Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-11-2019

El del 21 de noviembre es un paro no una simple marcha

Fernando Alexis Jimnez
Rebelin


Pretender reducir el Paro Nacional del 21 de noviembre a una simple marcha, ha sido una de las habilidosas estrategias del gobierno nacional y de los gremios que manipulan el pasentre ellos los monopolios de RCN y Caracol, para disminuir el impacto que puede tener la jornada.

Hasta el domingo ltimo, el presidente Duque hablaba del paro como sin duda se referan los caverncolas al mamut cuando lo vean asomar en la distancia. Les despertaba temor y dimensionaban lo mucho que poda hacer.

Pero su estrategia cambio. Y con l, los ministros. Ahora hablan de una marcha pacfica. Y hay una enorme brecha entre una marcha y un paro. Mientras que la primera tiene un carcter transitorio, con un punto de inicio y otro de conclusin en donde generalmente los participantes se dispersan, el paro est llamado a prolongarse por varias horas o das.

No se trata simplemente de un asunto semntico. El gobierno nacional sabe a qu se refiere. Procura grabar en el imaginario de los colombianos, que se trata de una movilizacin que, en la mayora de los casos, no dura ms de tres horas.

A partir de all, todo en orden y nos vamos a casa, ejercimos un derecho constitucional a la protesta y bien sea en navidad cuando los villancicos, la natilla y los buuelos nos tengan enternecidos, o en enero, cuando no haya pasado an el guayabo del final del ao, nos aplican el Tome paque lleve. S, nos anuncia el paquetazo de reformas y tributario que hoy se ha empecinado en negar.

Otra de las estratagemas utilizadas, es infundirles miedo a las personas. Satanizar el 21 de noviembre, como si fuera el fin del mundo y fuera necesario dejar el testamento firmado antes de salir de casa. El miedo es una herramienta para echar por tierra todo.

Insistir en el tema de los encapuchados, tiene el mismo efecto que se produca en los nios de pueblo cuando llegaba un circo y al ver a los saltimbanquis recorriendo las calles al ritmo de tambores, se escondan detrs de las faldas de sus madres por temor a que les ocurriera algo. Igual el presidente Duque, al advertir sobre supuestas infiltraciones de terroristas y la eventualidad de declarar un toque de queda. En otras palabras, divide con el temor, y reinars.

As las cosas, no podemos dejarnos arrastrar por el miedo como si el 21 de noviembre se produjera el acabose ni tampoco, seguirle el juego al presidente cuando pretende circunscribir todo a una simple marcha. Paro es paro y en esa direccin debemos movernos.

Los capuchos, a los que se refieren con tanta insistencia, quiz ni salgan, pero ya el gobierno habr logrado su propsito: que les tengan pavor en lugar de confrontarlos para que no causen hechos vandlicos.

Nuestra voz no puede dejar de escucharse. Es ahora o nunca. Es por nosotros, por nuestros hijos y por los nietos. Para que tengan derecho a la jubilacin, para que no se termine el rgimen de prima media, para que no acaben con Colpensiones, para que no hagan una reforma laboral ni pensional y para poner freno a la reforma tributaria regresiva que ha puesto a declarar renta hasta a quienes se rebuscan vendiendo cigarrillos y dulces en una chaza, en un lugar concurrido.

La decisin de hacer notar que estamos berracos con tanta injusticia, est en nuestras manos. Usted y yo no vamos a voltear a Colombia patas arriba, porque esa no es la idea, pero quedarnos callados, tampoco es el camino. Cul ser su decisin?


------

 

Los gota a gota, una multinacional de la usura que debe terminar


Era alegre, apasionado por lo que haca, solidario y, adems, con sus modestos ingresos responda por dos hermanas, una de ellas con discapacidad. Su error? Caer en manos de los gota a gota, la modalidad de agiotistas ms inmisericorde de los ltimos tiempos que aprovechndose de la ausencia de crdito favorable, presta con intereses muy altos hasta ahogar a su vctima. Y si no paga, lo mandan golpear. Pagan por que pagan.

Giovanny Arcos, ms conocido como Piquia, era payaso de profesin. Pero el acoso de los prestamistas, lo tena desesperado. Explotadores que viven de las necesidades del otro. La alegra se le fue del alma, como en el poema Rer llorando que alude a Garrid, de Juan de Dios Peza y que alude al gran maestro de Inglaterra que buscaba alivio para sus tristezas.

Por ese motivo Piquia, decidi saltar al vaco desde la parte superior de un edificio del sur de Cali.

Doloroso porque no hay nada ms desgarrador que el funeral de un humorista. Sus colegas, muchos de los cuales lo acompaaron a hospitales y orfanatos donde se presentaba gratuitamente para arrancarles risas a los pacientes, iban con l. Se pintaron la cara, pero sobre el costado de sus mejillas, dibujaronlgrimas gigantes de color azul. Contrastaban con sus labios de color rojo.

Una empresa trasnacional

Como Giovanny, otras doscientas personas han muerto hasta la fecha como consecuencia de la angustia de no poder pagarle a los agiotistas. Hay quienes perdieron vehculos, negocios, casas. Son los explotados de la usura.

Todo es consecuencia de la ausencia de polticas de financiamiento que, con amparo estatal, permita prestarle a quienes no tienen empleo formal.

Pero,hoy da, obtener un crdito en un banco, es solo para quienes tienen cmo sustentarlo y, adems, amigos o familiares dispuestos a arriesgarse como fiadores. Por mera necesidad, millares de colombianos se someten a los prstamos con altos intereses que ofrecen los bancos, con la aquiescencia gubernamental.

Es ah donde los gota a gota entran a llenar el vaco, con visos de bandidaje. La modalidad surgi en la dcada de los noventa, como una forma de lavar el dinero proveniente del narcotrfico. Y tom fuerza desde el 2010.

El negocio les ha parecido tan bueno, que sus promotores han extendido los tentculos a pases como Argentina, Mxico, Chile, Honduras, Per y Ecuador, entre otros. De hecho, la Fiscala General report la captura de jefes de redes con presencia en varios pases.

Las vctimas se someten a prstamos por fuera de la ley con intereses impagables.

El desespero, lo ms seguro

La ruta es sencilla: Inicia cuando el parroquiano recibe un volante atrayente: Prstamos sin fiador, anuncian. Los agiotistas reciben a su potencial vctima con una sonrisa, brindan cafecito, insisten: Estamos para servirles.

El drama viene luego, cuando no les pueden pagar las cuotas. Presionan. Amenazan. Y si usted no tiene para darles, lo ofenden y llegan hasta los golpes. Lo amenazan de muerte. Y si an as no paga, le quitan lo poco que tiene. Y si no tiene Bueno, basta decir que se han reportado atentados a propiedades, viviendas y personas. Adivina adivinadora, dime quin es

La situacin se ha tornado insostenible. El gobierno colombiano debe poner freno a esta situacin. La salida est representada en polticas financieras claras e incluyentes, que permitan al pequeo comerciante, acceder a crditos sin tantos trmites como los que priman hoy da y que han enriquecido a los bancos.

Hasta tanto no se de ese paso, no solo Piquia sino muchos otros saltarn al vaco, desesperados por las deudas.


Blog del autor: www.cronicasparalapaz.wordpress.com

Rebelin ha publicado estos artculos con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter