Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-12-2019

Aire embotellado de central nuclear y helados "radioactivos"
El turismo agresivo se ha apoderado de Chernbil

Julie McDowall
El diario/The Guardian


- La serie de televisin sobre el desastre nuclear de Chernbil ha llenado la zona de fans y curiosos, y de negocios que quieren aprovecharlo

- Las agencias de viajes ofrecen paradas en 'El puente de la muerte' o recrear escenas dentro del reactor nuclear fatdico y se puede comprar ropa 'contaminada' que brilla en la oscuridad

- El Gobierno ucraniano quiere convertir el lugar en "un paraso turstico", aunque muchos ya perciben una flagrante falta de respeto por la catstrofe de 1986

Una visitante toma una fotografa delante de un autobs abandonado durante un tour a Chernbil. Fotografa de Sergey Dolzhenko/EPA

Los turistas que visitan Chernbil ya pueden comprar un falso helado "radioactivo" y frasquitos con aire de Chernbil que cuestan 17 euros y que les permiten inhalar "el inolvidable olor de las estructuras de hormign en desuso de la Unin Sovitica, la humedad de los stanos, mezclada con el aroma de las rosas de Pripyat".

En esta regin, que qued devastada en 1986 tras el peor accidente nuclear de la historia, la cifra de turistas ha ido en aumento en los ltimos aos. Este fenmeno se debe a unos niveles de radioactividad menos peligrosos, a la serie de HBO sobre el desastre nuclear que ha popularizado la zona entre una generacin ms joven y a una tendencia creciente a un turismo algo siniestro: quin necesita Venecia cuando puedes hacerte un selfie en Pripyat?

La agencia de viajes Solo East ha visto aumentar las reservas en un 45%, aunque su propietario, Sergii Ivanchuk, no est muy contento: " La serie de HBO no ha tenido un impacto positivo. La situacin es terrible". Se ha negado a cambiar el itinerario, ya que quiere mostrar el Chernbil real, no uno que se ajuste a la versin televisiva. Hace 19 aos que se dedica a llevar a los turistas a la Zona y est consternado por los planes del nuevo presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskiy, de convertir el lugar en un "paraso turstico".

La principal preocupacin de Ivanchuk es que el creciente inters por Chernbil ha llegado acompaado de un gran nmero de acciones vandlicas. Dondequiera que se mire, hay grafitis de penes. Tambin han llegado a Chernbil los candados del amor, la absurda tradicin de los enamorados de poner candados en las estructuras. De hecho, un candado de un euro cuelga ahora en lo alto del Duga , una estructura gigante que controlaba el cielo de la regin para detectar la presencia de misiles nucleares. Ahora no es ms que una oxidada estructura que algunos utilizan para escalar. Al menos un turista ha muerto tratando de escalarlo.

Ivanchuk tambin deplora el hecho de que algunas agencias saquen provecho de la popularidad de la serie y vendan recuerdos de mal gusto, desde imanes para la nevera hasta camisetas que representan lobos radioactivos con ojos que brillan en la oscuridad. "Debera ser obvio que un desastre que caus la muerte de miles de personas debera ser tratado con respeto", seala: "A nadie se le ocurrira fabricar imanes para cmaras de gas y venderlos en la entrada de Auschwitz".