Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-12-2019

Entrevista al catedrtico Antoni Soy
Sobre la crisis que viene y las polticas econmicas que se han practicado

ngel Ferrero
Sin permiso


1/ Tu ltimo artculo se titula Vuelve la crisis. Cules son los sntomas que as parecen indicarlo?

En primer lugar, que en las principales economas del mundo, la deuda de las empresas ha aumentado mucho desde la Gran Recesin de 2008. Al mismo tiempo, ha habido una desaceleracin del crecimiento econmico global (en los EE. UU., en China y otros emergentes, en Alemania y la zona euro) que puede hacer que la deuda mencionada sea pronto una carga demasiado grande para las empresas, cosa que podra desencadenar sus quiebras. Como consecuencia, las instituciones financieras veran como aumentan sus prstamos morosos, cosa que podra provocar una nueva crisis crediticia porque estas instituciones se negarn a darse prstamos entre ellas.

Las reservas bancarias depositadas en los bancos centrales han tendido a aumentar, lo cual ha hecho disminuir el volumen de recursos del mercado interbancario (el que sirve para que los bancos se den prstamos uno al otro) y, por lo tanto, se han producido recientemente episodios de contraccin monetaria y restricciones crediticias. Hace poco la Reserva Federal (FED) de los EE. UU. se vio obligada a inyectar ms de 50.000 millones de dlares en el sistema bancario porque las instituciones financieras pudieran continuar dndose prstamos unas a las otras.

As, del mismo modo que la deuda en el sector inmobiliario (hipotecas de riesgo elevado) desencadenaron la crisis de 2008, la deuda excesiva de las empresas -mediante prstamos apalancados por instituciones financieras que ya tienen mucha deuda- podra ser el chispazo financiero de una nueva recesin. Cada vez hay ms voces en las grandes instituciones internacionales (p. e., el FMI), en los principales medios de comunicacin de especializacin econmica y entre los acadmicos, especialmente keynesianos, de las teoras dominantes del pensamiento econmico, que defienden que la economa mundial est atrapada en una "trampa de bajo crecimiento", que la recuperacin de la depresin reciente ha estado ms dbil que despus de la Gran Depresin de 1929 y que crece la amenaza del caos que produjo la Gran Recesin de 2008.

Unas voces que parecen reconocer que la flexibilizacin de la poltica monetaria por s sola no es capaz de restaurar las tasas de crecimiento de la economa del perodo anterior a 2008. Creen que habra vuelto el momento de una combinacin de polticas econmicas ms equilibrada, dando una mayor importancia a los estmulos fiscales de carcter keynesiano. Insisten en decir que el gasto pblico puede servir para compensar la inestabilidad inherente de la demanda privada. En el periodo 1950-1970 este fue el consenso poltico y coincidi con "la edad de oro" del capitalismo.

Aun as, como recuerdan los economistas marxistas (como el britnico Michael Roberts) la llamada edad de oro lleg a su final por la disminucin de la rentabilidad del capital a partir de finales de los aos 60 del siglo pasado, y no porque se abandonaran las polticas keynesianas; a la inversa, estas se abandonaron porque se acab la edad de oro. Por otro lado, en una economa capitalista la crisis no empieza con una disminucin de la inversin, sino con una cada de la rentabilidad que es la que hace disminuir la inversin, la demanda efectiva global y el crecimiento econmico.

De hecho, aunque las crisis puedan iniciarse por razones monetarias o crediticias (colapso financiero) o por disputas/"guerras" comerciales entre pases, siempre tienen causas ms profundas. Concretamente, la cada de la rentabilidad de las empresas -de su tasa de beneficios, o tambin de su volumen de beneficios- que hace disminuir las inversiones y, por lo tanto, la demanda efectiva global y el crecimiento de la economa. En un primer momento, algunas empresas pueden intentar contrarrestar esta cada de la rentabilidad con la especulacin financiera, pero esto acabar haciendo ms graves las dificultades monetarias y crediticias de las instituciones financieras y las mismas empresas. Y los datos ms recientes, del FMI o de las 500 empresas del ndice S&P 500, son de una clara disminucin de las tasas de beneficio. Y las previsiones para el prximo futuro van en el mismo sentido.

Por lo tanto, los intentos para evitar una nueva depresin mediante las polticas fiscales no parece que puedan frenar ni revertir la cada de la rentabilidad, de los beneficios y de las inversiones. Y, si es as, no podrn evitar una nueva recesin.

2/ Cmo crees que esta crisis podra afectar a la Unin Europea?

La economa mundial est muy globalizada. Estamos en la poca del neoliberalismo capitalista globalizado. Por lo tanto, si las dos economas ms importantes del mundo -los EE. UU. y China (que est creciendo al ritmo ms lento de los ltimos 30 aos)- tienen problemas y se desacelera su crecimiento y los beneficios y la inversin estn disminuyendo, esto afectar, sin duda, al resto de economas y tambin a las de la Unin Europea.

Si, adems, la economa alemana, el principal motor de la economa europea, se encuentra cerca de la recesin econmica (a pesar de que segn el dato ms reciente todava no haya entrado en ella tcnicamente) y su importantsima industria manufacturera presenta problemas econmicos graves, es ms que probable que todas las economas de la Unin Europea se vean afectadas por un menor crecimiento y por el peligro real de que se produzca una nueva recesin.

Todo esto en un contexto en que las economas emergentes ms grandes estn en crisis o estancadas y en diferentes economas poco desarrolladas hay disturbios y protestas contra las polticas de austeridad (Lbano, Ecuador, Chile, Irn por ejemplo).

3/ Has sido muy crtico con el diseo econmico de la zona euro y en el 2013 publicaste "Salir del euro para salir de la crisis". Qu se ha hecho mal en tu opinin?

Desde los aos 50s a los 70s del siglo pasado, la entonces llamada Comunidad Econmica Europea (CEE) funcion como una alianza, creada en el momento lgido de la guerra fra con el apoyo de los EE. UU., para hacer de contrapeso a la URSS y sus satlites. Despus de las crisis de los 70s y principios de los 80s, empezaron las ampliaciones de la UE, lleg el acta nica Europea (1986) y, de forma muy importante, el Tratado de Maastricht (1992), en el mismo momento en que se produca el colapso de la URSS y sus satlites y la reunificacin alemana. El Tratado de Maastricht es fundamental para la evolucin del proyecto de la UE: apoya al mercado nico europeo; se prev la creacin de la moneda nica, el euro; se reafirman las "cuatro libertades de la UE" que ya figuraban en el Tratado de Roma (1957) -libre circulacin de bienes, capitales, servicios y personas- pero dndoles una interpretacin explcita como derechos individuales y, por lo tanto, abriendo la puerta a que se utilizaran en contra de los intereses y las polticas colectivas.

La UE fue creando una abundante y abigarrada legislacin cuya funcin ltima y esencial era la de promover el neoliberalismo. En este sentido, van jugado un papel fundamental la creacin del euro y la Unin Econmica y Monetaria (UEM), el Pacto de Crecimiento y Estabilidad para controlar y condicionar las polticas fiscales de los estados, y el principio de "proporcionalidad" segn el que cualquier actuacin de la UE se tiene que extender a todos los pases que forman parte de la misma, siempre que sea necesaria para conseguir los objetivos previstos en los Tratados de la UE. La UEM dio preeminencia a los factores monetarios en el diseo de la estructura institucional del euro y, al mismo tiempo, estableci una dura disciplina fiscal en los estados miembros.

La institucin fundamental de la UEM es el BCE, que no depende de ningn estado en particular, es el nico que puede emitir euros, el nico que podra cambiar el tipo de cambio del euro, el nico que puede hacer poltica monetaria, el que proporciona liquidez a los bancos de la zona, pero es refractario, en principio, a adquirir deuda primaria de cualquier estado y tiene la obligacin estatutaria de mantener la inflacin de la zona euro por debajo del 2%. La creacin del euro y del BCE, junto a la poltica de disciplina fiscal, fueron un paso decisivo en la transformacin neoliberal de la UE, al contribuir de forma bsica a la preeminencia del capital sobre -y en contra- del trabajo.

La gran crisis global (GCG) de 2007-2009 y la crisis de la zona euro (CZE) desde 2010 dejaron muy malograda la imagen de la UE. Ante la crisis, el objetivo principal pas a ser la salvacin de la moneda nica, el euro. Y los costes de este rescate se impusieron fundamentalmente a los pases ms dbiles de la UEM. Las polticas y las medidas implementadas fueron determinadas por los polticos profesionales y por los expertos tecncratas que trabajaban para la Troica (UE, BCE, FMI), un "organismo" que no haba elegido nadie y que tampoco tena que dar cuentas a nadie. Se asisti a una "despolititzacin" de las polticas econmicas y sociales y, demasiado a menudo, se dejaron de lado las formas de la democracia. El dficit democrtico fue acompaado de una progresiva prdida de soberana nacional (de los estados) y popular (de la ciudadana) que reflejaban el cambio histrico a favor del capital y en contra del trabajo y las condiciones de los trabajadores.

Ningn estado tiene el euro como su propia moneda. Los estados europeos son los usuarios de la moneda (el euro), pero no son los emisores de la misma. Adems, no se puede utilizar la poltica fiscal del Tesoro, que en Europa no existe en un sentido estricto. Esto tiene varias consecuencias, especialmente en los pases perifricos de la zona euro. La primera es que si hay una recesin probablemente se producir un crculo vicioso infernal: habr un dficit pblico y una deuda pblica cada vez ms grande, de forma que habr que buscar financiacin a travs del BCE y los mercados financieros, lo que aumentar los tipos de inters y las primas de riesgo, y esto significar mayores dficit pblico y deuda pblica. La segunda es que, en ausencia de un Tesoro europeo (y su propia moneda) los Estados tienen que ser responsables de los problemas de sus sistemas financieros y esto puede crear dificultades de solvencia. Por lo tanto, el euro ha acabado convirtindose en un problema para las economas de la zona euro y en especial para los pases perifricos, puesto que, no teniendo la facultad de emitir su propia moneda, se enfrentan al peligro de sufrir una crisis de solvencia y de que sus economas quiebren. El euro, que tena que conducir a una unin poltica europea, ha llevado, de hecho, a la dependencia de los estados de la UEM respecto del BCE y de los mercados financieros privados para financiar su endeudamiento, sobre todo los perifricos.

Los problemas de la zona euro se correspondan con una crisis del sector exterior (balanza de pagos) y con una parada brusca ("sudden stop") de los movimientos de capital que llegaban del exterior hacia los pases perifricos con el correspondiente aumento de la deuda, sobre todo privada, con el exterior. Por otro lado, las polticas de austeridad que estos pases se vieron obligados a aplicar no solo agravaron el dficit con el exterior, sino tambin el dficit pblico y la deuda pblica que son una consecuencia y no una causa de la crisis. Una moneda demasiado fuerte, como lo era el euro en los pases perifricos a partir de 1999, produce dficits de la balanza por cuenta corriente y los correspondientes prstamos del exterior para financiarlos. Estos dficits exteriores estructurales estuvieron financiados por los pases con supervit externo, especialmente Alemania que, gracias al tipo de cambio fijo que significa la existencia del euro, poda tener un mercado, el de la UE, donde vender la mayor parte de sus productos.

A la vez, tanto la clase media como la clase media/baja se endeudaron ms y ms (aprovechando la desregulacin del sistema financiero y la poltica de bajos tipos de inters) para tratar de mantener sus niveles de ingreso, riqueza y consumo. Este endeudamiento explosivo anim las burbujas inmobiliaria y financiera, hasta que la deuda privada fue demasiado grande, se fren totalmente el crdito, y esto hizo estallar las burbujas y la crisis lleg a las instituciones financieras, que tambin estaban muy endeudadas. Finalmente, todo ello impact sobre la economa real que entr en un proceso de recesin, de disminucin de la actividad econmica y de aumento del paro.

Ante la crisis, la preocupacin principal de la UE, mediante la Troica, fue la de evitar el colapso de la UEM y defender el euro como moneda de reserva internacional. Esto requera la proteccin de los intereses de los bancos, particularmente los de los pases centrales, el endurecimiento del rgimen de disciplina fiscal y el establecimiento de unas polticas de austeridad (recortes presupuestarios, disminucin de los salarios y empeoramiento de las condiciones de trabajo, desregulacin de los mercados y privatizaciones). Todo ello afectaba negativamente a los pases perifricos y a las clases trabajadoras, autnomos y Pymes, es decir, a los que sufran con ms intensidad las consecuencias de la crisis.

Ante la crisis del euro y de la UEM ha habido diferentes reacciones. La de las lites y el statu quo econmico y poltico (UE, BCE, la gran mayora de gobiernos estatales, las lites econmicas) que defienden enconadamente las polticas que se han llevado a cabo hasta ahora como la mejor solucin para superar la crisis, a pesar de que hayan producido situaciones tan dramticas como la de Grecia, por ejemplo, y que como mucho plantean pequeas reformas tcnicas. La de los que piensan que hace falta una reforma (ms o menos) a fondo de la UE y la UEM y que piden el fin de las polticas neoliberales y de austeridad, ms democracia y representatividad formal, pero en el marco de que "otra Europa es posible", pidiendo ms integracin y ms federalismo para poder luchar adecuadamente contra el neoliberalismo. Finalmente, la de los que piensan que "otra Europa no es posible", que no hay margen de reforma y que, a pesar de que la alternativa no es sencilla, lo que hace falta es recuperar, simultneamente, la soberana nacional/estatal y popular (de la ciudadana), lo que lgicamente supondra el abandono del euro, de la UEM y de la UE.

La estructura y la maquinaria de la UE y la UEM, el peso inmenso de la pesada normativa comunitaria y el funcionamiento correspondiente de la "restriccin externa" en los diferentes pases dan lugar a un avance continuo del neoliberalismo en la UE, un monstruo transnacional con mucha fuerza y poder para imponer sus polticas neoliberales. La UE se ha convertido en una alianza jerrquica de estados nacin que han creado las instituciones apropiadas para tener un mercado nico y una moneda nica (el euro) con el objetivo de promover el neoliberalismo. Es decir de recuperar el poder del capital sobre el trabajo (en definitiva, aumentar las tasas de beneficio y los beneficios que haban bajado durante la posguerra), mediante la reforma del mercado de trabajo (disminucin de salarios y empeoramiento de las relaciones y condiciones de trabajo, desmontaje del estado del bienestar, desregulacin de los mercados, especialmente el financiero, y privatizaciones). Y esto ha ido acompaado de un declive de la democracia y de una prdida de soberana nacional (de los estados nacin) y popular (de la ciudadana) para hacer las polticas que se decidan.

Los que dicen por un lado que el euro no es reformable y sostienen de la otra que no hay ninguna alternativa posible fuera del euro, estn aceptando que la izquierda no puede tener ningn papel a jugar a Europa: es una posicin polticamente suicida. Aun as, el horizonte de una revolucin continental es hoy tambin una cosa complicada. El nico mbito en el que parece posible pensar un proyecto de transformacin radical -con todas las dificultades y desafos que supone- contina siendo el mbito nacional, a partir de la soberana nacional y popular. Y este proyecto solo se puede plantear fuera de la arquitectura econmica e institucional del euro y de la UE. Y, si no se toma la va de la soberana nacional y popular, la alternativa es la Europa de la devaluacin interna y la austeridad que, como se ha visto en los ltimos aos, solo nos llevan hacia un declive econmico, social y democrtico irreversible.

4/ Cmo podra afectar esta recada en la recesin en Espaa, sobre todo teniendo en cuenta las perspectivas de un gobierno de coalicin entre el PSOE y *Unidas Podemos?

Espaa est muy integrada en el capitalismo neoliberal mundial y ms particularmente en el de la Unin Europea. Con una gran dependencia de las exportaciones a los grandes pases de la UE y del turismo que cada ao llega sobre todo de estos mismos pases. Por lo tanto, lo que pase a la economa mundial, y muy especialmente en la de la UE, afectar de forma muy importante a la economa espaola. Si la recesin y la crisis en el mbito mundial se confirman en Espaa tambin la habr. Y lo que ha pasado hasta ahora es que del mismo modo que cuando la economa, mundial y europea crecen, en Espaa lo hace algo ms, y cuando en el mbito mundial y europeo hay una crisis en Espaa esta es normalmente ms pronunciada.

Qu relacin puede haber entre esta recesin y el posible gobierno de coalicin entre PSOE y UP? Por lo que se conoce hasta ahora (los 10 puntos del preacuerdo) creo que no tendr prcticamente ninguna. El PSOE, que es claramente quin lleva la iniciativa en este preacuerdo, ya hace tiempo que, al menos en el mbito de las polticas econmicas y sociales, ha adoptado las tesis del neoliberalismo capitalista, como una parte importante de los partidos europeos tradicionalmente socialdemcratas. Como otros muchos pases europeos, la diferencia entre la derecha conservadora y la antigua "izquierda socialdemcrata", en cuanto a las polticas econmicas y sociales, ya no existe. Unos y otros han adoptado, desde hace tiempos, las recetas del capitalismo neoliberal.

Y parece que ahora UP tambin "comprar", o al menos no se opondr, a estas recetas. Si se analizan los puntos del preacuerdo (que es lo que se conoce de momento del pacto), y dejando de lado el punto 9 que hace referencia al conflicto entre Catalua y Espaa as como los puntos que estn ausentes del preacuerdo, el punto realmente esencial, desde el punto de vista de la poltica econmica, es el 10, que dice: "Justicia fiscal y equilibrio presupuestario. La evaluacin y el control del gasto pblico es esencial para el sostenimiento de un Estado del bienestar slido *y duradero". O sea, la cuestin esencial ser conseguir el equilibrio presupuestario mediante el control del gasto pblico tal como exige la Unin Europea y tal como Espaa se comprometi a hacer cuando aprob (de forma exprs y en pleno mes de agosto, y con un gobierno del PSOE) la modificacin del artculo 135 de la constitucin espaola. Es decir, continuarn las polticas de austeridad con la excusa de "nos obliga la UE".

La gran cuestin es, sobre todo desde el punto de vista de UP, cmo se revertirn las polticas antisociales llevadas a cabo desde hace muchos aos, si tiene de haber equilibrio presupuestario a partir del control del gasto pblico? Cmo se crear ocupacin, se combatir la precariedad y se garantizar una ocupacin digna, estable y de calidad, tal como se prev en el punto 1 del preacuerdo? Cmo se protegern los servicios pblicos tal como se prev en el punto 2? Cmo se luchar contra el cambio climtico, como se prev en el punto 3? Y podramos seguir hasta el punto 8 del preacuerdo. En resumen, el equilibrio presupuestario a partir del control del gasto pblico, previsto en el punto 10, convierte en papel mojado una gran parte de las cosas que, en teora, se prevn hacer en los puntos 1 al 8.

A no ser que guarden una carta escondida: justicia fiscal, las dos palabras que encabezan el punto 10 y de las que no se sabe nada. Qu se quiere decir con estas dos palabras? Qu se har una reforma fiscal y una lucha contra el fraude y la evasin fiscales, para que los ms ricos y los que ms dinero ganan, las lites econmicas y las grandes empresas, paguen ms impuestos, mientras se congelan o se disminuyen los de la gran mayora, las clases populares? Evidentemente, si se hiciera esto aumentara la recaudacin impositiva y el sector pblico dispondra de ms recursos para hacer polticas econmicas y sociales progresistas. Esto implicara, pero, la voluntad y la capacidad de enfrentarse a las lites econmicas y las grandes empresas espaolas. Est dispuesto y es capaz UP?. Est por ver. Est dispuesto y es capaz el PSOE?. A partir de su actuacin en los ltimos aos dira rotundamente que no. Estar dispuesto y ser capaz un gobierno de coalicin PSOE-UP en el que tiene la iniciativa el PSOE? Dira que no.

5/ Y en Catalua?

En cuanto a la recesin, y teniendo en cuenta que la economa catalana (a pesar de los alarmismos suscitados, desde Espaa y las lites econmicas, sobre las consecuencias del conflicto Catalua-Espaa) mantiene unas cifras macroeconmicas un poco mejores que las espaolas, las consecuencias en Catalua no seran demasiado diferentes de las de Espaa. De hecho, Catalua tiene todava una mayor integracin en el capitalismo neoliberal global, mundial y europeo, por el que cualquier cambio en la economa mundial y europea podra tener efectos ms inmediatos y quizs ms profundos (dependiendo de los sectores quesean ms afectados y teniendo en cuenta las diferencias en la estructura econmica catalana respecto a la espaola). En cualquier caso, si hay una recesin, sin duda saldr afectada.

Ahora bien, Catalua se encuentra en una situacin de sus finanzas pblicas que afecta negativamente a su productividad y a sus posibilidades de crecimiento. En este sentido se tienen que mencionar diferentes aspectos importantes. Primero, el dficit fiscal continuado e histrico de Catalua respecto a Espaa. Segundo, los incumplimientos continuados de las inversiones estatales en Catalua, en relacin con su poblacin, a su peso en el PIB y en las exportaciones espaolas; as como el gap, negativo para Catalua, entre las inversiones presupuestadas en los Presupuestos Generales del Estado y las inversiones realizadas realmente, incumpliendo repetidamente lo previsto en el Estatut. Tercero, el no cumplimiento del sistema de financiacin que se prevea en el Estatut, incluso el "recortado", y la no actualizacin del sistema de financiacin autonmica. Cuarto, la intervencin financiera de la Generalitat, que empez, de hecho, en 2012 con la "*Ley Orgnica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera", que concretaba el artculo 135 de la Constitucin espaola despus de su reforma en agosto de 2011 y con la implementacin del FLA (Fondo de Liquidez Autonmica) como forma principal de financiacin de las CCAA. Esta intervencin se hace ms importante a partir de septiembre de 2017, con una aplicacin del artculo 155 de la CE por la puerta trasera, y contina evidentemente con la aplicacin real y efectiva del 155. Hoy esta intervencin contina estando vigente en un grado importante, con una aplicacin de un 155 no oficial. Quinto, los recursos de los gobiernos espaoles y las sentencias desfavorables del Tribunal Constitucional respecto a una serie de impuestos o tasas propios que ha intentado implementar la Generalitat para obtener ms recursos financieros.

Aun as, en cuanto a los impuestos o tasas propios que la Generalitat quera implementar y que el gobierno espaol, va Tribunal Constitucional no ha dejado, la primera cosa que hay que decir es que los recursos que se pueden conseguir con estos impuestos representan una parte muy pequea del total de los ingresos de la Generalitat; y que, en muchos casos, las empresas que los tendran que pagar los acabaran repercutiendo, directamente o indirectamente, en los consumidores, es decir, en la mayora de la poblacin (clases medias y populares). Y que para aumentar sustancialmente estos ingresos habra que actuar sobre algunos impuestos que afectaran realmente a las lites econmicas (al 1% de los ms ricos) y a las grandes empresas, por ejemplo el IRPF de las rentas ms altas, el Patrimonio de los que ms tienen, o a las grandes fortunas, o a las sucesiones y transmisiones patrimoniales de este 1% mencionado, o al impuesto sobre sociedades (ahora competencia exclusiva del estado), o luchar realmente contra el fraude y la evasin fiscal. Pero esto querra decir estar dispuesto a enfrentarse, a hacer frente a estas lites. Y a esto no han estado dispuestos los ltimos gobiernos de la Generalitat, ni los de CiU, ni los de JxS, ni al parecer el actual gobierno de coalicin entre JxC y ERC.

6/ ltimamente has criticado la llamada Ley Aragons. Por qu?

De hecho, su tramitacin fue iniciada por el consejero Romeva en la pasada legislatura y ahora se pilota desde el Departamento de la Vicepresidencia y de Economa y Hacienda, donde se han traspasado las competencias. Estrictamente, estamos hablando del proyecto de ley de contratos de servicios a las personas (es decir, de la mayor parte de los servicios educativos y de formacin, de los servicios de salud, de los servicios sociales y de la dependencia, de los servicios comunitarios o personales, o incluso del Servicio de Ocupacin de Catalua).

Cules son las razones que, segn el vicepresidente Aragons (o el ponente de la ley del grupo republicano), justifican y hacen necesaria esta ley? En primer lugar, hablan de la obligacin de "desarrollar la directiva 2014/24/UE de la Unin Europea" o tambin de adecuarse a la "Ley de contratos del sector pblico" espaola. Pero esta obligacin no existe. No hay ninguna obligacin o ninguna necesidad que el Parlamento de Catalua tenga que legislar sobre este tema. Es ms, la directiva comunitaria mencionada solo seala, para la mayor parte de los servicios a que se hace referencia en el proyecto de ley, la posibilidad (que no la obligacin o la necesidad) de regular el contrato cuando este exceda los 750.000 euros (artculo 4 d), artculo 74 y anexo 14). Un umbral que no existe en el proyecto de ley catalana.

Por otro lado, se insiste mucho en que el proyecto solo quiere establecer las condiciones de los contratos de las administraciones y que solo hace referencia a los servicios que ya se ofrecen externamente (o sea ya estn privatizados) y que no tiene por qu suponer ninguna nueva privatizacin. Teniendo en cuenta que la mayor parte de estos servicios -que detalla muy minuciosamente el proyecto de ley- actualmente son ofrecidos directamente por las administraciones pblicas, parece lcito preguntarse por qu se tiene que hacer una ley para regular los contratos de los servicios de estos servicios en el supuesto de que se privaticen, a no ser que haya una voluntad (o una necesidad) de privatizar unos cuntos.

Y los promotores defienden que dando un menor peso al precio a la hora de adjudicar el contrato y un mayor peso a la calidad o a las condiciones sociales y ambientales, automticamente se promover que las Pymes, las cooperativas y las empresas de la economa social (ESS) tendrn ms posibilidades de ganar los concursos. Se olvida que en una economa capitalista con una competencia despiadada, las grandes empresas extractivas (y sus filiales) tienen ms recursos de todo tipo, y por tanto ms posibilidades, de cumplir estos requisitos y de llevarse los contratos. Una cosa que la experiencia reciente ha demostrado de forma suficiente.

Por otro lado, no est de ms recordar un par de cosas. En un informe especial, publicado el ao pasado, el Tribunal de Cuentas Europeo analizaba una de las formas de privatizacin de servicios pblicos, la cooperacin pblica-privada (Public-Private Partnership), y aunque se refera a un tipo de servicios diferentes de los del proyecto de ley, deduca unas conclusiones muy criticas, como se puede deducir ya solo a partir de su ttulo: "Las cooperaciones pblicas-privadas en la UE: mltiples insuficiencias y unas ventajas limitadas". Por otro lado, si nos fijamos en los datos del Centre d'Estudis d'Opini (CEO) cataln, en 2018 casi el 87% de los encuestados consideraba que los servicios pblicos son muy importantes y ms del 42% consideraba que tienen la mxima importancia (10 sobre 10). Al mismo tiempo, casi el 28% de los encuestados consideraba que los servicios pblicos gestionados privadamente funcionan peor que si son gestionados de forma pblica y este porcentaje ha aumentado casi un 9% desde 2011, mientras que un 38% dice que funcionan igual y un 23% (casi un 8% menos que en 2011) que funcionan mejor.

Cules son, pues, las razones que pueden explicar el comportamiento en la aprobacin de esta ley? Me atrever a apuntar dos. En primer lugar, creo que hay una razn coyuntural: en una situacin de 155 camuflado, muy especialmente en el mbito de la financiacin, las finanzas de la Generalitat han sufrido (y sufren) mucho y no se tiene claro cuando puede mejorar esta situacin. En este contexto, una falsa "solucin" para salir del callejn sin salida, aunque sea de forma provisional y coyuntural, es la de privatizar/ofrecer de forma externa ciertos servicios que actualmente se dan de forma pblica. Que una vez privatizados ya ser muy difcil que vuelvan a ser pblicos. Y es posible que algunos ayuntamientos u otras entidades locales que tambin tengan problemas financieros se apunten, en lugar de, por ejemplo, mancomunar los servicios y mantenerlos como pblicos.

En segundo lugar, creo que hay una razn ms estructural, ms estratgica, que va ligada a la ideologa y a las opciones polticas que le corresponden. Me parece que actualmente ERC, que es quien toma la iniciativa en el gobierno de presentar este proyecto de ley, se mueve entre una socialdemocracia que piensa que es posible reformar el capitalismo de una forma naif e ingenua, y un social-liberalismo (creciente en la cpula del partido) al que parece que ya le van bien las frmulas de privatizacin (desnuda y cruda o en cooperacin pblico-privada) de los servicios pblicos.

Porque, la cuestin es que mantener, y mejorar obviamente, los servicios pblicos requiere disponer de ms recursos econmicos para financiarlos. Y lo que parece ms lgico, al menos desde un punto de vista de izquierdas, es que estos recursos salgan de subir los impuestos que pagan los ms ricos (el 1%) y las grandes empresas y de implementar una lucha eficaz contra el fraude y la evasin fiscales, que hacen tambin principalmente los ms ricos y las empresas mencionadas. Es decir, se requiere la voluntad poltica de enfrentarse con las lites econmicas y sociales. Pero, lo que nos ha demostrado la experiencia de los ltimos presupuestos de la Generalitat, pilotados por ERC y la colaboracin de JxC, es que esta voluntad no ha existido (y nada hace pensar que esto tenga que cambiar prximamente).

7/ Inmediatamente despus de la crisis vimos como aument el inters por la economa. Hoy que podramos encontrarnos en las puertas de otra este inters parece haber menguado mucho. Qu creis que ha cambiado?

Es cierto que inmediatamente despus de la crisis de 2008 hubo un aumento del inters por la economa. Los gobiernos y los bancos centrales se vieron obligados a intervenir para salvar algunas instituciones financieras e incluso las economas de algunos pases. Y, en general, los medios de comunicacin, la opinin pblica y la mayora de economistas y expertos se preocuparon y se habl ms de las cuestiones econmicas.

Aun as, no tenemos que olvidar que, poco antes de la crisis, cuando la economa iba bien, al menos aparentemente, los empresarios y los directivos empresariales se dedicaban a hacer grandes cantidades de beneficios, una parte importante de la gente intentaba vivir lo mejor posible, incluso "peligrosamente", por ejemplo endeudndose por encima de sus posibilidades con hipotecas demasiadas arriesgadas que, por otro lado, las instituciones financieras concedan de forma demasiado osada y con unos riesgos excesivos. Por otro lado, la mayor parte de los economistas ortodoxos y de los medios econmicos de referencia "compraron" sin dudarlo la teora de la "gran moderacin" segn la cual, gracias sobre todo al sistema financiero, se haba acabado para siempre la volatilidad econmica y ya no habra ms ciclos y crisis econmicas. Todo esto salt por los aires con la quiebra de Lehman Brothers, el pnico financiero de finales de 2007 y la crisis de 2008.

De hecho, si acturamos con una lgica racional, las empresas, la gente en general y los gobiernos y los polticos en particular, tendramos que aprovechar los momentos en que la economa va bien y, por lo tanto, tanto los agentes econmicos como los gobiernos disponen de ms recursos econmicos, para hacer las reformas econmicas que tanto las empresas como los pases necesitan. Pero en lugar de esto, cuando las cosas van bien, todo el mundo intenta aprovecharse al mximo de la situacin: los empresarios intentan hacer el mximo de beneficios, la gente intenta vivir lo mejor posible y los gobiernos intentan aprovechar la situacin para consolidarse e intentar ser reelegidos en el futuro. Nadie se acuerda de que sera el momento ms apropiado para hacer las reformas necesarias.

Y cuando llegan las crisis, que inevitablemente llegan, no hay los recursos econmicos y financieros necesarios para hacer las reformas que hacan falta y de una forma adecuada. Y entonces se aplican polticas para paliar la situacin, no para solucionarla, como por ejemplo polticas de austeridad (reduccin de salarios, recortes de servicios pblicos), las llamadas "reformas estructurales", especialmente las del mercado de trabajo que empeoran las condiciones de trabajo y de vida de la mayora de la poblacin, de las clases populares.

Esta es la lgica del capitalismo neoliberal globalizado que intenta imponerse en todos los pases del mundo. Y cuando hay algn pas que intenta romper esta dinmica se encuentra con muchos problemas: boicots, sabotajes o golpes de estado. El objetivo es siempre el de restablecer la lgica del neoliberalismo.

Antonio Soy es catedrtico de economa aplicada de la Universidad de Barcelona. Fue vicepresidente de la Federacin de Municipios de Catalua. De 2006 a 2011, cuando militaba en ERC, fue Secretario de Industria y Empresa de la Generalitat de Catalua. 

Traduccin: ngel Ferrero

Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/sobre-la-crisis-que-viene-y-las-politicas-economicas-que-se-han-practicado-entrevista



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter