Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-01-2020

Lo que deja el 2019
El ocaso del derecho internacional y el papel criminal de EEUU, la Unin Europea y Colombia

Renn Vega Cantor
Rebelin


Estados Unidos es el estado ilegal por antonomasia.

Noam Chomsky


El 2019 se va y quedar en los anales como el ao en que se ha dado un golpe de gracia a las normas ms elementales del derecho internacional desde Amrica Latina, encabezado por el imperialismo estadounidense y secundado, entre muchos, por la Unin Europea y el rgimen colombiano. Y el laboratorio de experimentacin para matar lo poco que quedaba de legalidad internacional ha sido Venezuela. Por eso, en este artculo nos referimos exclusivamente a temas relacionados con Venezuela, porque los mismos son representativos de la forma como se ha pisoteado el Derecho Internacional por pases que se proclaman como Estados de Derecho (mejor sera decir, de Derecha).

No estamos diciendo que solo se haya violado el derecho internacional este ao, como si antes se hubiera respetado por parte de los grandes poderes imperialistas y sus lacayos de diversos lugares del mundo. Lo que estamos sealando es que en este ao se avanz negativamente hacia la defuncin de cualquier norma de derecho internacional, generando peligrosos precedentes en materia de violacin de ese derecho, que no pueden pasar desapercibidos, por sus implicaciones de larga duracin para el futuro de las naciones y los pueblos sojuzgados del planeta.


Reconocimiento de Juan Guaid como presidente encargado de Venezuela

El 23 de enero, aupado por el gobierno de los Estados Unidos, un individuo hasta ese momento desconocido, de nombre Juan Guaid, que presida la Asamblea Nacional de Venezuela se auto-proclam como presidente encargado de Venezuela. Esto en cualquier otro momento no hubiera pasado de ser una ancdota sin importancia, que no merecera ni una nota a pie de pgina, algo as como lo acontecido a Pedro Carmona El Breve en el intento de golpe de Estado de 2002 contra el gobierno de Hugo Chvez. Pero, como parte de la estrategia imperialista de Estados Unidos de derrocar el gobierno legtimo de Nicols Maduro, ese hecho anecdtico adquiri trascendencia, puesto que ese sujeto auto-proclamado como presidente fue reconocido por el gobierno de los Estados Unidos y 59 gobiernos del mundo, entre ellos el de Colombia.

Lo llamativo del caso estriba en que un sujeto que apenas haba alcanzado unos pocos votos para llegar a la Asamblea Nacional, que ni siquiera formaba parte de los lderes duros de la oposicin venezolana, haya sido catapultado desde esa Asamblea, controlada por la oposicin, a la de Presidente de un pas. Este hecho significa simplemente que ya no se respetan ni siquiera los procedimientos formales demoliberales y se abre la puerta a que cualquiera cuando quiera se auto-designe como presidente o presidenta como acaba de suceder en Bolivia.

Lo peor radica en que, pese a que el autoproclamado no controle ningn territorio ni tenga ningn poder real, se le reconozca como presidente de un pas y ese reconocimiento se haya mantenido durante un ao y los medios de desinformacin del mundo lo llamen presidente y al mandatario legtimo lo tilden de usurpador, dictador y otras lindezas por el estilo.


Ayuda humanitaria y alianza de Guaid con los paramilitares colombianos

La auto-proclamacin de Guaid y el apoyo de los delincuentes de la comunidad internacional ha sido solamente el primer paso de un guin pre-establecido, encaminado a derrocar a un gobierno e imponer a otro, y para hacerlo posible era necesario pasar del reconocimiento diplomtico al terreno de la accin. Y eso se plane desde las altas esferas del poder real (el de los Estados Unidos, la CIA y sus testaferros). Y para ello se organiz una pretendida accin humanitaria para invadir a Venezuela, violar sus fronteras y destruir su soberana y el gobierno que prest su territorio para agredir a otro fue el de Colombia, en concreto el rgimen de Ivn Duque. Y para rubricar esa injerencia nada mejor que contar con el autoproclamado en territorio colombiano, para recibir rdenes directas de sus mandamases de la gusanera de Miami. Y ese sujeto se trajo al territorio de Colombia, se le mont en helicptero presidencial y se le traslad a Ccuta, el sitio escogido como epicentro de la agresin, desde donde intervenan en forma directa tres presidentes de Sudamrica (el de Colombia, Chile y Paraguay) y funcionarios del gobierno de Donald Trump y de la CIA.

Pero cmo lleg Guaid a Ccuta? Quin lo trajo? Al principio y en medio de la parafernalia triunfalista de los golpistas se present una narrativa casi pica de los obstculos que debi vencer el auto-proclamado, pero que pocas semanas despus de demostr falaz y menos prosaica, puesto que estaba contaminada de paramilitares colombianos. Pero estos actuaron solos, movidos por su propia iniciativa? Para nada, actuaron en consonancia con el gobierno colombiano que, a su vez, cumpla rdenes de los Estados Unidos. Y en escena aparecieron los rastrojos que se tomaron fotografas de primer plano con Juan Guaid. Estas fotografas confirman que Juan Guaid pas de ser Presidente (virtual) de Venezuela a ser el jefe internacional de la banda criminal de los Rastrojos, famosos en Colombia por enterrar a sus vctimas en hornos crematorios, al estilo nazi. De esa estatura moral es el individuo que dice ser presidente de Venezuela, y a ase sujeto es el al que respaldan los Estados Unidos y el rgimen colombiano, que entre otras cosas, no ha podido explicar por qu los paramilitares trasladaron a Guaid y por qu fue recibido directamente de sus manos para trasladarlo en un helicptero de la Presidencia de la Repblica hacia la ciudad de Ccuta.

Claro, no es la primera vez ni ser la ltima que el imperialismo y el rgimen colombiano acuden a criminales con el prontuario de los Rastrojos. No, eso no es nuevo. Lo novedoso estriba en que eso se hizo para organizar un golpe de Estado e intentar derribar al gobierno legtimo de otro pas y esa accin era aplaudida por varios presidentes de Suramrica y tres de ellos en forma personal desde Ccuta coordinaban la agresin. Difcil encontrar en la historia reciente del mundo un ejemplo ms brutal y cnico de pisotear la soberana y autodeterminacin de un pas.

 

Intento de golpe y refugio de un terrorista en la embajada de Espaa

Como el intento de hace pasar la ayuda humanitaria fue un soberano fracaso para Estados Unidos y sus vasallos latinoamericanos, se recurri nuevamente, como se ha hecho en numerosas oportunidades, a las acciones de fuerza y se pretendi un golpe militar, el que fue anunciado por falsimedia mundial, como el hecho definitivo para terminar con el usurpador. Esto que solo fue ruido, porque no se produjo el tan mentando levantamiento militar, facilit la fuga del criminal Leopoldo Lpez de la prisin domiciliaria en la que se encontraba, condenada por sus crmenes durante las guarimbas de 2014. Y este sujeto criminal fue acogido en la embajada de Espaa. Es decir, que sali de la prisin a una sede diplomtica de un pas de la Unin Europea que reconoce a Guaid y como resultado de un fallido golpe de Estado. En otros trminos, un pas que se dice democrtico (aunque tenga un Rey que pretende impartir lecciones de democracia en Cuba y a los cubanos) resulta amparando en su sede diplomtica a un terrorista confeso, condenado por sus crmenes por la justicia venezolana, y luego de huir tras un fallido golpe de Estado. Lo verdaderamente llamativo radica en que la liberacin de Leopoldo Lpez fue aprobada por un indulto presidencial de Juan Guaid, en el mismo momento de intentar un golpe de Estado y eso hecho ilegal y casi cantinflesco fue aceptado por el gobierno de Espaa, que en forma cnica agreg que rechazaba cualquier intento de golpe de estado, pero que sin embargo acoge como refugiado a uno de los golpistas. El gobierno de Espaa, adems, no supo explicar las extraas modificaciones internas en el sitio de refugio de Lpez, donde se removan grandes cantidades de tierra con la pretensin de fraguar la fuga del terrorista, mediante la construccin de un tnel, muy al estilo del Chapo Guzmn. Hasta all puede llegar la descarada intromisin en los asuntos internos de Venezuela por parte de un pas Europeo, que al parecer piensa que todava nos encontramos en tiempos de la colonia.

Y el hecho adquiere ms relieve si recordamos que ese mismo gobierno de Espaa es el que ha perseguido a los independentistas de Catalua, quienes han sido condenados a varios aos de crcel, sin que ninguno de ellos haya realizado actos terroristas, como los que ha efectuado Leopoldo Lpez. En breve, el tpico doble rasero de los que siguen creyendo que son una potencia mundial: en su territorio juzgan como terrorismo un acto de insubordinacin e independencia y en lo que siguen considerando sus dominios coloniales, como Venezuela, se ampara y protege a terroristas y criminales, que acaban de huir de la prisin, luego de participar en un golpe de Estado. Bonita autoridad y moral la que destila Espaa para el resto del mundo!




Reconocimiento de Guaid por la OEA

Si algo se ha confirmado en este 2019 es la clebre afirmacin originada en Cuba, que se le atribuye a Ral Roa y Fidel Castro, que dice que La OEA es el Ministerio de Colonias de los Estados Unidos. Eso s que se ha refrendado este ao con varios hechos, como el reconocimiento a Guaid y el respaldo al golpe de Estado en Bolivia. Bueno, esto ltimo no es novedoso, puesto que en otros momentos la OEA ya ha cumplido un papel similar, como en Repblica Dominicana en 1965, cuando se produjo una brutal invasin militar de los Estados Unidos, que fue respaldada por la OEA, con el voto favorable, por supuesto, de Colombia. Lo primero si es negativamente novedoso, porque no tiene antecedentes que al mismo tiempo que un gobierno miembro que estaba en curso de retirarse de la OEA (trmino que se cumpla en abril de 2019), un presidente autoproclamado haya sido reconocido y se haya aceptado a su representante (es decir, el designado por el ttere Guaid) como el Embajador de Venezuela en la OEA. Esto parece diplomacia de ciencia ficcin llevada al extremo: quienes son usurpadores se proclaman representantes de un pas y, adems, son reconocidos por una instancia diplomtica del continente que luego, para completar, van a hablar en nombre de Venezuela para realizar todas sus acciones criminales contra el pueblo de Venezuela. Y todo esto ha sido auspiciado por los Estados Unidos y ha contado con el apoyo de regmenes abyectos como el de Colombia.

Como para que no quede duda, este hecho grotesco se produjo en la reunin de la OEA, realizada en la ciudad colombiana de Medelln. Pero como siempre queda dignidad, en esta ocasin fue la delegacin de Uruguay la que habl claro y se retir de ese conclave cuasi mafioso, sealando: la presencia de una delegacin supuestamente representante del gobierno de un pas que se ha retirado de la Organizacin y que no es reconocido por la mitad de la membresa de la OEA―, carece de toda legitimidad, violenta su normativa jurdica y sienta un gravsimo precedente para el futuro de la Organizacin, minando seriamente la credibilidad de la Secretara General".


Oficina de asuntos para Venezuela de Estados Unidos funciona en Bogot

En el mes de agosto, el gobierno de Estados Unidos anunci la apertura de una Oficina sobre asuntos venezolanos, con el fin de restaurar la democracia y el orden constitucional en el pas vecino. Esa oficina se abri en Bogot, desde donde se organizan las conspiraciones contra el gobierno venezolano, como se ha vuelto costumbre desde los gobiernos de lvaro Uribe Vlez, en una prctica que fue continuada por Juan Manuel Santos y ahora ha sido llevada al extremo del descaro por el rgimen de Ivn Duque. No por casualidad, Francisco Santos, Embajador de Colombia en los Estados Unidos, reconoce en conversaciones privadas, que es necesario mantener acciones encubiertas contra el gobierno de Nicols Maduro, en vista de que la oposicin est debilitada y la operacin humanitaria fue un soberano fracaso.

As como desde Miami se organizan saboteos, acciones terroristas y crmenes contra Cuba, por parte de los Estados Unidos y los exiliados de extrema derecha, ahora ese nefasto rol lo desempea Bogot, convertida en sede de toda laya de criminales y asesinos de la oposicin venezolana, sostenida y apoyada en forma directa por el gobierno de Duque, que cumple as su papel de ser el sirviente ms barato e incondicional de Estados Unidos, en su estrategia golpista contra el gobierno de Venezuela.

Esto tampoco podra considerarse como algo nuevo, porque en sucesivas ocasiones Estados Unidos lo ha hecho, como lo hizo contra el gobierno sandinista de Nicaragua en la dcada de 1980, financiando mercenarios que operaban desde Honduras. S, pero lo nuevo, estriba en que esa accin de alguna manera se encubra, se disimulaba y adems se efectuaba desde un pas regido por una dictadura. No, ahora, eso se hace a la luz del da, sin ocultar nada, y con el apoyo abierto, tanto que se utiliza nuestro territorio como base de operaciones, de un rgimen que se ufana de dar lecciones de democracia y de afirmar que Colombia es un estado de Derecho.


Se revive un cadver insepulto de la guerra fra: el TIAR

Si algo faltaba para comprobar el carcter retrogrado de los Estados Unidos y sus socios es el proyecto de restaurar la Guerra Fra, en la acepcin plena del trmino. O ms precisamente, es proyectar desde un pas donde la Guerra Fra nunca termin, como lo es Colombia, la misma lgica anti-comunista al resto del continente. En efecto, se ha revivido un fantasma terrorfico forjado en 1947, y en cuya redaccin participaron polticos colombianos (como Eduardo Santos y Alberto Lleras), como muestra de la vocacin estructural de tipo proimperialista de las clases dominantes de Colombia. Ese fantasma es el Tratado Interamericano de Asistencia Recproca (TIAR), urdido por los Estados Unidos despus del fin de la Segunda Guerra Mundial para asegurar su hegemona en el continente.

Ese espectro anti-comunista ha sido revivido en este malhadado 2019, y nuevamente, vaya casualidad, por los Estados Unidos y su vasallo ms incondicional, el rgimen colombiano, en el seno de la OEA, como mecanismo para ser utilizado contra Venezuela. Y este hecho ha sido profundamente ilegal, porque en la resurreccin del TIAR ha participado el representante del autoproclamado Guaid.

A propsito del TIAR y su verdadero carcter de instrumento de sometimiento imperialista, valga recordar dos detalles histricos relacionados con Estados Unidos y Colombia, durante la guerra de las Malvinas de 1982. En ese momento, Estados Unidos no apoy a Argentina sino a un poder extra-continental (La Gran Bretaa) y el gobierno colombiano de ese entonces, presidido por Julio Csar Turbay Ayala, con el argumento que el TIAR era defensivo y no blico, sostuvo que no se poda respaldar a Argentina que fue el que atac a Inglaterra. Este fue el entierro de tercera clase que Estados Unidos y Colombia le dieron al TIAR, al que no aplicaron cuando se requera solidarizarse con un pas del continente americano en una guerra contra una potencia europea. Ahora, 37 aos despus se revive ese cadver insepulto, por parte, lo que no es casual, de Estados Unidos y sus lacayos de Colombia.

Nuevamente, como se trata de agredir un pas vecino, sometido a las presiones imperialistas, el rgimen colombiano se alinea con los agresores y exalta el carcter agresivo del TIAR. No nos sorprende, pues eso es tpico del comportamiento incondicional y servil de las clases dominantes de Colombia y su Estado con respecto a los Estados Unidos. Y otra vez, como muestra de dignidad y soberana, Uruguay fue el nico pas que se opuso a la reactivacin del TIAR.


Mentiras oficiales en la ONU del humanista Ivn Duque

Otro hecho que no puede olvidarse en el 2019, por su nivel de infamia y por lo que representa en trminos de violacin de la soberana de un pas, fue el pattico discurso de Ivn Duque en la Asamblea General de la ONU, en donde esgrimi y mostr pruebas falsas sobre Venezuela, como forma de justificar las acciones criminales emprendidas contra el vecino pas. Claro, tampoco es la primera vez que se miente abiertamente en la sede de la ONU, puesto que en ese sentido los discursos de los presidentes de los Estados Unidos o de los primeros ministros de Israel son siempre un culto a la mentira, el embuste, el engao, la felona y el crimen. Lo novedoso es que sea el presidente de un pas tropical, dependiente y subordinado, como lo es Colombia, quien sea el encargado de enfilar bateras contra Venezuela, cumpliendo al pie de la letra las rdenes y propsitos de los Estados Unidos. Y adems para justificar la agresin recurra a mentiras, inventos, calumnias en el principal rgano diplomtico del mundo. Una muestra hasta dnde puede llegar la ignominia y el humanitarismo del presidente de Colombia, que adems presume de ser humanista e incluso intenta disertar (balbucear) sobre el asunto, en una recopilacin de artculos periodsticos que ha convertido en libro y que cuenta con un elogio, como no poda faltar, de Mario Vargas Llosa, que lo pinta como un extraordinario pensador y joven humanista. En este caso, hay una afinidad de dos mentirosos, que tienen en comn su odio visceral al pueblo venezolano.


Desalojo violento de la embajada de Venezuela en Estados Unidos

Otra clara violacin del derecho internacional perpetrado por los Estados Unidos en este 2019 se dio en Washington con la ocupacin violenta de la Embajada de la Repblica Bolivariana de Venezuela el 16 de mayo. Este hecho, una abierta violacin a la Convencin de Viena de 1951, que regula el comportamiento legal de las representaciones diplomtica, por encima de los intereses de un Estado especfico, se present luego de que un grupo de ciudadanos estadounidenses, con la aprobacin del legtimo gobierno venezolano, ingreso para impedir que fuera tomada por los partidarios de Juan Guaid. Desde cuando los seguidores del gobierno de Maduro ingresaron a la Embajada fueron sometidos a un asedio permanente, por parte de miembros de la oposicin venezolana y de las autoridades de los Estados Unidos, quienes en lugar de protegerla, como era su deber y obligacin, se aliaron con los agresores. A la embajada se le cort el servicio de agua, luz, telfono y se dej que quienes estaban adentro fueran agredidos fsica y verbalmente por los seguidores de Guaid. En el documento de desalojo, el gobierno de Estados Unidos reconoce a Carlos Vecchio, designado por Juan Guaid, y ordena la expulsin de los ocupantes, tras lo cual ingresaron policas de Estados Unidos a la sede diplomtica, esgrimiendo esta amenaza: Cualquier persona que se rehse a obedecer con las exigencias y rdenes de desalojar la propiedad estar violando la ley federal y del distrito de Columbia, y podra ser arrestado y procesado criminalmente. Como quien dice, nada importan las normas ni leyes internacionales, que Estados Unidos se las puede pasar por la faja cuando le venga en gana. Y esto con la complicidad de la Unin Europea, de gobiernos latinoamericanos y del conjunto de delincuentes que conforman ese cartel mafioso que se autodenomina comunidad internacional.

Luego del desalojo brutal de la polica, pisoteando el principio de inviolabilidad territorialidad de que goza cualquier embajada y representacin diplomtica, haciendo lo mejor que saben hacer, como los cowboys en el lejano oeste, sacaron a los ocupantes y le entregaron la sede a Carlos Vecchio, nombrado por el autoproclamado Juan Guaid como su Embajador en los Estados Unidos.

Pero ya qued establecido el hecho de impunidad imperialista, como bien lo dijo uno de los activistas que fue desalojado al violar la Convencin de Viena EE.UU. enva un mensaje al mundo de que las embajadas en Washington no estn protegidas por la ley internacional. En concreto, Estados Unidos hecho por la borda el artculo 22 de la Convencin de Viena que dice textualmente: "Los locales de la misin son inviolables. Los agentes del Estado receptor no podrn penetrar en ellos sin consentimiento del jefe de la misin".


Conclusin

En este 2019 que fenece Estados Unidos, en compaa de la Unin Europea y de sus lacayos de Amrica Latina ha dado pasos firmes para enterrar lo poco que quedaba de Derecho Internacional. Sucesos como la entrega de Julian Assange al gobierno ingls, por parte del rgimen de Lenin Moreno de Ecuador, el reconocimiento de la ocupacin israel de los Altos de Goln (territorio sirio) por parte del gobierno de los Estados Unidos, la absurda exigencia del rgimen de Ivn Duque a Cuba para que le entregue a la dirigencia del ELN, desconociendo los protocolos firmados durante los dilogos con esa insurgencia. se inscriben en esa misma lgica de darle jaque mate a cualquier norma medianamente civilizada de derecho internacional. Ahora, lo que vuelve a imperar es la ley de las caoneras, el derecho del ms fuerte, el poder del matn del barrio, con lo cual se borran los intentos de civilizar las relaciones internacionales entre los Estados. Y si alguien ha soportado ese proceder de Estados Unidos y de sus sirvientes es Venezuela, como lo hemos mostrado en este artculo. Todo eso demuestra que a la pregunta: Quin es la comunidad internacional?, la respuesta ms concreta es la que da Noam Chomsky: Es Washington y cualquiera que coincida con nuestro gobierno.



 

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter