Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-12-2019

Movimientos sociales y vecinos plantan cara a Divarian y el BBVA en el barrio obrero de Orriols
Paralizan por sexta vez el desahucio de una mujer en paro y con dos hijas menores en Valencia

Enric Llopis
Rebelin

Fotografa: Orriols en Bloc


Valencia despierta desahucian en tu puerta! Qu pasa, qu pasa, que no tenemos casa. La resistencia de un centenar de activistas y vecinos logr paralizar el 18 de diciembre, por sexta vez- el desahucio de Raquel; esta vecina, de 37 aos y en desempleo, vive con su familia en una barriada perifrica y obrera Orriols- del norte de Valencia. En el nmero 41 de la calle Arquitecto Rodrguez, Raquel reside con su pareja y dos hijas de tres y cinco aos. Hace ao y medio se produjo el primer intento de desahucio; en septiembre el quinto y, tras la ltima suspensin la Comisin Judicial no se present el 18 de diciembre a las 9,15 horas-, los juzgados de Valencia comunicaron un nuevo plazo: el mes de marzo. En la calle, a las puertas del inmueble, Raquel ha recibido el apoyo de los movimientos sociales: activistas de Orriols en Bloc, la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH)-Valencia y la red EntreBarris.

Vive en Orriols desde hace dos aos. Su ltimo contrato laboral finaliz el 31 de octubre (trabaj durante un ao en un hotel) y actualmente percibe 426 euros del subsidio por desempleo; con la amenaza de desahucio: Administramos el dinero con cuentagotas, porque todo se te va en comer; no alcanza ni para los libros de texto, 500 euros entre las dos cras Es una injusticia muy grande y no slo por m, hay muchas familias en esta situacin; tener un techo -y no vivir en la calle- es un derecho, no un lujo; es un sinvivir, tengo una ansiedad que puede conmigo, afirma durante la accin de resistencia. En marzo de 2018 Raquel firm un contrato por el alquiler de la vivienda, que result falso (fue vctima de una estafa), y por el que se acordaba el pago de 200 euros mensuales.

En cuanto al procedimiento burocrtico (que comienza en los Servicios Sociales municipales), el Informe de Vulnerabilidad se remiti a los juzgados y la afectada figura en la lista de espera para el acceso a un alquiler social. Portavoces de Orriols en Bloc informaron que Divarian es la entidad propietaria de la vivienda en la que reside Raquel. El bloque vecinal y la afectada solicitaron la suspensin del lanzamiento y un alquiler social, a lo que la empresa se neg (Divarian quiere desahuciar por sexta vez a Raquel y su familia #OrriolsvsDivarian, fue la convocatoria a la concentracin en las redes sociales). El BBVA vendi, en octubre de 2018, su negocio inmobiliario en Espaa al fondo de inversin Cerberus Capital Management; el banco eliminaba, as, su exposicin al ladrillo, segn valor en un comunicado; la venta dio origen a la marca Divarian, cuyo capital social se reparta del siguiente modo: el 80% en manos de Cerberus y el 20%, controlado por el BBVA.

El pasado 16 y 17 de noviembre se celebr en Barcelona el I Congrs dHabitatge de Catalunya, en el que participaron 500 activistas de 70 colectivos como las PAH, sindicatos de barrio, de inquilinos y asambleas por la vivienda digna; en el encuentro popular se acord una campaa conjunta para hacer que caiga Divarian, el fondo buitre del BBVA; ser el cabeza de turco de todos los fondos especuladores; concluyeron que Divarian cuenta con miles de viviendas y est jugando con nuestras vidas. Adems en octubre la PAH de Barcelona ocup una sucursal del BBVA para denunciar que el banco est dedicndose a vender su cartera de pisos a fondos buitre como Cerberus, Divarian o Haya Real Estate, sin importarle que las viviendas estn vacas o no. Tambin el Espai Venal del Cabanyal, que promueve el sindicalismo de barrio, se enfrenta a Divarian y Haya Real Estate en Valencia; por ejemplo, el 21 de noviembre paralizaron por segunda vez el desahucio de una familia con dos hijos, de uno y tres aos, en el Cabanyal-Canyamelar; y el 3 de octubre cerca de 40 personas realizaron un escrache al BBVA para que Divarian negociara con las familias.

Fuentes de Orriols en Bloc (por la dignidad en el derecho a la vivienda) apuntan que Orriols es, tras los barrios martimos y populares de Natzaret y el Cabanyal, el tercero de Valencia en nmero de desahucios; son personas con un poder adquisitivo muy escaso y de diferente perfil tnico, el capital no hace distinciones; mientras, el Ayuntamiento (gobernado por Comproms y el PSPV-PSOE) no hace nada; la situacin es dramtica, explican. Actualmente el bloque vecinal tiene constancia de 12 familias en la barriada, todas con menores a cargo, pendientes de fecha para el desahucio. Tambin dan cuenta de la subida en los precios de los alquileres: hace cinco aos podan hallarse en la zona pisos por 200-250 euros, mientras que hoy el precio se eleva a los 400-450.

Segn el padrn municipal (enero de 2019), Orriols tiene 16.423 habitantes, de los que cerca de un tercio ha nacido fuera del estado espaol (la mayor parte proceden de Amrica Latina y frica); el 60% de las viviendas se construyeron entre 1961 y 1970 (en la dcada de los 50 el barrio se fue construyendo a partir de la migracin interior, de andaluces, castellanos y extremeos); destaca asimismo la presencia de poblacin gitana. En cuanto al nivel educativo, el 57% de los vecinos empadronados tiene hasta el graduado escolar o una titulacin inferior. Segn el Plan de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Valencia (2019-2013), el 30,7% de los hogares de la ciudad estn en riesgo de pobreza o exclusin social; en el rea del Centro de Servicios Sociales Salvador Allende, que atiende tres distritos y donde se sita Orriols, la tasa alcanza el 46,1%. Los colectivos vecinales critican el abandono de los diferentes gobiernos municipales (del PP durante 25 aos y -a partir de 2015- de coalicin progresistas) y resaltan la experiencia de convivencia cultural muy arraigada en el barrio.

Orriols es un barrio multicultural con ms o menos problemas de convivencia, resueltos por el tejido asociativo, uno de los ms potentes de la ciudad, asegura un activista de Orriols en Bloc, que pone el ejemplo de Valencia Acoge (ONG que apoya a las personas migrantes y lucha contra el racismo); el proyecto de desarrollo comunitario Orriols Convive, el Centro Cultural Islmico de Valencia, la Iglesia Evanglica de Barona o dos bancos de los alimentos. Ahora hay en el barrio un problema con un casal nazi, aade (el pasado 14 de septiembre colectivos sociales y vecinos participaron en una concentracin -con la consigna Orriols libre de odio- frente a una asociacin cultural que, destacaba la convocatoria, es en realidad un colectivo vinculado a grupos fascistas de ultraderecha ya conocidos en otras ciudades; y el 26 de octubre se present, en la Plaa de la Ermita, la Crida contra el Racisme i el Feixisme, con la adhesin de ms de 50 asambleas, ONG, plataformas y sindicatos; la jornada incluy juegos, teatro, msica y actividades para menores).

En el estado espaol, los juzgados practicaron 10.177 desahucios en el tercer trimestre de 2019, segn los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ); ms de dos tercios, en relacin con los alquileres. A partir de estas cifras, el Sindicat de Llogaters de Barcelona denuncia que cada 12 minutos se desahucia a una familia en Espaa. La reivindicacin de una vivienda digna se plantea a diferentes escalas. El 17 de diciembre la PAH, la cooperativa jurdica El Rogle y EntreBarris presentaron en Valencia la iniciativa ciudadana europea Housing For All, para recoger un milln de firmas en al menos siete pases de la UE- y con un punto central: facilitar el acceso a la vivienda a todas y todos; la Comisin Europea registr la propuesta en marzo y, si se rene en un ao el milln de apoyos, tendr un plazo de tres meses para pronunciarse.

A esta iniciativa se sumaron las movilizaciones en la calle: Pinchemos la burbuja. No ms alquileres abusivos. Fue una de las consignas en las manifestaciones del 6 de abril en Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Vigo, Bruselas, Amsterdam, Lisboa, Berln, Viena, Npoles, Nicosia y una veintena de ciudades. En el caso espaol, mientras los fondos buitres acumulan viviendas a una velocidad vertiginosa, el alquiler se come ms ingresos que en cualquier otro pas de la OCDE, denunci la PAH.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter