Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-12-2019

La "uberizacin", oro por cuentas de vidrio

Rafael Mayoral
El Salto


La Fundacin del Espaol Urgente (Fundu) realiza anualmente un certamen para elegir la palabra del ao. En 2017 una de las palabras finalistas fue "uberizacin" pero la vencedora entonces fue "aporofobia". Las palabras que elegimos no son inocentes y el modo en que las escuchamos en los medios de comunicacin y segn en qu contextos, menos todava. De tal forma que el concepto de uberizacin de la economa se nos quiere presentar como una suerte de discurso que ofrece oro por cuentas de vidrio dando a entender que la innovacin tiene como resultado inevitable la uberizacin.

Esto es solo la punta de un iceberg de eufemismos que no permite ver lo que realmente subyace: un nuevo modelo econmico basado en la precariedad como forma de vida y en la elusin fiscal como mecanismo de saqueo. Llaman economa colaborativa a arrebatar los derechos ms bsicos a la gente y llaman innovacin tecnolgica a estrategias planificadas para la constitucin de monopolios en sectores econmicos estratgicos, con especial afectacin a los servicios pblicos.

El proceso de uberizacin de la economa tiene un componente de ingeniera econmica, social y poltica de determinadas fracciones del capital financiero que se considera por encima de cualquier soberana o jurisdiccin. En primer lugar, la uberizacin tiene como elemento definitorio la elusin fiscal con matriz en parasos fiscales. La elusin facilita la desvinculacin de estas corporaciones de la sociedad donde realiza su actividad econmica y, por lo tanto, de la obligacin de contribuir al bienestar de la poblacin por medio de servicios pblicos pagados con una poltica impositiva progresiva, propia de los estados democrticos. Un modelo de capitalismo financiero depredador y extractivo para los que la justicia fiscal es percibida como un adversario a batir. Uber hizo famoso el Sandwich holands puente con las Islas Bermudas, Cabify situ su matriz en Delaware bajo la excusa de que era la nica frmula que le permita captar capital, dos ejemplos entre muchos.

En segundo lugar la precariedad como forma de vida, se despliega en el mbito de la produccin y la reproduccin. Si compramos los cristales de colores estamos perdidos. Nos enfrentamos a un modelo econmico que pretende perpetuar y profundizar la precariedad como forma de vida de las mayoras sociales. La precariedad como sinnimo de incertidumbre, de inseguridad vital frente al miedo que provoca una sociedad regida por la ley del ms fuerte. En un mundo laboral que muta, donde ya no te despiden sino que te desconectan, donde la supuesta flexibilidad se concreta en estar a disposicin de la empresa just in time, eres libre de no hacerlo, la empresa es libre de no darte trabajo si no te sometes a su disciplina mediante evaluaciones basadas en un control digital basado en un algoritmo que es secreto.

Los procesos de uberizacin establecen como objetivo el control del territorio como un elemento central, intentando generar polticas de monopolio en sectores estratgicos: el transporte es un sector estratgico al igual que la logstica. En la vivienda, los fondos buitre jugarn un papel protagonista.

El nuevo modelo de fondos buitre hace de palanca para garantizar el aumento desorbitado de los precios del alquiler que es un elemento clave para poder vivir y fundamental en la existencia de las personas. Los buitres encontraron el terreno abonado en las relaciones contractuales precarias. Los fondos estn cartelizando el mercado inmobiliario con la adquisicin a precio de saldo de las viviendas resultado del rescate bancario y los recortes. Las SOCIMI fueron creadas como sociedades de inversin inmobiliaria para los grandes inversores financieros con un atractivo fundamental: pagan un impuesto de sociedades del cero por ciento.

En tercer lugar, la uberizacin ataca a la soberana popular y al principio de legalidad. Ataca la normativa laboral, sindical, fiscal, y de consumidores. Se trata de un modelo econmico que no se realiza respetando la legalidad si no con el objetivo de superarla por la va de los hechos.

La utilizacin del concepto de uberizacin tiene relacin con ese modelo que pretenda imponer uber pop. Un particular sin dar de alta en la seguridad social realiza un servicio bajo la direccin operativa de la empresa multinacional que oferta el servicio, lo contrata imponiendo sus condiciones y ocultando el mecanismo de establecimiento de precios y desvinculndose de la responsabilidad sobre la prestacin del servicio y recibiendo la cuanta de la totalidad del servicio en su sucursal en Holanda. Es decir, sin pagar impuestos, sin responsabilidad laboral, sin responsabilidad en materia de consumidores

No pensemos que la industria o el campo van a estar excluidos de este modelo econmico y que est solo pensado para los jvenes que reparten en bicicleta, estaramos muy equivocados. Ese modelo de relaciones laborales basado en el contrato de cero horas que est en el Reino Unido es punta de lanza del mismo modelo econmico.

 

Cundo nos va a tocar? Cundo vamos a tener una app en el mvil que nos diga cuando tendremos que ir a currar a la subcontrata de turno en la empresa de turno? Eso ya existe. No es una novedad. La Organizacin agraria COAG denunciaba en un reciente informe la uberizacin del campo y mostraba su preocupacin por lo que definen un cambio de paradigma en el modelo productivo en el que los grandes inversores, en muchas ocasiones con capital ajeno al agrario que busca solo rendimientos econmicos () ganan terreno en detrimento de los agricultores y agricultoras tradicionales. No hay ningn sector econmico que este a salvo porque asistimos a la imposicin de un nuevo modelo econmico que reduce la soberana a un concepto identitario y supeditado al poder econmico de las corporaciones transnacionales.

No hay piedra filosofal que nos haga encontrar una solucin a este proceso, sino que precisamente de lo que se trata es de implementar dinmicas complejas que sean capaces de aunar frmulas clsicas de lucha del movimiento obrero, con nuevas frmulas de lucha capaces de adaptarse a este proceso de externalizacin de la produccin y los servicios que desvincula del centro de trabajo a la gente y que cambia el centro de trabajo por el conjunto del territorio.

La lucha popular por el territorio puede establecer nexos de conexin entre la esfera de la produccin (precariedad laboral), con la esfera de reproduccin de la vida (servicios pblicos, vivienda, casas de apuestas, etc). Al mismo tiempo debemos entenderlo en el marco de la defensa de las mnimas conquistas democrticas que han ido desarrollando los pueblos durante los ltimos 200 aos. Se trata de defender la capacidad de los pueblos de autogobernarse bajo el principio de la soberana popular y de imponer ley y jurisdiccin para las actividades que se despliegan en su territorio (sistema fiscal bajo principios de progresividad, caja de la seguridad social, legislacin laboral, legislacin de proteccin de los consumidores, proteccin ambiental o la seguridad vial, entre otros.

Del mismo modo que hay que reconocer el derecho a la libertad sindical de la gente trabajadora como un elemento central de construccin democrtica, es necesario poner encima de la mesa el derecho que tiene la poblacin para establecer relaciones de negociacin colectiva con aquellos que son responsables del acceso a necesidades vitales como puede ser la vivienda. Ese mismo planteamiento que se est haciendo en la lucha por otro elemento esencial para la vida como es la relacin que mantienen los inquilinos.

Para terminar, hay una lgica fundamental que es necesario articular para responder a la uberizacin que es, en resumidas cuentas, la imposicin del darwinismo social de la individualizacin, la del yo no necesito a nadie para resolver el futuro. Pues la lgica inversa; la de la fraternidad y la sororidad popular como herramientas de construccin poltica para una nueva institucionalidad que nos permita hacer frente a esos grandes monopolios y entender que, o salimos juntas por medio de procesos colectivos, o nos van a pasar por encima. Entendiendo, adems, que esto es una batalla en el mbito de lo econmico, lo social, lo poltico y lo cultural. Hay quien dice que la ultraderecha va a intentar penetrar en los sectores populares por medio de polticas sociales. No estoy de acuerdo. Va a intentar imponer la cultura de las lites en los sectores populares, a plantear que por qu un trabajador no puede trabajar por debajo del salario mnimo, va a intentar plantear que por qu los trabajadores no pueden renunciar individualmente a sus derechos. Eso es de lo que estamos hablando, de la recuperacin de un modelo que es autoritario en lo poltico, lo social y lo econmico y lo hemos visto claramente en los ltimos tiempos en el planteamiento de Bolsonaro, de VOX y de Orban que no dejan de ser el planteamiento de Pinochet, versin 2.0.

Rafael Mayoral. Secretario de Sociedad Civil y Movimiento Popular de Podemos y diputado de Unidas Podemos en el Congreso de los Diputados.

Fuente: http://www.elsaltodiario.com/precariedad/uberizacion-oro-por-cuentas-de-vidrio-elusion-fiscal-precariedad


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter