Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-12-2019

Amnista Internacional y la Agrupacin por la Despenalizacin del Aborto en El Salvador reivindican la liberacin de las presas
Las mujeres ricas pueden abortar en clnicas privadas, las pobres tenemos miedo

Enric Llopis
Rebelin


Mara Teresa Rivera, salvadorea de 37 aos y activista por los derechos sexuales y reproductivos, recibi asilo poltico en Suecia en marzo de 2017. En 2012 fue condenada en El Salvador a 40 aos de prisin, tras sufrir un aborto espontneo. Pas cuatro aos y medio en la crcel; en mayo de 2016 un tribunal anul la sentencia y orden su puesta en libertad. La Fiscala present un recurso contra la sentencia. La activista reside hoy, asilada, en el pas escandinavo por la discriminacin y persecucin que se vive en El Salvador; las mujeres ricas tienen sus clnicas privadas y pueden abortar, pero otra cuestin son las mujeres pobres: muchas tienen miedo, afirma en un acto organizado por Amnista Internacional (AI) en el Colegio Mayor Rector Peset de la Universitat de Valncia; nos condenan por ser mujeres y pobres, tambin es muy importante la influencia de la religin y el machismo, aade. AI present adems, en la charla-coloquio, el informe Defensoras.

Cuando se produjo el aborto, en 2011, Teresa Rivera era madre soltera de un nio de cinco aos y trabajaba en una fbrica de ropa. AI seal graves deficiencias en las pruebas presentadas durante el juicio que la conden, por unos cargos de homicidio agravado; tambin la organizacin de derechos humanos denunci cuando Rivera estaba en prisin, en 2014- la represiva y desfasada prohibicin total del aborto que destroza la vida de mujeres y nias en El Salvador; las empuja a abortos inseguros y clandestinos u obliga a peligrosos embarazos.

En el acto celebrado en Valencia, la activista ha dado cuenta de un caso similar; el de Evelyn Hernndez, condenada a 30 aos de prisin en julio de 2017, tras un parto prematuro y extrahospitalario en el que perdi al beb. Un Juez del Tribunal de Sentencia de Cojutepeque dictamin el pasado 19 de agosto la absolucin (ante una acusacin de homicidio agravado) y puesta en libertad de la joven, despus de tres aos de proceso judicial. La Fiscala General de la Repblica de El Salvador ha apelado la sentencia, de manera que Evelyn Hernndez, de 21 aos, podra volver a prisin, inform Amnista Internacional, que reivindica la inocencia en una campaa ante la Fiscala.

Desde 1998 el aborto est penalizado en El Salvador en todas las circunstancias (Artculos 133 a 139 del vigente Cdigo Penal; por ejemplo, condenas de dos a ocho aos de prisin para la mujer que abortara o la persona que provocare un aborto con el consentimiento de la mujer); adems, tras una reforma de 1999, el Artculo 1 de la Constitucin reconoce como persona humana a todo ser humano desde el instante de la concepcin. Sin embargo, en el anterior cdigo penal, de 1974, el aborto no era punible en causas como riesgo para la vida de la mujer embarazada, consecuencia de una violacin o estupro; y evitar una deformacin previsible grave en el producto de la concepcin.

En resumen, El Salvador es uno de los seis pases de Amrica Latina y el Caribe -26 en todo el mundo- con el aborto prohibido en todos los casos (aunque est en riesgo la vida de la mujer), adems de Hait, Repblica Dominicana, Jamaica, Honduras, Nicaragua y Surinam (mapa de la ONG Center for Reproductive Rights, abril de 2019). El Instituto Guttmacher, ONG estadounidense del mbito de la salud reproductiva, seala que entre 2010 y 2014 se produjeron anualmente- cerca de 6,5 millones de abortos inducidos en Amrica Latina y el Caribe (4,4 millones entre 1990 y 1994).

En el informe Aborto a nivel mundial 2017: Progreso irregular y acceso desigual, el instituto Guttmacher aade que menos del 3% de las mujeres de Amrica Latina y el Caribe viven en pases donde el aborto es legal en sentido amplio (sin restricciones por diferentes causas o permitido por razones socioeconmicas); las mujeres que viven en condiciones de pobreza y en reas rurales tienen mayor probabilidad de experimentar abortos inseguros y graves complicaciones derivadas, resalta el documento; la ONG calcula que cada ao se registran 14 millones de embarazos no planificados en la regin, de los que el 46% terminan en aborto.

Surgida en 2009, la Agrupacin Ciudadana por la Despenalizacin del Aborto en El Salvador batalla por un cambio legislativo y defiende a mujeres procesadas o presas. En 2015 public el informe Del hospital a la crcel, que presenta a partir de los datos de juzgados y tribunales- la siguiente radiografa: entre 2000 (tras los cambios en el Cdigo Penal) y 2014, fueron procesadas 147 mujeres por aborto o por homicidio en El Salvador; y 60 de ellas, condenadas; segn la investigacin, el 67% de las procesadas tenan entre 15 y 25 aos; el 45% eran analfabetas o haban cursado hasta el segundo ciclo de primaria; el 72% eran solteras, y ms de la mitad carecan de ingresos (se trataba de mujeres dedicadas exclusivamente a las tareas domsticas o estudiantes); en cuanto al origen de la denuncia, el 57% fueron interpuestas por hospitales pblicos y el Instituto Salvadoreo del Seguro Social.

La Agrupacin Ciudadana acompao a Beatriz Garca, cuyo caso tuvo en 2013 amplio eco internacional; la joven de 22 aos padeca un lupus eritematoso enfermedad crnica-, agravado por problemas renales. Qued encinta a finales de 2012. Ingresada en el hospital, los mdicos diagnosticaron que el feto era anenceflico (ausencia de buena parte del cerebro y del crneo), y sobrevivira poco tiempo fuera del tero. Los facultativos advirtieron que la salud de la joven corra riesgo grave y, si el embarazo no se interrumpa, Beatriz G. podra morir (si practicaban el aborto, los doctores tendran que afrontar un juicio y penas de prisin). La Corte Suprema de Justicia deneg el recurso de amparo por vulneracin de los derechos fundamentales- interpuesto por la afectada. Se aument innecesariamente el sufrimiento y los riesgos para la salud y la vida de Beatriz; slo bajo el amparo de las medidas provisionales otorgadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el Ministerio de Salud procedi a realizar una cesrea, denunci el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL); Amnista Internacional recogi 95.000 firmas para salvar la vida de Beatriz.

Una flor para las 17. No dejemos que sus vidas se marchiten . As se denomin la campaa estatal e internacional, iniciada en abril de 2014, para reivindicar ante la Asamblea Legislativa el indulto de 17 mujeres reclusas (cumplan condenas de 12 a 40 aos de prisin, denunciaron en un comunicado; todas fueron inicialmente acusadas por aborto, y posteriormente la Fiscala cambi la tipificacin del delito, llegando a condenarlas por homicidio agravado); difundieron casos como el de Guadalupe, indultada en enero de 2015; trabajadora domstica de 18 aos y embarazada tras una violacin, fue condenada a 30 aos tras sufrir un aborto espontneo, de los que pas siete en la crcel.

Actualmente Las 17 y Ms contina la lucha por la libertad de las presas, la despenalizacin del aborto y reclama justicia para Evelyn Hernndez. Las movilizaciones y la presin popular han rendido fruto; desde 2009 hemos recibido y celebrado la libertad de 33 mujeres, inform el pasado 7 de marzo la presidenta de la Agrupacin Ciudadana, Morena Herrera (ese da quedaron en libertad Alba Lorena Rodrguez, Mara del Trnsito Orellana y Cinthia Marcela Rodrguez, al conmutarles la Corte Suprema de Justicia penas de 30 aos de crcel despus de un parto extrahospitalario).

Y en octubre celebraron que llegara a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) el caso de Manuela, tambin condenada y presa debido a la criminalizacin del aborto: falleci en 2010 a causa de un linfoma de Hodgkin, del que no recibi tratamiento adecuado; Manuela dej a dos hijos hurfanos. Era una mujer pobre, que no saba leer y escribir y haba sufrido una emergencia obsttrica en la zona rural donde viva, detallaron la Agrupacin y el Centro de Derechos Reproductivos, que llevaron el caso ante la CIDH. Adems fue objeto de un juicio penal cargado de irregularidades y estereotipos de gnero, denunciaron.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter