Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-12-2019

Seores del dinero

Antonio Lorca Siero
Rebelin


Entre otras sealadas propuestas que han aparecido en escena en los ltimos tiempos hay una que suena con fuerza. Dice la izquierda, que se deben poner lmites a los seores del Ibex, porque parece ser que mandan mucho y no les ha elegido nadie. Esto ltimo no es del todo cierto, porque elegidos si han sido, ya que son el resultado de las distintas componendas accionariales en las que no estn presentes los accionistas minoritarios. Y eso de que mandan mucho no se puede decir abiertamente, porque se trata de guardar las apariencias en inters del Estado de Derecho, que concede solo a los partidos el derecho legal de gobernar, siempre que hayan obtenido mayora o sean el resultado de esos arreglos poselectorales en los que la voluntad mayoritaria electoral se diluye. Posiblemente lo que se quiera decir es que deban aportar ms dinero al fondo comn, que dejen de mangonear y permitan gobernar a su aire a los polticos, porque esto de tener que pasar por las decisiones empresariales es una carga demasiado pesada para los ejercientes del poder oficial. Tambin se podra entender de cara al electorado, ya en un lenguaje rondando lo subliminal, que lo que se pretende con la propuesta es que, al haber ms dinero a repartir, toquen a ms los desfavorecidos de turno.

Habra que matizar algunas cosas sobre semejantes ocurrencias. Es posible que lo que en realidad se pretenda sea lo de siempre, aquello de quitar el dinero a unos y drselo a otros, pero adaptado a la poca y con los requisitos que imponen los nuevos tiempos, pensando siempre en ganar clientela electoral. A esta actividad se ha acabado llamando hacer polticas sociales, concebidas para justificar el sueldo de los que gobiernan y con la pretensin de realizar esa justicia social que suena bien a los odos del electorado. Probablemente hablen del Ibex en representacin de la riqueza nacional, como que all estuviera concentrado el capital del pas. Aunque as pudiera entenderse de manera simblica, no pasa de ser una pequea fbula, puesto que el capital con el que cuenta pertenece en buena parte a fondos forneos. Por lo que, para abordar el problema, adems de los que dan la cara al frente de las empresas, habra que tener en cuenta a los verdaderos dueos del dinero del Ibex, y eso ya sera otra historia. De otro lado, si su valor se compara con una gran empresa que suene por ejemplo, estos das ha salido a bolsa una que pisa fuerte se queda por el camino. En definitiva, hablar del Ibex como representacin del poder econmico nacional solo sirve para andar por casa y de mala manera.

Sobre el asunto de que el empresariado deje de mandar es sencillamente un sueo. No se puede impedir que el que tiene la fuerza, que ya se sabe que es el que cuenta con el dinero, pese a quien pese, pretender que se abstenga de mandar es pura fantasa. Por tanto, resulta impensable que el capital se deje dominar de forma altruista, o sea, sin obtener beneficios a cambio, simplemente acogindose a utopas trasnochadas concebidas para ilusionar a los incautos de otras pocas. El asunto es claro, puesto que, no nos engaemos, el poder efectivo est en quienes disponen del medio el dinero que permite manipular, coaccionar y ejercer la violencia contra quien se oponga a sus intereses.

En cuanto a que aporten al fondo estatal ms dinero, es una nueva ilusin, porque les queda poco para esos fines. Partamos de que no todos los que cotizan en el Ibex son ejemplos acertados de verdaderas empresas capitalistas, ms bien habra que hablar solamente de unos pocos de esos 35, que no sera necesario citar porque saltan a la vista como empresas capitalistas de verdad a la vista de sus cotizaciones. Otras empresas estn ah una temporada, para que se conozca que existen, y a los seis meses salen de la tabla. De los que suelen quedar como fijos, si se seala a la banca, ya se ha visto que hasta puede quebrar algn banco y otros que no lo hacen acuden al dinero estatal para que les ayude a salir del trance. Teniendo en cuenta que les han aligerado de sus cosas rentables, como aquello de las hipotecas, la morosidad no desciende de manera efectiva y les han recortado los intereses a cobrar, el panorama no pinta bien, ni aun auxiliados por las comisiones y otros productos sacados de al manga llegan a fin de mes. Y si se habla de alguna empresa relacionada con la telefona, lo de empresa capitalista parece ser de nombre. Primero, porque es incapaz de generar capital, tal vez pueda hablarse de que obtiene riqueza para repartir, no solo entre los accionista, sino entre sus seguidores; segundo, el pufo que tiene es monumental y, tercero, su tendencia histrica a la generosidad la desborda. Sobre ella planea, pese a internet, seguir dedicndose a un negocio que est en parte agotado y sujeto a una dura competencia, en el que escasea la capacidad para inventar algo realmente innovador. As pues, la que en su tiempo fue vanguardia del Ibex, hoy languidece plcidamente a la espera de que algn fondo americano la compre a precio de saldo y en eso est alguno, aprovechando su cotizacin a precio de saldo. En el caso de las utilities en general, se las da mucho bombo, pero de crecimiento poca cosa y de dinero que aportan al fondo se lo sacan, haciendo de recaudadoras, a los usuarios.

Si se quiere tener en cuenta que los verdaderos dueos del negocio no son los que salen a escena, habra que poner el foco de atencin en los fondos que controlan el Ibex. Y eso ya sera harina de otro costado. Capital patrio escaso, hasta el punto de que con poco dinero cualquier fondo americano o europeo que se lo propusiera podra comprar no solo el Ibex, sino la Bolsa entera por cuatro cuartos. De ah que a todas luces, los considerados metafricamente seores del dinero andan apurados de capital y poco pueden contribuir a la buena marcha del pas. No obstante, cierto es eso otro de que mandan ms que lo polticos. Claro que es probable que el motivo est en que los polticos ocupan un puesto de mando provisional y los seores del Ibex lo hacen casi de manera vitalicia, y eso cuenta. Tal vez la izquierda, para intentar controlar a los que mandan y que paguen ms para repartir entre todos, podra fijar la mirada solamente la mirada en las multinacionales que campean por esta tierra libremente sin pagar peajes.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter