Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-12-2019

Cmo se inserta el feminismo en una sociedad socialista?

IPS

Mirar la economa con enfoque de gnero, la organizacin colectiva del espacio domstico y la responsabilidad del cuidado son preocupaciones de jvenes marxistas cubanos.


En el privado estudio taller La Marca, en la Habana Vieja, un grupo de jvenes, en su mayora estudiantes universitarios y hombres, analizaron los pendientes de gnero en sociedades como la cubana, que siguen preceptos marxistas.

El encuentro realizado durante los 16 das internacionales de activismo por la no violencia hacia mujeres y nias, forma parte de las acciones de Trinchera Abierta, una iniciativa autnoma que desde diciembre de 2017 promueve un dilogo plural y sin dogmas sobre problemas actuales de las ciencias sociales y el pas, desde posiciones marxistas.

A pesar de lo disperso de concepciones feministas dentro del marxismo clsico, o ms bien de ideas que refieran a cuestiones de mujeres, para el grupo an se pueden encontrar pautas esenciales con las que mirar este asunto en la nacin cubana, de gobierno socialista desde 1961.

Feminismo y cuidados

El debate fue guiado por Mario Castillo, profesor de historia e integrante del independiente Centro Social y Biblioteca Libertaria ABRA, en el capitalino reparto Lawton.

Con el ejemplo de Clara Zetkins (1857-1933), una poltica alemana de ideologa comunista, los jvenes vuelven a preguntarse qu significa el socialismo para las mujeres, y cmo responde o podra responder este sistema social a sus necesidades especficas.

La institucionalizacin colectiva de los espacios domsticos, que en la antigua Unin Sovitica tuvo algunos precedentes valiosos con las lavanderas comunitarias y los crculos infantiles (guarderas estatales), abri una de las lneas del debate.

Muchos de estos programas han sido replicados en la isla caribea. Sin embargo, la situacin de los crculos infantiles en el pas, con escasas plazas y malas condiciones constructivas, ha sido el centro de intensos cuestionamientos pblicos.

Por otra parte, a quin corresponde el cuidado de los ancianos y enfermos?, cuestionaron los jvenes.

En Cuba, donde el envejecimiento alcanza a 20,1 por ciento de la poblacin de 11,2 millones de habitantes, la responsabilidad del cuidado recae mayormente (ms de un 85 por ciento) en mujeres jubiladas o mayores de 40 aos.

Segn estudios, el cuidado sin las redes de apoyo necesarias implica un considerable deterioro fsico y mental de quien se encarga.

Castillo ejemplific la experiencia de los llamados estados de bienestar de postguerra en Europa, donde el Estado benefactor asume esta tarea y que en muchos casos resulta en una individuacin y aislamiento. Esta no puede ser tampoco la solucin, coincidieron los participantes.

Para el historiador, la vida cotidiana debe estar al centro del proceso emancipatorio y es necesario colocar la experiencia individual dentro del tejido poltico para responder interrogantes de este tipo.

Mirar desde esa dialctica que ensea el marxismo, la relacin entre produccin y una reproduccin de la vida que no sea asfixiante, propone Castillo.

En la economa

El enfoque de gnero dentro de la economa es una deuda todava y requiere anlisis y nuevas polticas pblicas en el pas.

La tasa de actividad de la economa registra la relacin entre personas en edad laboral y aquellas econmicamente activas. En Cuba esta tasa en las mujeres es de 49,5, mientras la de los hombres alcanza un 76,9 por ciento, segn datos de la Oficina Nacional de Estadsticas e Informacin.

Pero qu se considera trabajo dentro de las normas de la economa?, propuso Joel Marill Domenech, estudiante de Economa.

Y remarc que persiste el concepto, segn las reglas del capital, que economa es aquello que produzca valor. En esta ecuacin, insisti, no se considera lamentablemente el trabajo domstico.

Sin embargo, cunto debe un hombre de sus ingresos a la mujer que se queda en la casa?, analiz. El reto est en enfocar medidas econmicas de proteccin a las mujeres, dice Marill, sobre cuestiones de las polticas para la igualdad.

Los estudiantes coincidieron en la necesidad de abrir ms ese debate.

Entre las razones de por qu an no se extienden este tipo de interrogantes en la sociedad cubana, es porque no hay un liderazgo visible que inserte y empuje por estos temas, enunciaron los universitarios.

Hay un relato dominante sobre las mujeres en Cuba que est en manos de la Federacin de Mujeres Cubanas, al resto se ha omitido, consider Castillo.

El movimiento feminista est poco visibilizado, desconectado, existen pocas interacciones entre territorios, y esa falta de conexin conduce a una falta de pertinencia, opin el ponente del encuentro.

Quizs la respuesta estara en una mayor articulacin de iniciativas con enfoque de gnero, concluyeron los participantes.

Fuente: http://www.ipscuba.net/politica/como-se-inserta-el-feminismo-en-una-sociedad-socialista/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter