Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-12-2019

Francia
Macron frente a las huelgas y la calle

Lon Cremieux
Viento Sur


Desde el 5 de diciembre, en la SNCF y la RATP, el compromiso a mantener la movilizacin hasta la retira del proyecto que desmantela el sistema de pensiones, la huelga reconducible bloquea el transporte ferroviario en el pas y el transporte urbano en la regin de Paris.

Junto a la dinmica en estos dos estos sectores, asistimos a una fuerte movilizacin, con varios das de huelga, en el sector de la enseanza (70% de huelguistas el 5 de diciembre), en el de electricistas-y del gas, entre estudiantes y universitarios, as un nmero significativo de empresas en el sector privado que cesaron de trabajar para ir a las manifestaciones del 5 y 10 de diciembre. El 10, se vivi una nueva jornada de huelga y manifestaciones en respuesta al llamamiento de la CGT, FO, Solidaires, FSU y de los sindicatos de estudiantes y universitarios. Con apenas cuatro das para prepararlas, las manifestaciones tuvieron una participacin inferior a la del da 5 (400.000 segn la polica, 800.000 segn la CGT), si bien en todas las ciudades superaban el nivel de las manifestaciones de 2016 contra la reforma laboral. Manifestaciones dinmicas y que ponan de manifiesto su carcter unitario, tanto interprofesional como intersindical y con presencia de los chalecos amarillos.

Por el momento, slo las plantillas de la RATP y de la SNCF estn en huelga reconducible, sin que se de una generalizacin a otros sectores incluso en la funcin pblica. Son los dos sectores que, desde septiembre-octubre, tanto las y los trabajadores como sus familias venan preparndose para una huelga larga. Como afirmaba un ferroviario de la Estacin de Montparnasse "ms vale perder el salario de un mes que heredar esta mierda a nuestros hijos". Esta es la determinacin y la voluntad luchar hasta el final y para ganar, y no solo para hacer el parip, que reina entre las y los trabajadores de la SNCF y la RATP. Es esta determinacin, que a travs de la presin de las asambleas generales que reconduce la huelga da a da, a veces de forma unnime, la que une al conjunto de los sindicatos de estos dos sectores, incluso a la CFDT [la ms proclive a la negociacin con el gobierno].

Desde hace 10 das el nmero de huelguistas es mayoritario y esta determinacin se apoya tambin en el apoyo mayoritario de las clases populares, incluso en la regin de Paris [donde la huelga genera de la RATP genera muchas molestias]. Todas las empresas de encuestas dan testimonio de ello: dos tercios de las y los trabajadores del pas apoyan la huelga a pesar de tener que esperar horas y horas para disponer de transporte, padecer los atascos en las rutas o tener que hacer largos trayectos a pie para ir y volver del trabajo. El 12 de diciembre este apoyo se cifraba en el 68% segn Odoxa. El mismo apoyo que desde hace un ao cuenta el movimiento de los chalecos amarillos a pesar de la matraca meditica para desacreditarlo y criminalizarlo.

Ms all de la SNCF y de la RATP, esta determinacin popular se expresa tambin en los equipos militantes que da a da trabajan para extender la huelgas, y organizar las reuniones interprofesionales e iniciativas diversas en los barrios y pueblos. An a pesar de que en determinados sectores la huelga del da 5 apareca como una simple jornada de huelga, la necesidad y la posibilidad de movilizarse a largo plazo desde ahora es una idea que va abrindose paso. Decenas de millares de jvenes trabajadores y trabajadoras trabajan para poner en pie, desde la base, una movilizacin interprofesional. La experiencias de decenas de das de jornadas de movilizacin con los chalecos amarillos dan el tono de las acciones de los ltimos das, sin olvidar el balance de las luchas de los ltimos aos que hacen tambin muchos equipos sindicales: las y los huelguistas de la RATP y de la SNCF quieren gestionar la huelga de forma directa, y la convergencias entre los equipos militantes de diferentes empresas a nivel local se da con ms fuerza que en ocasiones anteriores.

Hay una dinmica mayor que la habitual a la hora de poner en pie comits de huelga locales para organizar y dinamizar la actividad. Estamos en los albores de una nueva relacin entre las y los huelguistas, entres las y los militantes y las direcciones sindicales. No una relacin antagnica, sino complementaria en la que, a menudo, la iniciativas parte de abajo.

Habiendo sido marginal durante la movilizacin de los chalecos amarillos, el movimiento sindical se encuentra de nuevo en el centro de la actividad, con una posicin unitaria por parte de la CGT, FO, Solidaires y la FSU. No existe un opinin comn sobre la jornada del 5 de diciembre y sobre cmo seguir, siendo el punto de convergencia el "apoyo a los sectores y empresas que reconducen la huelga". Pero las sectores combativos que llaman explcitamente a reconducir y a generalizar la huelga estn muy activos y son los que dan el tono a la movilizacin. Por ello existen sectores en la enseanza, la energa y la qumica que tambin estn en huelga reconducible. An no es suficiente para hacer que Macron de marcha atrs, pero suficiente para inquietarle y obligarle a maniobrar. El conjunto de sindicatos ha convocado una nueva jornada de huelgas y manifestaciones para el 17 de diciembre, fecha en la que ya haba una convocatoria de accin nacional por parte del sector hospitalario. Esta jornada ser decisiva para la relacin de fuerzas que se establezca.

Por su parte, el debate sobre las pensiones cambia de naturaleza todos los das. El gobierno quera enredar el debate sobre las cuestiones tcnicas y de equilibro presupuestario, de difcil comprensin para la gente normal, a fin de lograr el apoyo de la gente en base a frmulas vacas y demaggicas como la universalidad, la igualdad y estigmatizar a la gente privilegiada que goza de regmenes especiales. Sin embargo, el debate que emerge es el debate sobre el modelo de sociedad, porque el tema del clculo de la pensin pone en evidencia todas las injusticas sufridas a lo largo de la vida laboral por los trabajadores y trabajadoras; en primer lugar de la mujeres y de quienes viven decenas de aos en la precariedad en actividades penosas.

La mayora de la gente llega exhausta y a la jubilacin y casi la mitad en situacin de desempleo. Esta contrarreforma de pensiones pone al descubierto esta situacin y la gran mayora de los trabajadores y trabajadoras comprensa que su situacin va a empeorar si el gobierno logra imponerla. Hagan huelga o no, comprenden que el ataque contra los regmenes especiales (1,4% de la poblacin activa) va a servir de pretexto para un ataque generalizado. Transformar el actual sistema de clculo de las pensiones basado en los aos con el mejor salario hacia un sistema de puntos se va a traducir automticamente en una reduccin del conjunto de las pensiones. Este clima de debate permanente entre las y los asalariados sobre las frmulas de clculo, el temor a las prdidas que pueden acarrear, nos traen a la memoria los intensos debates durante el referndum sobre el Tratado constitucional europeo en 2005.

Y, sobre todo, destaca un elemento. Tras la reforma de los sistemas colectivos de pensiones, quienes estn a la emboscada son los fondos privados de pensin. Actualmente las aportaciones a estos fondos de pensin en Francia son microscpicas: en torno a 15 mil millones, el 0,63% del PIB. En Alemania, este porcentaje del 7,76%, en el Reino Unido del 95% (2.273 mil millones), en Holanda, el 180%...

Los fondos privados de pensiones estn buscando nuevos mercados. En 2015 Emmanuel Macron, entonces ministro de Economa, realiz diversas declaraciones en las que deseaba que los fondos de pensiones llegaran a Francia. Cuando se instal en el Eliseo, 2017, recibi a Larry Fink, director general de BlackRock, primer gestor mundial de fondos de pensin. Hace unos mses se vot en el Parlamento una Ley, la ley PACTE, por la que se facilita el movimiento de estos fondos con beneficios fiscales. Por otra parte, y es grave, el proyecto de ley de la reforma de pensiones establece que el tope de las pensiones no sujetas a contribucin pasara a 120.000 contra los 324.000 actuales. As pues, las rentas ms altas, salariales o no salariales, a fin de garantizar una jubilacin alta, se desplazaran automticamente hacia los fondos privados de pensiones, que abriran una mina que se conlleva el riesgo evidente de reforzarse, como en otros pases europeos, a medida que las pensiones se reduciran drsticamente.

Como por casualidad, acaba de hacerse pblico que M. Delevoye, responsable gubernamental del proyecto de reforma desde hace dos aos, viene siendo remunerado desde hace varios aos por un instituto de aseguradoras privadas.

El proyecto del gobierno

El 11 de diciembre, tras la jornada de huelga, el Primer ministro Edouard Philippe, considerando que el movimiento se desinflaba, present las grandes lneas de la reforma.

Por una parte, para tratar de calmar la clera y desmovilizar el movimiento, dio marcha atrs sobre la fecha a partir de la cual se aplicara la reforma: slo se aplicar a las generaciones nacidas despus de 1975, mientras que las precedentes continuarn con el sistema actual. Por otra, y con una ostentosa provocacin, defendi todos los elementos de su proyecto de reforma, aadiendo una nueva agresin: la edad para poder jubilarse al 100% pasa de 62 a 64 aos, mediante un proceso de acumular 4 meses por aos aplicable a todos los asalariados y asalariada desde 2022 (de ese modo, las personas nacidas en 1960 tendrn que alcanzar los 62 y 4 meses para jubilarse con el 100%...). No mencion ningn elemento concreto en relacin al personal de la Funcin Pblica, en especial al de la Educacin nacional, que con esta reforma sufrirn prdidas automticas de cientos de euros al mes [entre 500 y 600], ni al personal del transporte (RATP, SNCF), para quienes plantea una negociacin sectorial sobre al clculo del perodo de transicin.

De forma demaggica y persistente, el gobierno avanza tres argumentos falaces para calificar su reforma de "universal y socialmente justa", en un ejercicio desvergonzado de pervertir el significado de las palabras.

Es tan evidente que se est vendiendo humo, que hasta el propio gobierno anuncia de un lado que todo el mundo ganar con el nuevo sistema y, al mismo tiempo, se compromete a no aplicarlo de golpe para reducir el malestar generado. Por otra parte, rechaza se poner a disposicin de la gente un sistema simulador que permita a la gente calcular en qu quedaran sus pensiones con el proyecto nuevo y as poder compararlas con el sistema actual. Una prueba ms de que todos los argumentos del gobierno son pura charlatanera.

De ese modo, con la presentacin del proyecto de ley, el Primer ministro ha logrado que todo el mundo se le ponga enfrente incluso la CFDT que, sin embargo, era su silencioso aliado desde el inicio de la movilizacin. No slo la CFDT del sector ferroviario se mantiene firme en la huelga de la SNCF, sino que la confederacin se ha sentido traicionada por el gobierno, dado que haba planteado que no se mezclaran la reforma sistmica (pasar al sistema de puntos) y la reforma paramtrica: el nmero de aos cotizados necesarios para acceder a una pensin al 100%, el ao de partida, etc. Y en ese tema, casus belli, el gobierno ha anunciado ampliar a dos aos ms los necesarios para ello! A todas luces, Edouard Philippe exagera con la esperanza de que la relacin de fuerzas permita ganar y situar la edad de jubilacin de Francia en torno a la media del resto de los pases europeos.

Respuesta sindical

Como todo esto era previsible, el conjunto del movimiento sindical se posicion abiertamente contra el proyecto gubernamental el 12 de diciembre y el movimiento huelgustico se ha reforzado. El conjunto de los sindicatos (CGT, FO, FSU, Solidaries, y tambin CDFT, CFTC y UNSA) se ha unido para realizar un llamamiento a huelgas y manifestaciones el 17 de diciembre, jornada que se anuncia al menos tan masiva como el da 5, con la presencia complementaria del conjunto del sector hospitalario que lleva ya varios meses en lucha.

Adems, en la medida que el proyecto presentado no da respuesta a la enorme prdida que supondr para las y los enseantes, o a las cuestiones pendientes para la SNCF y la RATP, esto ha reforzado la determinacin de estos sectores. Otro elemento que se aade: la mitad de las refineras de crudo estn en huelga, lo que empieza a generar penuria en las estaciones de servicio.

Tras estas reacciones al anuncio del Primer ministro, el gobierno ha comprendido que lejos de desatascar la crisis, lo que ha hecho es agudizarla. Por ello, en vsperas del fin de semana, ha comenzado con toda una operacin de desactivacin.

De entrada, en relacin a la polica. An cuando el nuevo rgimen propuesto se dice universal, el Primer ministro y su ministro del Interior ya se han comprometido a garantizar las condiciones actuales a las "fuerzas de seguridad interior, bomberos, policas, gendarmes, guardias de prisin y militares". Si bien la cuestin parece resuelta para las y los militares (se les garantiza la jubilacin al 100%, tras 17 aos de servicio para soldados y suboficiales; 27 aos para oficiales), la situacin no est nada clara para el resto de categoras. La polica parece que el viernes obtuvo el que se garantice su rgimen particular con la jubilacin a los 57 aos. Para meter presin, 600 CRS se dieron de baja por enfermedad a principios de semana, antes del 11 y la polica haba iniciado una huelga de celo, prometiendo nuevas acciones.

As pues, el rgimen universal de Macron ya plantea excepciones para el nico sector que segn l trabaja en condiciones penosas y de riesgo, el de las fuerzas represivas y militares. Por otro lado, las y los senadores conservarn sus conquistas: ms de 2000 euros netos de jubilacin tras un solo mandato de 6 aos. En cuanto a las y los enseantes que perderan ciento de euros por mes, el Ministro de educacin ha comenzado a intentar renegociar con ellos, prometindoles resultados concretos a lo largo de los prximos meses! El gobierno no se compromete a financiar ninguna revalorizacin de sus salarios [lo que en un primer momento el Ministro de educacin present como una posibilidad para compensar la prdida anunciada]. Lo que es peor an, el gobierno condiciona cualquier hipottico aumento a nuevas cargas de trabajo o a un incremento de la jornada laboral anual.

En realidad, el gobierno quiere resolver la crisis empantanando a las direcciones sindicales en discusiones sectoriales a lo largo de las prximas semanas, para entretenerles, como deca un viejo dirigente sindical, e impedir que sigan adelante con la confrontacin central contra este proyecto. En lo que se refiere a la CFDT, el objetivo del Gobierno sera de realizar ciertas concesiones en aspectos como los criterios sobre la penosidad, de forma que se retire del conflicto. Si el gobierno lograra imponer esta lnea, el movimiento perdera su relacin de fuerzas y la reforma se implantara.

Est claro que el Gobierno no quiere dar marcha atrs en cuanto a la prolongacin de la vida laboral hasta los 64 aos como mnimo ni a la puesta en pie de un sistema de pensiones por puntos. Su objetivo de fondo es quebrar el rgimen de cotizaciones salariales y deslizarse progresivamente hacia un sistema de pensiones por puntos que no cubran ms que una pequea parte del salario anterior, como es el caso en mucho pases de Europa. Su objetivo es no superar el 14% del PIB del gasto pblico que suponen las pensiones e impulsar el desarrollo de un sistema de seguros individuales a travs de los fondos de pensin.

Macron ha hecho de esta reforma un objetivo poltico que a pesar del amplio rechazo popular que sigue cosechando le abra la va a la reeleccin en 2022, apareciendo como el mejor gobierno para la derecha, la patronal y la burguesa, y bloqueando a la derecha tradicional (Les Rpublicans) cuyo lugar ocupa actualmente.

La contrarreforma de las pensiones constituye un ataque frontal, aqu y ahora, que impone hacerle frente sin titubeos. El meollo de la cuestin para el movimiento social est en evitar caer en las maniobras y las divisiones en los prximos das; en lograr una movilizacin importante el da 17 y que este da marque el punto de partida para extender la movilizacin con un control creciente de la movilizacin por parte de las y los huelguistas.


Lon Crmieux, sindicalista y militante del NPA

Traduccin: viento sur



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter