Portada :: Mundo :: Irn. Siguiente objetivo del Eje del Mal
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-01-2020

Soleimani en Siria, un legado de muerte y devastacin

Al-Jumhuriya English

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez



Pocas personas han causado tanto sufrimiento humano en Siria como Qassem Soleimani, el poderoso seor de la guerra iran asesinado el pasado da 3 de enero.

En muchos sentidos, la vida de Qassem Soleimani, el inmensamente poderoso agente iran asesinado por un avin no tripulado Reaper estadounidense cerca del aeropuerto de Bagdad el 3 de enero, refleja la de la propia Repblica Islmica de Irn desde sus inicios en 1979.

Alcanz la notoriedad en 1982, en la segunda batalla de Jorramshar, durante la brutal guerra de Irn con Iraq, de la que Soleimani escap por poco de la muerte despus de ser gravemente herido, pero sobrevivi para supervisar posteriormente las brigadas de la Guardia Revolucionaria desplegadas a lo largo de la frontera de Irn con Afganistn. Su habilidad para los conflictos en el extranjero fue reconocida en 1998 cuando el Lder Supremo de Irn, Ali Jamenei, lo nombr comandante de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, responsable de las operaciones externas.

Esa tarea puso a Soleimani en contacto directo con los grupos de poder de Irn en toda la regin, el ms destacado de los cuales en aquel momento era la milicia de Hizbol en el Lbano. Tras los ataques del 11 de septiembre, se llevaron a cabo varias reuniones clandestinas entre funcionarios estadounidenses y diplomticos iranes subordinados a Soleimani en las que fue objeto de conversacin la cooperacin de facto contra los talibn en Afganistn. La experiencia de Soleimani con este ltimo pas lo haba preparado bien para ese rol. Si bien esos canales directos entre Washington y Tehern se secaron pronto, fue la primera prueba para Soleimani a la hora de construir entendimientos complejos entre las dos capitales; entendimientos que concernan no solo a Afganistn sino a Iraq. A raz de la invasin de 2003, esta entente permitira finalmente una reduccin de los ataques contra las fuerzas estadounidenses en las reas de mayora chi de Iraq, y la creacin de una clase poltica chi iraqu leal a Tehern y preparada para aceptar una presencia estadounidense en el pas; algo que qued ejemplificado en el ex primer ministro Nuri al-Maliki.

En el contexto de esta relacin, Irn ayud a la inteligencia estadounidense a capturar a los liderazgos de al-Qaida y los talibn. Sin embargo, fue una relacin inestable, agriada por las sanciones de Estados Unidos, el conflicto poltico y las intrincadas negociaciones sobre el programa nuclear de Irn. No obstante, se mantuvo un grado de estabilidad mnima, lo que permiti la expansin de Irn dentro de Iraq a cambio de su silencio sobre la presencia de Estados Unidos y, ms tarde, la retirada ordenada de las tropas de Washington durante el mandato del presidente Barack Obama.

Soleimani fue una presencia constante en estos aos a fin de ejecutar las rdenes del Lder Supremo sobre el terreno y gestionar la influencia regional de Irn en general. Con el paso del tiempo, Washington permiti que esta influencia creciera ms all del Hizbol libans, de modo que Iraq cay decididamente en la rbita de Irn, y Soleimani se convirti en uno de los hombres ms poderosos de Oriente Medio.

La Primavera rabe: Una amenaza existencial

En 2011, Soleimani fue ascendido al rango de general. No fue accidental que este hecho se produjera en el apogeo de la Primavera rabe, que el rgimen iran consider una batalla existencial para preservar su poder regional. La estrategia concebida por Tehern para enfrentar la amenaza de la revolucin democrtica tena a Siria en su mismo centro.

Tras el estallido del levantamiento de Siria en la primavera de 2011, Irn decidi rpidamente apoyar a Bashar al-Asad y asegurar su dictadura a toda costa. Los signos de la intervencin iran se volvieron ms claros a medida que el rgimen de Asad se acercaba al colapso en 2012, y fueron abiertamente visibles en el primer semestre de 2013, cuando Hizbol luch en numerosas batallas crticas en la cordillera de Qalamun y en la provincia suroccidental de Homs.

Tampoco fue por casualidad que en 2013 se desarrollaran una serie de transformaciones importantes en la estrategia del rgimen de Asad para aplastar la revolucin. Se ampliaron las operaciones militares y se utilizaron asedios de asfixia para matar literalmente de hambre a los residentes en zonas donde los avances militares resultaban difciles, no solo como castigos, como en 2011 y 2012, sino como parte de una estrategia deliberada para alterar permanentemente las caractersticas de esas zonas. Estos asedios de hambre o rendicin, o como se los llamaba en rabe: al-yu aw al-ruku, fueron acompaados por bombardeos incesantes desde tierra y aire. En el invierno de 2013-2014 se vieron muertes por desnutricin en los suburbios de Damasco, en Ghuta y Yarmuk, y la hambruna invadi los distritos asediados en general. Estos desarrollos estaban ntimamente relacionados con la creciente influencia iran por todo el pas.

Al mismo tiempo, como hombre de Irn en Siria, Soleimani fue tambin el responsable de reestructurar las fuerzas que combatan en nombre de Asad. Bajo la direccin de Soleimani, se crearon y entrenaron nuevas milicias sectarias en paralelo con el ejrcito del rgimen, al que se consideraba no apto para la tarea. Junto a Hizbol, estas milicias se convertiran en las principales fuerzas terrestres de Irn en la lucha contra los oponentes de Asad.

Paralelamente a la creacin de estas llamadas milicias de la Defensa Nacional, as como otras con identidades explcitamente sectarias, como las Brigadas Abu al-Fadl al-Abas, Soleimani se agenci tambin milicias iraques para luchar en Siria. Con el tiempo, mercenarios de Estados tan lejanos como Afganistn y Pakistn fueron tambin llevados para unirse a la refriega, algunos de ellos nios de tan solo 14 aos.

Enven a Qassem Soleimani

Soleimani pudo haber salvado ya al rgimen de Assad del colapso en 2015, pero an no se haban alterado los equilibrios de poder de forma decisiva a favor de Damasco. Grandes extensiones de territorio sirio permanecan en manos de facciones de la oposicin, o bien bajo el control del Desh o yihadistas similares. La solucin recay en el aliado compartido por Asad e Irn: Vladimir Putin, que ya haba desempeado un papel clave en la proteccin diplomtica de Damasco ante el Consejo de Seguridad de la ONU, bloqueando todas y cada una de las resoluciones que pudieran conducir a una accin significativa de la comunidad internacional contra el rgimen.

En consecuencia, Soleimani vol en persona a Mosc en julio de 2015 para poner el mapa de Siria sobre la mesa ante sus anfitriones rusos y explicar cmo, con su poder areo, se poda ganar la guerra. Putin qued convencido, segn funcionarios citados por Reuters. Est bien, intervendremos, dijo. Enven a Qassem Soleimani.

Fue otro triunfo para el comandante de la Fuerza Quds. Los aviones de combate rusos comenzaron puntualmente una feroz campaa de bombardeos, causando una destruccin insondable en el este de Alepo, en Ghuta y en cualquier otro lugar donde se reflejaban sus sombras, desequilibrando firmemente el pndulo militar a favor del rgimen, en especial tras la cada del Alepo controlado por la oposicin a finales de 2016.

Selfies de crmenes de guerra

En una rara entrevista con la televisin estatal iran pocas semanas antes de su muerte, Soleimani habl de la guerra del Lbano en 2006 entre Israel y Hizbol, afirmando que haba un complot israel para desplazar por la fuerza a la poblacin chi del sur del Lbano, alterando la demografa del pas a fin de eliminar la amenaza planteada por Hizbol a Israel. Por su propia cuenta, Soleimani fue un actor clave en la guerra de 2006, frustrando finalmente esta conspiracin israel para desplazar a los chies del sur.

Exactamente diez aos despus de esa guerra, las cuentas de las redes sociales vinculadas a las milicias iranes en Siria publicaron fotos de Soleimani paseando por las calles del este de Alepo despus de su sangrienta reocupacin por parte del rgimen; fotos que documentan que ese mismo Soleimani fue el responsable del desplazamiento forzado de la poblacin de Alepo y de alterar la demografa de la ciudad para preservar el poder de Irn en Siria y en la regin en general.

soleimanialeppo.png

Esas fotos no eran en modo alguno las primeras de Soleimani en Siria. Desde 2015 haba sido visto en varios frentes en el sur de la provincia de Alepo, donde las milicias extranjeras respaldadas por Irn continan disfrutando de una influencia considerable hasta el da de hoy. Apareci tambin en otros lugares, en el norte de la provincia de Lataquia en 2015, as como en el norte de la provincia de Hama en 2017. Los informes de los medios de comunicacin sugeran que haba supervisado directamente numerosas batallas en el sur de Siria; una sugerencia confirmada en un video-clip publicado por la cadena de televisin prorgimen Al Mayadeen despus de su muerte. Tambin fue visto mltiples veces en el este de la provincia de Deir al-Zor, tras los avances del rgimen en la zona, que Irn consideraba vital para sus ambiciones regionales ms amplias, dada su proximidad a la frontera iraqu. Fue aqu donde hizo su ltima aparicin filmada en julio de 2019 visitando la ciudad de Al Bukamal, donde los informes dicen que se estaba preparando para una posible confrontacin con EE. UU. Fueron innumerables las excursiones por Siria que no fueron captadas por la cmara; no falt cierto simbolismo en el hecho de que lo mataran mientras viajaba a Bagdad desde Damasco.

Durante aos a lo largo de este ltimo perodo de su vida, Soleimani gestion una relacin complicada entre las milicias totalmente leales al rgimen iran, por un lado, y un gobierno dbil que tambin dependa de Tehern, por otro. De hecho, administrar tales relaciones entre milicias poderosas y gobiernos dbiles fue la esencia de la estrategia de Soleimani en toda la regin. En cuanto a los civiles asesinados por el fuego de sus fuerzas, o muertos de hambre a manos de sus aliados, o expulsados ​​de sus hogares sin posibilidad de retorno, fueron simplemente el dao colateral de los planes de Irn para Siria y Oriente Medio en general.

Por supuesto, la muerte de Soleimani no pone fin a esos planes ni a la influencia iran en Siria, aunque puede anunciar el comienzo de un fin. Del mismo modo, aunque su fallecimiento no sea un castigo suficiente -ni proporcione justicia a sus vctimas-, sin embargo, ha ofrecido un mnimo de espacio para respirar, incluso de alegra, a los supervivientes del fuego del infierno, la muerte y la devastacin de los que l fue uno de los principales arquitectos.

(Traducido de su versin original en rabe al ingls por Alex Rowell)

Fuente: https://www.aljumhuriya.net/en/content/soleimani-syria-legacy-death-and-devastation

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a los autores, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter