Portada :: Opinin :: El cmic de la discordia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-02-2006

Blasfemia contra Mahoma
La guerra cultural de Occidente contra el Islam

Lisandro Otero
Rebelin


La publicacin de una docena de caricaturas denigrando a Mahoma en el diario dans Jyllands Postem ha dado lugar a una extendida cadena de protestas en todo el mundo islmico. En una de ellas se ve al profeta con un turbante que adopta la apariencia de una bomba. Las imgenes fueron reproducidas por el diario noruego Magazinet y por el francs France Soir.

En Siria, Palestina, Marruecos, Tnez y Yemen han ocurrido manifestaciones pblicas. En Indonesia se atac la embajada danesa y se asalt el centro cultural francs de Nablus, en Libia se acometi a pedradas el consulado de Dinamarca. En las calles de muchas ciudades rabes se estn quemando productos daneses en las calles. Irn pidi una reunin de emergencia de los ministros de relaciones exteriores de los pases de la Conferencia Islmica. El director del diario France Soir, Jacques Lefranc, fue despedido. El Secretario General de la ONU, Koffi Anan, intervino censurando la potestad de insultar las religiones.

Han ocurrido otros agravios que han desatado, igualmente, una respuesta airada de los musulmanes. Salman Rushdie recibi una condena a muerte (fatwa) por su libro Los versos satnicos La escritora Salima Nasreen fue igualmente execrada por su libro Vergenza, donde incitaba al amor libre. El cineasta holands Theo Van Gogh fue abatido a tiros por su filme Sumisin, donde censura la violencia contra las mujeres en las sociedades islmicas. La Tate Gallery de Londres vet de sus colecciones un cuadro del pintor britnico John Latham por considerarlo ofensivo a la sensibilidad musulmana.

En 1996 el profesor Samuel Huntington, profesor de Ciencias Polticas y director del Instituto de Estudios Estratgicos de la Universidad de Harvard, public un libro "El choque de las civilizaciones y la configuracin del orden mundial", donde plante otra tesis. La fuerza dominante en los conflictos del presente es la cultura, afirm. Poltica, ideologas, intereses nacionales y economa siguen siendo importantes pero la cultura es el factor determinante que mueve la historia porque es esencial para la identidad humana y va ms all de las fronteras regionales. Las tesis de Huntington han sido criticadas por su monolitismo, por su descuido de los matices y las fracciones dentro del Islam. Huntington prevee en su texto que los frentes de batalla del futuro estaran determinados por las lneas divisorias entre civilizaciones. Los conceptos esgrimidos por Occidente como la democracia y la libertad, los derechos humanos y la soberana de los Estados, se enfrentarn a civilizaciones no occidentales que los rechazarn. Aunque esas tesis son falsas y racistas no cabe duda de que existe un desprecio en Occidente hacia el mundo del Oriente y su cultura.

Las diferencias entre las naciones ya no sern ideolgicas, polticas ni econmicas, sino culturales. El siglo XXI ver la creciente prdida de influencia de Occidente. Las civilizaciones asiticas estn aumentando su fuerza econmica, militar y poltica. El Islam est experimentando una explosin demogrfica que va a potenciar sus capacidades. Las pretensiones universalistas de Occidente (lase la aspiracin de gendarme internacional de Estados Unidos), lo harn entrar en conflicto con otras civilizaciones.

El siglo que comienza est viendo un drstico cambio en el balance de fuerzas mundiales. El Estado-nacin ya no tiene el peso y la consistencia que tuvo en la pasada centuria. Las fuerzas emergentes son las grandes corporaciones transnacionales, el capital globalizado, las mafias del narcotrfico, las cofradas del terrorismo, los nacionalismos fanticos, la fraternidad islmica. Ninguna de esas potencias tiene fronteras, ni capital, ni ejrcitos, operan con anonimato impreciso y por tanto son ms difciles de acordar.

Las civilizaciones son realidades culturales y no polticas porque no mantienen el orden, ni imparten justicia, ni recaudan impuestos, ni sostienen guerras, ni negocian tratados, por tanto una civilizacin puede contener ms de una unidad poltica. Los gobiernos, y hasta los imperios, crecen y se derrumban pero las civilizaciones son muy longevas y se definen por una identidad, son el plano ms amplio de identificacin en que se desenvuelve el ser humano. Hay algo ms: en Occidente existe una frontera entre la vida espiritual y la vida pblica, entre el credo y la accin poltica, para el Islam tal frontera no existe. Un musulmn cree y acta en concordancia. Para el Islam no hay lmites entre el Estado y la religin.

La confrontacin entre la cruz y la media luna anuncia una era de inestabilidad e incertidumbres. Y no slo hay petrleo en el conflicto, estn en pugna dos grandes religiones, dos filosofas, dos concepciones del mundo, dos culturas. Este incidente provocado por una blasfemia contra Mahoma lo veremos repetirse en el futuro en la medida en que Occidente profundice su hostilidad hacia el mundo islmico que se resiste a dejarse dominar.

[email protected]




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter