Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-11-2019

Despues de la matanza, qu duda cabe de que se desarroll un golpe en Bolivia?

Carlos Echaz Cortz
Rebelin


Develar el golpe de Estado en Bolivia no es una simple discusin acadmica que analice las caractersticas del suceso para luego contrastarlas con un determinado concepto terico de golpe de Estado. Ms bien es parte de una lucha poltica destinada a desmontar el discurso poltico de los golpistas que, aduciendo una supuesta sucesin presidencial, pretende generar legitimidad a su toma del poder. El golpe "suave o blando", a diferencia de los golpes militares de las dcadas de los 60 y 70, pretende mostrarse como una "rebelin democrtica" contra "tiranos populistas". De ah que su discurso poltico pretenda negar que, en realidad, se ha producido un golpe.

Sin embargo, y pese a su discurso, no han podido evitar algunas formas: Las tanquetas en la plaza Murillo, el militar con uniforme de campaa ciendo la banda presidencial, el comandante de las fuerzas armadas "sugiriendo" la renuncia del presidente constitucional, son todas imgenes que inevitablemente pasarn a la historia de Bolivia como elementos ilustrativos de lo que ha sucedido. As tambin estn las imgenes patticas, como una autoproclamacin en un recinto parlamentario casi vaco.

Pese a esto, la campaa por generar legitimidad a los golpistas continua fuertemente en los medios de comunicacin, que han sido y siguen siendo parte orgnica del golpe. En sus mensajes, la fuerte campaa por desprestigiar al presidente Morales contrasta con la permisividad y condescendencia con los golpistas. No se inmutan ante una Ministra de Comunicacin refirindose como "sediciosos" a medios extranjeros que hacen cobertura de lo ocurrido o a un Ministro de gobierno advirtiendo a lderes del Movimiento al Socialismo que deben "comenzar a correr" -minutos despus de haber sido posesionado en el cargo- porque comenzar la "cacera".

Frente a todo esto, las matanzas que han desatado, principalmente en Sacaba y en Senkata, los desnuda como lo que realmente son, ya que ningn gobierno, menos uno que se proclame provisional, puede ser legtimo si para consolidarse necesita acometer matanzas.

Ah est entonces el contenido de lo que ha sucedido, ms all de las formas es la violencia brutal y despiadada que se ejerce para tomar y conservar el poder poltico en la sociedad. Despus de esas matanzas qu duda cabe deque se desarroll en Bolivia un golpe de Estado?

Entonces pretenden, entre indisimulables declaraciones nerviosas, que estn "defendiendo a la poblacin de terroristas", que los masacrados "se balearon entre ellos", que "el bien mayor es la pacificacin del pas". Aunque parezca un sarcasmo que para pacificar al pas hay que acometer masacres, en realidad, no lo es. As ha sido siempre la pacificacin de los poderosos sobre los dbiles a lo largo de toda la historia. Por esa misma razn es que su modo de pacificar es otra prueba contundente del golpe de Estado.

Nada de suave tiene pues, "el golpe suave". Seimplementa con la misma brutalidad y violencia que otros golpes que en el pasado no pretendan "reinstaurar la democracia". Por esta misma razn, no puede emerger de este golpe un Estado democrtico. Las manifestaciones de racismo con las que iniciaron el golpe y que ahora tratan de esconder no pueden ser sino expresiones de su carcter racista y los racistas no pueden ser defensores, promotores o restauradores de una democracia. Su esencia es antidemocrtica y violenta.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter