Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-01-2020

Asalto a las pensiones en Francia
"La movilizacin de las mujeres jugar un papel esencial

Lucie Delaporte / Colectivo
Tribune Le Monde


Este lunes [el 16 de diciembre, ndt], en vsperas de la manifestacin contra la reforma de las pensiones, un mitin organizada por diferentes organizaciones feministas y sindicales reuni, en un ambiente determinado y alegre, a unas trescientas personas sobre el tema mujeres y jubilacin.

"Levantmonos, mujeres esclavas, y rompamos nuestros grilletes, en pie, en pie. En la repleta sala de los Metalrgicos de Pars, la atmsfera del lunes por la noche, antes de la gran manifestacin contra la reforma de las pensiones prevista para el martes, est en feliz vigilia de armas. Cuando las treinta oradoras -sindicalistas, historiadoras, economistas, militantes feministas- reunidas en el escenario cantaron el himno de la MLF [Movimiento de Liberacin de la Mujer, ndt] al final de este mitin dedicado a las consecuencias de la reforma de las pensiones para las mujeres, algunas militantes formaron con la mano el tringulo invertido, smbolo de la liberacin feminista.

Esa tarde, todas vinieron a decir hasta que punto la reforma de Edouard Philippe afectar a las mujeres en primer lugar, al reforzar las desigualdades ya evidentes en el mundo del trabajo. Ante un primer ministro que asegur, el mircoles pasado, que las mujeres sern las grandes ganadoras de esta reforma, las participantes se sucedieron en la denuncia de la hipocresa del gobierno. Hay que entender la neolengua orwelliana de este gobierno, proclam la diputada de France Insoumise de Seine-Saint-Denis Clmentine Autin, el eje de este mitin, que dijo que le gustara que en la manifestacin las mujeres estn hoy en la plaza porque estn en primera lnea.

Durante ms de dos horas, y aunque sigue una gran ambigedad en muchos puntos de la reforma, las intervenciones permitieron proporcionar una visin general instructiva de las desigualdades, a menudo invisibilizadas, que afectan a las mujeres en el mundo del trabajo. Y qu ese riesgo se ve agravado, como en anteriores reformas de pensiones, por el proyecto del gobierno.

Sobre el importe de las pensiones, hoy hay una diferencia del 42% con los hombres y del 28% si tenemos en cuenta las pensiones de supervivencia (de viudedad, ndt), dijo la economista Rachel Silvera, quien recuerda que las pensiones de las mujeres son realmente un espejo aumentado de la desigualdad salarial.

Intentar comprender qu implicar la reforma para las mujeres requiere hacer un balance de las desigualdades actuales: el tiempo parcial, masivo, y la mayor parte del tiempo sufrido e involuntario por las mujeres, su concentracin en sectores como la salud, educacin o comercio donde los salarios son bajos, los pequeos techos insidiosos de cristal a lo largo de la carrera, carreras precarizadas, interrumpidas, etc.

En este sentido, el momento de la jubilacin llega a sancionar, y a menudo amplificar, estas situaciones.

Para comenzar el debate, las historiadoras Mathilde Larrre y Laurence De Cock insistieron en la naturaleza muy reciente de la preocupacin poltica por la jubilacin de las mujeres. Hasta principios del siglo XX, la mortalidad femenina era tal, recordaron que la jubilacin no era en absoluto un problema. En 1910, cuando se invirti esa tendencia, la ley tericamente les otorg el mismo rgimen de pensiones que los hombres siempre que tuvieran una carrera completa. Basta decir que afect a muy pocas mujeres. Como prueba de una larga serie de reformas engaosas y derechos puramente formales para las mujeres.

La presidenta de la asociacin de Mujeres por la Igualdad, Ana Azaria, tambin enfatiz un punto muy poco presente en el debate, de la toma en consideracin de la penosidad, que los estereotipos sexistas significan que los trabajos de las mujeres rara vez se reconocen como penosos. El caso de la funcin hospitalaria, donde estn representadas masivamente, es sin embargo edificante. Las mujeres se enfrentan al trabajo nocturno, en turnos, al ruido... Esas mujeres tienen una esperanza de vida de siete aos por debajo del promedio, afirma la militante, quien recuerda que para las 400.000 auxiliares de enfermera, que pueden hoy jubilarse a partir de los 57 aos, en lo sucesivo tendrn que aguantar hasta los 62 aos.

Para Sigrid Gerardin, directora del sector educativo de la FSU, las mujeres que representan a tres millones de los cinco millones de funcionarios pblicos sern particularmente penalizadas por la reforma anunciada. El estatuto de funcionario pblico no protege contra las desigualdades [entre hombres y mujeres - ndlr]", asegura, precisando que en la funcin pblica, los dos tercios de las primas se otorgan a los hombres. Bonificaciones que el gobierno ha presentado para explicar cmo la reforma sera favorable para las y los funcionarios pblicos, y en particular para los y las enseantes.

En nombre del Comit Adama, Assa Traor explic que estuvo presente en esta movilizacin, porque los barrios populares sern golpeados de pleno por esta reforma. Mencion notablemente el caso de su madre, limpiadora en Onet, que prcticamente perdi la vista despus de haber estado expuesta al polvo durante aos.

Una responsable de la CGT de hostelera tambin vino a testificar sobre la larga lucha de las camareras que tambin sufrirn esta reforma: esas mujeres, en gran parte racializadas, se enfrentan al trabajo a tiempo parcial impuesto, la subcontratacin y, mucho ms masivamente que en otros sectores, el acoso moral y sexual.

Las violencias sexuales y sexistas tienen un impacto en las carreras, insisti Caroline de Haas en nombre del colectivo #NousToutes, ya que a menudo presionan a las mujeres a dimitir o dejar de trabajar. Si bien el 32% de las trabajadoras han sufrido tal violencia, entendemos que el problema es de hecho sistmico.

Al plantear un punto an muy vago de la reforma, en ausencia de estudios de impacto serios, la portavoz de Osez le fminisme!, Cline Piques, protest contra la supresin de los ocho trimestres de aumento por hijo que no ser compensados, segn ella, por el aumento del 5% de la pensin por hijo (y del 7% para el tercer hijo). Adems, el hecho de que este 5% se pueda atribuirse a eleccin a los hombres o las mujeres, abre la puerta para que las parejas decidan que los hombres, que a menudo ganan ms, sean quienes lo toman. Qu pasar despus si hay separacin? Es un escndalo, denunci.

Si bien las pensiones de supervivencia permiten corregir parcialmente las desigualdades que sufren las mujeres en sus carreras, Sophie Binet, co-secretaria general de la CGT, quiso recordar la naturaleza retrgrada de esta filosofa ya que: Las mujeres no solo son madres y, a veces, no son madres en absoluto.

Entusiasta sobre la extensin del movimiento desde el 5 de diciembre, la responsable de la CGT concluy su intervencin con cierta gravedad. Estamos en un momento particular en el que la historia puede inclinarse en una direccin u otra. La movilizacin de las mujeres desempear un papel esencial.

Traduccin: viento sur

https://www.mediapart.fr/journal/france/171219/la-mobilisation-feminine-jouera-un-role-essentiel

****************************

La reforma de las pensiones penalizar an ms a las mujeres

Colectivo

Un grupo de diecisis mujeres - sindicalistas, feministas y economistas - denuncia el empeoramiento de las desigualdades de pensiones entre hombres y mujeres que resultaran de un sistema de pensiones basado en puntos.

La creciente actividad profesional de las mujeres desde la dcada de 1960 ha contribuido en gran medida tanto a su empoderamiento como a la financiacin de las pensiones. Pero la brecha de pensiones entre mujeres y hombres sigue siendo muy importante y amplifica las desigualdades salariales. Considerando el total de los regmenes, es del 42% para las pensiones de derecho directo, contra el 24% para los salarios. Las mujeres se ven obligadas a jubilarse en promedio ms tarde que los hombres, a menudo estn sujetas a coeficientes penalizadores por ser sus carreras de duracin demasiado corta. Su pensin, que es demasiado baja, aumenta frecuentemente mediante un dispositivo de pensin mnima.

La situacin contina deteriorndose como resultado de las reformas pasadas (alargamiento de la duracin de cotizacin, reduccin de los derechos familiares, etc.). Por lo tanto, es urgente poner fin a estas desigualdades. No es necesario adoptar el plan de jubilacin Delevoye por puntos en lugar del sistema de anualidades. Muy al contrario! Porque a pesar de la comunicacin del gobierno que afirma que el nuevo sistema sera ventajoso para las mujeres, la realidad es muy diferente.

En efecto, en un rgimen por puntos la pensin debe reflejar lo ms fielmente posible la suma de las cotizaciones abonadas durante la vida activa. Es una lgica de individualizacin. Al tener en cuenta toda la carrera en lugar de los mejores veinticinco aos en el rgimen general o los ltimos seis meses en la funcin pblica, dicho rgimen solo puede reducir el nivel de pensiones para numerosas y numerosos funcionarios pblicos, y para todas las personas con carreras interrumpidas, en primer lugar las mujeres. Incluye en efecto los peores aos en el clculo de la pensin, mientras que actualmente estn excluidos. Cada perodo no trabajado, a tiempo parcial, con permiso parental, desempleado o mal pagado, proporciona pocos o ningn punto: otras tantas prdidas de ingresos para el clculo de la pensin.

Las mujeres son las beneficiarias mayoritarias de los dispositivos de solidaridad; sin embargo, estos se vuelven mucho menos importantes en los regmenes por puntos. Las desigualdades de pensin entre los sexos son, por lo tanto, mucho ms altas. El ejemplo de los regmenes de puntos de Agirc y Arrco es significativo: la brecha de pensin entre mujeres y hombres es de 59% y 39% respectivamente, mientras que es de 24% en el rgimen general por anualidades!

Fuerte regresin de las pensiones de supervivencia

Con respecto a los derechos familiares, lo que propone el informe Delevoye es, en general, un aumento de pensin del 5% por hijo, atribuido a la eleccin de la pareja a uno u otro, o a la mitad a cada padre. Esta propuesta reemplazara tanto el aumento actual del 10% para tres nios asignados a cada padre como a los aumentos en la duracin del aseguramiento asignado a las madres para cada nio, que se eliminaran!

Es difcil creer que este sistema sea ms beneficioso para las mujeres. Por el contrario, se teme que las parejas prefieran atribuir el aumento a los padres debido a su pensin ms alta. Qu pasar con las mujeres si la pareja se separa?

Finalmente, el proyecto Delevoye prev un fuerte descenso en las pensiones de viudedad. La edad de derecho aumentara a 62 aos (55 aos hoy en el rgimen general y sin umbral de edad en la funcin pblica). Este derecho tambin se eliminara para las personas divorciadas o vueltas a casar. Con el nuevo clculo, muchas personas con pensiones modestas recibiran, al fallecer su cnyuge, una pensin de viudedad mucho menor que la actual. Sin embargo, la actual pensin de viudedad representa en promedio una cuarta parte de la pensin de las mujeres (y una parte insignificante de la de los hombres); el 90% de sus beneficiarios son mujeres.

Por lo tanto, este proyecto solo penalizara an ms a las mujeres. Es inaceptable Sin embargo, el sistema actual necesita ser mejorado. Citemos algunas medidas que beneficiaran a la mayora y an ms a las mujeres. En primer lugar, se debe aumentar la pensin mnima. Es cierto que el proyecto establece que se aumentara al 85% del salario mnimo neto, o sea 1.000 euros por mes para una carrera completa. Pero ya era un objetivo consagrado en la ley de 2003, que debera haber sido una realidad desde 2008! No es necesario cambiar el sistema de pensiones para respetar ese compromiso.

Doble penalizacin

Es necesario poner fin al alargamiento continuo del perodo de cotizacin requerido y volver a un perodo alcanzable por todas y todos, teniendo en cuenta la situacin del empleo y la penosidad de las profesiones. Nuestro concepto de la igualdad y el progreso no es alinear las horas de trabajo de las mujeres con las de los hombres, sino permitir que las mujeres y los hombres reduzcan su jornada de trabajo sin penalizacin financiera. El coeficiente penalizador por una carrera incompleta constituye una doble penalizacin, que reconoce el informe Delevoye, ya que la pensin se calcula de manera proporcional a la duracin alcanzada de la carrera. Debe ser eliminada. Tambin se debe volver a un clculo de pensin basado en los mejores diez aos.

Los suplementos por hijas e hijos siguen siendo esenciales para reducir las desigualdades, pero no deben perpetuar la asignacin de mujeres a las tareas parentales. La evolucin del sistema de pensiones es inseparable del objetivo de la igualdad de gnero.

Previamente y en relacin con la jubilacin, es por lo tanto urgente llevar a cabo una poltica proactiva a favor de la igualdad y la remuneracin profesional entre mujeres y hombres, que tambin apunta a la igualdad de tasas de actividad: la de las mujeres es actualmente ocho puntos inferior. Los recursos de los regmenes mejoraran considerablemente, al igual que los derechos directos de pensin de las mujeres. Eliminar los obstculos a su empleo presupone una poltica pblica de creacin de plazas de guardera, el reparto igualitario del permiso parental, una lucha a todos los niveles contra las discriminaciones y los estereotipos de gnero.

Finalmente, a partir del momento en que la proporcin de pensionistas aumenta en la poblacin, es normal que la parte del gasto de pensiones en relacin con la riqueza producida aumente, al contrario de lo que se proyecta. La pensin es una opcin de sociedad. Abordar esta cuestin a partir de la situacin de las mujeres permite encontrar soluciones de progreso para todas y todos.

Firmantes:

Agathe, Colectivo Nuestras pensiones; Ana Azaria, Presidenta de Femme Egalit; Sophie Binet, piloto del grupo mujeres Mixit de la CGT; Claire Charls, secretaria general de Les Effrontes; Ismahane Chouder, Colectivo Feminista por la Igualdad; Sigrid Grardin, secretaria nacional de la FSU; Ccile Gondard Lalanne, portavoz de Union Syndicale Solidaires; Bernadette Groison, secretaria general de la FSU; Murielle Guilbert, secretaria nacional del sindicato Union Solidaires; Sabina Issehnane, por los Economistas Aterrorizados; Christiane Marty, por la Fundacin Copernic; Cline Piques, portavoz de Dare feminism!; Suzy Rojtman, portavoz del CNDF; Sabine Salmon, presidenta nacional de Femmes solidaires; Aurlie Found, portavoz de Attac; Cline Verzeletti, Secretaria Confederal de la CGT.


Traduccin: Viento Sur



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter