Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-12-2019

La poca decembrina no ahoga las protestas en Colombia

Fernando Alexis Jimnez
Rebelin


En una poca tradicional en la que millares de colombianos solo pensaban en el dulce manjar blanco, la natilla, los buuelos y las colaciones, el curso de la historia cambio con movilizaciones como la de Medelln resiste cantando que congrega ojo de buen cuberoa cerca de diez mil personas que corearon a 42 artistas. Msica con sentido social, de protesta, para recordarle al presidente Ivn Duque, a la clase poltica y al reducido grupo empresarial que manipula al pas, que estn equivocados si crean que el perodo decembrino ahogara las protestas.

Hay razones de sobra para que en la capital de Antioquia y en el resto del pas, permanezca encendida la llama de la frustracin.

La reforma tributaria maquillada con el nombre de Ley de Crecimiento Econmico fue aprobada en el Congreso. Se desconoci olmpicamente que fue una de las motivaciones del paro del 21 de noviembre que an no termina, que deja a la fecha cinco civiles muertos y ocho que perdieron sus ojos, como consecuencia de las reacciones del Escuadrn Mvil Anti Disturbios ESMAD--.

Al igual que las reformas precedentes, solamente favorecen a la clase empresarial a la que exime de cargas tributarias con el sofismo de que se busca generar ms empleo. En la prctica ha sido todo lo contrario. El desempleo en Colombia est por encima del 12%, una de las cifras ms altas de Latinoamrica.

Las empresas trasnacionales que concentran la industria farmacutica y sobre cuyos hombros pesa la responsabilidad de decenas de pacientes, tiene una gabela: beneficios por ms de $400.000 millones. Con ese dinero se podra mejorar muchsimo el servicio de salud que se le presta a los colombianos, pero ahora ir a bolsillos de los empresarios.

El limbo en el que se encuentra la sancin contra los corruptos al procurar cerrarles toda posibilidad a pagar su condena bajo la figura de casa por crcel, evidenciando la doble moral de la clase poltica, y la enorme dificultad que han tenido las centrales obreras para negociar el ajuste salarial para el 2020, fueron otros de los alicientes para movilizar a miles de antioqueos. Unieron sus voces para cantar y protestar. Una forma novedosa de elevar una voz disonante, como ya lo hicieron con Un canto por Colombia el 8 de diciembre en Bogot y otras ciudades.

La de las ltimas horas en el Centro Administrativo La Alpujarra, fue una concentracin sin precedentes histricos. Tal como anota la artista Adriana Luca, amenazada de muerte por ser una de las organizadoras: Colombia despert del letargo de muchos aos, y eso es lo importante.

El paro 21N sigue vivo y hoy ms que nunca, para angustia del presidente Ivn Duque y el desasosiego de sus cada vez menos seguidores. El que las movilizaciones tengan vida propia no es algo gratuito, se lo ganaron las polticas opresivas a una amplia base popular quedoblegada por el temorest descubriendo que s se puede cambiar el curso de la historia de un pas y de un continente.


Blog del autor www.cronicasparalapaz.wordpress.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter