Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-01-2020

Herramientas de unidad para un proceso de cambios

Kintto Lucas
Rebelin


En 2009 escrib en un anlisis que se estaba forjando una nueva derecha en Ecuador y en Amrica Latina para contrarrestar el avance de los gobiernos progresistas o de izquierda que estaban triunfando electoralmente.

En el caso ecuatoriano mencionaba a determinados personajes de los medios de comunicacin que asuman abiertamente su papel de actores polticos, a determinados sectores sociales y polticos opositores al gobierno y a otros que apoyaban o estaban dentro del propio gobierno.

Entre los sectores internos mencionaba Ruptura de los 25, con una estructura de pensamiento de la mayora de sus integrantes surgida del la ex Democracia Cristiana sectores vinculados a Gustavo Larrea o el Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) que histricamente vivieron del oportunismo y a otros que era ms fcil identificarlos porque siempre haban estado vinculados a la derecha.

Algunos de esos sectores que antes estuvieron vinculados a la derecha y estaban en el gobierno se poda asumir como parte de una poltica de alianzas o vnculos de amistad o lealtades con el presidente y el gobierno. Con ellos se poda estar en desacuerdo, pero estaba claro quines eran, ms all de aportar en la gestin gubernamental. El problema mayor eran los otros, que apenas cambiara la realidad volveran a ser lo que siempre fueron, como ciertos prefectos, alcaldes, asesores, asamblestas y tantos ms que se acomodaron a la sombra de su gobiernismo acrtico, durante los diez aos de Rafael Correa.

Pero eran todava ms preocupantes los sectores que en algn momento podan haberse reivindicado de izquierda o disfrazado de izquierda y en el minuto indicado fueron, son y sern sumisos a la derecha, al poder econmico y a la influencia estadounidense.

En ese sentido me preocupaban los sectores mencionados, y los grupos o personajes que en algn momento incluso pertenecieron a la izquierda tradicional y ayudaron a hundirla, ya sean del Partido Comunista, Partido Socialista o MIR, adems de estos jvenes que decan ser parte de una ruptura que no era tal.

Unos y otros fueron y son parte de la farsa poltica que en momentos importantes terminaban siendo serviles al colonialismo poltico, los poderes econmicos nacionales y trasnacionales. Esa preocupacin no surgi a partir de la llegada al gobierno de Correa, sino de mucho antes, cuando se acercaban al movimiento indgena tratando de influenciarlo.

Por lo tanto no creo que esos sectores hayan traicionado sino que siempre respondieron a un sentido de clase. Ms all de ocultarse en su crtica al gobierno de Rafael Correa, o directamente en su odio al expresidente por no haberles dado el puestitos o espacio que queran tener, esos sectores o personajes han tenido siempre la misma postura poltica, social y econmica. No han cambiado.

Por lo tanto, era casi obvio que terminaran asumiendo la postura que asumieron con el actual gobierno. En ese sentido, lo bueno del actual proceso es que cada cual ha mostrado su verdadero rostro.

Si antes de la movilizacin de octubre de 2019 ya no exista espacio para seguir justificando sus acciones con las del gobierno anterior, despus qued en evidencia que sus acciones y pensamientos son parte de su visin de clase y su oportunismo. Finalmente, son parte de su ideologa.

En todo caso, esos personajes y sectores pueden lucrar con distintos gobiernos, daar o romper espacios de izquierda o progresistas pero finalmente no tendrn una proyeccin mayor. Su nico papel es servir de escalera para la derecha y un da se caen despreciados por las masas.

Esa gente y sus traiciones son apenas una de la causa del actual momento de entreguismo, crisis social, poltica y econmica que vive el pas. Hay otras causas, como la intervencin de Estados Unidos y sus servicios de inteligencia claro est.

Pero tambin otra causa est en los errores de todas las izquierdas que solo se miran al ombligo y creen ser dueas de la verdad; en la condicin de clase de cierta izquierda que tiene una mirada burguesa y colonialista de los procesos sociales y polticos porque su extraccin de clase se los dictamina; el oportunismo de cierta gente que se dice de izquierda pero vive acomodndose y puede hacer zancadillas a sus supuestos compaeros con tal de defender un lugarcito, ayudando as destrozar procesos; los movimientos sociales y polticos que se venden por alguna migas de pan, y ms

Si la izquierda y los sectores polticos democrticos quieren cambiar el destino de un pas que est en manos de los sectores ms retrgrados de la sociedad y va hacia la consolidacin de un modelo ms opresor en todo, debe fortalecer alianzas en la movilizacin como ocurri en octubre, poniendo nfasis en la unidad social y poltica en la calle, y debe lograr alianzas honestas para las elecciones del ao prximo sobre todo en la segunda vuelta.

Un frente social y poltico puede ser una de las herramientas fundamentales si no se construye solo con etiquetas. Un movimiento socio cultural para el cambio es otra herramienta importante, si aporta bases simblicas para el cambio y para la lucha ideolgica.

Para eso se necesita un mayor respeto hacia los otros, capacidad de fortalecer estratgicamente la unidad social y poltica, consolidar distintas herramientas de lucha conjunta y dejar a un lado los personalismos.

Todo el mundo tiene derecho a soar en que puede ser presidente o asamblesta, pero el problema surge cuando se pone por delante de todo esa aspiracin transformada en ambicin, sin entender que las elecciones son una parte de un proceso estratgico de cambios.

Por lo tanto habr que superar individualismos, ambiciones, miradas cortas, egosmos y oportunismos para cambiar el destino que est construyendo la derecha poltica, social y econmica. No hay destino irreversible, pero se necesita con urgencia asumir el reto de construir herramientas de unidad para un proceso de cambios, antes que sea tarde y avancemos hacia un nuevo tiempo de lamentos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter