Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-12-2019

Filosofando el siglo XXI

Mauricio Ramrez Nez
Rebelin


El 21 de noviembre se celebr el da mundial de la filosofa, esa que nos llena de preguntas ms que respuestas, partera de ideas e inspiracin del espritu. Existe desde tiempos inmemoriales, nace en ese instante en que el ser humano reflexiona sobre s mismo y su condicin, sobre los fenmenos que ve a su alrededor para tratar de dar alguna explicacin que le permita construir certezas y encontrar la sabidura. Ms all de ser un saber obsoleto o anticuado, como dicen muchas voces plagadas de ignorancia en nuestro tiempo, es una herramienta muy til y prctica para comprender el mundo desde mltiples enfoques.

La reflexin sobre las paradojas que rigen nuestra civilizacin es muy necesaria debido a los retos y posibilidades que tenemos en frente. Hace seis aos, escrib por primera vez un artculo para un medio de comunicacin en la seccin de opinin. Recuerdo que el artculo hablaba sobre los lmites del desarrollo en el siglo XXI, ah planteaba la preocupacin sobre el modelo econmico-productivo insostenible que tenemos actualmente, algo que respaldan los ltimos estudios cientficos realizados sobre la situacin ambiental planetaria.

Y es que, entre ms estudiamos lo que sucede en el planeta, nos entran dudas sobre el actual modelo y ritmo de vida que llevamos. En definitiva, el pensamiento anquilosado de gran parte de las ciencias sociales, de polticos, as como de diversos grupos de inters, que entienden la realidad de forma fragmentada y sin interconexiones entre una causa y otra, nos han hecho creer que vivimos an hoy bajo el mismo esquema de Guerra Fra, donde el tema izquierda o derecha es lo que desvive y preocupa. Aunque lo nieguen o piensen que no es as, las agendas de discusin poltico econmicas de los pases solo giran entorno a que si la explotacin del planeta y sus recursos va a desarrollarse en manos del estado o en manos del mercado.

Qu lamentable es ver esto, ya que en nuestros das la encrucijada que debera de ponernos a trabajar en conjunto como humanidad es la siguiente: extincin o supervivencia. Creo que esto es lo suficientemente fuerte como para filosofar el actual rumbo del siglo XXI. Esta lgica que nos parece muy racional pero no lo es, de robar a la naturaleza la mayor cantidad de materias primas posibles con el fin de convertirlas en bienes y mercancas para la venta y el consumo, sin importar en absoluto el impacto evidentemente negativo que acarrea para el planeta, as como para todo el resto de los seres vivos que en l habitan, es realmente una actitud suicida e irresponsable.

Ejemplifiquemos lo anterior, veamos brevemente un caso como el de Venezuela y Arabia Saudita, regmenes diametralmente opuestos en lo ideolgico, poltico, social y econmico. Sin embargo, a pesar de sus diferencias, eso es solo un tema de forma y no de fondo, para efectos de la madre tierra, ambos hacen igual dao, parten de la misma premisa extractivista: explotacin infinita de recursos naturales finitos. Al poseer las ms grandes reservas petroleras, estos ven al planeta como un medio del que pueden extraer todo recurso ubicado en sus territorios, como si no hubiese un maana, sin ms criterio que el econmico por encima de lo humano y ambiental.

Un querido profesor de la universidad, un da me narr una especie de alegora para hacerme entender mejor lo que implicaba la paradoja del desarrollo. Me deca: piense en Costa Rica all por el ao de 1860, en 11 km durabas de 2 a 3 horas de Heredia a San Jos en carreta, tenamos mucha naturaleza alrededor, no haba carreteras de asfalto, no exista el estrs ni la presin que el mundo de hoy impone, los ros tenan agua limpia y peces, no haba basura en las calles y mucho menos humo por motores de combustin. Ahora piense en la Costa Rica de 1985, el desarrollo trajo progreso, se construyeron grandes autopistas, y en vehculo, el traslado de Heredia a San Jos era cuestin de 15 a 20 minutos. Los frutos del desarrollo, quin los va a negar? Son tangibles y medibles, es algo claramente irrefutable. Ahora reflexionemos sobre Costa Rica hoy, especialmente en hora pico, otra vez 2 o ms horas de Heredia a San Jos. Esta ocasin en carro, las calles colapsadas, estrs al andar manejando mezclado con violencia, ros contaminados, algunas calles con basura y pocas zonas verdes en la ciudad.

Esta realidad la enfrentan todos pases del mundo, no solo Costa Rica, es un reto global frente al cual surgen preguntas como: Tambin es ello resultado de las bondades del desarrollo y el progreso? Tenemos ms calidad de vida realmente? Hay ms gente feliz de verdad? Antes de la revolucin industrial producamos energa entre otras cosas, con molinos de viento, hoy las energas renovables buscan de nuevo sistemas similares aplicando nuevas tecnologas y ms amigables con la naturaleza, acaso nos fallaron los clculos?

Esta crisis civilizatoria es una gran oportunidad para meditar sobre el sentido profundo de nuestra existencia y el devenir que hemos tomado como humanidad. Es ah donde la filosofa, de la mano de otros saberes juega su rol, ya que nos permite comprender la responsabilidad de volver a nosotros mismos y repensarnos, no en vano el orculo de Delfos, en la Grecia Antigua, tena plasmada aquella sabia frase: concete a ti mismo y conocers al universo y a los dioses. Pero cmo conocernos mejor? Muchas escuelas filosficas, tanto occidentales como orientales, plantean que un buen camino es a travs de aquellas preguntas radicales sobre el quin soy y el qu realmente es lo que me da sentido, lo que me llena y constituye una verdadera razn superior que trasciende la locura cotidiana y materialista en la que nos encontramos. Introspecciones que, adems, derivan en nuevos postulados tico-polticos, as como alternativas a la altura de la poca. Tampoco es que vamos a regresar a la Edad de Piedra o transportarnos en carreta.

La filosofa es esa gua que nos ensea a ver relaciones entre variables donde otros nos las ven, nos ayuda a comprender que no somos dueos de nada ms que nuestra existencia, y que sta es pasajera, que pertenecemos a la tierra y sta no nos pertenece, que nuestro deber es cuidarla no destrozarla. La aventura del pensamiento sin duda es algo indispensable en nuestros tiempos, porque si pensamos y nos cuestionamos constructivamente la realidad, el tiempo nos ir dando respuestas igualmente valiosas, como dice el dicho: si buscas, encuentras. Pero sin pensamiento, duda y meditacin, nos costar mucho ms atender y entender con certeza los grandes desafos del mundo, mismos que estoy seguro podemos resolver de una manera humanista, consciente y ecolgica.

Mauricio Ramrez Nez. Profesor de Relaciones Internacionales.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter