Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Lbano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-12-2019

Melancolia siria en la revolucin libanesa

Dara FoiElle y Joey Ayoub
Al-Jumhuriya English

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


El 22 de octubre, cinco das despus del levantamiento libans en curso, un artista que vive en Idlib, Siria, pint un mural del difunto intelectual palestino-sirio-libans Samir Kassir junto a la cita: Cuando la primavera rabe florece en Beirut, en Damasco se anuncia el tiempo de las rosas. Kassir escribi estas palabras el 4 de marzo de 2005, menos de tres meses antes de su asesinato en el contexto de la Revolucin del Cedro del Lbano contra el rgimen sirio. Seis aos despus, en marzo de 2011, lleg la poca de las rosas a Damasco.

Al mismo tiempo, los sirios (y los palestinos) participan en las protestas en curso en el Lbano, pero la mayora, incluido el coautor de esta pieza, optan por hacerlo mantenindose un poco al margen por temor a ser atacados por las fuerzas de seguridad y/o los medios de comunicacin sectarios.

Las emociones que sienten la mayora de los sirios en el Lbano son, por tanto, tan diversas como los propios manifestantes. Van desde la dulce nostalgia hasta la profunda melancola; desde la pura euforia por el levantamiento de otro pueblo en Oriente Medio, hasta los sentimientos de puro pnico ante la idea de posibles reacciones violentas contra la comunidad de refugiados en el Lbano.

Con la revolucin ya en su segundo mes, puede ser hora de reflexionar y considerar algunos de los fallos apremiantes de este hermoso levantamiento en el espritu de una de las palabras ms promocionadas en los ltimos aos entre los jvenes activistas de diversos orgenes: la interseccionalidad.

A medida que el establishment poltico utiliza sus tcticas habituales de propaganda sectaria, falsas noticias y desinformacin para contrarrestar el movimiento popular, los sirios en el Lbano sienten preocupaciones y temores adicionales que deberan abordarse a un nivel popular ms amplio.

Diversidad de reacciones

La revolucin ha sido hasta ahora ejemplar en sus enfoques creativos, desde la recuperacin de espacios pblicos privatizados hasta la celebracin de debates abiertos , conferencias e incluso almuerzos, barricadas y pancartas hilarantes.

Una manifestacin de esta creatividad han sido los cnticos que se escuchan a diario por todo el pas. A menudo toman prestad as melodas o palabras preexistentes que adaptan para ajustarse al contexto local. En particular, y en lo que a nuestro propsito se refiere , han incluido adaptaciones de canticos sirios famosos como Yalla erhal, ya Bashar (Vamos, vete, Bashar [al-Asad]) y Hurr hurr hurriyeh (Libertad libre y gratuita).

El cntico Yalla erhal ha sido especialmente popular, con interpretaciones que varan desde reemplazar el nombre de Asad con el de varios polticos, especialmente el presidente, hasta Vamos, levntate, Beirut y Vamos, baja a las calles.

Estas adaptaciones de los c nt ic os sirios son una de las razones por las que algunos sirios estn reaccionando positivamente. Como comentaba un sirio a los autores: Somos parte de esta sociedad, por tanto, aunque no seamos los que pronunciamos discursos, deberamos estar fsicamente presentes para reforzar el poder de las masas y apoyarlas para que alcen sus voces contra los que estn en el poder.

Al mismo tiempo, otros estn realmente preocupados. Otro sirio dijo: Esta no es nuestra revolucin y no tiene sentido que nos involucremos porque lo utilizarn en contra nuestra para llamarnos instigadores.

Sin embargo, cualesquiera que sean sus impresiones, el sentimiento dominante expresado por cada activista sirio involucrado en los debates en torno a la revolucin libanesa es la nostalgia mezclada con una innegable envidia.

Muchos sirios, particularmente aquellos que estn entre los 25 y 30 aos, no pudieron evitar evocar sus recuerdos y esperanzas de los primeros das de la revolucin siria, cuando las protestas iniciales incluan la resistencia pacfica, los actos simblicos y un sentimiento de comunidad no sectaria. Tenan aproximadamente la misma edad que muchos manifestantes libaneses ahora cuando salieron a las calles de Daraa, Homs, Alepo, Lataquia, Damasco, Daraya, etc.

Este paseo por la nostalgia est rpidamente acompaado por una sensacin de envidia, a menudo combinada con vergenza. La revolucin siria no pudo permanecer as de pacfica por mucho tiempo. En el Lbano, la relativa seguridad de las protestas le ha facilitado espacio para crecer.

Los sirios, por el contrario, tuvieron que adaptarse rpidamente al pasar de las protestas masivas a la escalada violenta del rgimen, las desapariciones masivas y el uso generalizado de tcticas de tortura contra cualquier persona que no pudiera huir u ocultarse.

Miedo de l ejrcito y de la bandera

El flujo continuo de apoyo y respeto por el ejrcito libans tambin ha hecho que algunos sirios se sientan incmodos. Para los sirios, la presencia militar est asociada a su conexin con el rgimen y sus experiencias de violencia y opresin.

En cuanto a los libaneses, muchos han expresado su gratitud por la presencia y el comportamiento del ejrcito hasta ahora, vindolo como un protector contra Israel y una alternativa preferida a Hizbol. La naturaleza frgil del Estado libans y la volatilidad de la situacin econmica del pas parecen haber limitado, hasta el momento , la disposicin del ejrcito libans y quizs incluso su capacidad para infligir violencia.

Pero todava representan a una parte de quienes estn en el poder, y en ocasiones han tratado violentamente a los refugiados sirios.

Lo mismo sucede con el uso de la bandera libanesa y, con menos frecuencia, con la bandera del ejrcito. Los manifestantes la utilizan como un smbolo de unidad contra el sectarismo, y muchos consideran que es una alternativa muy necesaria a nte la gran cantidad de banderas sectarias que dominan el paisaje del Lbano.

Sin embargo, para los sirios, la omnipresencia de las banderas libanesas es tambin un recordatorio de su condicin de extranjeros, de estar siendo simplemente tolerados de forma temporal. Si bien la emocin libanesa por su movimiento est justificada, aumenta el temor a un movimiento y gobierno populista y nacionalista que no solo deje de tolerar a la poblacin siria en el Lbano, sino que posiblemente prepare una campaa activa de deportacin.

Por tanto, una forma realista de que los manifestantes aborden esta preocupacin es exigir que el ejrcito rinda cuentas ante los tribunales civiles, lo que actualmente no hace.

Temor a convertirse en chivos expiatorios

Estas preocupaciones se agravan por el hecho de que el actual presidente, Michel Aoun, l mismo un exgeneral del ejrcito, y su yerno, Gibran Bassil, el actual ministro de Asuntos Exteriores, han estado particularmente obsesionados con los refugiados sirios. En un discurso reciente que marc su tercer aniversario en el cargo, Aoun lleg incluso a mencionar, en los primeros 30 segundos, que el aumento que se haba registrado en los retornos de refugiados (no se mencionaron las deportaciones explcitas) era uno de sus mejores logros.

La cadena de televisin de Aoun, la OTV, y su partido poltico, el Movimiento Patritico Libre (MPL), gozan de una bien ganada una reputacin de convertir a los sirios en chivo expiatorio. Un experto en la OTV lo expuso incluso de forma muy explcita diciendo: Al igual que cuando fuimos a Siria y enterramos su revolucin, enterraremos esta revolucin en el Lbano.

Fiel a su forma, la OTV se ha centrado repetidamente en la presencia siria -real o imaginaria- entre los manifestantes del Lbano. Ha sido parte de la narrativa del establishment gobernante, y particularmente del MPL, Amal y Hizbol, afirmar que los manifestantes estn financiados por potencias extranjeras; una teora de la conspiracin muy familiar para cualquier sirio.

Con esto en mente, no es de extraar que los sirios expresen dudas y temor genuino de aparecer en la revolucin libanesa. Incluso aquellos que se mantienen esperanzados y positivos al respecto se encuentran en una posicin incmoda, a menudo preguntndose si seran bienvenidos como participantes o no.

Esperanza en un futuro mejor

Samir Kassir vincul al Lbano y Siria en formas que han sido olvidadas por muchos libaneses, incluidos aquellos que se levantaron contra la ocupacin del rgimen sirio. El hecho de que este vnculo se fortalezca o no nuevamente depender de si los refugiados sirios, y posiblemente incluso la comunidad ms antigua de palestinos, se convierten de nuevo en chivos expiatorios, lo que a su vez depender de si los manifestantes se resisten, junto con sirios y palestinos, contra estas tendencias.

Dara Foi'Elle es el seudnimo de una joven activista siria perteneciente a una minora que vive actualmente en el Lbano. Sus escritos pueden encontrarse en darafoielle.com

Joey Ayoub es un escritor e investigador libans que actualmente realiza un doctorado en la Universidad de Zrich. Fue editor de la regin MENA en IFEX y Global Voices, y dirige el blog Hummus for Thought. Twitter: @joeyayoub.

Fuente: https://www.aljumhuriya.net/en/content/syrian-melancholy-lebanons-revolution 

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a los autores, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter