Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-01-2020

La presin popular comienza a cercar a los corruptos

Fernando Alexis Jimnez
Rebelin


El 2020 arranc en Colombia con una medida que si bien no soluciona el problema de la corrupcin, debe representar un campanazo de alerta para quienes mantienen esta vieja prctica tanto en el sector pblico como privado. Me refiero a la prohibicin de otorgar casa por crcel para torcidos, aquellos que desangran y malversan los presupuestos, aprobada a mediados de diciembre ltimo pese a la renuencia de congresistas.

Quines sern cobijados por esta medida? Aquellos que hayan incurrido, entre otras actividades, en el trfico de influencias de servidor pblico; enriquecimiento ilcito; prevaricato por accin; falso testimonio; soborno y, tambin, soborno en la actuacin penal; amenazas a testigo; ocultamiento, alteracin o destruccin de elemento material probatorio y aquellos delitos que afecten el patrimonio del Estado.

El asunto no puede pasar desapercibido y amerita que todos los colombianos se mantengan alerta ya que, por aos, se conocieron infinidad de casos en los cuales delincuentes de cuello blanco, despus de haber protagonizado cuantiosos robos, terminaban en casa viviendo mejor que en un hotel al tiempo que disfrutaban de lo sustrado. Eso solo ocurra en un pas del realismo mgico como Colombia, en donde son naturales hechos tan inverosmiles como que alguien vaya a la crcel porque roba en un almacn ya que tena hambre.

La iniciativa es diferente del Estatuto anticorrupcin de autora de la Fiscala que har trnsito en el Congreso y que contempla endurecer las condiciones de reclusin de los condenados.

Todas las medidas son bienvenidas en una nacin donde la corrupcin ha permeado todos los sectores, de los cuales el 70% se presentan en el sector pblico principalmente en educacin, infraestructura, transporte y salud-- de acuerdo con la Corporacin Transparencia Colombia.

Por supuesto, lo que se ha venido tejiendo, an es muy prosaico y responde a la presin popular y a las movilizaciones. De hecho, los cacerolazos cuando los congresistas debatan la ley de prohibir la crcel a los corruptos, determinaron una votacin masiva. De lo contrario, como en otros casos, hubiesen hecho las mil y una maromas para hundir el proyecto. Ya lo haban hecho antes.

Lo que esperamos en un pas precarizado como Colombia, es que todos los corruptos se vayan a la crcel, as nos quedemos sin un buen nmero de avivatos de la poltica, congresistas, funcionarios pblicos, gobernantes y empresarios. Es la nica va para imprimir cambios que den paso a la equidad y no permitan que un grupo reducido, viva con privilegios a costa de una enorme base trabajadora y de clase media.


Blog del autor www.cronicasparalapaz.wordpress.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter