Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-12-2019

La guerra de Estados Unidos contra personas indefensas
Las sanciones perjudican a una tercera parte de la poblacin del mundo

Sara Flounders
Workers World

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos


La forma ms insidiosa y omnipresente de guerra moderna emprendida por la accin coordinada de Wall Street y el Pentgono pasa muy desapercibida y sin que se le haga frente. Este ataque calculado est haciendo retroceder dcadas a los progresos logrados en los mbitos de la atencin sanitaria, los sistemas de saneamiento, la vivienda, las infraestructuras esenciales y el desarrollo industrial en todo el mundo. Se ataca a casi cada pas en desarrollo que intente ofrecer a su poblacin algn tipo de programas sociales.

El imperialismo estadounidense y sus socios menores han convertido el estrangulamiento econmico en un arma devastadora. Las sanciones en manos de las potencias militar y econmicamente dominantes provocan actualmente ms muertes que las bombas o las armas. Este arma frena el crecimiento de millones de personas jvenes y provoca emigraciones desesperadas que desplazan a decenas de millones de personas.

"Un crimen contra la humanidad"

Las sanciones y los bloqueos econmicos contra Venezuela, Cuba, Irn, Rusia y China son bien conocidos. Sin embargo, los efectos devastadores de las sanciones estadounidenses en la Palestina ocupada o en pases ya empobrecidos, como Mali, Zimbabue, Repblica Centroafricana, Guinea-Bissau, Kirgizstan, Fiji, Nicaragua y Laos, ni siquiera son detectados por los grupos de defensa de los derechos humanos.

La mayora de las sanciones se ocultan intencionadamente y no generan una sola lnea en las noticias. Algunas sanciones se aprueban rpidamente tras un repentino artculo de prensa acerca de una supuesta atrocidad. La poblacin civil que las van a sufrir no tiene nada que ver con ninguno de los crmenes que los medios de comunicacin corporativos utilizan como excusa. Lo que nunca se menciona son las concesiones econmicas o polticas que buscan el gobierno o las corporaciones estadounidenses.

No se pueden plantear las sanciones como una alternativa a la guerra. De hecho, son la forma de guerra ms brutal, que ataca deliberadamente a las personas civiles ms indefensas (las jvenes, las ancianas, las enfermas e incapacitadas). En un periodo de la historia de la humanidad en el que el hambre y la enfermedad tienen solucin cientfica, privar a cientos de millones de personas de cubrir sus necesidades bsicas es un crimen contra la humanidad.

La legislacin y los convenios internacionales, como los Convenios de Ginebra y de Nuremberg, la Carta de las Naciones Unidas y la Declaracin Universal de los Derechos Humanos, prohben expresamente atacar a personas civiles indefensas, especialmente en poca de guerra.

Las sanciones provocan condenas

La sociedad industrial moderna est construida sobre una frgil red de tecnologa esencial. Si los sistemas de bombeo y las vas del alcantarillado, los ascensores y los generadores no funcionan por falta de piezas de repuesto sencillas, ciudades enteras pueden verse desbordadas por cinagas. Si se niega a las y los agricultores las semillas, los fertilizantes, el equipamiento y los medios de almacenamiento, y si se niegan deliberadamente la comida, los medicamentos y el equipamiento esencial, todo el pas corre peligro.

El embajador venezolano ante las Naciones Unidas, Samuel Moncada, intervino en la XVIII Cubre del Movimiento de Pases No Alineados celebrado en Baku, Azerbayn, el 26 de octubre. Se dirigi a los 120 pases ah representados y denunci la imposicin de medidas arbitrarias, denominadas "sanciones" por Estados Unidos, como una forma de "terrorismo econmico que afecta a una tercera parte de la humanidad con ms de 8.000 medidas en 39 pases". Afirm que este terrorismo constituye una "amenaza para todo el sistema de relaciones internacionales y es la mayor violacin de derechos humanos del mundo" (tinyurl.com/uwlm99r).

El Grupo de los 77 y China, un organismo internacional con sede en la ONU y que representa a 134 pases en desarrollo, hizo un llamamiento a "la comunidad internacional para que condene y rechace la imposicin del uso de estas medidas como medio de coaccin poltica y econmica contra los pases en desarrollo". El Grupo explic que "la criminal e inhumana poltica de atacar a poblaciones indefensas, que viola claramente la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional, se ha convertido ahora en la nueva arma de estos poderosos Estados debido a que se enfrentan a una fuerte oposicin de la mayora de su propia poblacin a las interminables guerras de ocupacin en las que ya estn envueltos".

El poder de los bancos

No se comprende bien el mecanismo y la capacidad de un pas o de un voto para destruir un pas situado en el otro extremo del mundo.

El capital internacional utiliza el sistema dlar. Todas las transacciones internacionales pasan por bancos estadounidenses. Estos bancos pueden bloquear transferencias de dinero de transacciones menores y confiscar miles de millones de dlares pertenecientes a gobiernos e individuos que son objeto de sanciones. Tambin pueden exigir que todos los dems bancos acepten las repentinas restricciones impuestas por Washington o puedan ser sometidos a sanciones ellos mismos. Es similar al hecho de que la Marina de Estados Unidos pueda afirmar tener autoridad para interceptar barcos e interrumpir el comercio en cualquier lugar, o de que el ejrcito estadounidense pueda atacar a personas con drones e invadir pases sin siquiera una declaracin de guerra.

En ocasiones un medio de comunicacin corporativo, un grupo de "derechos humanos" financiado por Estados Unidos o una institucin financiera acusa, a menudo sin fundamento alguno, de violaciones de los derechos humanos o de represin poltica, trfico de drogas, financiacin del terrorismo, blanqueo de dinero, infracciones de ciberseguridad, corrupcin o falta de conformidad con una institucin financiera internacional. Estas acusaciones se convierten en la puerta de entrada de una peticin de sanciones como castigo.

Las sanciones se pueden imponer por medio de una resolucin del Congreso de Estados Unidos o de una declaracin presidencial, o pueden ser autorizadas por una agencia del gobierno estadounidense, como los departamentos del Tesoro, Comercio, Estado o Defensa. Estados Unidos podra presionar para conseguir el apoyo de la Unin Europea, del Consejo de Seguridad de la ONU o de una de las muchas organizaciones regionales de seguridad establecidas en Estados Unidos, como la Organizacin de Estados Americanos.

Un organismo corporativo estadounidense que quiera un acuerdo comercial ms favorable puede influir en muchas agencias o polticos para que le beneficien. Agencias secretas del Estado, contratistas militares, organizaciones no gubernamentales financiadas por el National Endowment for Democracy [Fondo Nacional para la Democracia] y muchas fundaciones financiadas por corporaciones maniobran para crear problemas econmicos y presionar a pases ricos en recursos.

Incluso aquellas sanciones que parecen suaves y limitadas pueden tener un impacto devastador. Altos cargos estadounidenses afirmarn que algunas sanciones son solo sanciones militares, necesarias para bloquear la venta de armas. Pero bajo la categora de un posible "doble uso" en la prohibicin se incluye la clorina (que se necesita para purificar el agua), pesticidas, fertilizantes, equipamiento mdico, simples bateras y todo tipo de piezas de repuesto.

Otro subterfugio son las sanciones que supuestamente slo se aplican a altos cargos del gobierno o a agencias especficas. Pero, de hecho, mientras se realizan interminables indagaciones se pueden bloquear todas y cada una de las transacciones que llevan a cabo. Empleados de banco annimos pueden congelar todas las transacciones en curso e inspeccionar todas las cuentas de un pas. Cualquier forma de sancin, incluso contra individuos, aumenta el costo y el nivel de riesgo de los crditos y prstamos.

En la Lista de Personas Especialmente Designadas y Bloqueadas, una lista de aquellas personas que han sido sancionadas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en ingls) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, constan ms de 6.300 nombres. La OFAC describe de la siguiente manera su papel: "La OFAC administra varios programas de sanciones. Las sanciones pueden ser totales o selectivas, y se utiliza el bloqueo de activos y las restricciones comerciales para cumplir los objetivos de poltica exterior y seguridad nacional".

Tambin existe una lista del Grupo de Accin Financiera Internacional y una lista del Reglamento Internacional del Trfico de Armas.

El arma de las sanciones se ha vuelto tan importante que actualmente existe todo una legislacin para guiar a las corporaciones y bancos estadounidenses a la hora de moverse entre ventas, crditos y prstamos. Es intencionadamente opaca, turbia y abierta a interpretaciones, sobornos y subterfugios. Parece que no existe una sola pgina web en la que conste una lista de todos los pases e individuos sometidos a las sanciones estadounidenses.

Una vez que un pas ha sido sancionado, entonces debe "negociar"con diferentes agencias estadounidenses que exigen medidas de austeridad, elecciones que cuenten con la aprobacin occidental, recortes de los programas sociales y otras concesiones econmicas y polticas para lograr que se levanten las sanciones.

Las sanciones son una parte fundamental de las operaciones de cambio de rgimen de Estados Unidos, planeadas de la manera ms cnica posible para conseguir el mayor coste humano. Hipcritamente se atribuyen al gobierno del pas sancionado la repentina hiperinflacin, los problemas econmicos y la inesperada escasez. Se califica a los funcionarios de ineptos o corruptos.

Las agencias [estadounidenses] supervisan cuidadosamente la crisis interna que ellas crean con el fin de determinar el momento ptimo para imponer un cambio de rgimen o crear una revolucin de colores. El Departamento de Estado y las agencias encubiertas estadounidenses financian a muchas ONG y organizaciones sociales que fomentan la disidencia. Estas tcticas se han utilizado en Venezuela, Nicaragua, Irn, Siria, Libia, Zimbabue, Sudn y muchos otros pases.

Un arma del imperialismo en decadencia

Han pasado los das de las promesas tipo Plan Marshall de reconstruccin, comercio, prstamos y desarrollo de infraestructuras. En este perodo de decadencia capitalista ni siquiera se ofrecen. El arma de las sanciones ahora es un instrumento tan omnipresente que apenas pasa una semana sin que haya nuevas sanciones, incluso contra aliados.

En octubre Estados Unidos amenaz con imponer duras sanciones a Turqua, que durante 70 aos ha sido miembro de la alianza militar de la OTAN comandada por Estados Unidos.

El 27 de noviembre Trump anunci de pronto, por medio de un decreto presidencial, sanciones ms severas contra Nicaragua, a la que calific de "amenaza para la seguridad nacional". Tambin calific a Mxico de amenaza "terrorista" y no descart una intervencin militar. Ambos pases tienen gobiernos elegidos democrticamente.

Otras sanciones pasan por el Congreso de Estados Unidos sin votacin nominal, slo una ovacin y un voto unnime, como las sanciones a Hong Kong en apoyo de las protestas financiadas por Estados Unidos.

Por qu no se puede sancionar a Wall Street

Hay alguna posibilidad de poder sancionar a Estados Unidos por las interminables guerras que ha emprendido segn las mismas disposiciones con las que ha afirmado el derecho a causar estragos en otros pases?

En noviembre de 2017 la Fiscal Jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Fatou Bensouda, solicit a la Corte Penal Internacional, cuya sede est en La Haya, abrir una investigacin formal sobre los crmenes de guerra cometidos por los talibanes, la red Haqqani, las fuerzas afganas, el ejrcito de Estados Unidos y la CIA. La mera idea de que Estados Unidos fuera acusado de crmenes de guerra llev al entonces asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, a amenazar a los jueces y otros altos cargos de la CPI con detenciones y sanciones si contemplaban siquiera cualquier cargo contra las fuerzas estadounidenses en Afganistn. "Si la Corte nos persigue a nosotros, a Israel o a otros aliados de Estados Unidos, no nos quedaremos con los brazos cruzados", declar Bolton. Seal que Estados Unidos "est dispuesto a imponer sanciones financieras y cargos penales a los altos cargos de la Corte si proceden contra cualquier miembro del personal de Estados Unidos. [] Prohibiremos a sus jueces y fiscales entrar en Estados Unidos. Sancionaremos sus fondos en el sistema financiero estadounidense y los procesaremos en el sistema penal de Estados Unidos. [...] Lo mismo haremos con cualquier compaa o Estado que contribuya a una investigacin de la CPI contra personas estadounidenses" (The Guardian, 10 de septiembre de 2018).

Bolton tambin cit las recientes gestiones de dirigentes palestinos para lograr que CPI procese a altos cargos israeles por violaciones de los derechos humano. Los jueces de la CPI recibieron el mensaje. Dictaminaron que a pesar de que existe "una base razonable" para considerar los crmenes de guerra cometidos en Afganistn, haba pocas probabilidades de poder enjuiciarlos. Una investigacin "no servira a los intereses de la justicia".

El Secretario de Estado Mike Pompeo revoc el visado estadounidense de la Fiscal Jefe Bensouda por proponer una investigacin imparcial.

Las sanciones son un arma del mundo capitalista que utilizan los pases ms poderosos contra aquellos ms que son ms dbiles y estn en vas de desarrollo. Hace cien aos, en 1919, el presidente [estadounidense] Woodrow Wilson defendi las sanciones como un arma silenciosa aunque letal que ejerce una presin que ninguna nacin del mundo moderno puede soportar. 

Las sanciones demuestran que las leyes capitalistas protegen el derecho de ocho multimillonarios a poseer ms que la poblacin de la mitad del mundo.

Washington exige sanciones a la ONU

Estados Unidos, que posee el mayor arsenal nuclear del mundo y 800 bases militares, afirma (a pesar de haber emprendido guerras en Irak, Afganistn, Siria y Libia) que la Repblica Popular de Corea del Norte y la Repblica Islmica de Irn son las mayores amenaza para la paz mundial.

Estados Unidos logr que el Consejo de Seguridad de la ONU impusiera nuevas sanciones y muy duras a Irn y a la Repblica Popular de Corea del Norte amenazando, la vspera de unos "juegos de guerra", con aumentar las hostilidades hasta llegar a un ataque militar abierto. Esta amenaza bast para conseguir que otros miembros del Consejo de Seguridad entraran en vereda y votaran a favor de las sanciones o se abstuvieran.

Estas tcticas de mano dura han tenido xito una y otra vez. Durante la Guerra de Corea, cuando el ejrcito de Estados Unidos bombardeaba duramente este pas, el embajador de Estados Unidos ante la ONU Warren Austin mostr una ametralladora ante el Consejo de Seguridad para exigir a este organismo ms autoridad en la guerra.

En la dcada de 1990 el gobierno estadounidense utiliz las sanciones impuestas a Irak como un espantoso experimento social para calcular cunto se poda reducir la ingesta de caloras, destruir la produccin de cultivos y destrozar los sistemas de purificacin de agua. El impacto de estas sanciones se divulg ampliamente como amenaza a otros pases. Cuando se le pregunt a la Secretaria de Estado de Bill Clinton, Madeleine Albright, acerca del medio milln de nias y nios iraques que haban muerto a consecuencia de las sanciones que Estados Unidos haba impuesto a Iraq, respondi: "Creemos que el precio vale la pena".

Hace 40 aos que Estados Unidos impuso sanciones a Irn, desde que empez la Revolucin iran. El bloqueo y las sanciones a Cuba se mantienen desde hace ya 60 aos.

La campaa "Las sanciones matan"

Romper el silencio meditico y sacar a la luz este crimen supone un enorme esfuerzo poltico. Tenemos que poner un rostro humano al sufrimiento.

No se puede dejar que los pases atacados luchen ellos solos de forma aislada, tiene que haber una solidaridad total con ellos. Hay que sacar a la luz la inmensa cantidad de pases sometidos al hambre debido a sanciones impuestas por Estados Unidos. Y un paso para desafiar la injusticia de las relaciones de propiedad capitalista es atacar el papel criminal de los bancos.

Con un llamamiento a unas Jornadas Internacionales de Accin contra las Sanciones y la Guerra Econmica del 13 al 15 de marzo de 2020, cuyas consignas son: "Las sanciones matan! Las sanciones son la guerra! Acabemos ya con las sanciones!", se ha iniciado una campaa para unir a la opinin mundial contra las sanciones por ser un crimen de guerra. Estas manifestaciones internacionales coordinadas son un primer paso fundamental. La investigacin y el testimonio, las resoluciones de sindicatos, grupos de estudiantes, trabajadores de la cultura y organizaciones comunitarias, las campaas en las redes sociales y llevar suministros mdicos y ayuda internacional a los pases sancionados todo ello puede desempear un papel importante. Todo tipo de campaa poltica para sacar a la luz el crimen internacional de las sanciones es una contribucin fundamental.

Para ms informacin y dar apoyo, vase SanctionsKill.org.

Sara Flounders es una escritora y activista poltica estadounidense comprometida desde la dcada de 1960 en la lucha contra la guerra. Es codirectora del International Action Center (IAC) y miembro del Secretariado del Marxist-Leninist Workers World Party (WWP)

Fuente: https://www.workers.org/2019/12/44711/

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a la autora, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.

 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter