Portada :: Conocimiento Libre :: Batalla por la informacin y espionaje global
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-11-2019

Callan por temor, no por ignorancia

Rodolfo Bueno
Rebelin


Qu hermoso sera el mundo si la sabidura condujera al hombre; lastimosamente, no es as, lo conducen personas que nunca escuchan porque son prepotentes, se creen infalibles y su ceguera espiritual les incapacita para conmoverse por el sufrimiento humano. Toman decisiones crueles e inmisericordes sin sentir remordimiento, ya que estn obnubilados y embrutecidos por la ruindad del medio que les rodea.

E sto explica las arbitrariedades cometidas contra Julian Assange, que intent cambiar e l planeta y arriesg su vida en el intento. H a hecho lo nadie hizo: desenmascarar al Complejo Militar Industrial de EEUU , que arrasa el mundo y con sus guerras deja tras de s una estela de muerte y desolacin. Hoy, e l fundador de WikiLeaks se encuentra preso e imposibilitado de ejercer su defensa para evitar que lo extraditen a EEUU, que lo ha declarado una amenaza para la seguridad nacional y le acusa de colaborar con el enemigo, por lo que podran aplicarle la pena de muerte o, en el mejor de los casos, la tortura, luego de que l e conden en a una larga prisin de hasta 175 aos.

Tod a esta tragedia se desarrolla a pesar de que Eva-Maria Persson, la fiscal sueca que conduc a la indagacin por el delito de violacin, supuestamente cometido por Julian Assange, inform ara : He convocado esta conferencia de prensa para anunciar que la investigacin contra Julian Assange fue cerrada, porque result evidente que los testimonios orales no son convincentes. La fiscal agreg que no prev interrogar al propio Assange, ya que su testimonio no ayudara a arrojar la luz sobre el incidente.

Tras este anuncio, Kristinn Hrafnsson, director de WikiLeaks, declar que ahora se debe priorizar la amenaza de la que Assange lleva aos advirtiendo: la persecucin agresiva por parte de Estados Unidos y la amenaza que esta constituye para la Primera Enmienda a la Constitucin de EEUU, que protege los derechos a la libertad de religin y a la libertad de expresin.

Por otra parte, ms de sesenta mdicos de Inglaterra, Australia y pases europeos enviaron una carta abierta a Priti Patel, Ministro del Interior ingls, en la que destacan que Julin Assange necesita ser trasladado a un centro mdico para que especialistas cualificados evalen su estado fsico-mental y advierten: Si no se realiza una evaluacin y un tratamiento urgente, tenemos verdadera preocupacin, basndonos en evidencia disponible, de que el seor Assange pueda morir en prisin. De igual manera se expresa John Shipton, padre de Assange, que rechaza abandonar Europa hasta no lograr la liberacin de su hijo: Har todo lo que pueda, no puedo sentarme y simplemente mirar lo que est sucediendo, recalc.

El primer acto de esta tragedia comenz cuando Ecuador traicion a Julin Assange, sin nada que lo justifique. Le debi proteger y no lo hizo, emiti un decreto para que sea ecuatoriano, para luego pregonar que era un problema heredado y que dicha medida era ilegal, por lo que se eliminaban sus efectos y se suspenda su nacionalidad, regla inexistente en la ley ecuatoriana.

Luego dijo que la situacin haba llegado a un punto en el que, soberanamente, daba por terminado el asilo a Assange , pues se volvi insostenible e inviable debido a la conducta irrespetuosa y agresiva de su organizacin, WikiLeaks, que transgreda la totalidad de los convenios internacionales, y a sus declaraciones en contra del pas, descorteses y amenazantes. Cmo si la Constitucin de Ecuador no garantizara a sus ciudadanos el derecho a expresar se libremente! La verdadera razn, asustar a los periodistas honrados, para que callen la verdad, y satisfacer la aspiracin al vasallaje total con que los esbirros del mundo creen servir mejor a la cloaca de Washington, clase poltica llamada as por el Presidente Donald Trump.

Ecuador hizo con Assange lo que ni las dictaduras militares ms perversas han hecho, no respetar el derecho de asilo y permitir que la polica extranjera arreste en territorio nacional a un refugiado poltico. Framente le entregaron a una jaura de lobos hambrientos, antes haban conv ertido su refugio en una celda de tortura rigurosa, que lo transform en un ser vetusto y enclenque, pese a contar con slo 47 aos de edad. Tal vez, esta mcula se borre cuando Assange sea declarado hroe de Ecuador y se le devuelva la nacionalidad arrebatada ilegalmente.

Luego de que le arrestaran se conoci que los fiscales Kellen S. Dwyer y Thomas W. Traxler, del Departamento de Justicia de EEUU, le acusan de conspiracin para cometer intrusin de computadora en complicidad con Chelsea Manning, al haber aceptado conseguir la contrasea de una computadora del gobierno de EEUU para obtener documentos clasificados, acusacin por la que Assange podra ser condenado a cinco aos de prisin, y a la que podran aadir el cargo de espionaje, por el que podra ser condenado a la pena mxima, si fuera declarado culpable.

Lo real es que Manning entreg a Assange 250.000 cables diplomticos, 400.000 documentos de la guerra de Irak, 490.000 de la guerra de Afganistn, cerca de 1.000 sobre los detenidos en la crcel de la Base Naval de Guantnamo y videos conocidos como asesinato colateral en Bagdad, en los que se ve disparar a periodistas de Reuters y civiles iraques desde un helicptero de EEUU.

Manning inform a Assange que otros documentos importantes estaban almacenados en el ordenador del Departamento de Defensa, pero que l no tena la clave de acceso, y le pregunt si se la poda conseguir. Assange no consigui la clave del computador mencionado y ahora es acusado de un delito que no cometi. Y si la hubiera conseguido, tampoco hubiera cometido delito alguno por tratarse de datos sobre actividades ilegales y no de informacin secreta; adems, todo buen periodista de EEUU podra hacer lo que hizo Assange, pues es protegido por la Primera Enmienda a la Constitucin de es t e pas, que prohbe la creacin de cualquier ley que reduzca la libertad de expresin o vulnere la libertad de prensa.

El delito de Assange es realizar bien el trabajo que la llamada prensa libre hace mal, calla o tergiversa, es decir, denunciar los crmenes que EEUU comete en la guerra contra el terrorismo : la detencin ilegal y brutal de inocentes en Guantnamo, las torturas y abusos cometidos en Irak y Afganistn, el pisoteo de la ley y el derecho internacional por parte del gobierno estadounidense y sus vasallos. Todo esto denunci Assange, por eso hoy su vida est en peligro.

En este caso, la verdad juega un rol importante. Cuando Daniel Ellsberg, ex analista de las Fuerzas Armadas de E EUU , entreg a diecisiete peridicos de dicho pas los llamados Pentagon Papers , un estudio relacionad o con la guerra de Vietnam sobre las decisiones del gobierno de Johnson, que el Pentgono haba clasificado de top secret, el The New York Times escribi: demostraron, entre otras cosas, que la administracin Johnson haba mentido sistemticamente, no solo al pblico sino tambin al Congreso, sobre un tema de inters nacional trascendente e importante. Vale la pena recalcar que la Corte Suprema permiti que el The New York Times publicara los Pentagon Papers, fallo que ha sido llamado el pilar moderno de los derechos de la Primera Enmienda con respecto a la libertad de prensa.

El caso de Assange es prcticamente idntico y, sin duda, ambos estn protegidos por la Primera Enmienda a la Constitucin de Estados Unidos. Ahora, tal como van las cosas, Assange tendra que esperar el milagro de que luego de su posible condena sea indultado por el Presidente Trump, que ojal no olvide que durante la campaa presidencial elogi el trabajo de WikiLeaks por ser increble y que amaba lo que esa organizacin haca. Ahora, todo depende de la buena voluntad del que gane la lucha por el poder entre el actual mandatario de EEUU y sus enemigos, tanto demcratas como republicanos.

Pero por qu callan los peridi co s Der Spiegel, Le Monde, El Pas, The New York Times y The Guardian , que usaron la informacin exclusiva facilitada por Assange y ganaron mucho dinero con sus denuncias para luego distanciarse de l? P or ignorancia? No, por miedo. Temen al monstruo en que se ha convertido la sociedad estadounidense, capaz de negar su propia Constitucin y las garantas que les otorgan sus leyes. Por eso no denuncian el pisoteo a la ley, al orden y al derecho internacional por parte del gobierno de EEUU y sus sbditos del planeta entero .

Olvida n que segn santo Toms de Aquino, La j usticia sin misericordia es crueldad y, segn Gandhi, La violencia es el miedo a los ideales de los dems.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter