefanoni y Fernando Molina en sus escritos (Nueva Sociedad y Anfibia) [10] .

E-mail: [email protected]/ Blog: https://cutt.ly/zeDxiG7

[1] Zibechi, Ral (11.11.2019). Bolivia: un levantamiento popular aprovechado por la ultraderecha. https://desinformemonos.org/bolivia-un-levantamiento-popular-aprovechado-por-la-ultraderecha/

[2] Salazar, Gabriel (2019). El reventn social en Chile. https://nuso.org/articulo/protestas-Chile-estudiantes-neoliberalismo/

[3] Stefanoni, P. y Molina, F. (13.11.2019). Cmo derrocaron a Evo?: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=262362&titular=%BFc%F3mo-derrocaron-a-evo?-

[4] Soln, Pablo (25.02.2016). Algunas reflexiones, autocrticas y propuestas sobre el proceso de cambio en Boliviahttps://pablosolon.wordpress.com/2016/02/25/algunas-reflexiones-autocriticas-y-propuestas-sobre-el-proceso-de-cambio/

[5] Aguirre, Milagros (07.11.2019). Las medias verdades de una rebelin de 11 das. http://www.rebelion.org/docs/262149.pdf

[6] Marx, Carlos (1871). La guerra civil en Francia.

[7] Abdullah calan es un dirigente poltico kurdo, presidente del Partido de los Trabajadores de Kurdistn (PKK). Est condenado en Turqua a cadena perpetua por cargos de terrorismo y separatismo armado. Impulsor del confederalismo democrtico.

[8] Sputnik. (14.11.2019). Mosc reconoce a Jeanine ez como la presidenta interina de Bolivia hasta las elecciones: https://mundo.sputniknews.com/politica/201911141089316206-moscu-reconoce-a-jeanine-anez-como-la-presidenta-interina-de-bolivia/

[9] Standing, Guy (2003). El precariado: una nueva clase social. Editorial Pasado y Presente.

[10] Nueva Sociedad: https://nuso.org; Anfibia: http://revistaanfibia.com/


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter