Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-11-2019

Sin margen para el negacionismo, COP25 y crisis climtica ya estn aqu

Fernando Valladares Ros
Pblico

El cambio climtico es eso que nos pasa mientras estamos ocupados haciendo otros planes. Los polticos no tienen la mirada de largo alcance que el desafo requiere y la sociedad no termina de autoorganizarse para hacer frente a la crisis climtica, ni a los polticos que no estn a la altura.


Las consecuencias de este calentamiento global, ya poco o nada gradual, sino acelerado, las registramos con detalle. / Pete Linforth (Pixabay)

Mientras los conflictos blicos, los desastres humanitarios y las revueltas en Hong Kong, Chile, Bolivia o Barcelona nos preocupan, las temperaturas medias de la atmsfera y de los ocanos siguen subiendo inexorablemente.

Las consecuencias de este calentamiento global , ya poco o nada gradual, sino acelerado, las registramos con detalle, ocupan portadas en los peridicos y merecen profundos estudios cientficos y extensos informes oficiales sobre sus mecanismos y su influencia en el funcionamiento del planeta. Pero la accin concertada de la sociedad no acaba de llegar.  

Las temperaturas suben y los eventos climticos extremos se intensifican. Solo las plizas de algunos seguros se actualizan al ritmo apropiado, pero las medidas significativas de contencin llegan tarde o no llegan.

Como constatacin de que el calentamiento global est aqu, Madrid acoger en diciembre de este ao , en muy pocas semanas, la cumbre del clima COP nmero 25, que deba realizarse en Santiago de Chile y que precisamente las revueltas en aquel pas hacen inviable.

Una cumbre del clima compleja y acelerada

Tras casi tres dcadas de reuniones de expertos en cambio climtico y de lderes mundiales responsables de firmar acuerdos de mitigacin y adaptacin al cambio climtico, tras cinco aos del histrico Acuerdo de Pars negociado por 195 pases y en el que 185 acordaron compromisos colectivos y serios para atajar el problema, la Conferencia de las Partes (COP) de las Naciones Unidas es una inesperada y abrupta realidad.

Solo las plizas de algunos seguros se actualizan al ritmo apropiado

Ms de 25.000 personas de fuera de Madrid, cientos de organizaciones, fundaciones, empresas y entidades de todo tipo, miles de activistas y grupos sociales hacen a toda prisa una agenda endiablada y densa sobre un tema an ms endiablado y denso.

En la COP 21 de Pars se fijaron tres objetivos claros, profundos y necesarios : mantener la subida media de la temperatura atmosfrica por debajo de los dos grados en relacin a la era preindustrial, promover la resiliencia mundial ante el cambio climtico manteniendo actividades clave, como la produccin de alimentos, con bajas emisiones de gases de efecto invernadero; y acomodar la inversin y las corrientes financieras para hacer frente a este inmenso desafo.

El ltimo coletazo del negacionismo Trump

Con el ambiente caldeado por el cambio climtico, por la actualidad y por la llegada urgente e inesperada de la COP a Madrid, Donald Trump , presidente de la segunda nacin con mayor responsabilidad sobre el cambio climtico, confirma su retirada del Acuerdo de Pars.

Por fortuna, el anuncio es un brindis al sol, ya que no ser oficial hasta la COP25 y no tendr efecto hasta despus de que acabe el mandato de Trump en 2020. Por fortuna, no tuvo efecto cascada en su da al no arrastrar a ningn otro pas en su retirada, ni lo est teniendo ahora.

Trump busca contentar a un sector muy influyente de su electorado y mantener las bases clsicas de una economa muy intensiva en carbono

Por suerte, en su propio pas, un centenar de empresas, entre las que se encuentran algunas de las mayores del mundo, y varios de los principales Estados, como California, que representa por s sola la sexta economa mundial, no le hacen ningn caso y mantienen los compromisos. Pero indudablemente, la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de Pars no es una buena noticia.

Los portavoces del Gobierno estadounidense han querido justificar la injustificable retirada aduciendo a que los compromisos no eran realistas y que Estados Unidos seguir su propia senda de mitigacin y adaptacin al cambio climtico.

Lo que todos sabemos es que Trump no solo busca contentar a un sector muy influyente de su electorado, sino que pretende mantener e incluso reforzar las bases clsicas de la economa estadounidense que se apoyan en actividades muy intensivas en carbono. Pero las cuentas no salen , las inversiones previstas no sern rentables en el medio plazo por la desvalorizacin de este tipo de actividades, y la realidad golpea con dureza a esta visin simplista de cmo hacer Amrica grande otra vez (como si toda Amrica fuera Estados Unidos de Amrica).

EEUU est perdiendo la oportunidad de liderar la transicin econmica y energtica que demandan los nuevos tiempos

"Amrica" est perdiendo la oportunidad de liderar la transicin econmica y energtica que demanda los nuevos tiempos . Se la cede ni ms ni menos que a China , posiblemente uno de los mayores errores histricos que podr cometer como pas ante desafos de la envergadura del cambio climtico. Numerosos expertos hablan de que este es el momento ms oscuro de la diplomacia norteamericana.

Las crticas son casi unnimes , no solo por los ambientalistas y por los adversarios polticos de Trump, sino por parte de todos los pases del mundo, incluyendo Rusia: Dmitry Peskov, portavoz del Kremlin lamenta la decisin y reconoce que ser difcil hablar de acuerdo climtico sin EE.UU. Los cinco efectos que la BBC destac hace dos aos cuando Trump anunci su promesa electoral se estn cumpliendo.

Un amplio abanico de negacionistas

Debemos sobrevivir a la existencia de varios tipos de negacionistas del cambio climtico en este escenario internacional convulso. Tenemos a los ms extremos , como Trump y alguno de sus mandatarios, que, por pura definicin estadstica, son escasos, aunque su influencia es grande.

Tenemos a un segundo grupo, el de aquello s interesados en mantener sus actividades econmicas sin alejarse de la senda tradicional de emisiones. Este grupo suele comprender sobradamente el cambio climtico, sus causas y sus consecuencias, pero prefiere mirar al corto plazo y engaarse con un reflotamiento puntual de la economa y posponer unos aos o apenas unos meses la crisis econmica que sobrevuela a muchos pases incluyendo el nuestro.

Finalmente tenemos un tercero, ms difuso y posiblemente extenso. Es el de las personas que quieren dudar, que buscan fuentes alternativas de informacin que les digan lo que necesitan escuchar, que el cambio climtico es una exageracin.

No hay margen para negar nada. Hay algo de tiempo, no mucho, para ponerse manos a la masa y organizar respuestas

El Panel Intergubernamental de Cambio Cimtico (IPCC, por sus siglas en ingls) rene a varios miles de los mejores cientficos del mundo, agrupados a su vez en equipos de trabajo para abordar cada una de las temticas relacionadas con el clima, sus consecuencias y las acciones necesarias para revertir las tendencias y adaptarse a lo que no se pueda revertir.

El IPCC no gana nada diciendo lo que no es. Sus informes estn en varios formatos e idiomas disponibles para todos, resumiendo el mejor conocimiento que se tiene del tema.

No hay margen para negar nada. Hay algo de tiempo, no mucho, para ponerse manos a la obra y organizar respuestas, desde lo local a lo global, que estn a la medida del desafo. La COP25 ya est aqu, como el cambio climtico . Dejemos de entretenernos con otros planes mientras todo esto pasa.

Fuente: https://www.publico.es/ciencias/acuerdo-paris-margen-negacionismo-cop25-crisis-climatica.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter