Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-12-2019

Meritoqu?

El cohete a la Luna

Despus de casi 70 aos en Estados Unidos se cuestiona la propia idea de la meritocracia


 

El gran mito neoliberal de la Meritocracia ha sido cuestionado all donde naci, por Paul Tough, en su libro The Years That Matter Most: How College Makes or Breaks Us y Daniel Markovits, en The Meritocracy Trap. Ambos libros son analizados en la revista The New Yorker por Louis Menand.

La reflexin surge a partir de dos problemas que ocupan en forma creciente la atencin, como la desigualdad de ingresos, cuyo punto de contacto es la educacin superior, que en Estados Unidos se supone basada en el mrito. Pero ocurre que el sistema educativo est reproduciendo las jerarquas de clase y estatus existentes, y la mayora de los beneficios se destinan a estudiantes privilegiados. Esto es lo que hace pensar que o funciona mal o es un enfoque equivocado.

Cuando comenz a utilizarse, en la dcada de 1950, el trmino tena una connotacin irnica. Indice de Inteligencia + esfuerzo era la definicin usual de mrito. Hoy, en cambio, ha devenido una imprecisa combinacin de habilidades cognitivas, talentos extracurriculares y cualidades personales socialmente valiosas, como liderazgo y actitud cvica. Se da por sentado que atributos ajenos al mrito, como el gnero, el color de la piel, la aptitud fsica y los ingresos familiares, no limitan la eleccin educativa.

En los Estados Unidos, la clasificacin educacional comienza muy temprano, cuando algunos nios de primaria son elegidos para programas especiales destinados a alumnos dotados y talentosos, contina en la escuela secundaria, donde algunos estudiantes son empujados a cursos vocacionales. Pero todos tienen derecho a la educacin primaria y secundaria. Hasta los 16 aos basta con presentarse.

Otra cosa sucede en la universidad, que es un cuello de botella. Hay que presentar una solicitud, hay que pagar, y la admisin ya califica o descalifica. Cuanto ms selectivo es el proceso de admisin de una universidad, mayor es el valor econmico del ttulo. Cuanto ms estrecha es la puerta de entrada, ms amplias son las oportunidades al salir.

La universidad, por su parte, califica a algunos estudiantes para los posgrados y la educacin profesional, que a su vez califican para el mercado laboral. As se forman redes de compaeros y amigos, que comparten intereses y habilidades y que pueden abrir puertas rentables.

Una comparacin crucial del artculo es entre alguien contratado por un pedido del pap o la mam, cosa que se considera indecorosa porque no se basa en el mrito, y alguien cuya contratacin proviene del contacto de un compaero o un ex alumno de la misma universidad, que no nos incomoda aunque tampoco sea meritocrtico. Se acepta que esas conexiones o las que un alumno haya hecho con sus profesores, estn entre los beneficios de ir a determinada universidad, como una recompensa por los propios mritos.

El rol de la educacin superior sobre las creencias, valores, gustos y caminos en la vida de las personas excede as largamente el de la familia y la comunidad local . La matrcula y la cuota crecieron cuatro veces ms que la inflacin entre 1980 y 2012, y pese a ello las inscripciones en la universidad y los posgrados siguieron creciendo. Eso es as porque la diferencia en los ingresos por el resto de la vida entre quienes tienen un ttulo universitario y quienes no es del 168%, y la de quienes hicieron un posgrado llega al 213%.

La inversin social en el sistema es enorme. Los subsidios y subvenciones a la educacin superior casi llegan a los 150 mil millones de dlares al ao, y a todos los niveles, tanto en instituciones pblicas como privadas, los 650 mil millones de dlares.

Hace cincuenta aos, la preocupacin por la meritocracia se centraba en la raza y el gnero. En 1965, la poblacin estudiantil en los colegios y universidades estadounidenses era 94% por ciento blanca y 61% por ciento masculina. En cierta medida, este problema est resuelto. Hoy, el 56% de los estudiantes estn clasificados como blancos no hispanos y el 42% de los estudiantes son hombres.

Un anlisis ms detallado sugiere que esta no es la victoria de la diversidad. Segn un informe del Centro para la Educacin y la Fuerza Laboral de la Universidad de Georgetown, la matrcula en las 468 instituciones mejor financiadas y ms selectivas es en un 75% blanca, mientras que la matrcula en lxs 32.000 colegios y universidades peor financiads est formada en un 43% por negrxs e hispanxs, un patrn de segregacin de facto que coincide con el de las escuelas pblicas del pas.

La diversidad racial tampoco coincide con la diversidad econmica. Las universidades ms selectivas tienden a elegir entre las personas ms prsperas de las minoras subrepresentadas.

La situacin era distinta medio siglo atrs. No haca falta ir a la universidad para tener un ingreso de clase media y los ingresos de los universitarios mejor remunerados no eran exorbitantes comparados con los de un trabajador promedio. Esto fue cambiando alrededor de 1980.

Hoy, por fin, los investigadores se preguntan si fracas su aplicacin o si el propio concepto de meritocracia no es un gran error.

Fuente: http://www.elcohetealaluna.com/__trashed-9/

 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter