Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-11-2019

La "guerra justa" contra los indios

Juan J. Paz-y-Mio Cepeda
Rebelin


En el siglo XVI surgi el primer debate filosfico sobre la conquista espaola y la subordinacin de las poblaciones aborgenes. Enfrent a los sacerdotes catlicos Juan Gins de Seplveda (1490-1573) y Bartolom de Las Casas (1484-1566).

Gins consider como brbaros y paganos a los indios, adems de justo y conforme al derecho natural que tales gentes sean sometidas al imperio de prncipes y naciones ms cultas y humanas as como a la religin verdadera (la catlica), incluso por medio de las armas. Las Casas, en cambio, a pesar de haber sido encomendero, consider muy humanos a los indios, infinitas gentes [que] a todo gnero cri Dios las ms simples, sin maldades ni dobleces, sin rencillas ni bollicios [sic] que hay en el mundo, adems de sealar como injusto y tirnico todo lo que se cometa contra ellos. El uno defendi la conquista y justific la guerra incluso con el argumento de salvar la vida de quienes eran sometidos a los sacrificios humanos para los dioses, que fuera un ritual entre los aztecas. El otro conden el sometimiento brutal y denunci la ms dura, horrible y spera servidumbre en que jams hombres ni bestias pudieron ser puestos; pero, adems, sostuvo que ningn gobernante poda mandar sin consentimiento del pueblo; que nadie puede inferir perjuicio alguno a la libertad; y que hay una justa guerra al levantarse contra tales opresiones, con lo cual Las Casas se adelant dos siglos al pensamiento ilustrado.

El reconocido filsofo latinoamericanista Enrique Dussel, profesor de la UNAM en Mxico, ha sido contundente en sealar que el pensamiento de la colonialidad (y de la modernidad), nacido desde Gins, perdura hasta el siglo XXI. Ha atravesado, por tanto, toda la larga historia de Amrica Latina.

El pensamiento de la colonialidad se ha evidenciado, con profunda agudeza y una vez ms, a propsito del levantamiento indgena y popular en Ecuador durante los primeros das de octubre (2019) y del golpe de Estado en Bolivia, que derroc al presidente indgena Evo Morales.

A lo Gins, elites econmicas, sociales y mediticas, han admitido la guerra justa contra los indios de mierda. Es el mismo contenido tras las palabras proferidas desde el poder, cuando se dice a los indgenas que vuelvan a sus pramos, cuando se los reprime por irracionales y se los persigue por violentos; o cuando tambin se les advierte que para seguir sus propuestas econmicas primero ganen las elecciones, o para masacrarlos por ser seguidores de Evo Morales. Los golpistas que ingresaron al palacio de gobierno en Bolivia no dudaron en exclamar su moderno evangelismo: Ha vuelto a entrar la Biblia al palacio. Nunca ms volver la Pachamama.

Gins de Seplveda consideraba: es justo, conveniente y conforme a la ley natural que los varones probos, inteligentes, virtuosos y humanos, dominen sobre todos los que no tienen estas cualidades; y aada, al contemplar la vida de relacin comunitaria entre los indgenas: Todo esto es seal ciertsima del nimo de siervos y sumisos de estos brbaros.

Bartolom de Las Casas, en esta, Nuestra Amrica Latina actual, revive como peligroso, subversivo y defensor de indios violentos que se lanzan contra el poder constituido. Como ocurriera con los conquistadores y colonizadores de hace cinco siglos, hoy se libran de toda culpa quienes imponen el modelo econmico neoliberal-empresarial, quienes acuden a los golpes de Estado blandos o tradicionales, adems de utilizar el lawfare y la criminalizacin de la protesta social, as como quienes evaden impuestos, sobre y subfacturan, fugan capitales a parasos fiscales, sucretizan deudas o las resucretizan, se benefician de feriados bancarios y salvatajes millonarios, se subordinan al imperialismo y a sus instituciones, violan derechos humanos con impunidad o demandan esclavitudes laborales contemporneas para maximizar ganancias y reproducir la concentracin del poder y la riqueza.

A tal punto ha llegado la aberracin de quienes se sienten, a lo Gins, como dueos de lo que es humano y civilizatorio, que hasta reniegan de sus orgenes. El cientfico genetista Csar Paz y Mio verific, en sus estudios sobre el ADN, que los ecuatorianos mestizos tenemos un 61% de indgenas, un 32% de europeos y 7% de afros. Me coment que su artculo sobre el tema provoc un ocano de ataques y descalificaciones. Es decir, hasta la ciencia es negada por el racismo y el pensamiento colonialista del siglo XXI.

Historia y Presente - blog: www.historiaypresente.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter