Portada :: Amrica Latina y Caribe :: La esperanza de Paraguay
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-12-2019

Cooperacin de Trump al gobierno del Paraguay
La presencia del FBI y la euforia del inmediatismo de prensa

Carlos Vern de Astrada
Rebelin


Los rganos o dispositivos de seguridad de las potencias funcionan para garantizar su hegemona. En el caso de EEUU desde el siglo XIX, en el marco del llamado monrosmo, EEUU identific la regin como propia.

A primera vista o desde una perspectiva inmediatista, el rol justiciero de EEUU confirma su condicin de gendarme mundial.

El proceso de declive que viene experimentando la potencia, el intento de ampliacin de su rea de control en medio oriente, la explosin social como consecuencia de la crisis de la deuda de fines del siglo pasado, dieron lugar a gobiernos incompatibles a los intereses de la potencia del norte.

Los fracasos en medio oriente y la prdida de control sobre su histrico patio trasero, hacen que EEUU vuelva su mirada sobre la regin, ahora con ms avidez dada su crtica situacin econmica y sobre todo, con la emergencia de China disputando el control planetario.

La transicin hegemnica de occidente a oriente, la guerra comercial entre EEUU y China, y la forzada vuelta al caduco modelo neoliberal en la regin, ocasionan un escenario de gran convulsin en la regin. Ecuador, Colombia, Chile, Bolivia son focos de fuerte tensin social que impulsan urgentemente a EEUU a aumentar los dispositivos de control social, a los efectos de recuperar su histrico patio trasero hoy convulsionado. La necesidad es mayor, cuando vemos que ante el fracaso de los modelos neoliberales se pueden ver como en la Argentina, la vuelta a gobiernos anti neo liberales. As con la victoria del Frente de Todos y la convulsin en el resto de la regin, EEUU se propone la instalacin de una cabecera de playa en el cono sur. Esa es la razn por la que instala un bunker dentro del mismo predio de la embajada en Paraguay con un puesto de comando de su polica Federal.

La medida en primera instancia para nuestros inmediatistas escribas desde una irremediable mentalidad colonial cae bien, porque ve que el histrico Superman justiciero, EEUU es el nico capaz de sanear nuestro pas de la corrupcin.

Cul es el mecanismo

El mecanismo consiste en sanear con criterio selectivo: Se investiga y persigue a una parte de la delincuencia y corrupcin, la que es incompatible a los intereses de la potencia del norte.

Esto ocurri en Guatemala con la creacin de la CICIG, Comisin Internacional contra la impunidad, organizacin promovida por EEUU que dio lugar a la persecucin y apresamiento nada menos que a dos ex presidentes. O en las otras persecuciones desde lo que se conoce como lawfare, persiguiendo a exponentes molestos de la regin como Correa, Lula, Cristina Fernandez etc. La persecucin repito- es selectiva. Se salvarn aquellos exponentes contaminados de corrupcin, pero funcionales a los intereses del norte. Esto para, adems de guardar las apariencias, justificar el control social persiguiendo con la misma justificacin de saneamiento, a exponentes de la civilidad con posiciones polticas incompatibles a la hegemona imperial. La figura usada para el efecto, ser el terrorismo y la sedicin.

La defensa de la democracia

Esta frase aparece entre la justificaciones de apoyo a la seguridad que EEUU promete al Paraguay, instalando la FBI en Asuncin. La defensa de la democracia sera el motivo poltico y por eso, el principal de la instalacin de su polica federal.

Todos sabemos cul es el concepto de democracia de EEUU. Es un modelo poltico y econmico compatible con sus intereses. Bolivia por ejemplo, a pesar del reconocimiento de organismos multilaterales como el FMI, el BM etc del indito posicionamiento en la regin como nunca antes en su historia, fue victima de un cruento golpe de Estado y el control del Estado est al mando de los golpistas que dicen defender la democracia. El gobierno de facto tuvo de inmediato el reconocimiento y la celebracin de EEUU.

Es notable cmo nuestras luminarias del periodismo inmediatista, celebran con jbilo la medida norteamericana, reforzando la idea de que como no somos capaces desde nuestras instituciones combatir la corrupcin, debemos inevitablemente estar bajo la tutela del Superman planetario, EEUU. Tanto los poderes fcticos y formales son de esa forma, vctimas de su propia contradiccin. La de haber avalado histricamente la tutela norteamericana , y que como una ruleta rusa, les puede caer encima.

Este intento de reactivar una nueva operacin Condor en la regin es por tanto una realidad. Intento que sin embargo, se estara dando en un contexto planetario muy diferente a los aos 70 del siglo XX. Hoy el mundo vive una crisis en el marco de la disputa hegemnica entre el huevo hegemn, China y EEUU en franco declive. El primero (China) con grandes inversiones en Amrica Latina.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter