Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-12-2019

Manifiesto para el mundo de la cultura

Luiz Incio Lula da Silva
Lula.com.br


En primer lugar, quiero agradecer a cada uno y cada una de ustedes, los artistas que se movilizaron de todas la maneras posible para que hoy pudiera estar de vuelta en contacto con el pueblo brasileo.

Mi eterna gratitud a los trabajadores de la cultura, desde los ms famosos hasta los ms annimos, como tambin a los intelectuales comprometidos con la construccin de un Brasil mejor. Otra vez prestaron su arte y su oficio a una causa justa, como tantas otras veces lo hicieron en nuestra historia.

Soy consciente de que su lucha no fue solo por la libertad de Lula. Su lucha fue, y siempre ser, por la Libertad, que en la definicin de Cecilia Meireles el sueo humano alimenta, y no hay nadie que explique y nadie que no entienda.

La democracia tiene una deuda impagable con los artistas de este pas. He sido testigo de su resistencia a la dictadura implantada por el golpe de estado civico militar de 1964 y el infame AI-5 (Acto institucional N 5), que el gobierno actual habla de resucitar. Estuvimos juntos en las inolvidables campaas por la amnista y las Directas Ya.

Unimos nuestras fuerzas en el intento de detener el golpe contra el presidente Dilma. Todos y cada uno dio una buena batalla, pero hoy quiero resaltar el nombre de un artista que hizo de su canto la cancin del pueblo brasileo, y que seguramente estara aqu con nosotros, como siempre estuvo cuando era necesario: nuestra querida y aorada Beth Carvalho .

Hoy acompao, con inmensa admiracin, la lucha que dan diariamente contra el surgimiento del fascismo en Brasil. Cada pelea tiene un precio, y ustedes la estn pagando caro con la extincin del Ministerio de Cultura, la reduccin brutal de los recursos para el rea, la destruccin de programas que hicieron que la cultura fuera accesible para sectores diversos de la poblacin brasilea y tambin con el regreso de censura, este monstruo que creamos extinguido en nuestro pas.

Doce meses despus de su asuncin ya se puede decir que este gobierno est tratando de implementar un proyecto que destruya la rica y diversa cultura brasilea.

Fabio Porchat dijo recientemente que Bolsonaro no gobierna, se venga. Tengan la certeza de que el intento de desmantelar la cultura promovida por el gobierno actual es, en primer lugar, una venganza contra todos y cada uno de ustedes, que se atrevieron a cantar, escribir, actuar, filmar, pintar, bailar y gritar Ele Nao (l no)

Tambin es venganza contra todo lo que la cultura representa para el ser humano, y eso es precisamente lo que este gobierno ms odia y teme.

La cultura es vida, y el gobierno actual vive de promover la muerte al insistir en poner las armas de fuego en manos de la poblacin, liberar indiscriminadamente el uso de agrotxicos, estmular la devastacin ambiental, fomentar el desempleo que lleva a millones a la desesperacin y naturalizar el asesinato de mujeres, negros, indgenas y LGBTs.

La cultura es liberacin, y el gobierno de Bolsonaro est en contra de todas las formas de libertad, de pensamiento y de expresin. La libertad que defiende este gobierno es la libertad de los millonarios para hacerse cada vez ms ricos con la quita de los derechos de los trabajadores y la destruccin de la Seguridad Social.

La libertad que defiende este gobierno es la libertad de exterminio de la juventud negra, que Moro intent legalizar con el pomposo nombre de ilcito excluyente, que no es ms que la licencia para elegir el objetivo de la condena de acuerdo con el domicilio o el color de la piel.

Solo el arraigado racismo institucional brasileo, el desprecio ms profundo por las vidas de los negros, y la criminalizacin de la cultura de la periferia pueden explicar la masacre de nueve jvenes que abandonaron sus hogares para divertirse en un baile, en Paraispolis; o de tantos otros hombres y mujeres jvenes que son asesinados diariamente en las comunidades de Rio y en todo Brasil.

Este pas carga con la vergenza de haber criminalizado en el pasado el Samba y la Capoeira, que fueron tratadas como cuestiones policiales, al igual que hoy criminaliza expresiones artsticas populares como el funk y el graffiti.

La lite brasilea siempre ha dado la espalda a la inmensa riqueza cultural que ha brotado y contina surgiendo de las periferias de este pas. Ignora todo lo que pudo el genio de Cartola, doa Ivone Lara, Elza Soares, Lia de Itamarac, Clementina y Carolina de Jess. Se niega a escuchar las nuevas voces, especialmente negras, de indignacin y afirmacin que hoy se manifiestan en el ritmo del rap y en los slams de poesa que se consolidan en todo el pas.

Nosotros, por el contrario, siempre cremos e invertimos en la diversidad cultural brasilea. Tuve el honor de tener dos ministros de la talla de Gilberto Gil y Juca Ferreira. Nosotros vemos la cultura en tres dimensiones: como un derecho de todos los brasileos, como un promotor del desarrollo social y econmico, y como una expresin de la rica y diversa identidad brasilea.

Asumimos, y cumplimos, el compromiso de combatir la exclusin cultural de millones de brasileos. Garantizamos la participacin de artistas, gestores, productores y toda la sociedad en la formulacin y gestin de polticas culturales.

Nunca le pedimos un certificado ideolgico a ningn artista.

Multiplicamos el presupuesto del rea por cinco. Fue de solo R$ 770 millones en 2002 y alcanzamos R$ 4 mil millones en 2015.

Creamos el programa Cultura Viva, que identific e invirti en alrededor de 4.500 sitios culturales, apoyando las expresiones artsticas ms diversas, ya sea en las afueras de las grandes ciudades o en comunidades distantes, indgenas y quilombolas.

Creamos el Sistema Nacional de Cultura, basado en la articulacin del gobierno federal con los estados y municipios para construir planes, consejos, conferencias y fondos de cultura.

Creamos el Plan Nacional del Libro y la Lectura, implementando acciones como la formacin de mediadores de lectura y la instalacin de bibliotecas pblicas en cada municipio brasileo.

Creamos el Instituto Brasileiro de Museus Ibram- para cuidar los museos. Desarrollamos el PAC de ciudades histricas para defender el patrimonio histrico nacional.

Creamos Vale Cultura, para que el trabajador tuviera tambin derecho a alimentar su espritu, comprar libros y entradas para el cine, teatro y conciertos, entre otros bienes culturales. Porque, como dice la cancin de los Tits, La gente no solo quiere comida, la gente quiere comida, diversin y arte.

Hemos creado una poltica eficiente y exitosa para el audiovisual brasileo, apoyando desde la produccin hasta la proyeccin de pelculas y series de televisin, contando historias de Brasil al mundo y generando miles de empleos.

Financiamos nada menos que 306 largometrajes y 433 series o telefilms. Promovimos el talento y la cultura de nuestro pas sin ningn tipo de censura o filtro ideolgico. Por cierto, quien ms se benefici de esos mecanismos de fomento audiovisual fue la Globo, sin reconocer jams que fueron creados en los gobiernos del PT.

El audiovisual sufre ahora el destrato de este gobierno. El talento inagotable de nuestros cineastas contina produciendo buenas noticias, como el reconocimiento internacional de La vida invisible de Eurdice Gusmo, el xito de Bacurau tanto en Brasil como en el extranjero, y la preseleccin de Democracia em Vertigem para los Premios Oscar al Mejor documental. Sin embargo miles de trabajadores altamente calificados son vctimas del intento de desmantelar un sector vital para la economa y para la construccin de la identidad brasilea.

Enemigo de la diversidad, el gobierno actual trata de censurar la produccin y difusin de obras cuyos temas no estn en consonancia con el conservadurismo hipcrita que predica.

Inventa todo tipo de dificultades para el lanzamiento de la pelcula Marighella, que cuenta un captulo importante de nuestra historia y hasta el da de hoy no ha podido estrenarse en nuestro pas.

Mandaron a arrancar carteles de pelculas brasileas de la sede de Ancine, en una absurda muestra de odio contra las obras de arte que nuestro cine ha producido a lo largo de la historia.

Incluso lleg a insultar a una de las mayores artistas de nuestro pas, ignorando el hecho de que Fernanda Montenegro mirando 30 segundos a una cmara hizo mucho ms por Brasil que Bolsonaro en 30 aos sentado en la banca de diputado.

Llenando al pas de vergenza ante los ojos del mundo, Bolsonaro tom la increble decisin de no firmar junto con el Presidente de Portugal el diploma otorgado a Chico Buarque al ser reconocido con el Premio Cames, el ms importante otorgado a un autor de habla portuguesa.

No satisfecho con su intencin de herir el alma del pueblo brasileo, ofendi a algunos de nuestros artistas ms queridos, como Caetano Veloso, Gilberto Gil, Martinho da Vila y muchos otros.

Tales actitudes autoritarias no dejan dudas de que este gobierno invierte las cosas. Convoca para cuidar la cultura de los enemigos de la cultura. Para cuidar el medio ambiente, a los enemigos del medio ambiente. Para cuidar las relaciones exteriores, los enemigos de la diplomacia. Para cuidar la educacin, los enemigos de la educacin, especialmente de las universidades, estas fuentes de conocimiento extraordinarias e inagotables.

Nombra machistas para encargarse de las polticas para las mujeres y racistas para dirigir la fundacin que tiene como objetivo promover los valores culturales, sociales y econmicos derivados de la influencia negra en la formacin de la sociedad brasilea.

Instituciones queridas para nuestra memoria, como la Casa de Rui Barbosa, una herencia nacional con 90 aos de historia, son entregadas a representantes de la derecha ms atrasada y fundamentalista que Brasil haya conocido.

Son enemigos de todo lo que es bueno en este pas. Son solo amigos de ellos mismos. Y ni siquiera eso, porque no dejan de pelear entre ellos, maldicindose, denunciando las estafas uno del otro.

El odio que sienten por el pueblo brasileo hizo que yo pasase 580 das encarcelado como preso poltico, por un crimen que hasta mi ms feroz adversario sabe que no comet. En estos casi 600 das, sent en la piel la importancia de la cultura en la vida de un ser humano.

Yo renovaba mi fuerza al escuchar los Buenos das, Buenas tardes, Buenas noches Presidente Lula que los compaeros de la Vigilia Lula Libre me cantaban todos los das. Pero hubo momentos de silencio. Y en el silencio, como ensea Guimares Rosa, somos realmente nosotros . Y el silencio en la prisin resuena an ms fuerte dentro nuestro.

Entonces yo lea para mantener alejado el silencio y la soledad. Lea para aprender, para salir de all mejor de lo que entr. Le para ser libre. Porque cuando vuelas con las alas de un libro, cuando tienes un arma en la mano tan poderosa como una obra de arte, no hay una celda o pared que pueda atarte.

Quiero que sepan que siempre estar al lado de ustedes. Me siento parte de la valiente resistencia que ustedes, cineastas, msicos, dramaturgos, artistas visuales, escritores, actores y actrices, personas de todas las artes, sostienen contra esta verdadera organizacin para la destruccin.

Es necesario recordar que la censura impuesta por el gobierno actual no es solo sobre la cultura. Tambin es el conocimiento, lo que explica el ataque permanente a las universidades. Es una censura sobre la ciencia, como fue explcito en la renuncia del presidente del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales Inpe-, Ricardo Galvo, quien demostr con base en datos slidos el tremendo avance de la deforestacin en la Amazona.

Aprovecho para felicitar a Ricardo Galvo, quien fue elegido la semana pasada por la revista britnica Nature como una de las diez personas ms destacadas de la ciencia en el mundo.

Por lo tanto, no se rindan, no bajen la cabeza, no se desanimen. Estamos juntos. Un pas que le ha dado al mundo el Samba, el Cinema Novo, la Bossa Nova, la Tropiclia, el Teatro del Oprimido y la arquitectura de Oscar Niemeyer nunca estar de rodillas.

Como en la Alemania nazi, quieren destruir a Brasil comenzando por la cultura. No lo permitiremos. Resistmos, como hemos resistido a otras pesadillas. Me tomo de la mano con todos ustedes para defender juntos el legado de la msica, el cine, el teatro, la literatura y todas las expresiones artsticas de este pas.

Antes de concluir, me gustara agradecer especialmente a los intelectuales brasileos, honrando a uno de los mejores pensadores que este pas ha tenido y que hoy es venerado en todo el mundo. Paulo Freire nos dej hace mucho tiempo, pero sus ideas revolucionarias y amorosas para la educacin y la construccin de un mundo mejor continan iluminando nuestros caminos, haciendo perder el sueo a aquellos que en el siglo XXI todava creen que la tierra es plana.

Contra el odio al arte y al conocimiento, nosotros estamos armados con las luces de la civilizacin. Estoy convencido, mis amigas y mis amigos: una vez ms, nosotros venceremos. Cuentan conmigo.

Viva la Cultura. Y viva la Libertad.

Taduccin: Nodal Cultura.

Fuente (de la traduccin): https://www.nodal.am/2019/12/lula-ante-artistas-brasilenos-lo-que-este-gobierno-mas-odia-y-teme-es-la-cultura/
Fuente (del original): https://lula.com.br/leia-a-integra-do-manifesto-de-lula-a-cultura/?fbclid=IwAR283CA4wJF1Kxk7Z9oNe0K7Mcf1eJNDxKmdlFfw9mD43ecZI4_hV9E62lU


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter