Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-12-2019

Un futuro justo exige la descolonizacin de Palestina y un Estado democrtico para todos

Awad Abdelfattah y Jeff Halper
972mag

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Entender el "conflicto" como una lucha colonial nos permite construir un camino holstico hacia una sociedad liberada para palestinos e israeles.

 Miles de palestinos participan en una marcha del retorno en 2015. (Oren Ziv / Activestills.org)

A menudo, el ttulo que uno le da a un fenmeno determina cmo se puede entender y qu se puede hacer para abordarlo. Desde 1948 hemos hablado sobre el "conflicto rabe-israel", que es exacto en la medida en que se refiere a las principales guerras, rivalidades diplomticas y "guerras sucias" ms pequeas entre los estados rabes e Israel. Pero esta nocin de "conflicto" regional oculta la naturaleza de un tipo diferente de lucha, que es un catalizador clave de los conflictos ms amplios, as como un fenmeno poltico propio.

De un lado de esta lucha est la colonizacin de Palestina por el movimiento sionista, que finalmente culmin en el Estado de Israel, la divisin poltica de Palestina, una crisis masiva de refugiados y, desde 1967, la ocupacin. Y por otro lado est la resistencia palestina por medios polticos y militares. Aunque visto durante dcadas como un simple elemento de juego de poder regional, desde la Primera Intifada de 1987 hemos llegado a hablar de l ms especficamente como el "conflicto israel-palestino".

Sin embargo, la lucha colonial difcilmente puede considerarse un "conflicto". Sin duda, genera conflicto entre los usurpadores colonos y la poblacin indgena, pero el colonialismo es un proceso unilateral. No son dos "lados" que entran en una confrontacin violenta por intereses o agendas diferentes, sino un poderoso actor que invade el territorio de otra gente para explotarlo o hacerse cargo de l. No hay simetra de poder o responsabilidad.

Por su parte, los nativos son las vctimas que no tenan motivos para luchar antes de la invasin colonial, son esencialmente irrelevantes para los objetivos de los colonos. Los indgenas pueden ser explotados como trabajo forzado, pero son prescindibles, otras fuentes de trabajo, esclavos, trabajadores contratados u otros colonos pueden reemplazarlos fcilmente.

En el colonialismo de los colonizadores que el sionismo representa, los nativos estn destinados a ser eliminados ya sea fsicamente o a ser desplazados y marginados. Por lo tanto, es ms preciso retratar una situacin colonial como una invasin asimtrica que se encuentra con una resistencia inevitable.

Por qu importa esto? La semntica puede parecer trivial, pero las palabras que usamos determinan la forma en que vemos las cosas. El paradigma del conflicto convierte una situacin colonial preexistente que abarca en una mera lucha para "poner fin a la ocupacin". De hecho, el paradigma legal que subyace a la Resolucin 242 de la ONU -las leyes de ocupacin- reduce un proyecto de colonos a un limitado problema de control militar sobre el 22 por ciento de la Palestina histrica. Ya sea que busque una solucin de dos estados, una confederacin o un solo Estado "judo" en toda la Tierra de Israel, un enfoque de "resolucin de conflictos" no aborda la necesidad ms amplia de la descolonizacin.

Una perspectiva colonial de colonizadores restaura el problema original y fundamental de asentamiento que comenz a fines del siglo XIX y que afirma su reclamo a todo el pas de Palestina. Esto no quiere decir que los territorios palestinos ocupados no estn ocupados segn el derecho internacional, sino que la ocupacin es un subtema que debe abordarse en el contexto de un proceso ms amplio de descolonizacin, incluido el derecho de los refugiados palestinos a regresar.

Lecciones del colonialismo de los colonos

Debido a que el paradigma del conflicto invoca la nocin de "partes", las resoluciones tienden a centrarse en negociaciones tcnicas en las que cada parte, a travs del compromiso o la rendicin, intenta obtener el mejor trato posible en disputas sobre soberana, fronteras, refugiados, recursos y similares. Esto no es as con el colonialismo. Un pueblo no puede comprometerse con la toma de sus tierras, su desplazamiento, su prdida de libertad y su forma de vida. Los colonizadores pueden intentar reprimir y pacificar a los colonizados, a veces con xito, pero los oprimidos nunca pueden normalizar o aceptar la colonizacin y la sed de liberacin nunca puede ser apagada.