Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-11-2019

Una Andaluca viva

Isidoro Moreno
Rebelin


El prximo primer domingo de diciembre har 40 aos de la segunda de las grandes manifestaciones de afirmacin de Andaluca durante la llamada transicin poltica. Sucedi dos aos despus del histrico 4 de Diciembre de 1977. Cientos de miles de andaluces volvimos a ocupar las calles, llenndolas otra vez de reivindicaciones y alegra. Esta vez no hubo que lamentar ningn hecho trgico (como fue el asesinato de Manuel Jos Garca Caparrs en Mlaga, dos aos antes) aunque s se produjeron provocaciones de la extrema derecha, como la ocurrida en Sevilla cuando desde la sede de Fuerza Nueva se arrojaron botellas y otros objetos sobre la manifestacin. El momento poltico era delicado porque ya la UCD, partido gobernante a nivel del estado, se resista a convocar el referndum para el acceso a la autonoma por el artculo 151 (la va rpida y con mayores competencias) de la recin inaugurada Constitucin, a pesar de que se haban cubierto con creces los requisitos para ello. Aquel 2 de diciembre volvimos a reafirmar que Andaluca deba ser reconocida como sujeto poltico al mismo nivel que las otras nacionalidades histricas porque tambin lo era (lo es), con no menos atributos que cualquiera de ellas (como as fue reconocido en el artculo primero del posterior Estatuto).

En ambas ocasiones, en el primer domingo de diciembre de 1977 y de 1979, se fusionaron las reivindicaciones sociales con la reivindicacin de un autogobierno con las competencias necesarias para poder materializarlas. A nadie se le ocurri que hubiera contradiccin entre ambas cuestiones, pues sin duda eran (y siguen siendo) las dos dimensiones inseparables de un mismo objetivo. Luego vino la victoria poltica en las urnas el 28 de Febrero de 1980, a pesar de todas las dificultades y zancadillas. Andaluca haba logrado incorporarse a las autonomas de primera divisin junto a Catalua, Euskadi y Galicia. Pero fue un espejismo, porque las competencias contenidas en el Estatuto no respondieron a las necesidades y ni siquiera agotaron todas las posibilidades legales, por lo que la autonoma se mostr pronto una herramienta incapaz de ser palanca de las transformaciones imprescindibles. En el marco del bipartidismo de la alternancia a nivel estatal, aqu se conform un rgimen unipartidista y clientelar que ha durado ms de 36 aos. Con lo que el desencanto y la desafeccin se aduearon del pensamiento y, lo que es ms grave, del corazn de millones de andaluces. Y la anestesia inyectada por los diversos instrumentos del nacionalismo de estado y por la ideologa neoliberal hizo su efecto. En estos cuarenta aos, Andaluca no ha avanzado nada en su convergencia con otros territorios del estado espaol y de Europa. Tenemos los mismos o equivalentes problemas estructurales (dolores los llamaba Blas Infante) que entonces ms los producidos por la desesperanza y el bajo nivel de conciencia de pueblo. No es anecdtico que hasta Teruel o Cantabria estn hoy representados en el Congreso y no lo est Andaluca (a pesar de que aqu se eligen 61 diputados).

Y sin embargo, a pesar de todo, Andaluca sigue existiendo. Desde esta premisa, un grupo de andaluzas y andaluces de la sociedad civil, no sujetos a disciplina de partido, hemos constituido una plataforma, Andaluca Viva, con el propsito de activar de nuevo la confluencia entre reivindicaciones y aspiraciones sociales y reivindicacin de un autogobierno verdadero con competencias suficientes y la voluntad poltica necesaria para tomar decisiones encaminadas a cambiar las cosas segn conviene a los intereses generales de Andaluca. No se trata del germen de ningn partido poltico: lo que se pretende es crear un activador de conciencia.

Y volveremos a salir a la calle un primer domingo de diciembre mostrando que Andaluca est viva. Porque el que lo est y despierte es el primer requisito para plantearse con posibilidad de xito cualquier objetivo. Hemos llamado a hacerlo en Crdoba porque se cumplen cien aos de la publicacin all del considerado como manifiesto de la nacionalidad y de la aparicin del grito emblemtico Viva Andaluca Libre!, en una manifestacin de trabajadores del campo. Se han adherido ya al llamamiento varias decenas de colectivos ciudadanos que tendrn el principal protagonismo- y tambin algunos sindicatos y organizaciones polticas. Nadie a quien le duela Andaluca y aspire a un futuro ms justo para nuestros hijos y nietos sobrar all, salvo que decida autoexcluirse. La pretensin es inclusiva e integradora: nuestra grave situacin como pueblo no permite sectarismos anacrnicos ni hegemonismos estriles.

Isidoro Moreno. Catedrtico emrito de Antropologa.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter