Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-12-2019

Unas lecciones del estallido social colombiano

Uriel Gutirrez
ELN


Es mucho lo que se ha ganado y el Paro no termina, la lucha contina y el 2020 ser mejor; no olvidemos nunca que donde hay opresin, habr resistencia; que los derechos, en la calle y en la lucha se conquistan.

Este conato de inconformismo y movilizacin, de varias semanas en Colombia, nos pone a pensar mucho sobre las dimensiones reales de procesos insurreccionales; en los que el caos reina y, por ms planificacin que se tenga, ser desbordada, por el impacto poltico-social cuando la gente acude a un llamamiento general, y dentro de la gran masa movilizada, los organizados terminan siendo una nfima minora.

La reaccin de las masas es directamente proporcional a la opresin y explotacin a la que han sido sometidas durante tanto tiempo. En todo proceso de sublevacin, revolucionario o no, los excesos son normales y entendibles, as no sean lo ideal ; p ero condenarlos es desconocer que es la forma como el pueblo excluido, explotado y despolitizado, se levanta contra la tirana , se rebela cansado de aguantar.

No menos cierta es la Teora del shock: generalizar miedo, pnico, terror; y para ello el mismo establecimiento tras bambalinas promueve vandalismo, para poder estigmatizar la justa protesta popular y que al final la ciudadana presa de pnico, termine plegndose al lado del Estado y reclamando la presencia de las Fuerzas Armadas como solucin a ese miedo.

Indignacin mata miedo

Gobernar con base en el miedo es tan antiguo como la sociedad de clases , y se refleja a nivel macro en guerra preventiva, enemigo Sadam, enemigo Osama, enemigo ISIS ; a nivel regional en enemigo castrochavismo, enemigo Foro de So Paulo ; a nivel nacional en enemigo FARC, enemigo ELN, enemigo disidencias, enemigo Guacho, enemigo Mayimb ; y hasta en los hogares se utiliza esta forma: si no se duerme se lo come el coco, si no se porta bien se lo regalo a un viejito, si no hace caso le digo a ese seor que se lo lleve

No se puede olvidar que la revolucin es fruto de la necesidad, no slo de la conciencia ; o tra cosa es que se requiere el elemento consciente para tratar de liderar y capitalizar la ira y descontento popular. Las mayoras, no se levantan por conciencia, salen a la calle o se meten a la guerrilla porque estn mamados, porque tienen hambre, porque no aguantan ms humillacin, porque no tienen empleo y por muchas cosas ms ; n o porque teorizaron sobre la sociedad, el devenir histrico, los modos de produccin, etc.

Una revuelta social de grandes magnitudes, un paro nacional sostenido o una insurreccin, se llevan a cabo cuando el pueblo en masa, se moviliza; y ah, ni con toda el dinero del mundo se podra sostener un levantamiento de estos. Como dice el refrn cada cabeza es un mundo, asimismo, cada persona, grupo o sector movilizado, tendr uno o unos aspectos que lo hacen movilizar; pero cuando toda esa indignacin confluye en el tiempo y en el espacio y enfrenta al mal comn como un solo puo, es cuando hay impacto poltico-social.

El mal comn es el modelo capitalista que en Colombia se expresa adems con un Gobierno ttere y dcil al amo extranjero y a intereses econmicos particulares; se expresa en un legislativo y judicial vendidos a la empresa privada que garantiza la plutocracia (Poder del dinero) en nuestro pas; unas FFAA que para garantizar el orden establecido y que la pirmide social se mantenga con una inmensa mayora cargando una nfima minora que son los dueos y tienen el Poder, arremeten contra su propio pueblo, abusan de su autoridad y desconocen cualquier lmite tico, legal y humanitario, a la hora de reprimir.

Razones del descontento social

El incumplimiento a la implementacin de los Acuerdos de Paz; Reforma Pensional que har imposible una jubilacin digna; el negocio de la salud que devora el erario y se nutre de vidas humanas que se pierden por negligencia y falta de atencin; Reforma Tributaria que aunque disfrazada, recarga impuestos a las clases medias y exonera de pagos a la lite econmica; Genocidio de lderes y lideresas sociales y defensoras de DDHH; equidad e igualdad de gnero, las mujeres en Colombia son discriminadas y maltratadas, el patriarcado y la doble moral religiosa se impone en la sociedad, el Feminicidio aumenta en impunidad, la poblacin LGTBI tambin reclama sus derechos.

La privatizacin de las pocas empresas estatales que quedan, ahora con la fachada del Holding Empresarial; corrupcin que desangra al pas, decenas de billones (billones, con b) anualmente son apropiadas por corruptelas de la politiquera y funcionarios; fracturacin hidrulica Fracking, para aumentar la explotacin de petrleo que benfica a las empresas trasnacionales, a costo del ecocidio; educacin accesible y de calidad, la juventud defiende el derecho a la educacin, ms planteles educativos pblicos, ms cupos, ms maestros y docentes de calidad, gratuidad o matrculas pagables sin quedar atados a una deuda; derecho al trabajo, la mitad de quienes laboran en Colombia estn en el trabajo informal que para algunos sectores es considerada una forma de desempleo, los docentes requieren condiciones laborales que tengan estabilidad y puedan vivir dignamente al ser profesores y puedan dedicarse a ello para garantizar calidad, transportadores y muchos informales, reclaman garantas y oportunidades; salario mnimo, que garantice el sustento real y no condene a millones de colombianos al hambre.

Defensa de los pramos, Parques Naturales y el agua, reservas en los que se reproduzcan los ecosistemas, la biodiversidad y el agua, que esto no tenga precio ni se extermine a favor de negocios; aleteo de tiburn o shark finning (pescar tiburones, cortar sus aletas y el resto tirarlo al mar para que mueran), Colombia aprob la exportacin de aletas de tiburn para satisfacer las excentricidades de los chinos que pueden pagar este plato de lujo, causando la muerte anual de millones de tiburones; aborto y eutanasia, se reclama el derecho a elegir sobre su propio cuerpo; Ley Andrs Felipe Arias, una de las nuevas invenciones para que los criminales de cuello blanco sean exonerados, y sigan delinquiendo, corruptos, untando y recibiendo mermelada, comprando votos, evadiendo la justicia, Aida Merlano

Desmonte del ESMAD, contra el abuso policial y contra la penalizacin de la protesta popular, con la muerte de Dilan Cruz tambin se pone sobre la mesa que de facto se aplica la pena de muerte en Colombia; menores asesinados en bombardeos, uso desmedido de la fuerza, aplicacin de la pena de muerte, desconocimiento del DIH, adems de revictimizacin al justificar sus actos desmedidos; incumplimiento de acuerdo a los indgenas y el movimiento social en general, dcadas que acumulan miles de acuerdos pactados e incumplidos. Estas entre muchas otras razones, tienen a centenares de miles de colombianos y colombianas, en las calles.

Los derechos se conquistan con la lucha

Las primeras reacciones del Gobierno frente al Paro Nacional, fue decir que escuchaban al pueblo que gritaba en las calles; sin embargo, el libreto del Estado ya estaba trazado de antemano, los compromisos ya se haban hecho con los amos extranjeros, con corporaciones, en ltimas, con grandes capitales. La mermelada ya untada, la coima (soborno) ya pago y recibido. As, pese al descontento social manifiesto en las calles, sostenido por semanas; pese a los gritos, pitos, conciertos, antorchas, marchas y cacerolas abolladas, el Estado sigue su curso indiferente. La represin contina y la aprobacin de las controvertidas leyes siguen su trmite en el Congreso.

Seguramente este levantamiento popular no termine con la destitucin del Presidente ni con grandes cambios estructurales, pero sigue siendo un muy buen pulso, una demostracin del bando popular, de todos y todas las que queremos cambios. Es un despertar, un visualizar esperanzas, un acumular para las luchas venideras.

Los elenos y las elenas, como parte del campo popular, sentimos admiracin por ese pueblo que se levanta, que dice basta ya, reclamamos cambios! Las puertas del Ejrcito de Liberacin Nacional estn abiertas para todos y todas aquellas que deseen avanzar en la lucha organizada, ms all de la coyuntura; tambin para quienes se sientan perseguidas por las fuerzas estatales o paraestatales, como represalias por su activismo poltico. Con bemoles y matices, con encuentros y desencuentros, con crticas y autocrticas; somos un mismo campo popular.

Porque otra Colombia es posible, necesaria y urgente sigamos en pie de lucha. Juramos vencer.


Uriel Gutirrez del Frente de Guerra Occidental Omar Gmez, ELN



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter