Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-12-2019

Desde Chile a la Cumbre de los Pueblos

Rebelin


Entre el 2 y el 7 de diciembre de 2019, centenares de organizaciones, hombres, mujeres, pueblos indgenas y afrodescendientes, comunidades migrantes, campesinos, campesinas, trabajadores, trabajadoras, jvenes, nias y nios provenientes de Chile, Amrica Latina y el mundo hemos sido parte del hito principal de la Cumbre de los Pueblos, en la Universidad de Santiago de Chile.

En medio de una ciudad y un pas en estado de rebelda frente a un sistema neoliberal injusto y depredador, y frente a un Estado violento y abusador, la Universidad pblica, cumpliendo a cabalidad su rol, nos ha abierto las puertas para debatir en torno a la crisis planetaria y sus mltiples expresiones sociales y ambientales, nacionales o territoriales, a compartir nuestras luchas, nuestras denuncias y demandas, y a imaginar juntas y juntos otro mundo posible.

Ms de 40 actividades en sala -paneles, talleres, cabildos, conversatorios y otros formatos- autogestionadas por las organizaciones participantes, dos espacios permanentes -la Carpa de las Mujeres y la Aldea de la Paz-, actividades artstico-culturales y los paneles y plenarias centrales de la Cumbre de los Pueblos acogieron la activa participacin de alrededor de 1500 compaeras y compaeros acreditadxs.

A partir de la fraterna experiencia vivida y compartida durante estos 5 das, las organizaciones de la Cumbre de los Pueblos declaramos lo siguiente:

1. Reiteramos nuestro compromiso con los pueblos de Chile y otros pases latinoamericanos que se han levantado contra las injusticias estructurales, la usurpacin y privatizacin de bienes comunes, la precarizacin social, la violencia estructural contra las mujeres, el racismo sistmico, y la vulneracin de derechos del sistema neoliberal; y exigimos justicia en los casos de muertes y violaciones de derechos humanos con que los Estados han respondido ante estas movilizaciones.

2. Respaldamos la demanda de los movimientos sociales y las asambleas territoriales que exigen en Chile una verdadera Asamblea Constituyente, conformada ntegramente por ciudadanos y ciudadanas sin privilegios para los partidos polticos, que considere paridad de gnero y cupos significativos para pueblos indgenas.

3. No concebimos un proceso constituyente generado segn las reglas de un sistema poltico-electoral que ha sido uno de los pilares del modelo neoliberal chileno, y cuya clase poltica ha dado una nueva demostracin de subordinacin a los intereses empresariales, al aprobar en la Cmara de Diputados la llamada ley anti-saqueo, que incluye artculos que criminalizan abiertamente la legtima protesta social.

4. Apoyamos las aspiraciones de las organizaciones y comunidades de Chile de instaurar una constitucin poltica dotada de los principios de la plurinacionalidad, el feminismo, y el reconocimiento de los derechos de la naturaleza.

5. En el marco de las negociaciones climticas en la COP25 de Madrid:
6. Rechazamos el impulso del extractivismo por parte de los gobiernos y organismos internacionales, en colusin con el poder corporativo, que concibe todos los territorios como potenciales zonas de sacrificio, y avanza destruyendo ecosistemas, desplazando comunidades o afectando sus estilos de vida y economas locales; incluyendo el fomento y el subsidio a la minera metlica o no metlica, las plantaciones forestales, la agroindustria y la ganadera convencional, la que carga tambin con una gran dosis de crueldad hacia los animales.

7. Reivindicamos y hacemos nuestras las demandas de pueblos indgenas y afro-descendientes, especialmente por la desmilitarizacin de sus territorios -en particular del Wallmapu-, la devolucin de sus tierras ancestrales y el ejercicio pleno de sus derechos polticos, sociales y culturales.

8. Citando a la declaracin de la Carpa de las Mujeres, reivindicamos la economa feminista como una estrategia de resistencia y transformacin para la vida de las mujeres y sus comunidades, como una forma de reconocer y valorizar los saberes, el trabajo domstico y de cuidados que sustentan la vida y que, en este sistema capitalista, recae en las mujeres.

9. Celebramos la fortaleza y participacin activa de jvenes, nias y nios en los espacios de la Cumbre y reconocemos el rol protagnico que han asumido en denunciar la crisis y en promover cambios estructurales.

10. Demandamos la desprivatizacin del agua en Chile, la proteccin efectiva e integral de los glaciares, la recuperacin de tierras para los y las campesinas y el impulso en los territorios y en las polticas pblicas de modelos agroecolgicos, libres de transgnicos y pesticidas qumicos, basados en la soberana alimentaria y en la recuperacin e intercambio de productos y semillas, as como priorizando la conservacin, regeneracin y restauracin ecosistmica.

11. Demandamos polticas y promovemos iniciativas comunitarias orientadas a generar ciudades ms justas y amables, armonizando la relacin ciudad-campo, desprivatizando los servicios bsicos, impulsando una planificacin territorial ampliamente participativa, implementando modelos de basura cero y sistemas de movilidad urbana sustentable.

12. Demandamos la transformacin radical de los modelos energticos, con criterios de soberana, suficiencia y solidaridad, mediante sistemas de generacin distribuida basados en fuentes limpias y diversas de base comunitaria.

13. Rechazamos la firma de tratados de libre comercio e inversin que benefician a las corporaciones, vulneran derechos sociales y atentan contra las economas locales y la soberana alimentaria. Demandamos el retiro definitivo del TPP11 del parlamento.

14. Llamamos a construir movimientos y articulaciones latinoamericanas e internacionales, integrando organizaciones de justicia ecolgica y climtica, feministas, pueblos indgenas y afrodescendientes, migrantes, campesinos trabajadores, jvenes, nios y nias, para detener el modelo privatizador de bienes comunes y levantar paradigmas alternativos como el buen vivir y otras que surgen desde las cosmovisiones de los pueblos.

15. Finalmente, citando la declaracin de la Aldea de la Paz, nos invitamos a la cocreacin colectiva de una forma de relacionarnos con la naturaleza y tambin de una forma consciente y amorosa de relacionarnos entre nosotros mismos. (...) Entendimos la necesidad de incorporar los derechos de la naturaleza y de todos los seres vivos que sustentan el tejido planetario, como constituyentes de nuestras vidas y de las leyes de los pueblos.

CUMBRE DE LOS PUEBLOS 2019
Santiago, 7 de diciembre de 2019


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter