Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-12-2019

Entrevista a Csar Hazaki, autor de "Modo ciborg. Nios, adolescentes y familias en el mundo virtual"
"El mundo es hoy ms virtual que real"

Mario Hernandez
Rebelin


M.H.: Csar es psicoanalista, editor de Topia, autor de El cuerpo meditico y compilador de La crisis del patriarcado. Es autor de varias obras de ficcin: Cuentos de amor, tripas y divn, Cuentos para despus del divn, El psicoanalista perdido y La ltima sesin y otros relatos. Es coautor de la obra de teatro Pena maleva escrita conjuntamente con Carlos Prez y tambin escribi El blues del psicoanalista que fue finalista del certamen Mis escritos en el 2014 y cuya puesta se realiz en el teatro Cavern Club del complejo La Plaza. La obra cuenta tambin con la participacin de otro de nuestros columnistas de este programa, Alejandro Vainer.

Vamos a pasar a su nuevo libro, Modo Ciborg. Nios, adolescentes y familias en un mundo virtual. Por qu este subttulo?

C.H.: El subttulo en primer instancia por una definicin de la que parto, que el mundo es hoy ms virtual que real, aunque parezca un contrasentido porque lo virtual se produce dentro de las producciones econmicas y tecnolgicas de este mundo real. Pero la vida del usuario se va desplazando a todo lo que tiene que ver con la virtualidad. Por eso la idea de llamar al mundo virtual, a cmo vamos siendo quienes habimos en este mundo, que a mi modo de ver estamos en modo ciborg. Ciborg es una nueva categora, quien es adicto a todo tipo de tecnologa habida y por haber.

M.H.: El consumidor de pornografa es el perfecto ciudadano del capitalismo del consumo, afirms en el libro. Por qu?

C.H.: Por varias cuestiones, primero te lo voy a responder al revs, toda la tecnologa de los Smartphones, inclusive la manera en que est realizada la pantalla, fue desarrollada a partir del estudio de los clientes de la pornografa. La tecnologa se instrument a partir de un tipo de usuario. No es el nico, pero es el mayoritario. Precisamente por eso es perfecto en este sentido porque est en una situacin de permanente bsqueda de un hedonismo simplificado en el sentido del placer visto, observado, expuesto, tiene que ser inmediato, sin mediacin de ningn tipo que no sea el impulso. Y la tecnologa de hoy en da domina fuertemente a lo que yo denomino usuario ciborg porque en el fondo est ese tipo de erotismo que no es erotismo, sino la versin pornogrfica de la vida.

M.H.: Tambin el tema de exhibirse permanentemente, sacarse selfies, mandar fotos cuando se est de vacaciones.

C.H.: En ese sentido en el mundo virtual se construye voyerismo/exhibicionismo, entonces todo esto tiene una base en ese orden, adems la predominancia en internet es la visita a las pginas pornogrficas. Veintisiete mil millones de usuarios visitan una pgina de porno, es una cifra inconmensurable. El voyerismo, el exhibicionismo, la imperiosa necesidad de ver y de mostrar est ms cerca de la pornografa que del erotismo y a ese hedonismo instantneo que gobierna a la mayora de los usuarios.  

Internet ha roto la separacin entre tiempo de trabajo y tiempo de ocio

M.H.: El libro empieza con una larga reflexin sobre el problema del tiempo, tiempo de consumo, tiempo de trabajo. Hay un tema muy interesante que seals y que viv como delegado general del Banco Ro hace 18 aos atrs. A raz de una situacin de ajuste de personal que se dio en el ao 2001/2 me entero que los trabajadores de cmputos del banco trabajaban 24x24 horas. A raz de que un trabajador me cuenta que tenan un aparatito, a travs del cual tal vez los llamaban en cualquier horario por algn problema y a veces la solucin la podan encontrar desde la casa pero otras tenan que ir a la oficina a la hora que fuera. Entonces me fui a la oficina de personal, ped hablar con el gerente y le plante que no saba que se haba instituido la jornada laboral de 24 horas. Y que no estaban respetando la Ley de contrato de trabajo, una cosa bsica. Tuvimos que parar las negociaciones con el Banco, porque si a un trabajador le correspondan 30.000 dlares de indemnizacin, por ese motivo le tenan que pagar 90.000 para evitar llevar el caso a la justicia o eventualmente a la denuncia al ministerio de Trabajo. Pero se haba naturalizado entre los trabajadores, es ms, el que no tena el aparatito se senta mal. Algo increble.

C.H.: En aquel entonces se haba naturalizado, despus se expandi, hoy es inimaginable que eso no ocurra, ms bien hay un avance de los dueos de las empresas sobre el tiempo del trabajo, que hace que el trabajo no concluya en la cantidad de horas que trabajs en una oficina, sino que contina y contina para todos, tanto para el profesional o el que tiene un oficio independiente como para el que trabaja dentro de una empresa.

Todo el tema de internet ha roto las separaciones del tiempo de trabajo, el tiempo de ocio, etc. Los usuarios se han enamorado de eso, sin ello esto no es posible. Sin que el aparatito que llama produzca al usuario y a su cuerpo en un dispositivo al servicio del dispositivo tcnico esto no ocurrira, pero ocurre.

Y se han enamorado de tal manera que se est ganando la noche para el capitalismo. Si te fijs, tenemos ofertas de avin desde las 2 am a las 4 am, o el viernes negro, toda la idea es que consumas las 24 horas, todo el tiempo. Se ha roto un dique, y cada vez que eso sucede el capitalismo logra un nicho econmico y all la compulsin es a consumir, entonces ya no consums lo que necesits sino que te converts en un consumista, una persona que consume imperiosamente obligado, supuestamente por las ofertas, pero obligado por la fragilidad y su vaco interno.

M.H.: Yo observo mucho eso porque hago las compras en los supermercados, el tema de las ofertas, te llenan de ofertas y todos los das las cambian. Me pasa a m inclusive, mi seora me pide por favor que no compre ms galletitas porque no tenemos dnde ponerlas.

El modo ciborg sera la inversa de la inteligencia artificial, porque es un ser humano que incorpora una mquina, en el otro caso es una mquina que incorpora la capacidad de pensar como un ser humano.

C.H.: En realidad hay una mutacin en nosotros, esto es lo que planteo. Como las cosas se naturalizan parecera que los seres humanos siempre fuimos as. Los cambios histricos han sido en cada momento muy fuertes, lo que insisto en plantear es que el cuerpo del hombre ahora es un cuerpo lleno de dispositivos tecnolgicos, pero no son herramientas, son prtesis, que no es lo mismo.

M.H.: La primera fue el reloj pulsera.

C.H.: Exactamente. El libro trata de demostrar que cada vez que cambi el tiempo, es porque cambi la economa y esto oblig a los hombres a vivir de otra manera. Esta perentoriedad que hoy existe con esta incorporacin de prtesis al cuerpo, hace que el cuerpo humano deje de ser tal, yo lo defino como un mutante ciborg, que es una mezcla de un organismo con tecnologa.

M.H.: Este es un libro que tiene ms de 250 pginas. Aun as es un libro de una lectura bastante sencilla para un tema complejo. Algunas afirmaciones son duras: Ya no es el momento de alargar la jornada de trabajo, sino que el asunto es que el trabajo ocupe todo el tiempo humano, modificando aquel tiempo analgico donde an exista el tiempo de trabajo separado del dedicado al ocio. Ocho horas de trabajo, ocho horas de descanso, ocho horas de ocio, consigna con la cual se desarrollaron los movimientos obreros a comienzos del siglo pasado. Eso ha quedado en el pasado. Yo siempre le cuento a mis alumnos cmo se trabajaba en la Edad Media, se empezaba a trabajar cuando despuntaba el sol y se terminaba cuando caa, pero en el medio el trabajador si se cansaba se acostaba un rato, o paraba para comer, era dueo de sus tiempos; cosa que a partir del reloj cambia.

C.H.: La historia del tiempo a m me sigue fascinando, y el tiempo en relacin a la historia de la cultura. Por ejemplo, los franceses acaban de dictar una ley que plantea que los trabajadores no tienen que recibir ni responder mails ni whassap que lleguen fuera del horario de trabajo. Esto se hizo ley.

Pero si los franceses tuvieron que hacer una ley sobre esto, estamos hablando de un enorme dispositivo que se gener para que esto pasara y que pareciese imparable. Regular con ley cuando ya los sectores productores de los capitales, los sectores burgueses y las grandes compaas dominan ese tiempo en el cual el trabajador tiene otro tipo de obligaciones a las que responder y, lo ms importante, tiene que responder con premura, o sea, tiene que responder obligado por las circunstancias, en forma inmediata.

Esto es como el conejo blanco de Alicia en el pas de las maravillas, si el conejo se detena y se diverta un poquito, miraba el reloj y sala corriendo porque le iban a cortar la cabeza por haberse retrasado. Entonces, no hay posibilidad de retrasarse y adems hace a todo lo que tiene que ver con la ubicacin, no slo tiene que responder enseguida sino que adems tiene que estar geolocalizado.

Ya el celular y el reloj se incorporan de otra manera, hoy hay fbricas que lo hacen dentro del cuerpo de los trabajadores a travs de chips, que supuestamente lo nico que hacen es abrir puertas, permitir imprimir, trabajar con los dispositivos que hay dentro de la empresa sin necesidad de ninguna llave, estn metidos debajo de la piel como un grano de arroz. O sea que la introduccin del capitalismo dentro del cuerpo es ya orgnica y tecnolgica.

Por supuesto las empresas dicen que es solo para comodidad, la verdad es que nadie ms sabe qu tiene ese arrocito ni para qu otra cosa sirve. No lo sabemos y nadie lo va a declarar hasta que aparezca un Snowden a hacer alguna denuncia.

A los nios se los espa cuando juegan con las mquinas

M.H.: En el libro cits un caso, cuando te refers a los nios y la tecnologa, de una mueca alemana.

C.H.: S, una mueca que en el 2007 fue declarada por el Estado alemn, mueca espa. Se la conoce as porque todos los dispositivos que tena permitan capturar los movimientos, las voces, todo lo que el nio haca y eso era transmitido a una empresa. O sea que la vida del nio estaba monitoreada por una empresa. El Estado pidi a los padres que la destruyeran.

Este no es el nico ejemplo, el Angry Bird, un juego de altsimo consumo, que fue denunciado porque estaba abrochado a la CIA, entonces la filtracin iba directamente para la captacin que hace la CIA de todos nosotros.

Esto ya sabemos que existe, es tremendo que lo naturalicemos, el tema es que se controla a los nios, no para ver si van a ser revolucionarios, sino para ver qu informacin pueden obtener de sus padres y a la vez qu les pueden vender.

Cuanta ms informacin tens de los nios, geners otro nicho econmico. Nunca hubo esta cantidad de nichos econmicos para nios, y esto es en funcin de que se los espa cuando juegan con las mquinas. Esos juguetitos son excitantes, divierten, pero el plus es que todo eso es capturado y se usa para inventar un mercado de consumo dentro de la niez.

Todos los indicadores dicen que los nios deberan no usar pantallas hasta cierta edad, pero la realidad es que pasa todo al revs, nada de eso pasa. La medicina, los terapeutas, todos los que de alguna manera alertamos que esto que pasa es complicado, estamos siendo barridos del mapa. Estamos perdiendo una batalla importante. Es tan poderoso el dispositivo que nos arrincona.

Una de las cosas que observo es que la construccin que estn haciendo a travs de los juegos con los chicos, es que estn generando ludpatas. Es como un casino virtual, las grandes empresas les regalan un juego con un hroe, ese regalo llega hasta la etapa 3, si el chico llega hasta ah no puede pasar si no pone plata y la plata sale de la tarjeta de crdito de los padres.

Hay toda una perversin de lo que es el juego y con ese estado de excitacin, sin mediacin de los adultos, porque una vez que el chico est jugando no se puede estar todo el tiempo a su lado. Entonces hay una estimulacin que hace que el juego se transforme en una ludopata, que es totalmente distinto al juego infantil. Es otra cosa, uno va hacia una excitacin sin salida y a la construccin de un adicto, y el juego infantil va hacia la creatividad, hacia la resolucin de los conflictos desde la perspectiva del nio para amortiguar y elaborar las cosas que en la vida son difciles.

M.H.: Te dejo el cierre de tu nueva produccin Mundo Ciborg. Nios y adolescentes en un mundo virtual.

C.H.: La primera cuestin es que la condicin del usuario ciborg es un deslizamiento ms y muy importante que se tiene poco en cuenta que es la prdida de la categora de ciudadano. En el sentido de que el ciudadano de la ciudad moderna, en este modo en que se ha transformado la sociedad hegemonizada por la tecnociencia que ha enamorado tanto a los sujetos, ha generado un mundo ms hacia la creencia que hacia la reflexin, un mundo ms hacia las fake news que hacia el pensamiento crtico. Entonces se cree ms en lo que pasa velozmente por la red que en la posibilidad de pensar crticamente.

Me parece que entre las condiciones de todas las versiones de neofascismo, de triunfo de las creencias en trminos polticos por encima del pensamiento racional y el pensamiento crtico, tiene mucho que ver con esto que es el modo ciborg que hemos constituido y lo que vamos dejando atrs en esta mutacin son modos reflexivos de un ser humano que no funcionaba como crea Pavlov, ahora suena el celular y uno corre a atender, eso es muy del arco reflejo y no del pensamiento ni de la conciencia crtica.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter