Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-12-2019

La mano oculta del lobby de Israel en el robo de petrleo iraqu y sirio

Agha Hussain y Whitney Webb
Mint Press News

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


El descomunal papel de los agentes de lobby de Israel en Estados Unidos para incitar el robo de petrleo sirio e iraqu revela cmo este poderoso lobby tambin facilita aspectos ms encubiertos de la cooperacin estadounidense-israel y la implementacin de polticas que favorecen a Israel.

Kirkuk, Irak.- Queremos traer a nuestros soldados a casa. Pero s dejamos soldados porque nos quedamos con el petrleo", declar el presidente Trump el 3 de noviembre, antes de agregar: "Me gusta el petrleo. Nos quedamos con el petrleo.

Aunque haba prometido la retirada de las tropas estadounidenses de su ocupacin ilegal de Siria, Trump sorprendi a muchos con su contundente admisin de que las tropas se estaban quedando para evitar que el Gobierno sirio desarrollara los recursos petroleros sirios y en cambio queden en manos de quienquiera que los Estados Unidos consideren adecuado para controlarlos, en este caso la milicia de mayora kurda respaldada por los Estados Unidos, conocida como las Fuerzas Democrticas Sirias (SDF).

Aunque el propio Trump recibi todo el crdito, y el desprecio, por esta nueva poltica controvertida, lo que qued fuera de la cobertura de los medios es el hecho de que los actores clave en el lobby pro-Israel de los Estados Unidos jugaron un papel importante en su creacin con el propsito de vender petrleo sirio al estado de Israel. Si bien los recientes desarrollos en el conflicto sirio pueden haber impedido que dicho plan se convierta en realidad, sin embargo, ofrece un ejemplo revelador del papel encubierto que a menudo desempea el lobby proisrael de los Estados Unidos en la configuracin de elementos clave de la poltica exterior y los acuerdos a puerta cerrada de EE.UU. con importantes implicaciones regionales.

De hecho el esfuerzo liderado por el lobby de Israel para que EE.UU. facilite la venta de petrleo sirio a Israel no es un incidente aislado dado que, hace solo unos aos, otras personas conectadas a los mismos grupos de lobby pro-Israel y neoconservadores sionistas manipularon la poltica estadounidense y el Gobierno regional kurdo de Irak (KRG) para permitir que el petrleo iraqu se venda a Israel sin la aprobacin del Gobierno iraqu. Estos diseos, a diferencia de los que continan desarrollndose en Siria, estaban al servicio de los esfuerzos neoconservadores y sionistas de larga data para balcanizar Irak fortaleciendo el KRG y debilitando a Bagdad.

Despus de la ocupacin de la Gobernacin de Nnive de Irak por ISIS (junio de 2014 a octubre de 2015), el Gobierno Regional de Kurdistn (KRG) aprovech la retirada del ejrcito iraqu y, en medio del caos, el 12 de junio se apoder ilegalmente de Kirkuk. Su reclamo por la ciudad fue con el apoyo de los EE. UU. e Israel y, ms tarde, la coalicin dirigida por los EE.UU. dirigida al ISIS. Esto dio al KRG el control no solo del oleoducto de exportacin de Irak al puerto turco de Ceyhan, sino tambin a los mayores campos petroleros de Irak.

Israel import grandes cantidades de petrleo de los kurdos durante este perodo, todo sin el consentimiento de Bagdad. Israel tambin fue el mayor cliente de petrleo vendido por ISIS, que us Kirkuk, controlado por los kurdos, para vender petrleo en reas de Irak y Siria bajo su control. Para hacer esto en los territorios de Irak controlados por ISIS, el petrleo se envi primero a la ciudad kurda de Zakho, cerca de la frontera con Turqua, y luego a Turqua, etiquetado engaosamente como petrleo que se origin en el Kurdistn iraqu. ISIS no hizo nada para impedir las propias exportaciones de petrleo del KRG a pesar de que fcilmente podra haber dado que el oleoducto de exportacin Kirkuk-Ceyhan pas por reas que ISIS haba ocupado durante aos.

En retrospectiva, y tras las revelaciones de Wikileaks y la nueva informacin sobre los antecedentes de los actores importantes, se ha revelado que gran parte de las maniobras encubiertas detrs de escena que permitieron este escenario involucraron ntimamente al poderoso lobby pro-Israel de los Estados Unidos. Ahora, con un escenario similar que se desarrolla en Siria, los esfuerzos del lobby de Israel en los EE.UU. para manipular la poltica exterior de ese pas a fin de cambiar el flujo de hidrocarburos en beneficio de Israel pueden verse como un patrn de comportamiento, no como un incidente aislado.

"Conservar el petrleo" para Israel

Despus de los recientes cambios de Trump en la administracin en su poltica siria, las tropas estadounidenses se han mantenido controvertidamente en Siria para "conservar el petrleo", con funcionarios militares estadounidenses que posteriormente afirmaron que hacerlo era "una rama de la misin contra el ISIS". El secretario de Defensa, Mark Esper, afirm ms tarde que otro factor detrs de la insistencia de Estados Unidos en proteger los campos petroleros sirios era evitar la extraccin y posterior venta de petrleo sirio por parte del Gobierno sirio o de Rusia.

Un jugador clave, aunque a menudo pasado por alto, detrs de la ofensiva para evitar una retirada total de las tropas estadounidenses en Siria para "mantener el petrleo" fue el actual embajador de Estados Unidos en Turqua, David Satterfield. Anteriormente, Satterfield fue subsecretario de Estado para Asuntos del Cercano Oriente, donde ejerci una gran influencia sobre la poltica estadounidense en Irak y Siria y trabaj en estrecha colaboracin con Brett McGurk, el ex subsecretario adjunto de Estado para Irak e Irn y ms tarde enviado especial presidencial para la coalicin "anti-ISIS" liderada por los Estados Unidos.

En el transcurso de su larga carrera diplomtica, Satterfield ha sido conocido por el Gobierno de los Estados Unidos como un activo de la inteligencia israel integrado en el Departamento de Estado de los Estados Unidos. De hecho, Satterfield fue nombrado como un jugador importante en lo que ahora se conoce como el escndalo de espionaje AIPAC, tambin conocido como el escndalo de espionaje Lawrence Franklin, aunque curiosamente nunca fue acusado por su papel despus de la intervencin de sus superiores en el Departamento de Estado en la Administracin de George W. Bush.