Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-11-2019

Llamamiento para la creacin de un Movimiento Ecologista Ecuatoriano

Movimiento Ecologista Popular
Rebelin


Los incendios en la Amazona y en Siberia, las temperaturas altas del verano europeo, los diferentes informes cientficos internacionales sobre el estado de la biodiversidad, la sexta extincin masiva de especies (primera por obra humana), el acelerado deshielo en los polos, entre otros, representan eventos que evidencian la alarmante crisis ecolgica en nuestro planeta. El cambio climtico es parte de las discusiones a nivel internacional desde hace casi 30 aos (Cumbre de Ro en 1992) y desde hace una dcada se ha convertido en un tema central en las cumbres internacionales. La huella de los seres humanos sobre las ecologas de nuestro planeta es indiscutible, a tal punto que los gelogos han determinado que nos encontramos en una nueva era geolgica, el Antropoceno, en la cual el ser humano se ha convertido en una fuerza geolgica responsable de un cambio sin precedente en la Tierra y sus ecosistemas, tal como lo muestra el calentamiento climtico evidenciado en los ltimos aos. Sin embargo, est claro que no todos los seres humanos tenemos la misma responsabilidad frente a esta crisis climtica.

Esta disrupcin ambiental es parte de una crisis multidimensional que se expresa en lo econmico y financiero desde 2008 pero tambin en lo ecolgico, alimentario, energtico, hdrico, cultural, poltico, moral. Estas crisis estn interconectadas y sus efectos cuestionan de manera profunda los fundamentos y los valores sobre los cuales se ha construido la sociedad capitalista basada en un productivismo y consumismo insaciable, as como en una relacin utilitarista entre el ser humano y la naturaleza. Existe tambin una fuerte disminucin de las reservas de todos los recursos naturales; una contaminacin generalizada del agua, del suelo, del aire; un aumento de la deforestacin y de la prdida de hbitats y extinciones de especies; una crisis de prdida de fertilidad de los suelos.

La crisis multidimensional hace que las empresas nacionales y transnacionales busquen expandirse a lugares cada vez ms alejados, frgiles y profundos, as como a territorios en los cuales el capital an no haba penetrado, coincidiendo generalmente con territorios pertenecientes a campesinos, poblaciones afrodescendientes o pueblos indgenas. Una de las consecuencias de esta feroz extensin del capital es el aumento de las amenazas y la cantidad de los conflictos socio-ambientales que en el Ecuador se ha agravado por el avance de la frontera extractivista sea minera, petrolera o agroindustrial. Sin embargo, los debates alrededor de la ecologa quedan relegados de la escena poltica nacional, a pesar de tener una Constitucin con avances como el reconocimiento de los derechos de la naturaleza, del agua como derecho humano, la prohibicin de la apropiacin privada de servicios ambientales, el territorio libre de transgnicos, entre otros avances ecolgicos importantes.

Frente a este contexto y con el objetivo de influir en la poltica nacional y regional, llamamos a la creacin de un gran Movimiento Ecologista Popular en Ecuador.

Es evidente que el Estado ecuatoriano est apostando claramente por polticas neoliberales y extractivistas que no toman en cuenta ni el tema social, ni lo ambiental, como es el caso de la minera a cielo abierto y a gran escala y la profundizacin y expansin de la explotacin petrolera. As, frente a la pobreza del debate ambiental es imperativo construir un ecologismo que rebase el campo de las ONG y abandone el sectarismo; un ecologismo interseccional que abarque las luchas clasistas, antineoliberales, feministas, culturales, antiespecistas, etc. Un ecologismo que no se sea slo una cultura de resistencia frente a los desastres ambientales sino tambin un proyecto de sociedad con propuestas polticas claras y precisas de transformacin econmica, social, ecolgica y cultural. En suma, un ecologismo que tenga como objetivo la emancipacin individual y colectiva y que trascienda las nociones particularistas y meramente instrumentalistas del entorno ecolgico hacia una sociedad en armona con la naturaleza.

Es evidente que en un pas como el Ecuador no es fcil hablar desde la ecologa debido a la importancia que tiene el extractivismo en la economa, el espacio que ocupa el petrleo en el Estado rentista ecuatoriano, o el sentido comn de la poblacin frente a este modelo econmico. Sin embargo, frente a la expansin agresiva de la minera, cuyas consecuencias van a ser desastrosas, es necesario hoy en da replantear un debate ecolgico y social que busque responder a la siguiente interrogante:

Cmo vincular lo ecolgico y lo social en un pas con un gran porcentaje de su poblacin que ni siquiera tiene sus necesidades bsicas satisfechas, con una alta biodiversidad natural y cultural y cuyo rgimen de acumulacin est basado en la explotacin y exportacin de sus recursos naturales?

En otras palabras: cmo se puede defender los derechos de la naturaleza, luchar contra su degradacin y al mismo tiempo buscar el bienestar de su poblacin, la extensin de los derechos sociales y el fin de la pobreza?

La salida del extractivismo es compleja y por lo mismo debera estar en el centro de los debates polticos. La discusin sobre alternativas a este sistema explotador es una oportunidad para construir un proyecto poltico renovado cuyo objetivo es ir hacia una sociedad ms justa, ms equitativa, ms ecologista.

A partir de estas premisas, proponemos construir un ecosocialismo ecuatoriano que tenga los siguientes principios:


  1. Un ecosocialismo que vuelve a pensar la emancipacin individual y colectiva poniendo en el centro la satisfaccin de las necesidades humanas, de los animales no humanos y de la naturaleza. El ser humano es un ser social dependiente de su entorno natural. Crear ms sociedad y respetar los ciclos de reproduccin de la naturaleza deben ser centrales para esta emancipacin.

  2. Un ecosocialismo necesariamente anticapitalista que busque articular la justicia social y la justicia ambiental como bases de una sociedad post-extractivista. La ecologa no es compatible con el capitalismo y sus valores (acumulacin de capital, consumismo, productivismo). Un ecosocialismo que luche contra todo tipo de opresin, desigualdad e injusticia, a favor de la redistribucin de la riqueza y de cambiar los hbitos de produccin y consumo.

  3. Un ecosocialismo feminista ya que la explotacin de la naturaleza es igual de perversa que la explotacin de las mujeres, en sus cuerpos y sus roles de cuidado asignados y perpetuados por el sistema patriarcal que sostiene el sistema capitalista. El feminismo debe ser transversal a esta lucha para dar espacios seguros de militancia a las mujeres, visibilizarlas como actoras polticas legtimas y reconocer sus formas de resistencia como vlidas para pensarnos fuera de lgicas utilitarias y mercantiles.

  4. Un ecosocialismo antiespecista que reconozca a los animales no humanos no slo como parte de un ecosistema sino tambin como seres sintientes que deben ser protegidos y dejar de ser considerados como objetos, materia prima de todo tipo de industrias (sobre todo la crnica, principal causa de la destruccin de la Amazona), o dao colateral de polticas extractivistas y neoliberales.

  5. Un ecosocialismo profundamente participativo que implique una tica democrtica que no deje el futuro de la sociedad y las decisiones importantes en manos de la oligarqua o de tecncratas. Estas decisiones democrticas deben tomarse a partir de los objetivos de la sociedad, las metas y las necesidades de la poblacin.

  6. Un ecosocialismo popular, anti-clasista y no sectario. Hay que romper con la idea de que la ecologa no es para todo el mundo, que est reservada a las clases medias y altas: ser ecologista no debe ser un privilegio social puesto que las personas ms afectadas por los problemas ambientales son las ms pobres. Para esto, hay que construir un nuevo sentido comn, partir de la vida cotidiana de la gente y articularla con problemas nacionales y globales.

  7. Un ecosocialismo plurinacional, anti-racista y anti-colonialista que reconozca y denuncie el racismo ambiental del sistema capitalista. El cambio climtico es y ser responsable de un nuevo tipo de migracin, la migracin climtica, que ya est generando refugiados climticos. No se pueden cerrar las fronteras. La solidaridad con todos los tipos de migraciones es un principio fundamental del ecosocialismo, como tambin lo es el rechazo de todo tipo de xenofobia y racismo.

  8. Un ecosocialismo que apuesta por la rearticulacin de los territorios, con nfasis en las zonas rurales y urbanas. Repensar los territorios y sus dinmicas para lograr la soberana alimentaria y energtica, el desarrollo de economas que tomen en cuenta a la naturaleza y a las diferentes prcticas eco-culturales de cada espacio, y que apunte hacia una organizacin descentralizada del territorio nacional. Como parte de esta lgica, vemos como necesaria una reforma agraria cuyo eje central debera ser la redistribucin equitativa de las tierras, del agua y la agroecologa.

  9. Un ecosocialismo que busca articular el desarrollo de experiencias locales y la toma del poder nacional para cambiar las estructuras del poder. Las experiencias locales son fundamentales para formular y avanzar alternativas al capitalismo que no se queden como experiencias perifricas, lo que requiere la transformacin del Estado y de las estructuras de poder.

  10. Un ecosocialismo internacionalista e integracionista. Para un pas como el Ecuador, que es muy dependiente de la geopoltica internacional, no es factible salir del capitalismo solo. Para salir del extractivismo es necesario retomar el camino de la integracin regional latinoamericana que vaya ms all de la integracin econmica y el libre-mercado. La integracin regional debe fundarse en la cooperacin entre pases y no la competencia. Tambin se debe apoyar el reconocimiento de una Declaracin Universal de los Derechos de la Naturaleza que sea al mismo nivel que la de los Derechos Humanos como pilar de una paz internacional.

El ecologismo como un marco de principios ticos, polticos, sociales, culturales y econmicos debe organizarse, incidir y participar en la poltica nacional ecuatoriana. No se puede slo denunciar la inaccin del Estado y de los diferentes actores polticos y sociales. Tampoco podemos conformarnos con el llamamiento a que acten solamente quienes tienen el poder de decidir. Adems de develar las correlaciones de fuerzas que se disputan el poder poltico materializado en el Estado, quienes nos reconocemos como ecologistas tenemos que construir un proyecto de sociedad con propuestas polticas claras que puedan hablar a la gran mayora de los y las ecuatorianas, especialmente a jvenes, estudiantes, feministas, campesinas y campesinos, trabajadores y trabajadoras, defensores y defensoras de derechos humanos, etc. En este sentido, el ecosocialismo es una urgencia y una apuesta poltica no slo para salvaguardar a la naturaleza y la biodiversidad, sino para garantizar el sostenimiento digno de la vida de los seres humanos y no humanos que habitamos esta tierra.

Este llamamiento es solo el inicio en la conformacin de un Movimiento Ecologista Popular , un espacio amplio de acciones y debates alrededor de los temas tratados ms arriba con el objetivo de incidir en una transicin social, ecolgica, cultural hacia otro tipo de sociedad. Para esto, llamamos a las personas interesadas a juntarse con nosotras y nosotros, as como a militantes y organizaciones sociales y polticas a participar en el encuentro nacional que organizaremos los das 14 y 15 de diciembre en Quito.

Correo electrnico de contacto: [email protected]

Primeras firmas

Lisseth Castaeda

Matthieu Le Quang

Luis Medina

Sofia Torres

Christian Contreras

Bolvar Lucio

Adriana Meja

Diana Vela Almeida

Natalia Cordero

Gabriel Lucio

Melissa Moreano

Tamia Vercoutre

Gonzalo Criollo

Antonio Malo Larrea

Jeremy Rayner

Vernica Vivar

Mohamed El Khatib

Camilo Martnez I.

Andrs Romn Morales


Andrei Hidrovo

Joaqun Martnez

Valeria Snchez


Geovanna Lasso

Juan Sebastin Martnez

David Surez Ch.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter