Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-12-2019

La cruzada de nios de Greta dirigida a la privatizacin de la naturaleza

Nazann Armanian
Pblico


La activista sueca Greta Thunberg, antes de su intervencin la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York. EFE/Justin Lane

Cuentan que, en la Europa medieval, un chaval de 10 aos llamado Nicholas se present como enviado de Dios, reclutando a decenas de miles de nios con el fin de conquistar Palestina, la Tierra Santa. Ninguno lleg, obviamente: murieron de hambre, de enfermedades o fueron traficados por los adultos. Los yihadistas tambin reclutan a los nios, no solo como su carne de can o para limpiar campos de minas antes de que crucen los adultos, sino para avergonzar a los hombres que se niegan a ir a matar a otros.

Hoy, en la era de la globalizacin, una tropa universal de menores, dirigida por Greta, la adolescente de cara angelical, con su tono de predicador y con la seguridad que da el estar respaldada por una fuerza sobrenatural que deja mudos a los poderosos mandatarios adultos del mundo, nos transmite el sagrado mensaje del IPCC, el alias de la nueva divinidad llamada Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climtico. El Fin del Mundo ya tiene fecha: ser dentro de 11 aos (y unos meses) si la humanidad incrdula no sigue sus instrucciones.

En la misin de la nueva superherona, cuya carrera meterica la ha convertido en la rival del mismsimo Trump para recibir el Nobel de la Paz (premio que es una inversin en alguien para que juegue un papel en el futuro; Donald ya es pasado), se destacan dos cuestiones: 1) el fenmeno de la Generacin Z, y 2) los intereses que ella o Jamie Margolin, su colega estadounidense, representan.

La Generacin Z

Ser joven, rico y guapo es una virtud en la sociedad capitalista. En la mente de Greta, los mayores, que son parte del problema del calentamiento global, no pueden ofrecer soluciones. Pero, cmo unos nios que ni han terminado la escuela y no son investigadores de nada se atreven a dar lecciones al mundo adulto y menospreciar el conocimiento y la sabidura (que slo se consigue a golpe de aos) de millones de expertos en la lucha de clases, del feminismo, de la sociologa de la pobreza, o del complejo funcionamiento del poder? Si ella hubiera odo algo sobre la primera cientfica que habl del efecto invernadero, la feminista y mayor Eunice Foote (1819-1888, EEUU), por ejemplo, hubiera elaborado un discurso algo humilde, adems de coherente y lgico.

Los nios digitales o la Generacin Z , nombre dado en EEUU a los nacidos entre 1995 y la dcada de los 2000, y cuya caracterstica es el uso de la tecnologa e internet, se han convertido en actores sociales por: a) ser el 40% de los consumidores en las potencias mundiales y el 10% en el resto del mundo, estando en el centro de las polticas de mercado de las empresas; b) ser una generacin programada no para pensar sino para consumir y seguir a alguien, y c) por la influencia que tienen en el gasto familiar, debido a su conocimiento digital, que adems les da un estatus de poder.

Ella se equivoca al afirmar que el cambio climtico es el principal problema de la humanidad: se trata solo de una de las consecuencias de un sistema econmico-poltico llamado capitalismo que hoy y ahora ha convertido en un infierno la vida de la mitad de los habitantes de la Tierra, que padece pobreza, que muere en las guerras de rapia, o en las minas de diamantes y coltn! Mienten las encuestas en EEUU cuando indican que el cambio climtico ya es la principal preocupacin de los ciudadanos: que un pas donde 45 millones de personas viven en el umbral de la pobreza, sufre un profundo racismo contra la poblacin no blanca y una violencia social que es nica entre los pases occidentales, donde medio milln de sus mujeres son vctimas de agresiones sexuales y rapto, pierde el sueo por el deshielo del rtico? En serio?

Condenar el consumismo sin situarlo en el lugar y el tiempo es populismo: un estadounidense medio gasta casi 2.000 veces ms agua que un residente en Senegal.

Thunberg reprocha a los polticos que la contaminacin le ha robado la infancia, no sabemos cmo, pero su movimiento elitista no habla de cientos de millones de nios y nias a quienes les roba la infancia el ser explotados en los talleres oscuros y hmedos, recibiendo a cambio un solo plato de comida al da; por ser vctimas de las guerras de rapia y sus consecuencias ms brutales ; ser traficados por la megaindustria de pornografa en un capitalismo que lo convierte todo incluido a los fetos y nios en una mercanca.

Las soluciones de la pequea Greta

Ya tenemos todos los hechos y soluciones afirma la joven y todo lo que tenemos que hacer es despertar y cambiar.

Los defensores de Greta pueden desmontar los argumentos de la derecha negacionista, pero no son capaces de responder las preguntas del ecologismo progresista.

Los nios como ella desconocen que el capitalismo depende del crecimiento, y este se consigue reduciendo los gastos, explotando ms y ms a los seres humanos y a la naturaleza y destruyendo a ambos, aumentando los beneficios. Tampoco saben que la acumulacin de capital es el ncleo del sistema que pretenden reformar, y que las compaas privadas para crecer, e incluso para existir, deben apartar y/o devorar a sus competidores gastando cada vez ms los recursos pblicos. Un sistema que ha feminizado la pobreza o que fuerza a millones de personas huir de sus tierras, porque unas compaas o estados quieren robar sus recursos, genera graves desequilibrios ambientales. Es imposible salvar la Tierra sin reducir la pobreza y luchar contra la desigualdad, sin el empoderamiento de las mujeres, la proteccin de los derechos de los animales, o sin impedir que el Sur Global se convierta en el basurero tecnolgico de los ricos caprichosos, esos jvenes que cambian de mvil como de camisa, sin preguntarse de dnde viene su batera, y a dnde va el aparato que an no est obsoleto.

Obviamente, ningn movimiento de esta envergadura llamado Nuevo Poder es espontneo, ni hay nada nuevo en esta otro peligroso movimiento de masas.

A quines beneficia?

Al imperialismo climtico: la Cuarta revolucin industrial del complejo industrial busca un New Deal Verde. Y lo busca a travs del Instituto de Gobernanza de los Recursos Naturales que pretende sacar 100.000 millones de dlares de las arcas pblicas de todos los pases del mundo para salvar el capitalismo tindolo de verde. Y tiene mucha prisa, de ah la emergencia : presiona para desregular el sector , conseguir la autorizacin para explotar an ms los recursos naturales, y la financiarizacin- privatizacin ms grande de la naturaleza jams realizada, y as poder atraer a los inversores con fines especulativos. Y estn apropindose de ms tierras arboladas y el agua de todos los continentes produciendo biomasa para energa, destrozando las selvas y la biodiversidad de aquellos espacios. Ganaran con el endeudamiento de los pases pobres, que se vern obligados a comprar la biotecnologa verde (coches elctricos, turbinas elicas, etc.).

A la industria nuclear: Greta desea alinear Suecia con el Acuerdo de Pars , cuando este acuerdo otorga a la energa nuclear el papel de mitigar el cambio climtico, y as reducir el CO2 a gran escala. 

Al Instituto Global de Captura y Almacenamiento de Carbono (IGCAC), que impulsa biotecnologa para lanzar emisiones negativas, operacin para la cual consumir una ingente cantidad de combustible fsil. Tiene preparado unos 3.800 proyectos que permitirn a la industria petrolfera, por ejemplo, seguir esparciendo carbono por la atmsfera. La energa fsil es tan rentable para sus empresarios que para obtenerla han matado a millones de personas, han destrozado la vida animal, arrasando bosques, contaminando aguas. Segn el ambientalista Ernest McKibben Un barril de petrleo, actualmente de unos 70 dlares, proporciona la energa equivalente a unas 23.000 horas de trabajo humano . La justicia climtica es incompatible con un capitalismo que est basado en el nimo de lucro y a cualquier precio. 

A las megafundaciones de apariencia filantrpica, corporaciones que controlaron los negocios de energa, y polticos hipcritas. El Primer Ministro de Canad, Justin Trudeau, un entusiasta de la joven sueca, cuyo gobierno compr con el dinero pblico el oleoducto Trans Mountain por 45.000 millones de dlares, los gobiernos europeos que siguen vendiendo ilegalmente armas a los pases en guerra, Google que sigue invirtiendo en las compaas que niegan el cambio climtico, o la industria de los combustibles fsiles, que dedica slo el 1% de sus inversiones a energa baja en carbono, pero depositan 50.000 millones de dlares en nuevos proyectos de exploracin de petrleo y gas. El objetivo de MacArthur Fundation (2010) es, por ejemplo, acelerar la transicin a la economa circular. Adems de donar diez millones de dlares a Climate Nexus, es la que dirigi, junto con otros lobbies del capitalismo verde (Avaaz, 350.org, Extinction Rebellion, etc.) la Marcha Popular del Clima del 21 de septiembre de 2014. Otras empresas como Ikea, el promotor de compra, tira y vuelve a comprar , que ha convertido sus tiendas en el lugar del paseo de las familias, o Avaaz, la red dirigida a cambiar mente y corazones en todo el mundo, o Johnson & Johnson -que ha tenido que pagar mil millones de dlares a veintids mujeres por el cncer de ovarios que causaron sus productos, ganan dinero y prestigio. 

A la oenegeizacin de la militancia poltica de los jvenes, neutralizando los movimientos ecologistas autnticos, y sustituyendo la conciencia de clase por un asunto gris de masas ajeno a la causa comn de la humanidad. 

Al complejo industrial-militar gracias a la omisin de este movimiento que borra el factor guerra de las Marchas Verdes, ni menciona las cerca de 18.000 bombas nucleares que amenazan la vida en el planeta, ni el hecho de que Donald Trump tras romper los dos histricos acuerdos nucleares con Irn y Rusia no solo ha sugerido al Pentgono aumentar hasta diez veces el arsenal nuclear, sino que ha insinuado el uso de estas bombas contra Irn y Afganistn .

Estas personas pretenden cambiarlo todo, para que todo siga igual: Malala Yousafzai, la muchacha paquistan, recogi el Nobel de la Paz en 2014, despus de haber recibido varios disparos de los Taliban (grupo anticomunista armado por la CIA) cuando tena catorce aos por defender la alfabetizacin de las nias en su pas Pakistn. Hoy, su pas sigue siendo uno de los peores del mundo en esta materia.

Cmo se salva el planeta, de verdad?

Cuando Marx llam la Ruptura metablica a la desconexin entre la humanidad y el resto de la naturaleza generada por la produccin capitalista, y la ruptura irreparable en el proceso interdependiente del metabolismo social, estaba sealando que la destruccin de la naturaleza es inherente al capitalismo.

Slo un sistema de produccin dirigida a satisfacer las necesidades humanas, siempre en su vinculacin con los derechos del resto de la naturaleza, que no a las ganancias de unos cuantos, puede impedir el apocalipsis. Y esto se consigue con la propiedad pblica sobre la tierra, la industria, los grandes bancos, corporaciones, y servicios y un control democrtico sobre el poder, que en vez de promocionar coches elctricos particulares, por ejemplo, proporcione el transporte pblico gratuito, el uso de la energa solar y elica, entre otras medidas.

La justicia climtica es anticapitalista o no lo es.

Fuente: https://blogs.publico.es/puntoyseguido/6142/la-cruzada-de-ninos-de-greta-dirigida-a-la-privatizacion-de-la-naturaleza/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter