Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-12-2019

Sobre la violencia hacia la mujer en El Salvador

Laura Dubn
La Tizza


En los das recin pasados, justo para cerrar el mes de la niez salvadorea, el Estado salvadoreo fue protagonista de un hecho ms de violencia contra las mujeres, esta vez, se trat de una nia de 10 aos, que sufri una agresin sexual por parte del magistrado Jaime Escalante, para quien la defensa argument que los supuestos hechos no constituyen delito sino una falta, apenas castigada con una multa, porque el tocamiento no pone en riesgo la intimidad o libertad sexual de la persona, la Cmara Primero de lo Penal accedi ante esta resolucin y ahora el caso pas a apelacin en la Sala de lo Penal.

Si bien el magistrado sali librado del juicio, no fue as en el escarnio pblico, al darse la sentencia se puso el grito en el cielo y las opiniones de la sociedad civil no tardaron en llegar, tanto de posturas en contra hasta posturas a favor. Las primeras organizaciones en pronunciarse fueron las mujeres y feministas que sealaron la violacin a la proteccin de los derechos de la niez y la impunidad de la que gozan los funcionarios pblicos, mientras que las instituciones encargadas de velar por los derechos de la niez (CONNA), apenas se pronunciaron despus de dos das de la sentencia y con un comunicado mal elaborado y que luego de una hora eliminaron de sus redes sociales oficiales.

En consecuencia de esta sentencia se dio lugar a otras expresiones y amenazas de violencia contra las mujeres, algunos hombres hicieron un llamado a tocar los genitales de la esposa del magistrado, bajo el argumento de que no es un delito, dando no solo pie a la revictimizacin sino tambin a la provocacin y perpetuacin de este tipo de delitos que adems refleja la cosificacin en la que viven las mujeres salvadoreas.

Por otra parte, en la Ley de Proteccin Integral de la niez y adolescencia (LEPINA), en su Artculo 12. Principio del inters superior de la nia, nio y adolescente, pone de manifiesto que la consideracin de este principio es obligatoria para toda autoridad judicial, administrativa o particular, en lo relativo a asegurar su desarrollo integral y el disfrute de sus derechos y garantas. Al igual que en su artculo 14. Principio de prioridad absoluta, seala que el Estado debe garantizar de forma prioritaria todos los derechos de la niez de la adolescencia mediante su preferente consideracin en la polticas pblicas (), la prestacin de auxilio y atencin en situaciones de vulnerabilidad y en cualquier otro tipo de atencin que requieran, en el artculo 37. Derecho a la integridad personal, articulo 38. Proteccin frente al maltrato, articulo 46. Derecho al honor, imagen, vida privada e intimidad, articulo 55. Proteccin frente al abuso y explotacin sexual, y adems en la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para la Mujeres define en el artculo 9, literal f, la violencia sexual es toda conducta que amenace o vulnere el derecho de la mujer a decidir voluntariamente su vida sexual, comprendida en est no solo el acto sexual sino toda forma de contacto o acceso sexual, genital o no genital, con independencia de que la persona agresora guarde o no relacin conyugal, de pareja, social, laboral, afectiva o de parentesco con la mujer vctima. Y el artculo 10, literal b que detalla la modalidad de la violencia institucional y el art. 47. Obstaculizacin al acceso a la justicia. Todo lo anterior establece las garantas suficientes para una resolucin a favor de la nia y no del magistrado.

Es claro que la justicia salvadorea es como la serpiente, solo muerde a los pies descalzos, pues es un hecho que la violencia de gnero y de clase no es ninguna exageracin, se vive y respira cotidianamente en los hogares y hasta en las instituciones pblicas, apenas un 10% de casos de violencia contra las mujeres llega a tener una resolucin judicial, lo que no significa que sea a favor de las mujeres.

Paradjicamente, la LEPINA establece varas garantas en cuanto al embarazo precoz, que en todo caso constituye una violacin sexual por tratarse de una menor incapaz, pero curiosamente ello no genera tanta indignacin en la poblacin como para pedir reformas de ley y la despenalizacin del aborto. Un asunto de doble moral y justicia patriarcal para un Estado altamente machista porque la prctica sistemtica de violaciones de los derechos de las mujeres y de la niez ha acompaado la justicia salvadorea desde el siglo pasado.

Fuente: http://medium.com/la-tiza/sobre-la-violencia-hacia-la-mujer-en-el-salvador-e4c6a95df7f5

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter