Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-01-2020

La porfa cubana

Atilio A. Boron
Rebelin


Cada nuevo ao invita a realizar balances de logros y frustraciones, alentar renovadas esperanzas y, en Nuestra Amrica, conmemorar una gesta histrica: el triunfo de la Revolucin Cubana. Como lo he dicho en reiteradas oportunidades la recordacin y el homenaje a esa gran victoria popular y la interminable derrota del imperialismo norteamericano que acumula sesenta y un aos mordiendo furioso el polvo de la derrota cosa que jams le ocurri en ningn otro rincn del planeta- prevalecen por encima de cualquier otro tipo de consideracin. Sin menospreciar a nada ni a nadie, nuestras pequeas historias personales e inclusive grandes acontecimientos de ndole colectiva quedan eclipsados por la luz radiante de aquel amanecer del 1 de enero de 1959. Ese da la historia de esa una sola gran nacin de la que hablaba Bolvar, qued partida en dos: Fidel y los jvenes del 26 de Julio consumaron una hazaa que instal un ineludible antes y despus en nuestro devenir histrico, destinado a durar para siempre y a resignificar nuestras seculares luchas por la liberacin nacional y social pero tambin a otorgar nuevo sentido y un renovado horizonte a las batallas de nuestro tiempo. Pero no fue tan slo aquel acontecimiento liminar: el pueblo y el gobierno cubanos tuvieron la virtud de sostener contra viento y marea durante ms de seis dcadas aquella victoria homrica que hizo posible que Nuestra Amrica saliera de la prehistoria y comenzara a escribir su propia historia.

Una historia dursima, de resistencia ante el mayor poder del planeta, y de ardua construccin del socialismo. Lo primero, porque el imperialismo ni por un segundo dej de hostigar a la Revolucin Cubana. Y ante ello el pueblo cubano se gan para siempre el adjetivo de heroico, porque resisti a pie firme haciendo gala de una virtuosa obstinacin que no tiene parangn en la historia universal. Y construccin, decamos, porque bajo las peores condiciones imaginables Cuba comenz a construir el socialismo y al da de hoy contina la tarea con ejemplar tenacidad. El sabotaje del gobierno estadounidense ha sido persistente, creciente y brutal. Demcratas y republicanos se han alternado en la Casa Blanca pero todos han coincidido en su enfermiza obsesin por aplastar a la Revolucin Cubana y borrar de la faz de la tierra un ejemplo que demuestra que an bajo el ataque de amplio espectro de la mayor superpotencia del planeta un pas de la periferia puede garantizar para toda la poblacin salud, educacin, alimentacin, seguridad social y una vida austera pero digna. Cosas que ningn pas capitalista puede hacer porque en ellos todos esos derechos que la Revolucin Cubana ofrece a su ciudadana son meras mercancas u oportunidades de negocios.

Esto explica el rabioso empeo de la Casa Blanca por acabar con la Revolucin. Su sola supervivencia, bajo condiciones tan inmensamente adversas, es prueba irrefutable de la superioridad del socialismo (sin negar sus problemas) sobre el capitalismo. Si como dice Donald Trump aqul ha fracasado, por qu no suprime el bloqueo que atenaza a la isla y le exige inmensos esfuerzos para lograr lo que en casi todo el mundo se obtiene sin el menor esfuerzo? Por ejemplo: facilitar las exportaciones cubanas, permitir el libre trnsito de los residentes en Estados Unidos para que puedan visitar la isla cuando se les antoje, recibir remesas de los emigrantes cubanos radicados en ese pas, permitir que Cuba importe lo que necesite sin aplicar enormes sanciones econmicas a los terceros pases o las empresas involucradas en esa actividad, favorecer el turismo y poner fin a las innumerables restricciones de todo tipo impuestas a la isla rebelde por su osada.

Si de fracasos se habla Estados Unidos es un lastimoso muestrario: un pas carcomido por la violencia, con peridicos asesinatos masivos e indiscriminados en escuelas, shoppings e iglesias producidos por sujetos desquiciados por una sociedad alienada y alienante; un pas que alberga decenas de millones de adictos que consume cuanta droga letal se produce en el planeta y fomenta el flagelo del narcotrfico [1]; un pas riqusimo, por lo propio y por lo que le ha robado al resto del mundo, y que sin embargo no puede acabar con la pobreza que afecta a cerca de un 15 por ciento de su poblacin; un pas que prostituy su proceso poltico y que hoy no es otra cosa que un rgimen plutocrtico en donde slo prevalecen los intereses de las clases dominantes, tema ste sobre el cual hoy existe un sorprendente consenso dentro del establishment acadmico.[2] Si el socialismo ha fracasado, por qu la Casa Blanca y el poder mafioso (en sus dos variantes: corporativo y gangsteril) que aquella representa no dejan a Cuba en paz? Respuesta: porque entonces el ejemplo de Cuba, importante como lo es hoy, lo sera muchsimo ms y los pueblos del mundo podran sentir la tentacin de avanzar por esa va, algo absolutamente inadmisible para el poder capitalista a escala mundial. Por eso, gracias Cuba por tu Revolucin y por nutrir nuestras esperanzas, y por haber hecho de la justicia, el internacionalismo y la solidaridad las estrellas polares que guan a los pueblos en la construccin de un mundo mejor!

Notas:

[1] El Addiction Center de Estados Unidos informa que existen en ese pas al menos 21 millones de adictos a diversas drogas y que slo un 10 % de ellos recibe tratamiento mdico que, por supuesto, es mayoritariamente privado y caro.

[2] As lo demuestra un reciente estudio realizado por las universidades de Princeton y Northwestern. Ver https://m.washingtontimes.com/news/2014/apr/21/americas-oligarchy-not-democracy-or-republic-unive/?utm_source=GOOGLE&utm_medium=cpc&utm_id=chacka&utm_campaign=TWT+-+DSA

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter