Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-11-2019

El reencuentro con Lula

Emir Sader
Rebelin


El ltimo reencuentro con Lula libre haba sido precisamente en el ltimo momento en que l dejaba de ser libre, para probar su verdad. Despus del notable discurso en el Sindicato de los Metalrgicos de Sao Bernardo, donde l se despidi de cada uno de nosotros y, a partir de aquella extraa imagen de l llegando a la Polica Federal de Curitiba, ya no tuvimos a Lula libre.

Nos relacionbamos con l a travs de cartas, de mensajes grabados, adems del saludo habitual: Buen da, Presidente Lula, Buenas tardes, Presidente Lula, y de Buenas noches, Presidente Lula, a los que l contestaba encendiendo y apagando la luz de su celda. Despus pudimos convivir con l a travs de sus entrevistas, adems de las visitas que algunos de nosotros le pudimos hacer.

Como le dije, cuando volv a verle esta semana, nos sentamos canallas porque, despus de convivir con l por una o dos horas, se quedaba preso, cercado por aquellos chacales.

Pude visitarlo en julio, nos tratamos con naturalidad como si hubiramos estado conviviendo todos los das, desde abril del ao pasado, cuando Lula dej de ser libre. Me confes en aquel momento que crea que iba a estar preso poco tiempo, aunque ya estaba perfectamente adaptado a aquellas condiciones absurdas en las que tena que vivir, de un inocente condenado.

Hablara algunas veces con l por telfono, desde que recuper su libertad, pero hasta esta semana no pude reencontrarme con l personalmente. El abrazo fue similar al que nos habamos dado en julio, pero en este momento yo abrazaba al Lula libre.

Estuve en el Instituto Lula en su ausencia. Todo estaba all, incluso el personal extraordinario que trabaja siempre con l. Pero la puerta de su sala estaba cerrada, recordndonos su dolorosa ausencia.

Qu diferencia ahora! En las miradas de todos los que lo rodean calurosamente! En la puerta de su sala abierta! En su omnipresencia, que ilumina todo como ha expresado una de las personas que lo cuida diariamente, con todo el cario-.

Cuando habl con l sobre ese sentimiento de haberlo dejado en la Polica Federal, me coment que se haba fortalecido en la prisin. Que ha podido leer mucho, reflexionar mucho, y darse cuenta de su propia importancia, de cmo se tiene que dedicar a tareas y a objetivos ms grandes. Sent que haba vivido aquel perodo como un momento de reflexin sobre Brasil, sobre la izquierda, sobre el PT, sobre los movimientos populares, sobre Amrica Latina, sobre l mismo. Y cmo sale fortalecido, mejor, ms consciente, porque ha vivido y se ha enfrentado con una inmensa dignidad a las pruebas a que fue sometido.

Fue reencontrar al Lula libre, al Lula espontneo, alegre, confiado, juguetn, afectuoso. Al hombre, al lder, al individuo y al dirigente, con su personalidad de siempre. Ms flaco, pero fsicamente firme, pleno de esperanza.

El Lula libre ha triunfado, hasta aqu. Pero an es reo en varios procesos, sabe que est libre todava de forma precaria, para defenderse en libertad. Situacin que solo la anulacin de los procesos llevados en contra de l por el juez que lo ha perseguido arbitrariamente y lo ha condenado sin pruebas, permitir que el Lula libre triunfe definitivamente

El reencuentro con Lula libre fue una de esas sensaciones maravillosas, de las cuales uno nunca ms se olvidar, tal su fuerza y alegra que ello encierra. Es el reencuentro de uno con uno mismo, el reencuentro de Brasil consigo mismo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter