Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-01-2020

Una pesadota en la fosa comn

Luis Carlos Muoz Sarmiento
Rebelin


El verdadero ascenso espiritual del hombre est en el retorno al abrazo de las cosas humildes.

Jean Baudrillard


La de anoche no fue una pesadilla, sino una pesadota. Todo comenz con el anuncio del aumento del salario, del 6%. De la rabia, trataba de despertarme al recordar, dentro del sueo, que AMLO decret un incremento del 20% en Mxico. Pero, la verdad, no me import pues alcanc a darme cuenta de que estamos en Colombia. Enseguida, me acord de Kafka y La transformacin (Die Verwandlung), no La metamorfosis, y aunque no alcanc a convertirme en cucaracha, igual me sent como tal. Pero, como no soy insecto ni recojo estircol, como el escarabajo, me levant y sal de paseo, enseguida, con una pareja hacia la Costa Norte. Yendo entre Buritaca y Palomino, entramos a una parte boscosa a ver el paisaje, a descansar un poco y a que Nathalia y Rodrigo se relajaran otro tanto, luego de su boda reciente. De pronto, contra mi voluntad onrica, nos salieron al paso tres tipos en una 4x4 con vidrios oscuros y sin mediar palabra arremetieron contra ambos eclogos, antroplogos y ambientalistas, los amarraron, ofendieron, torturaron e hicieron lo que quisieron con ellos, y, por ltimo, les dieron su tiro de (des)gracia. Yo me salv no de milagro sino por las ventajas que permiten los sueos, as se trate, menos bien, de un mal sueo, de una pesadota, no de una pesadilla.

Fue tan fuerte el impacto que me despert, cog automticamente la prensa y, claro, ya estaban ah los milicos, encabezados por el Minguerra y ex RREE, diciendo que el asesinato de los ambientalistas no haba tenido otro mvil que el robo de su camioneta Ford Ecosport y ya, en segundos, no solo por efecto del sueo, estaban nombres y datos de los tres bandidos que haban cometido el hurto, se haban llevado el carro para Venezuela y all haban hecho la vuelta de venderlo en cinco millones de pesos, que era lo que necesitaban para su fiesta de fin de ao. Y yo, pese a la contrariedad, digo, la del sueo, bueno, pesadota, me rea como un enano cuando se ha conseguido una grandota, una hawaiana, como dice mi esposa: ella siempre tan fantasiosa, claro, pero no tanto como la prensa de mi pas. Que, a propsito, ya no es un pas ni se llama Colombia, sino que ahora es una fosa comn y ha pasado a ser Polombia por efecto de la P de paramilitar. Y esto lo digo porque, como los de Hitchcock, mis sueos son muy razonables. As que, de repente, en la pesadota, record algunas cifras: los 200 mil cadveres que sern desenterrados por la JEP; los 27 mil desaparecidos en la zona de Dabeiba, zona rural de Antioquia, descubiertos hasta ahora; una de las (tantas) mayores fosas comunes, en fin, del pas en Puerto Ass, Putumayo. (1)

Yendo por ese multicanal onrico, se me atravesaron de pronto mis, jajaja, generales scar Atehorta y William Ren Salamanca y, les confieso, me dio un susto macanudo porque, entonces, se me vino tambin en tropel el ESMAD, ese cuerpo que no es vital sino mortal y cuya sigla ahora entraa otro significado: Escuadrn para Matar a Discrecin. En la misma pesadota se me revelaba la escandalosa cifra del fondo de reserva por 30 mil millones de pesos, las amenazas entre ellos y a otros funcionarios. (2) En mi pesadota, tema que buena parte de esa cifra, fruto de convenios interinstitucionales, se hubiera usado para otros fines: pues bien, parece que en la realidad est ocurriendo lo mismo, aunque se quiera negar. Un alto oficial de la Inspeccin de la Polica Nacional, por ejemplo, recibi el siguiente mensaje escueto: H. p. Te vas a morir por sapo, cuando se dispona a hacer entrega oficial a la Procuradura de cinco casos sobre corrupcin en dependencias clave de la institucin. (3) Y aunque al principio, mi mente forcejeaba entre el bien, y me deca que no hay corrupcin en la fosa comn, y la bondad, y el supery me indicaba no te engaes que Colombia se pudre entre la corrupcin, yo, dcilmente, terminaba acatando el dictado objetivo del inconsciente y, de nuevo, trataba de despertarme del sueote, pero no poda. Y as segua

Y, sin embargo, despert. Claro, dentro del sueo. Prend el pc, busqu El Espectador y lo primero que descubro: destituido el general Nicacio Martnez de la direccin de las FFMM. La sorpresa es que, si bien ste tiene responsabilidad sobre decenas de casos de asesinatos a sangre fra y no falsos positivos o crmenes extrajudiciales, el general que lo reemplaz, Eduardo Zapateiro Altamiranda, aparece vinculado al caso de desaparicin forzada de Jaime Enrique Quintero, padre del futbolista Juan F. Quintero, hoy figura relevante del River Plate, quien confiesa que, aunque perdi a su padre a los dos aos, todo lo que soy, se lo debo a l y rechaza el nombramiento del nuevo comandante del Ejrcito. (4) Y aqu, no tanto por rabia como por impotencia e injusticia, me despert, otra vez: dentro del sueo, obvio: la razn? Ahora, en el mismo peridico encontraba la absolucin, por parte del mismo Ejrcito, del general en torno a dicha desaparicin forzada: General Zapateiro no es responsable de desaparicin del padre de Juan F. Quintero: Ejrcito. Lo que me causa asombro, aunque ya nada asombre en esta fosa comn, es: por qu siempre Polica o Ejrcito encuentran, ms rpido que cualquier otro rgano oficial, pistas, nombres y razones de un crimen, en este caso, de uno que podra ser de lesa humanidad, como en tantos otros casos ya ha ocurrido?

Para terminar, y para que mi pesadota no se vuelva otra para el lector, debo decir que hay algo que no me deja dormir an: la cifra de asesinatos de lderes sociales. Entre el 1/ene/2016 y el 20/may/2019, han cado, segn Indepaz, 837 lderes sociales, defensores de DDHH y ex integrantes de las FARC, a causa de la sistematicidad criminal. (5) Sistematicidad que la historia oficial pretende ocultar y en especial los funcionarios negacionistas, tales como Nancy P. Gutirrez, Daro Acevedo o Francisco Barbosa: ste ltimo asegura, como si se tratara de un escueto nmero, que los asesinatos de lderes sociales en 2019 se han reducido en un 25%, aunque nadie ms sepa de dnde sale tal engendro/despropsito. (6) Con toda sinceridad, y el mayor dolor del alma, dejo claro que mi nica aspiracin al comenzar 2020 es seguir soando: que no me pase lo que al personaje del cuento Los cndores siguen volando todos los das, Paulo Malhes, quien al final del mismo, harto de desaparecer guerrilleros argentinos y brasileos, ms de 70 (como lo confirma la Comisin Nacional de la Verdad de Dilma Rousseff y una de las causas del Impeachment orquestado por EEUU y seguido por Brasil que, va Lawfare o guerra judicial, la sac del Poder), seala: No puedo contar ms. Corro demasiado riesgo. Es ms, siento que viene la parca. Y no sueo ya. (7)

Conste, lo dice Malhes, al margen de a cuntas vctimas ascienden sus crmenes o las de los milicolombianos. En todo caso, como conclusin, dejo algunos datos que, de seguro, harn recapacitar a los (i)responsables de la guerra en Colombia, as aqu no se haya citado, hasta ahora, quizs por innecesario, al partido (porque lo est, jeje) que, sin discusin, se lleva el trofeo del horror. Al final de dic/2019 la sangre de muchos colombianos corre por los campos, avivando, contra lo que espera el (des)Gobierno, la esperanza de un cambio no de papel sino real en esta insufrible fosa comn que ha llegado a ser el ex pas Colombia, en el que, segn citas recientes, hace ya rato operan los carteles mexicanos de la droga en connivencia con las FFMM. Tal hecho, para el senador Gustavo Petro, haba sido anunciado en 2017, por la ex canciller Mara . Holgun al director saliente de Migracin Colombia, Christian Krger. (8) Adems, segn la revista Proceso, los carteles de Mxico imponen su ley en Colombia. (9)

Las siguientes vctimas, dicha sea la verdad, hacen que prefiera inclinarme por el sueo y no por la vigilia, mientras esta cambia su rostro de violencia, de asesinato, de muerte, por uno, sencillamente, de esperanza, de dignidad, de vida: Nathalia y Rodrigo, ambientalistas; Ender Ravelo Jaimes, reincorporado FARC; Jairo Ortiz, guardia indgena; Lucy Villareal, lder social y maestra; Reinaldo Carrillo, lder social; Efran Cabal Rendn, profesor de colegio en Resguardo Indgena de Caloto, incinerado dentro de su propio carro, a la manera mafiosa del cabrn Alfredo Yabrn con el fotgrafo argentino Jos Luis Cabezas, de la revista Noticias; Fabio Montero Enrquez, lder social y defensor de DDHH que, por no hallarse en casa, se encontr luego de frente con los cadveres de su madre y de su abuelo, en Leiva, Nario. Y, cmo no, los casi 50 millones de fosacomunianos que, en medio del estoicismo, la carencia, la inseguridad, les tocar sobrevivir, mientras pasa otra cosa, con 1.650 pesos diarios, de ms?, entre policas y militares para nada en qu confiar. A los familiares y allegados de todos esos lderes, defensores de DDHH, ex integrantes de las FARC, van mis ms sentidas condolencias desde esta columna de La Fbrica de Sueos. Lamento, s, que lo de la fosa comn, ex Colombia, rebase las fronteras del sueo, en modo no pesadilla sino pesadota, para instalarse en las de la vigilia, metindolo a uno, de paso, en los harto jartos territorios de la muy persistente droga natural llamada insomnio. Droga de la cual nadie se libera, mucho menos en un pasfosacomn, cuyo subpte. niega la sistematicidad de los crmenes (10), salvo si las condiciones del climambiente cambian de modo radical/efectivo y ms que nada real.

Para compensar tanto exabrupto, atropello, desequilibrio de fuerzas en contienda, queda como consuelo saber que el ejemplo, el trabajo, el sacrificio por la libertad de todos aquellos hombres y mujeres que entregaron su vida, les siembran, a los exponentes de la codicia, la ignominia, la perversidad, la deshonra, la indignidad, un martillo en la cabeza con la idea de que en el retorno al abrazo de las cosas humildes est no solo el verdadero ascenso espiritual del hombre, sino el logro certero de la integridad en tanto comunidad humana libre de yugos que la cosifican/oprimen y la ponen al servi(l)cio inconsciente de los verdugos opresores. A los que cada vez ms los estrecha el cerco de la fosa que con tanto odio cavaron para otros. A los que, conociendo la verdad, se resisten a ella y no solo por ignorantes ni por corruptos. A los que, en fin, cabra recordarles, tal como sealaba el dramaturgo alemn Bertholt Brecht, que el que conoce la verdad y la llama mentira, no es otra cosa que un puto criminal. (11)

Notas:

(1) http://laburramocha.pty.com.co/2019/12/28/la-fosa-comun-mas-grande-de-colombia-estaria-en-puerto-asis-putumayo/

(2) https://www.eltiempo.com/unidad-investigativa/el-dosier-secreto-de-la-tormenta-en-la-policia-nacional-447490?cid=SOC_PRP_POS-MAR_ET_FACEBOOK&fbclid=IwAR3epaYluZvHB8xwwNA05LyaiurwFNiErB5dxVBcM_mvDWDJXk2XRyqEgJ4

(3) bidem.

(4) https://www.semana.com/nacion/articulo/por-que-la-familia-de-juan-fernando-quintero-rechazo-el-nombramiento-del-nuevo-comandante-del-ejercito/646580

https://www.eluniversal.com.co/colombia/sin-posesionarse-el-general-zapateiro-ya-enfrenta-su-primer-escandalo-BN2186344?fbclid=IwAR19dc4Gi6WyLM6dDY4D5g7BDBeuNQ6uT4Ek7u1Y7henpCvYvnkPEPqZwR8

(5) https://www.eltiempo.com/justicia/investigacion/asesinatos-de-lideres-sociales-entre-enero-del-2016-y-mayo-del-2019-en-colombia-374292

(6) https://www.elpais.com.co/colombia/asesinato-de-lideres-sociales-se-redujo-un-25-en-el-2019-gobierno-nacional.html

(7) https://blogs.elespectador.com/cultura/el-magazin/los-condores-siguen-volando-todos-los-dias

(8) https://www.bluradio.com/nacion/colombia-sabe-desde-2017-de-presencia-de-carteles-mexicanos-petro-236884-ie430

(9) https://www.eltiempo.com/justicia/conflicto-y-narcotrafico/presencia-de-carteles-mexicanos-en-colombia-es-un-problema-de-seguridad-nacional-284974

(10) https://www.elespectador.com/colombia2020/pais/2019-tampoco-fue-el-ano-para-los-lideres-articulo-897660

(11) Bertholt Brecht, dice: El que no conoce la verdad, es simplemente un ignorante. Pero, el que la conoce y la llama mentira, se es un criminal!

Luis Carlos Muoz Sarmiento (Bogot, Colombia, 1957) Padre de Santiago & Valentina. Escritor, periodista, crtico literario, de cine y de jazz, catedrtico, conferencista, corrector de estilo, traductor y, por encima de todo, lector. Colaborador de El Magazn de EE, desde 2012, y columnista, desde el 23/mar/2018. Corresponsal de revista Matrika, Costa Rica. Su libro Ocho minutos y otros cuentos, Coleccin 50 libros de Cuento Colombiano Contemporneo, fue lanzado en la XXX FILBO (Pijao Eds., 2017). Mencin de Honor por Martin Luther King: Todo cambio personal/interior hace progresar al mundo, en el XV Premio Int. de Ensayo Pensar a Contracorriente, La Habana, Cuba (2018). Invitado por UFES, Vitria, Brasil, al III Congreso Int. Literatura y Revolucin El estatuto (contra)colonial de la Humanidad (29-30/oct/2019). Autor, traductor y coautor, con Luis Eustquio Soares, en Rebelin.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter