Portada :: Ecologa social :: Cambio climtico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-12-2019

Entrevista a David Wallace-Wells
Si llegamos a escenarios infernales ser slo porque lo hemos elegido

Eduardo Robaina
La Marea climtica

Entrevista al periodista estadounidense experto en cambio climtico y autor del libro El planeta inhspito (Debate, 2019).


Es peor, mucho peor, de lo que imaginas. Con esta frase comienza El planeta inhspito. La vida despus del calentamiento (Debate, 2019), el libro que ha publicado este ao el periodista experto en cambio climtico David Wallace-Wells (Nueva York, 1982). Ocho palabras que sirven como triler a las casi 350 que conforman el escrito. De esas, en torno a 80, las dedica nicamente a las notas que recogen la evidencia cientfica mencionada.

Todo comenz en 2017, cuando public en la revista New York Magazine, de la que es director adjunto, un artculo con el mismo nombre que el libro. La esencia de aquel texto era la misma: demostrar, con estilo periodstico y usando toda la evidencia cientfica disponible, que las consecuencias de la crisis climtica pueden llegar a ser devastadoras si no se hace nada por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que provocan el calentamiento global.

Ese artculo le vali no pocas crticas por parte de la sociedad, pero tambin de la propia comunidad cientfica, quienes le tachaban de alarmista. No obstante, el tiempo y los sucesivos estudios cientficos le han acabado por dar la razn. En octubre de este ao se cumpli un ao del informe que emiti el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climtico), un documento histrico en el que se alerta de la importancia de limitar la temperatura en 1,5 C sobre niveles preindustriales, haciendo del planeta un lugar mucho ms habitable que si el calentamiento superara los 2 C.

Subida del nivel del mar de hasta un metro, acidificacin del ocano, desaparicin de glaciares, temperaturas rcord mes a mes, sequas interminables, tormentas e incendios cada vez ms habituales y severas, desplazamientos forzosos por eventos climticos extremos, aumento del hambre en el mundo, enfermedades que se expanden a nuevas regiones, desaparicin de especies La lista de los efectos del cambio climtico es larga. Por algunos de estos escenarios futuros -aunque muchos ya presentes- sobrepasa Wallace-Wells en El planeta inhspito.

No se considera ecologista ni un gran amante de la naturaleza. Tampoco activista. Pero s un periodista consciente de la gravedad de la crisis climtica, de ah su afn por hacer llegar esa realidad al mximo de personas posibles.

 

Cul es el primer recuerdo que tiene sobre el cambio climtico?

Es curioso. Aunque lo soy suficientemente mayor para haber estado vivo cuando tuvo lugar ms de la mitad de las emisiones producidas por la quema de combustibles fsiles en toda la historia de la humanidad, soy lo suficientemente joven para no recordar un momento previo en el que no fuera consciente del cambio climtico. Probablemente me lo ensearon en la escuela primaria; quiz fue relativamente pronto.

Recuerdo claramente escuchar a George H. W. Bush hablar sobre contrarrestar el efecto invernadero y, por supuesto, la manera en que Al Gore dio voz a las preocupaciones sobre el clima durante su poca como vicepresidente y durante su campaa para la presidencia americana en el ao 2000. Sin embargo, como muchas de las personas que conoca, su documental Una Verdad Incmoda me abri los ojos de forma abrumadora, haciendo que aquello de lo que previamente se hablaba como una amenaza lenta, distante y compartimentada, como algo que se poda gestionar a travs de medios tecnocrticos convencionales, se convirti en algo mucho ms inmediato y potencialmente catastrfico.

Aunque empec a escribir sobre cambio climtico hace unos pocos aos, senta que el periodismo y los movimientos de presin poltica convencionales sobre este tema seguan representando mal el estado de la ciencia en tres reas.

La primera se refiere a la velocidad del cambio. El calentamiento global no es un proceso lento que tiene lugar a lo largo de los siglos, sino que es muy rpido: ms de la mitad de las emisiones procedentes de los combustibles fsiles producidas a lo largo de toda la historia de la humanidad se han producido en los ltimos 30 aos (desde que Al Gore public su primer libro sobre calentamiento global y desde que la ONU estableciera el IPCC ).

La segunda es sobre el alcance del cambio. Durante mucho tiempo, nos han prevenido del cambio climtico casi siempre en trminos de incrementos del nivel del mar, mientras que, aunque sea algo preocupante, es slo uno de sus muchos impactos: olas de calor, sequas, hambrunas, efectos sobre los conflictos y el crecimiento econmico El calentamiento global lo abarca todo, un sistema del que nadie ser capaz de escapar durante las prximas dcadas.

Y el tercer gran malentendido es sobre la gravedad del cambio. An hoy escuchamos mucho sobre reducir los umbrales del calentamiento a entre 1,5 y 2 C, cuando la primera estimacin es optimista e imposible y la segunda es, hablando de forma prctica, inalcanzable. Esto significa que en solo unas dcadas nuestro planeta ser ms clido que el que describe cualquiera de las informaciones sobre impactos climticos: en muchas de las mayores ciudades en el Sur de Asia y en Oriente Medio har tanto calor en verano que simplemente andar en el exterior puede significar arriesgarse a tener un golpe de calor o incluso la muerte; y por eso, Naciones Unidas cree que tendremos 200 millones de refugiados climticos o ms ya en 2050; los daos por las tormentas y la subida del nivel del mar se incrementarn por 100; podra haber 150 millones de muertes adicionales al ao por la contaminacin del aire, un sufrimiento de una escala 25 veces mayor a la del Holocausto; y nos habremos condenado a la prdida inevitable de las capas de hielo del planeta, las cuales supondran, durante siglos, una subida del mar de quiz 80 metros, suficiente para inundar dos de cada tres de las mayores ciudades del mundo, si no las movemos.

Esto no es una descripcin del peor escenario posible, sino que sera el mejor escenario, y ni siquiera hemos empezado a procesar lo que eso va a significar para nuestra poltica y geopoltica, nuestra cultura y nuestra relacin con el capitalismo y la tecnologa y el sentido de nuestro lugar en la naturaleza y en la conformacin de la historia. Estos impactos en lo que yo llamo las humanidades del cambio climtico pueden ser ms profundos que cualquier otro impacto climtico directo.

Coincide ese primer recuerdo con su toma de conciencia sobre la gravedad del cambio climtico?

No puedo decir que s, la verdad. Durante mucho tiempo, entend el clima como un tema importante, pero como un desafo poltico ms entre muchos otros, y probablemente no tan urgente como muchas otras cosas en las que pasamos el tiempo debatiendo en el terreno poltico.

Todo cambi en 2016, cuando empec a ver informes de la nueva ciencia climtica que me daban mucho ms miedo que nada de lo que hubiera visto antes, o incluso de lo que me estaba contando el periodismo climtico convencional. Dada la rapidez con la que el cambio climtico avanzaba, lo universal, transversal y malo que iba a ser, empec a pensar en la crisis menos como un problema poltico y ms como el problema poltico. Incluso no como un problema poltico, sino como el teatro en el que todas nuestras vidas se estn desarrollando, y en el que tendremos que cambiar nuestra forma de vida de manera dramtica en las prximas dcadas.

No se considera ecologista. Tampoco activista. Reconoce no estar apegado a la naturaleza. No entra entre sus planes el veganismo. Afirma que lo nico que le hace sentir culpable es viajar en avin, aunque lo sigue haciendo. A pesar de todas estas contradicciones, usted se dedica a escribir sobre las consecuencias del cambio climtico y la importancia de actuar. Cualquiera que no le conozca y solo leyera estas lneas le llamara hipcrita. Qu le motiva a escribir este libro?

Esas son dos cuestiones realmente diferentes, as que intentar contestar una a una. La ciencia es bastante clara sobre la importancia relativa de la accin colectiva e individual: si tenemos esperanza de responder a esta crisis en algo parecido a la medida que requiere, slo podemos hacerlo a travs de una reorientacin profunda de nuestras polticas. Las elecciones individuales de consumo lo que comemos, si volamos o no, qu tipo de coche utilizamos son valiosas por varias razones: nos permiten vivir dentro de nuestros valores, mostrar a aquellos que estn alrededor que nos importan estas cuestiones, y mostrar a los polticos y a los que disean polticas que queremos un cambio. Pero, son solo un paso en un camino hacia una accin poltica a gran escala. Para estabilizar el clima del planeta a cualquier temperatura, tenemos que reducir totalmente las emisiones de carbono.

Si nos encontramos dentro de 50 aos, a 3 C, por ejemplo, y producimos incluso una pequea parte de las emisiones que producimos hoy, seguiremos calentando el planeta. Y si nos tomamos el objetivo final de un mundo descarbonizado en serio -algo que deberamos hacer para tener alguna esperanza de parar el calentamiento-, se requerir mucho ms que los ajuste marginales en las huellas de carbono que pueden ser conseguidas a travs de cambios en los modelos de vida. Esto significa que lo ms importante que cualquier persona puede hacer es involucrarse polticamente, intentar dar prioridad a un cambio transformador a gran escala; conseguir eso es mucho ms importante que lo que compras en el supermercado o cmo de a menudo viajas.

Para m, sin embargo, esto no debera ser una razn para desesperarse, o la base para un ejercicio de hipocresa, ya que la poltica ha estado aqu siempre para eso: para permitirnos vivir juntos de forma ms responsable de lo que lo hacemos individualmente. No pedimos a esos que creen que la red de seguridad social debe expandirse que primero demuestren su compromiso donando todos sus ingresos a la caridad antes de contemplar la posibilidad de incrementar los impuestos. No deberamos pedir a los que estn pidiendo una accin climtica que se conviertan ellos mismos en santos climticos antes de tomarnos en serio su activismo por un cambio significativo. Si lo hacemos, estaremos restringiendo de forma tan drstica los posibles apoyos polticos que ningn cambio de esa escala se d probablemente. En Estados Unidos, en concreto, nos han enseado durante tanto tiempo que dejamos nuestra huella poltica sobre el mundo a travs de lo que compramos y consumimos ms que a travs de la poltica real, que a menudo pensamos que el nico camino de futuro es a travs de cambios en esos patrones de consumo. Pero, por supuesto, necesitamos algo mucho ms grande. Por fortuna, en este punto, an es posible imaginar una transicin energtica que nos requiera cambiar slo la fuente y la base de nuestras preferencias de consumo hoy en da que la energa venga de fuentes renovables, que nuestra infraestructura se construya con un nuevo tipo de cemento, que nuestros aviones vuelen utilizando un tipo de combustible diferente y no abandonar enteramente esos aspectos de nuestras vidas relativamente confortables. Por supuesto, si no actuamos pronto, ser necesaria una transicin ms dramtica.

Sobre por qu escrib el libro mi propia perspectiva es mucho ms la de un periodista y un observador que la de un activista, y lo que he esperado hacer es presentar la saga en la que estamos viviendo a travs de su totalidad pica una historia no solo sobre clima extremo y subida del nivel del mar, sino de un entramado infinitamente complejo e interconectado de comportamientos humanos y sus consecuencias, una de las premisas para transformar completamente prcticamente cada uno de los aspectos de la vida moderna en el siglo XXI- de la misma forma que se podra decir que el siglo XIX estuvo definido por la modernidad o el final del XX por el capitalismo financiero, este siglo va a estar definido y literalmente modelado por el cambio climtico, que definir toda la experiencia humana para siempre a partir de ahora.

Pero cunto impacto tendr y cmo de profundo ser el sufrimiento que provoque ser resultado de las elecciones que hagamos ahora. Espero que la mayor parte de la gente responda a las aterradoras noticias sobre cambio climtico sin caer en el fatalismo o, incluso peor, en una visin de suma cero por la competicin de recursos que genere una respuesta insensible a todo ese sufrimiento en otras partes del mundo. Espero que se decanten por la poltica emptica y comprometida, pidiendo ms acciones que alivien ese sufrimiento lo ms posible. Los obstculos al cambio son enormes, pero nuestras manos son en buena parte esas palancas. El principal causante del calentamiento global es la accin humana, y si llegamos a escenarios infernales ser slo porque lo hemos elegido. Lo que significa, en teora al menos, que podemos elegir diferentes caminos hacia el futuro tambin.

No confa en las acciones individuales para poder mitigar los efectos del calentamiento global. Considera cualquier gesto personal insignificante frente a cualquier decisin poltica. Entonces, cul debe ser el papel que asuma la gente?

Uno poltico! Eso empieza, en la escala ms pequea, simplemente con la conversacin. Muchas encuestas sugieren que muchas personas sufren ansiedad climtica de forma privada sin hablar nunca de ello, ni siquiera con sus allegados, lo cual es una de las razones por las que se sienten tan impotentes a la hora de tomar acciones en contra del calentamiento. El siguiente paso es votar, y hacerlo por lderes que den prioridad a la accin climtica. A partir de ah, podemos hacer lo posible para pedir responsabilidades a los lderes sobre esas promesas que hicieron en sus campaas y, de hecho, incrementar esas ambiciones cuando estn en sus puestos. Y, ms all, est la movilizacin y el compromiso con las polticas de protesta, que durante el ltimo ao han transformado de forma radical el paisaje de la poltica climtica en occidente, y han abierto todo un espectro de nuevas oportunidades de acciones de futuro.

En un momento del libro describe el cambio climtico como un hiperobjeto: un hecho tan amplio y complejo que impide entenderlo adecuadamente. Es esa incomprensin la responsable de la inaccin climtica?

Sin duda, tenemos problemas para apreciar directamente, y realmente evaluar, la escala de la crisis tal y como se presenta hoy; y ciertamente lo que la ciencia nos dice es que ocurrir en breve. La pregunta de por qu pasa esto es fascinante y crtica, pero no s si se puede responder ms all de las generalidades. Cada uno de nosotros es diferente, con diferentes prejuicios cognitivos y reflejos emocionales y psicolgicos, y todos ellos conspiran para impedirnos que realmente miremos de frente a algunas proyecciones aterradoras.

La complejidad del cambio climtico no es uno de los puntos ciegos ms importantes que tenemos, en parte porque no creo que la historia sea, en ltimo trmino, tan compleja: los gases de efecto invernadero calientan el planeta, hemos generado muchos gases, y cuanto ms caliente est el planeta, peores sern las condiciones para prcticamente todo el mundo. El asunto sobre qu debemos hacer es ms complicado de entender en tu cabeza, creo, porque casi cada aspecto de la vida moderna produce carbono y eso significa que necesitamos eliminar todo ese carbono lo ms rpidamente posible, lo que implica una transformacin bastante general e inmediata de prcticamente cada rincn del mundo moderno: industria, infraestructura, energa y electricidad, agricultura y transporte.

Aun as, no estoy seguro de si es la complejidad de ese desafo lo que nos confunde, sino ms bien slo la amplitud de esa transformacin y, por tanto, todo lo que nos requiere. Los economistas nos dicen hoy que la accin no necesita ser tan disruptiva. De hecho, dicen que todos vamos a estar mejor econmicamente, incluso a corto plazo, durante una descarbonizacin ms rpida. Pero, en parte, dado que luchamos contra todos esos prejuicios cognitivos, nos cuesta mucho verlo de esa manera.

Considera que el sistema capitalista es el responsable del cambio climtico? Puede ese mismo sistema liderar la transicin ecolgica y energtica?

Creo que necesitamos una reforma y una renovacin significativa, como mnimo. Est claro que el sistema, tal y como est hoy, no puede continuar si esperamos evitar niveles terribles de calentamiento. Las emisiones siguen creciendo, con un nuevo rcord cada ao, con muy poco tiempo disponible para cambiar el curso y evitar el desastre. Pero estoy menos seguro que otros en la izquierda ecologista de que las fuerzas del mercado no pueden ayudar, y tal vez incluso conducir mucha de la innovacin y la reforma que necesitamos, en parte porque creo que no es exacto describir el sistema en el que vivimos hoy simplemente como capitalismo.

Por ejemplo, el FMI estima que, globalmente, la industria de los combustibles fsiles recibe subsidios que llegan a los 53.000 millones de dlares cada ao. Eso es una gran distorsin de los mercados, beneficiando a empresas que resulta que estn envenenando nuestro futuro tambin. En Estados Unidos hemos construido infraestructuras y desarrollado leyes y regulaciones que apoyan y sostienen mucho de lo que hacemos para producir emisiones -conducir, volar, cultivar comida de ciertas formas-. Para reorientar esas regulaciones no se trata de darle la vuelta al capitalismo, sino de una reorientacin de algunas de las prioridades de nuestra economa poltica que se desligue, no slo del principio de crecimiento a toda costa, sino tambin del crecimiento conducido bajo un determinado patrn (y que se dirija hacia un planeta estable, en el que se pueda vivir y que sea relativamente prspero).

Si algo nos salvar, ser la tecnologa. Esa frase de su libro tiene mucho que ver con el inmovilismo generalizado que se crea en torno al cambio climtico. No obstante, usted tambin asegura que no podemos confiar nicamente en ella como solucin. Quin podra liderar ese desarrollo tecnolgico (empresas, Estados)?

Necesitamos liderazgo en todos los niveles y en todos los sectores; as de importante es este desafo y as de complicado es. Pero mi argumento en el libro no es que podemos contar con la tecnologa para salvarnos, ms bien lo contrario, que no podemos asumir simplemente eso porque la tecnologa ser parte de cualquier respuesta y que por tanto su desarrollo e implementacin es inevitable. La tecnologa es difcil de implementar; construir nuevas plantas de paneles solares o construir una nueva red elctrica o levantar diques marinos, estos son proyectos de infraestructuras que nos llevarn dcadas, en la mayor parte del mundo. Nos llev dcadas hasta que los telfonos mviles proliferaron a travs del mundo; lo mismo para internet. Y el trabajo que el cambio climtico requiere es mucho ms complicado y ms intensivo en logstica y capital. Esa es la razn por la que no podemos esperar a que la tecnologa se desarrolle; aunque necesitamos seguir invirtiendo en I+D tambin, tenemos que empezar a trabajar con las herramientas que tenemos, porque si no, nos quedaremos sin tiempo.

Adems de ese desarrollo tecnolgico, qu ms habra que hacer? Quin debera asumir esa responsabilidad?

Nuestras polticas tienen que cambiar de forma bastante drstica para hacer que este asunto de dar respuesta a esta crisis sea el proyecto central de nuestros tiempos.

Su libro es una especie de biblia climtica. Son muchsimas las cifras, previsiones y evidencias que narra. Cerca un centenar de pginas solo de anotaciones. No se plantea adaptarlo a otro formato para que as llegue a un pblico ms amplio?

Ha sido escrito para que sea relativamente accesible, no acadmico, y ha sido un xito de ventas en todos los sitios en los que se ha publicado de momento (uno de los ms vendidos en la mayor parte de los pases). Ms adelante, quiz decidamos publicar diferentes ediciones, incluso una an ms accesibles, pero no tenemos planes de hacer eso ahora.

Cree que existe alguna pelcula de ciencia ficcin veraz? Por qu suelen representar escenarios irreales y apocalpticos? Tendra ms sentido que se basaran en los informes del IPCC?

La mayor parte de las narraciones sobre la degradacin medioambiental no describen de ninguna forma precisa el drama particular en el que estamos a punto de embarcarnos, pero no pienso que el principal trabajo de esas historias sea precisamente ser exacto -no es tan importante, creo, que Mad Max tenga lugar durante una poca de carencia de petrleo, por ejemplo, o que Blade Runner no hable fundamentalmente de los combustibles fsiles. An vemos en ellas (y en muchas otras pelculas y novelas sobre el futuro) imgenes sobrecogedoras de lo que puede ser la vida en medio del cambio climtico-. Pero, presumiblemente, a medida que el tiempo empeore y el calentamiento contine, comenzaremos a ver ms relatos que traten de esos acontecimientos, no slo describiendo historias de cambio climtico directamente, sino contando historias de todo tipo que simplemente estn ambientadas en un mundo definido por el cambio climtico.

Son muchos los horrores que describe en su libro. Qu es lo que ms le preocupa de la crisis climtica?

Que no hagamos lo suficiente para pararlo, y que a cambio elijamos definir como aceptables niveles de sufrimiento cada vez ms elevados, en parte, deshumanizando a aquellos en otros lugares del mundo que ya sufren de forma ms intensa que nosotros, que estamos en el rico occidente.

Han pasado dos aos desde que public el artculo -La tierra inhabitable- que le llev a su nuevo libro. Hemos aprendido algo durante todo este tiempo?

Hemos aprendido mucho de los cientficos, que estn publicando nuevas investigaciones cada da. Y creo que el pblico ha empezado a despertar, tambin el movimiento que se puede ver en las acciones de protesta y en las encuestas de opinin pblica; ambas muestran una intensidad en la actividad sobre este tema mucho mayor de la que nunca hemos visto antes. Sin embargo, an estamos dando respuestas insuficientes a este problema a la escala que requiere: esa es la brutal escala de tiempo a la que nos enfrentamos, en la que todo lo que no sea una movilizacin total contra el clima probablemente no nos salvar de vivir vidas en un futuro relativamente cercano que hoy en da todos estaramos de acuerdo que son inadmisibles.

 

Esta entrevista se public primero en el nmero en papel de #LaMarea73 (noviembre-diciembre 2019). Puedes adquirir la revista a travs del kiosco.

Tambin puedes leer la entrevista en ingls aqu.

Fuente: https://www.climatica.lamarea.com/david-wallace-wells-si-llegamos-a-escenarios-infernales-sera-solo-porque-lo-hemos-elegido/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter