Portada :: Feminismos :: Violencias
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-11-2019

#ContraLaViolenciaMachista & Montevideo
Colectivos feministas volvieron a reclamar al Estado que declare la emergencia nacional

Stephanie Demirdjian
La Diaria

Miles de mujeres se movilizaron en Montevideo contra la violencia de gnero.


El Centro de Montevideo fue escenario ayer de varias actividades que se realizaron en el marco del Da Internacional de la Eliminacin de la Violencia contra la Mujer.

Las movilizaciones fueron convocadas por organizaciones sociales y colectivos feministas que en distintos puntos de la ciudad y con diferentes formatos rechazaron la violencia de gnero, recordaron a las vctimas, reivindicaron el fin de la cultura machista y tambin se solidarizaron con las luchas que hoy lideran los feminismos latinoamericanos en el continente.

 

En la plaza Independencia la convocatoria a marchar era a las 19.30, pero una hora antes ya empezaron a aparecer los primeros grupos de mujeres de todas las edades con pauelos, vinchas y otros distintivos color violeta. Desde hace 13 aos la convocatoria del 25 de noviembre es liderada por la organizacin Mujeres de Negro. Este ao, la Intersocial Feminista se pleg a la marcha y la convocatoria fue en conjunto, segn explic una de las voceras de la alianza, Andrea Tuana, a la diaria.


Por respeto a la tradicin, la movilizacin fue encabezada por las Mujeres de Negro, que caminaron en cortejo y en silencio bajo el lema Siempre en nuestra memoria. Sostenan en las manos carteles que recordaban a las 440 mujeres que fueron asesinadas en Uruguay desde 2006, el primer ao en el que salieron a la calle.

 

Queremos demostrar que, para nosotras, ellas siempre estn presentes, dijo Montserrat Montero, vocera de Mujeres de Negro, a la diaria. Marchamos por las que ya no estn, porque las asesinaron, y por las que an siguen sufriendo violencia en silencio, porque creemos que este flagelo que viven nuestras mujeres, nias, nios y adolescentes en realidad no importa [a la sociedad].


Por eso queremos mostrar que para nosotras ellas estn presentes, agreg. Detrs del cortejo, a unos metros de distancia, un banner de la Intersocial Feminista con la frase Violencia de gnero: emergencia nacional abra la columna de mujeres que no estaban vestidas de negro y tampoco guardaban silencio, sino que coreaban clsicas consignas del estilo Amrica Latina va a ser toda feminista.

 

Las miles de mujeres caminaron por la avenida 18 de Julio hasta llegar a la explanada de la Intendencia de Montevideo, donde representantes de las organizaciones convocantes pronunciaron una proclama conjunta en la que repudiaron los femicidios, la violencia sexual intrafamiliar hacia nias y nios, la explotacin sexual, los embarazos forzados en nias y adolescentes, la violencia obsttrica y el acoso sexual callejero.


Denunciaron tambin la violencia cruenta y letal que sufren las mujeres trans a manos de una sociedad en extremo transfbica, la violencia racista y machista que afecta a las mujeres, nias y adolescentes afro, la violencia lesbofbica y la doble moral sexual.Salimos a las calles a denunciar la cultura machista que ensea a los varones que son dueos de la mujer y que deben tutelarla, controlarla, que pueden comprarla como objeto de consumo, que pueden disciplinarla y castigarla si no cumple con los mandatos sociales.

 

A la hora de enumerar los reclamos al Estado, las organizadoras exigieron que este declare que la violencia de gnero es una emergencia nacional; ms presupuesto para implementar la Ley 19.580 de Violencia hacia las Mujeres Basada en Gnero; instalar servicios especializados de contencin, proteccin y orientacin con respuesta las 24 horas, en todo el pas y especialmente accesibles para las mujeres que viven en zonas rurales, y ampliar las respuestas de amparo y proteccin frente a situaciones de alto riesgo.


Y pidieron garantas: para que las mujeres vctimas de violencia y sus hijos e hijas sean atendidas por abogados de oficio capacitados y especializados en la materia, para que sus casos sean tratados por jueces y juezas que estn capacitados para abordar la temtica, para que obtengan atencin especializada en salud mental.

 

Porque el machismo mata un promedio de 30 mujeres por ao en nuestro pas y destruye la vida de miles de mujeres, nias, nios y adolescentes que padecen las violencias cotidianas, concluy la proclama. Es hora de transformar las relaciones de poder.

 

Despus, en medio de un silencio total, leyeron los nombres de las 440 mujeres asesinadas en el pas por motivos de gnero en los ltimos 13 aos.

 

Queda tela por cortar

 

Para Montero, la percepcin de la sociedad uruguaya sobre la violencia de gnero cambi muchsimo en los ltimos aos, en parte gracias al trabajo de organizaciones como la que ella integra, que han sacado la problemtica a la calle. Entre las cosas que se han logrado mencion el hecho de que ya no haya tanta estigmatizacin a la hora de hablar sobre la violencia de gnero.


Eso antes quedaba entre casa. Ahora las mujeres se animan a hablar, a contar; se dan cuenta de que no estn solas, de que hay organizaciones que estn dispuestas a apoyarlas y ayudarlas, valor. Tambin reconoci la relevancia de la Ley 19.580, que consider importantsima pero que no se puede implementar 100% por la falta de recursos. De todas formas, dijo que falta mucho para cambiar, empezando con que los jueces y fiscales traten el tema con la importancia que tiene.

 

La Intersocial Feminista, por su parte, pide que dentro de las primeras medidas del prximo gobierno se establezca un plan de emergencia para atender la coyuntura actual de las situaciones de violencia hacia mujeres, nias, nios y adolescentes, afirm Tuana. La activista asegur que, al mismo tiempo, el nuevo gobierno tendr que plantearse la tarea de desarrollar polticas pblicas para deconstruir la cultura machista y promover en la sociedad abolir los estereotipos de gnero que son los responsables de la desigualdad.

 

Tanto Tuana como Montero coincidieron en que la educacin es clave para iniciar esa transformacin cultural. Por eso, a su parecer, las cuestiones asociadas con la violencia hacia las mujeres deberan estar incluidas en la currcula escolar.


Que todos los aos, adems de trabajar los aprendizajes habituales, tambin las gurisas y los gurises empiecen a aprender y empecemos a construir con ellos sociedades basadas en la igualdad entre varones y mujeres, en desnaturalizar estas ideas que todava persisten de que las mujeres biolgicamente tenemos mejores cualidades para encargarnos de las tareas domsticas, para el cuidado de los hijos, porque eso hace que las mujeres estemos explotadas dentro de nuestras casas, dijo la representante de la Interosocial Feminista.


Que puedan aprender que los vnculos de pareja no estn asociados al control, a los celos, a la dominacin, sino que esos vnculos tienen que estar construidos desde la igualdad entre las personas, continu Tuana; creo que poder trabajar con los gurises en la prevencin de los abusos sexuales son aspectos que tienen que ser trabajados desde que ingresan a los niveles iniciales hasta que salen del sistema educativo. Eso me parece fundamental.

 

Despatriarcalizar la vida

 

En la plaza Libertad la idea era encontrarse e intervenir el espacio pblico para visibilizar todas las formas de violencia que atraviesan las mujeres. Esa era la convocatoria que lanz la Coordinadora de Feminismos bajo la consigna: Vienen por nosotras, vienen por todo. Contra la muerte, despatriarcalizamos la vida.


Las mujeres all reunidas esperaron a que la marcha pasara por el lugar para comenzar una intervencin artstica que hizo foco en la situacin particular que enfrentan las mujeres en distintos pases de Amrica Latina frente al avance del sistema capitalista que viene devastando la tierra, conquistando otros campos y territorios vinculados al mercantilismo y ejerciendo una nueva forma de violencia sobre nuestros cuerpos, explic Ivana Silvera, representante del colectivo feminista, a la diaria.

 

La intervencin termin con una fogata simblica, alrededor de la cual las manifestantes cantaron fuego al patriarcado. Unos minutos despus denunciaron el femicidio ocurrido el domingo en Pajas Blancas y recordaron los otros casos de este ao, que suman 31, segn el conteo de la Coordinadora de Feminismos.

 

El colectivo no tiene reclamos para el Estado como una ley de gnero, ms tobilleras o custodia policial, dijo Silvera, aunque s reivindican que algunas medidas se cumplan, como por ejemplo que la Fiscala tenga recursos para poder contar con personal con formacin especfica para recibir a las mujeres en las situaciones donde estn a un paso de ser asesinadas, o que los hogares que abri el Ministerio de Desarrollo Social para mujeres vctimas de violencia machista realmente puedan multiplicarse.


Por otra parte, Silvera cuestion que el presupuesto que destin esa cartera para la contratacin de equipos tcnicos no haya servido, tambin, para abrir ms hogares para que las mujeres puedan ir volando con sus hijos, sus hijas o solas, cada vez que son amenazadas por los hombres de que van a ser asesinadas.


Y hemos visto que las amenazas se han concretado materialmente, porque nos asesinan, agreg. Ya sabemos que una de las primeras limitantes que tienen las mujeres cuando estn en esa situacin es que no tienen a dnde ir y por eso terminan siendo asesinadas. 

 

Una performance contra las violencias

 

Una hora y media antes de que empezara la primera movilizacin, a unos metros del Palacio Legislativo, se realiz la accin performtica Protocolo de accin para estado de emergencia, una iniciativa del proyecto Diez de cada Diez para denunciar la violencia machista. Cubiertas con mantas isotrmicas que se suelen usar en caso de catstrofes, las mujeres cortaron durante diez minutos la Avenida Libertador con el objetivo de irrumpir en el espacio pblico, generar un impacto visual y dar a entender que lo que vivimos las mujeres es, de hecho, una emergencia.


Fuente: https://feminismos.ladiaria.com.uy/




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter