Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2019

COP25
El doble reto de Chile: la justicia social necesita soluciones climticas

Adeline Marcos (SINC)
Pblico

Chile estaba preparado para albergar la cumbre del clima y mostrar al mundo el desarrollo de su economa verde, pero el estallido de las protestas sociales ha hecho patente una realidad socioambiental que dista de ser sostenible.


Manifestantes sostienen la bandera de Chile y la mapuche. / AFP - RODRIGO ARANGUA

Sequa extrema, inundaciones, lluvias torrenciales Chile, como otros pases latinoamericanos, no se libra del impacto del cambio climtico. El pas concatena once aos seguidos de estrs hdrico, sobre todo en la zona central, un fenmeno que ya advirtieron los informes del Panel Intergubernamental para el Cambio Climtico (IPCC, por sus siglas en ingls).

Las previsiones sobre la ausencia de precipitaciones no fallaron y la desertificacin se ha repetido ao tras ao durante la ltima dcada en una zona que abarca ms de mil kilmetros de norte a sur. Este ao el fenmeno se ha observado incluso antes. Las precipitaciones en Santiago de Chile tienen un 80% de dficit respecto a un ao normal , que es de unos 300 mm de lluvia acumulada. Ahora tenemos 70 mm, asegura a Sinc Sebastin Vicua , director del Centro de Cambio Global UC en Chile.

La denominada megasequa es el evento ms largo registrado y abarca un rea amplia, con efectos perjudiciales sobre la disponibilidad de agua, la vegetacin y los incendios forestales, que se han convertido en impactos sociales y econmicos , aclaran investigadores de la Universidad de Chile y de Concepcin en un estudio publicado este ao.

La megasequa es el evento ms largo registrado y abarca una rea amplia

Los expertos han encontrado una explicacin en las anomalas atmosfricas provocadas por el aumento de temperaturas y anticipan solo una recuperacin parcial de las precipitaciones en el centro de Chile en las prximas dcadas.

El cambio climtico no hace ms que exacerbar una situacin ya de por s delicada. Sin duda, la sequa es el efecto ms evidente y complejo, dice Vicua. Pero no es el nico.

En el norte del pas hay precipitaciones intensas que afectan al altiplano andino y otras zonas que normalmente son hiperridas, como el desierto de Atacama. Otro problema es la lluvia con altas temperaturas, que genera inundaciones y aluviones . En cuencas que tienen nieve, cuando llueve a alta temperatura la nieve no se forma y eso genera un caudal ms grande de lo normal, especifica Vicua.

La lucha social por el agua

El problema de la sequa en una zona donde residen unas 10 millones de personas se suma a una poltica hidralica que tiene implantada la privatizacin del agua a favor de las grandes industrias de extraccin de recursos naturales, todas ellas contaminantes a su vez. Diferentes dueos para una misma cuenca: el resultado ha sido una gestin ambiental que no ha podido prevenir los desastres ambientales.

El derecho a un agua potable, junto al aumento de los precios del transporte , se ha convertido en uno de los principales motivos de las protestas que desde finales de octubre han sumado al pas en una grave crisis social, poltica e institucional y que han dejado ms de una veintena de muertos.

La gestin ha llevado a un estado avanzado de deterioro a los ecosistemas dulceacucolas que pone en riesgo a la poblacin humana y la prctica de actividades silvoagropecuarias de subsistencia, desgastando y finalmente desarticulando los tejidos sociales, recalca a Sinc Pablo A. Marquet, profesor en el departamento de Ecologa de la Pontificia Universidad Catlica de Chile y uno de los autores del libro Cambio Global. Una mirada hacia Iberoamrica .

La situacin poltica difcilmente modificar el problema de la sequa actual. "No la vamos a solucionar con un cambio en la ley"

La nueva Constitucin chilena, que ser votada por referndum el prximo ao, incluye en sus artculos la gestin del agua, pero la situacin poltica difcilmente modificar el problema de la sequa actual. No la vamos a solucionar con un cambio en la ley. Hay que resolverlo viendo cmo llegar con el agua a los lugares donde hay problemas, apunta Sebastin Vicua.

La gestin privada ha fomentado un uso y una distribucin desigual del agua. Hay quienes tienen mejores capacidades para poder usarla. No es simplemente en el trmino de los derechos, sino en las infraestructuras y pozos que son ms profundos, y ah exigira que en las cuencas exista un nivel de solidaridad que es el que estamos esperando todos a gran escala para que se resuelva el problema, dice el chileno.

Pero la solucin a la sequa llega tarde . Una obra de infraestructura o un embalse ya no sirven ahora, lamenta el investigador. Entre las opciones sobre la mesa estn la recarga de acuferos, el uso de aguas grises (usadas) y el desarrollo de plantas desalinizadoras, como plantea un trabajo publicado este mes.

La alternativa de la desalinizacin no solo proporciona agua adicional para aliviar la escasez, sino que tambin constituye una estrategia que permite la reorganizacin de las fuentes de agua para permitir nuevas formas de acumulacin de capital, tanto a travs de la industria del agua como de las principales industrias que estn amenazadas, recogen en su artculo las investigadoras chilenas y britnicas.

Sin embargo, todo requiere tiempo. Y no lo hay, subraya Vicua, para quien las instituciones van a tener que dar la prioridad al consumo humano del agua.

Las zonas de sacrificio estn rodeadas de fbricas e industrias contaminantes. / EFE/Alberto Valds

Una solucin verde para reas vulnerables

Algunas de las reas ms afectadas tanto por la privatizacin del agua como por su escasez son las llamadas zonas de sacrificio , comunidades pobres y vulnerables que carecen de acceso al agua para consumo humano y que viven rodeadas de industrias contaminantes.

Estas zonas costeras, muchas de ellas situadas al norte de Santiago de Chile, concentran centrales termoelctricas de carbn o, en algunos casos, plantas de fundiciones de cobre.

Estas industrias no han estado exentas de desastres ambientales en un pas que emite una de las mayores cantidades de CO2per cpita en Latinoamrica , con unas 4,7 toneladas por habitante, igual que el promedio mundial, segn la Agencia Internacional de Energa. Sin embargo, a escala mundial, su contribucin es de cerca del 0,25% de las emisiones globales.

Desde el Gobierno se han impulsado en los ltimos aos medidas para contrarrestar la emisin de gases de efecto invernadero , como el desarrollo de energas renovables no convencionales, que tendrn cada vez ms presencia gracias a la futura Ley Marco de Cambio Climtico . Se espera que para el ao 2025 , el 20 % de las inyecciones para los contratos sujetos a la ley provenga de fuentes sostenibles como la elica y la solar.

Hemos liderado una transicin energtica hacia energas renovables y se estn estudiando otras opciones que nos permitan potenciar la captura y reducir emisiones, como son las soluciones basadas en la naturaleza, asociadas a la reforestacin del bosque nativo, restauracin de humedales y bosques, y cambios profundos en la pesca, agricultura, ganadera y silvicultura, explica Pablo A. Marquet.

Este liderazgo es lo que motiv al pas a organizar la cumbre del clima (COP25), cuya celebracin fue cancelada por el presidente Sebastin Piera a raz de los conflictos sociales y que finalmente se har en Madrid. Chile ha pasado en pocos aos de ser un rezagado verde a un lder regional de la lucha climtica, segn un trabajo que ha analizado los factores de este reciente desarrollo.

Chile tambin presume de ser pionero en el uso de instrumentos para la mitigacin de gases de efecto invernadero , como la reforma tributaria aprobada en 2014. Fue el primer impuesto sobre las emisiones de CO2 procedentes de fuentes fijas para contrarrestar las externalidades ambientales.

Recientemente, el pas anunci que alcanzar la neutralidad de emisiones de gases de carbono para 2050 junto al lanzamiento de la nueva Alianza de Ambicin Climtica que, bajo la presidencia de la cumbre del clima, promover la ambicin de los pases a reducir sus emisiones de CO2 y mejorar sus contribuciones determinadas a nivel nacional (NDCs, por sus siglas en ingls).

"Chile busca soluciones para el mundo cuando no ha resuelto sus problemas. Quiere mostrar que est a un nivel, pero an no lo est", defiende Vicua

Las prioridades de la futura ley irn encaminadas a afianzar este compromiso con la neutralidad de emisiones para 2050, as como crear una institucionalidad que establece mecanismos y responsables y una serie de entidades como el Sistema Nacional de Inventarios de gases de efecto invernadero, de prospectiva y certificacin que permitirn una monitorizacin mucho ms fina del estado de cumplimiento de los compromisos del pas en adaptacin y mitigacin, comenta a Sinc Marquet.

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos y de una clara voluntad de situarse a la vanguardia de la lucha climtica, la paradoja socioambiental persiste. Chile busca soluciones para el mundo cuando no ha resuelto sus problemas. Quiere mostrar que est a un nivel, pero an no lo est. Se han logrado efectivamente muchos avances, pero hay muchos problemas por solucionar, manifiesta el director del Centro de Cambio Global UC.

Vista panormica de Santiago de Chile con altos niveles de contaminacin. / EFE/Alberto Valds

Hacia un transporte barato y ecolgico

Entre ellos, el transporte que representa ms de un tercio de las emisiones de CO2 de todo el continente sudamericano encabeza la lista de dificultades: el aumento de los precios de las tarifas del sistema pblico fue el punto de partida de la crisis social actual en Chile.

Adems de ajustar el acceso a los servicios, la mejora de las infraestructuras va a ser clave para aumentar la ambicin climtica. El primer problema es que es caro y se tiende a aumentar su coste , convirtindose en un punto crucial dentro de la demanda y la crisis, dice Vicua.

Propuestas no faltan: Aumentar el parque de buses elctricos en las ciudades y una penetracin an limitada de autos hbridos y elctricos , asegura Pablo A. Marquet. Pero el cambio se producir de manera paulatina.

El problema va ms all del transporte pblico: los coches son la principal fuente de emisiones

A este respecto, en un estudio publicado este verano, un equipo internacional de cientficos ha tratado de entender por qu la adopcin de tecnologas de autobuses limpios en Amrica Latina y el Caribe es ms lenta que en China, Europa y EE UU. El anlisis, que se aplic en Santiago de Chile, mostr que el gas natural comprimido no es una opcin rentable para esta ciudad, mientras que tanto los autobuses elctricos hbridos como los elctricos ya son una opcin rentable para mitigar el cambio climtico, insisten los autores.

Pero para Vicua el problema va ms all del transporte pblico: los coches son la principal fuente de emisiones. Va a costar ms transformarlo a un sistema de cero emisiones, confiesa a Sinc en una conversacin telefnica interrumpida por el ruido de la calle en la capital chilena.

Para incentivar el transporte pblico , por un lado, se aumentan los costes de los automviles, pero el autobs sigue siendo caro. A esto se suman las complejidades urbansticas de la mayor ciudad del pas, Santiago.

"Si se construyeran puestos de trabajo all donde reside la mayor parte de la poblacin conseguamos una poltica win-win en este sentido", propone Vicua

Est muy segregada; los barrios estn claramente separados de las zonas de trabajo. Si se construyeran puestos de trabajo all donde reside la mayor parte de la poblacin conseguamos una poltica win-win en este sentido, propone Vicua. Pero en su lugar, el Gobierno apuesta por autopistas urbanas para acercar zonas, una estrategia que en parte ha mejorado la calidad de vida de las personas, pero que al final incentiva an ms el uso del coche.

Cmo conseguir Chile afrontar la crisis climtica resolviendo los problemas sociales? Los cientficos apuntan a la solidaridad. La aprobacin de la Ley Marco de Cambio Climtico y la reforma a la Constitucin ofrecen una posibilidad concreta de crear un pas que permita recomponer el tejido social y hacer frente a los desafos de la emergencia climtica, donde son esenciales acuerdos basados en la colaboracin. Sociedades ms justas y menos desiguales son ms resilientes y crecen ms, zanja Marquet.

Las seales de desarrollo en Chile, un pas de ingresos medios, son claras e innegables, pero sus expectativas han superado a las mejoras. El pas no ha podido vivir por encima de sus expectativas y ha quedado un poco atrapado en esa realidad. Lo sucedido en estas ltimas semanas lo deja bien patente, concluye Vicua.

Fuente: https://www.publico.es/internacional/cop25-doble-reto-chile-justicia-social-necesita-soluciones-climaticas.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter