Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-12-2019

Del 4-D a Andaluca viva, la visin de Isidoro Moreno

Ignacio Pato
Apuntes de Clase

Su voz es respetada y escuchada en la izquierda andaluza. Coorganizador del 4-D, firme defensor de una Andaluca erigida como sujeto poltico y estudioso de la cultura popular. Hablamos con el antroplogo Isidoro Moreno.


Isidoro Moreno (Sevilla, 1944) es un histrico de la izquierda soberanista andaluza. Fue, como secretario general del Partido del Trabajo de Andaluca, uno de los organizadores de la masiva manifestacin del 4 de diciembre de 1977, cuando dos millones de andaluces y andaluzas salieron a la calle en demanda de mayores poderes de decisin para el pueblo andaluz, en uno de los hitos de protesta popular de la Transicin. Fue casi al final de un ao especialmente duro, con elementos de extrema derecha uniformados o no que campaban con total impunidad y cuya violencia reaccionaria aquel da, en Mlaga y por disparos de la polica armada, seg la vida de Manuel Jos Garca Caparrs. Moreno, catedrtico emrito de Antropologa Social en la Universidad de Sevilla y uno de los promotores de la plataforma Andaluca Viva que se manifiesta este domingo en Crdoba habla claro sobre lo que Blas Infante llamaba dolores de Andaluca.

Usted fue uno de los organizadores de la manifestacin del 4-D. En alguna ocasin ha recordado que algunos de los lderes polticos de la cabecera no se saban la letra del himno andaluz. Aquel da el protagonismo fue del pueblo y no de los organizadores. Cmo explica aquel desborde popular?

La manifestacin fue una tremenda sorpresa. Agradable, evidentemente, porque aunque la convocatoria era de partidos polticos, la gente efectivamente desbord la previsin. En Sevilla, estbamos un rato antes en la explanada del Prado de San Sebastin y veamos verdaderos ros de gente bajando por el antiguo puente de la Enramadilla, de los barrios populares del este de la ciudad, gente con sus propias pancartas hechas en casa. Fue un estallido popular que desminti los sesudos anlisis de supuestos expertos que muy pocos das antes decan que en Andaluca no exista conciencia de identidad. Andaluca tena gravsimos problemas sociales: renta, desempleo, la migracin. Eso emergi y se encauz con la reivindicacin de la autonoma. En aquel momento no se saba en qu poda consistir la autonoma, ni siquiera haba Constitucin, pero se saba instintivamente que hacan falta instrumentos de gobierno para transformar la situacin. Eso explic el xito en ciudades, cabeceras de comarca y, no lo olvidemos, tambin en Catalua, en la que en aquel momento llambamos novena provincia andaluza, que era Barcelona, donde hubo cientos de miles de andaluces en las calles apoyados por grupos polticos catalanistas.

Habla de ros de gente desde los barrios populares. Qu factor de clase tuvo el 4-D?

El andalucismo poltico ha sido desde la segunda mitad del siglo XIX, y lo sigue siendo hoy, un movimiento claramente de izquierdas. Por una razn que tiene que ver con las estructuras sociales de Andaluca. Aqu la oligarqua abraz clarsimamente el centralismo. Las grandes fortunas andaluzas, ligadas a la propiedad de la tierra sobre todo, nunca han estado interesadas en que Andaluca se convierta en sujeto poltico. La oligarqua andaluza forma parte del bloque de poder central del Estado espaol y jams le ha interesado Andaluca. En Andaluca no puede existir otro nacionalismo o soberanismo con planteamientos de transformacin social. En otros territorios del Estado espaol s han existido y existen otras variantes de derechas. En Andaluca es imposible por la propia estructura social, porque a quin le interesa tener instrumentos de autogobierno? Quienes se benefician del mantenimiento de la situacin dramtica de la mayora del pueblo andaluz ya tienen su instrumento, que es el Estado central.

El himno de Blas Infante se estren pblicamente en la Alameda de Hrcules una semana antes del golpe franquista. Su primera grabacin histrica tuvo que esperar precisamente hasta el 77, gracias a Carlos Cano. La Andaluca del Frente Popular estaba ya proyectando su Estatuto de Autonoma en 1936.

Efectivamente, si no se hubiera producido el golpe militar fascista del 36, antes de terminar ese ao Andaluca habra tenido ya estatuto. Estaba convocada para septiembre la reunin final de aprobacin del texto que se llevara a las Cortes y se pasara a referndum ese mismo ao. Menos de un ao despus de aprobarse el Estatuto el 28 de Febrero de 1980, tuvimos el golpe de Tejero y Armada, que no fracas tanto como se dice y consigui desacelerar el proceso autonmico de todo el Estado. Tuvimos, y tenemos, un estatuto recortado en cuanto a competencias. Algunos creemos que estos 40 aos de autonoma han sido de desencanto.

El pueblo andaluz se ilusion enormemente el 4-D y lo ratific el 28-F, pero luego constat que el marco poltico se convirti casi en un rgimen que no ha servido para transformar Andaluca, para encarar la dependencia econmica ni para superar la subalternidad poltica. Se sigue degradando y folclorizando nuestra cultura. Eso ha producido la desafeccin de un pueblo anestesiado por la propaganda poltica y cultural del nacionalismo espaol de Estado y por la ideologa neoliberal. Algunos pensamos que la tarea fundamental en este momento es despertar a Andaluca, que vuelva a autorreconocerse como pueblo y reafirme su identidad como sujeto poltico que tiene derecho a decidir sobre sus propios problemas, que son los mismos de hace cuarenta aos y que hace cuarenta aos eran los mismos que aquellos a los que Blas Infante llamaba dolores.

Cules son esos dolores?

Lo fundamental es tratar de analizar las causas de la situacin. Los sntomas son evidentes. Uno de cada tres andaluces en edad de trabajar est en desempleo. La emigracin contina, la diferencia es que en los aos sesenta se emigraba con una maleta de cartn liada en una soga y ahora llevan debajo del brazo un ordenador porttil. En gasto por habitante en salud o educacin estamos a la cola. Nuestra economa ha acentuado su carcter extractivista, y por tanto erosionador del territorio. De los tres pilares econmicos, dos de ellos siguen siendo como en los tiempos de la Btica romana: la minera y la agricultura de exportacin. La tercera es el turismo, convertido en un monocultivo.

A nivel poltico, Andaluca no pinta nada. Hay 61 diputados y diputadas, pero yo me preguntara cuntas veces los problemas de Andaluca han sido planteados en las ltimas legislaturas. Mientras, la Junta ha estado en situacin de rgimen unipartidista, aunque fue apuntalado por el extinto Partido Andalucista, Izquierda Unida o Ciudadanos. Siempre que le ha hecho falta ha encontrado un partido manijero. Al partido de ese rgimen basado en el clientelismo con resultados de corrupcin, como hemos visto estos das, no le ha interesado Andaluca ms que como trampoln para ganar las elecciones generales y estar en La Moncloa. Los propios lderes de ese partido han estado en cargos en Andaluca con la mirada puesta a saltar hacia Madrid. La subalternidad es muy grande, acompaada de ese cloroformo a toneladas que ha sido durante dcadas Canal Sur, que ha sido una vergenza en un noventaymucho por ciento de su programacin.

Dnde est el espritu de 4-D?

No hay que confundir la conciencia andaluza con la mayor o menor existencia de alternativas electorales. Aqu influye la trayectoria que un partido llamado andalucista tuvo y la falta de credibilidad que logr muy pronto. Eso es un lastre. La cuestin es que en Andaluca hay importantes movimientos sociales, mareas, coordinadores de sectores, etctera, a las que en la mayora de casos les falta un anclaje poltico, y la suficiente percepcin de que la transformacin necesaria de Andaluca no puede tener una desembocadura positiva si no se tienen instrumentos polticos para ello.

Siempre ha habido grupos que conservan el espritu del 4 de diciembre, pero algunos, como los impulsores de la plataforma Andaluca Viva, creemos que la labor es propiciar las confluencias de movimientos sociales con el planteamiento poltico de que Andaluca debe tener los instrumentos para dar respuesta a esas reivindicaciones, fusionarlas con la de autogobierno. Algunos creemos que eso implica ahora mismo el soberanismo, la reivindicacin de que Andaluca tiene derecho a decidir por s misma. Lo fundamental ahora es despertar de la anestesia de la ideologa neoliberal individualista que ha atacado lo comunitario, que en Andaluca sigue siendo importante, y la propaganda del nacionalismo espaol, que siempre ha usado a Andaluca como mascarn de proa del espaolismo frente a reivindicaciones de otros pueblos con los que algunos andaluces nos hermanamos y solidarizamos.

La irrupcin institucional de Vox comenz con su entrada en un parlamento, el andaluz, que a la vez denosta como lo hace en general con la autonoma. En el 4-D la mayor oposicin a la verdiblanca la mostraban fascistas como Fuerza Nueva. De qu manera est conectado el antiandalucismo con la extrema derecha?

Bueno, el antiandalucismo no es un monopolio de la extrema derecha. Lamentablemente, hay muchos partidos que mantienen una posicin parecida. La negacin de Andaluca como sujeto poltico nacional la comparten la derecha y los partidos denominados de izquierdas. Es general en todo el espectro poltico espaol. La extrema derecha est contra el Estado de las autonomas y por un centralismo feroz. Yo creo que ese Estado est agotado, hay que rehacerlo, en el sentido de superarlo. En Andaluca existe, en muchos mbitos de la izquierda, un desconocimiento y una incomprensin de la especificidad andaluza. Yo mismo tuve, a finales de los setenta, alguna polmica con algunos intelectuales del PCE de entonces, que negaban la existencia poltica de Andaluca con el argumento de que donde haba tanto problema social no poda haber identidad cultural ni poltica. Esa barbaridad la siguen manteniendo organizaciones de izquierda. Este es uno de los obstculos fundamentales.

La andaluzofobia va a ms o remite?

Los instrumentos que ha tenido la Junta de Andaluca o el PSOE, porque hay gente que tiene 45 o 50 aos que no vivi otro rgimen que el pesosta, los medios que deberan haber mostrado la verdadera Andaluca, hicieron propios los tpicos. Tomaron por bandera los estereotipos ms humillantes para Andaluca. Mucha gente, al verse reflejada de una determinada manera, puede creer que son as, eso es terrible. Eso mientras desde fuera hay polmicas como la de la serie La Peste porque no se entenda cmo hablaba la gente. Daba la casualidad de que la mayora de actores hablaban como hablamos los andaluces, que no es como se habla en Valladolid. Lo peor es que desde dentro se interioricen estereotipos, eso ha hecho mucho mal.

Usted es de izquierdas, sevillista y cofrade. Como antroplogo ha estudiado a fondo la Semana Santa. Le ha dejado la izquierda a la derecha, a todo el espectro reaccionario, manifestaciones de la cultura popular como el ftbol o la Semana Santa?

Pertenezco por tradicin familiar a una cofrada de Semana Santa, yo no me definira exactamente como cofrade. Creo que existe, de manera bastante generalizada, un dogmatismo ortodoxo de izquierda que simplifica la realidad y que tiene especiales dificultades para entender las manifestaciones populares. Creo que tiene que ver con el dficit tradicional del marxismo ortodoxo consistente en su minusvaloracin de las identidades nacionales y el gnero, ese creer que todo puede explicarse en las coordenadas de clases sociales ntidamente separadas. Eso dificulta tremendamente entender la realidad.

Con respecto a algunas fiestas populares andaluzas, si entendemos que esos hechos son religiosos y punto, estamos dando la razn a la interpretacin que los poderes dominantes hacen de esas manifestaciones. La cultura andaluza ha hecho que haya oposiciones simblicas a la realidad social en mbitos festivos. La simplificacin de la realidad es dejar ese terreno vaco y regalrselo a las interpretaciones reaccionarias, las que van en direccin de fortalecer el poder. El primer alcalde republicano de Sevilla era el hermano mayor de la cofrada a la que pertenezco, la de los Negritos, que antiguamente fue de esclavos. No es cierto que en estas asociaciones todo haya sido desde siempre derecha dura. La pluralidad es mayor de la que parece, aunque actualmente son preocupantes los vientos integristas que corren en esos mbitos. Estoy absolutamente en contra de regalar terreno de interpretacin de hechos, relaciones sociales o fiestas al pensamiento reaccionario.

Cmo ve la Andaluca de 2020?

La Andaluca de hoy, en vsperas de la tercera dcada del siglo, se encuentra en situacin crtica. Hay dos caminos, seguir transitando a la desidentificacin, hacia la acentuacin de ser una colonia interna de Espaa, o reactivar la conciencia de pueblo, de que pertenecemos a un pas, Andaluca, que es un sujeto poltico nacional con gravsimos problemas por el papel que se le adjudic en la divisin internacional del trabajo. La juventud en esto tendr necesariamente un papel muy importante. Eso s, con el hndicap del desconocimiento generalizado de nuestra propia historia y cultura. Eso ha estado planificado desde los organismos de la Junta. En nuestros colegios, el Da de Andaluca, que el rgimen pesosta cambi del 4 de diciembre al 28 de febrero, se celebra con lo que llaman un desayuno andaluz. Es decir, que le dan a los nios pan con aceite, y con algunas excepciones eso es lo que en la mayora de centros escolares se sabe de Andaluca.

Fuente: http://apuntesdeclase.lamarea.com/protagonistas/del-4-d-a-andalucia-viva-la-vision-de-isidoro-moreno/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter