Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-01-2020

Francia
Defender las jubilaciones, una lucha severa y algunas lecciones

Serge Goudard
LInsurg


Este 6 de enero terminan las vacaciones escolares de fin de ao y empieza una nueva fase de movilizaciones contra la reforma de las jubilaciones y pensiones de Macron: una movilizacin excepcional por la amplitud y por el nmero de manifestaciones, y excepcional tambin por su duracin, con la huelga reprogramable desde el 5 de diciembre en el sector ferroviario y en el transporte parisino.

Durante las cuatro primeras semanas de lucha, los trabajadores han mostrado una gran tenacidad. Pero el gobierno mantiene su proyecto de reforma, apostando al agotamiento de los huelguistas y buscando dividir los sindicatos, enfrentar a los trabajadores entre s: una guerra de desgaste y tambin una guerra de maniobras. Y para esta guerra, el gobierno tiene armas pesadas que los trabajadores, los militantes, deben neutralizar.

Un movimiento polimorfo

Una de las caractersticas del movimiento de huelga y manifestaciones que comenz el 5 de diciembre es su carcter polimorfo. Ha sido claro desde el primer da. Desde el principio, el movimiento se desarroll bajo tres formas:

- Para los trabajadores de la SNCF (Compaa ferroviaria pblica) y los del transporte pblico parisino (RATP), el 5 de diciembre fue el inicio de la huelga indefinida;

- para la mayora, fue un da de accin destinado a repetirse, un primer punto fuerte;

- Para algunos (sobre todo en el sector de la educacin), se trataba de transformar un "da de accin" en huelga continua mediante una huelga reprogramable.

Las tres formas distintas se combinan de alguna manera entre s. Por ejemplo, en la RATP, la huelga se inici con un llamamiento intersindical a una huelga por tiempo indeterminado, pero se renueva mediante reuniones celebradas en los depsitos de autobuses. Lo mismo ocurre en la SNCF. Sin embargo, en estos dos sectores, la huelga permanece "encuadrada" por las posiciones nacionales de los sindicatos. Estas posiciones nacionales pueden, a su vez, ser impugnadas por las bases.

Asimismo, las huelgas se renuevan entre dos "puntos fuertes": para algunos militantes, el objetivo es superar un mecanismo considerado ineficaz de puntos fuertes, intentar generalizar la huelga y darle continuidad. Pero la mayora de las veces se trata de "mantener la presin" entre dos das de paro. Este objetivo de darle continuidad a la huelga no es en absoluto un obstculo para los dirigentes de la intersindical (CGT, FO, FSU, Solidaires): cada vez que la intersindical llama a un nuevo punto fuerte (5 de diciembre, 10 de diciembre, 17 de diciembre...), aclara que "apoya" a las asambleas generales que renuevan la huelga, considerando que estas huelgas reprogramadas son complementarias de los das "pico" con huelgas perladas (Saute-mouton en francs: salta carnero o salto de rana).

Lo mismo sucede con otras acciones que han venido surgiendo desde el 5 de diciembre, destinadas a acosar al gobierno: cortes de energa elctrica, bloqueo de depsitos de petrleo e, inicialmente, huelgas parciales en dos refineras. Estas acciones "consolidaron" la tctica de "puntos fuertes" (acciones a menudo impulsadas por sectores del aparato sindical con discursos ms "combativos").

El producto de una lucha entre trabajadores y aparatos sindicales

Este carcter polimorfo y complejo de la movilizacin debe ser entendido como el resultado de un equilibrio de poderes fluctuante e inestable, de una lucha entre la masa de trabajadores y las direcciones de los sindicatos.

El hecho mismo de que la huelga masiva haya tenido lugar, y de que el 5 de diciembre haya sido el punto inicial de la misma, es una primera ilustracin de lo dicho.

Hay que recordar que fue la fuerza de la huelga en defensa de las jubilaciones en la RATP, el 13 de septiembre, la que oblig a los sindicatos de esta empresa a convocar una huelga ilimitada a partir del 5 de diciembre, convocatoria que fue retomada posteriormente por varios sindicatos de la SNCF. La huelga del 13 de septiembre y los llamados subsiguientes se produjeron en un momento en que se estaban llevando a cabo concertaciones sobre el proyecto de reforma jubilatoria, durante ms de 18 meses, entre los sindicatos y Delevoye, el representante del gobierno. El propsito de esta concertacin era precisamente... evitar que estallara la huelga.

Con el mismo objetivo de "pacificar" las relaciones sociales, las consultas se reanudaron durante el otoo francs. Pero por segunda vez, las concertaciones no alcanzaron su objetivo: aunque las confederaciones sindicales, en particular la CGT, arrastraron los pies en un primer momento, la presin de la base las oblig a sumarse al paro y a las manifestaciones del 5 de diciembre. Pero a su manera, negndose a llamar a una huelga indefinida hasta que se retirara el proyecto de Macron y adoptando una tctica de das alternados de accin.

La presin de los trabajadores sobre los aparatos sindicales fue tambin decisiva entre el 17 y el 20 de diciembre, cuando Macron y varios dirigentes sindicales trataron de obtener una "tregua de la huelga" para las fiestas de fin de ao.

No hay tregua para la huelga en la SNCF y en la RATP

Despus de los "puntos culminantes" del 5 y el 10 de diciembre, el gobierno entabl la batalla: el 11 de diciembre, esboz la arquitectura de su proyecto e indic su calendario (1). Siguieron tres nuevos "puntos fuertes" (12, 17 y 19 de diciembre), de magnitud desigual, siendo el ms fuerte el del 17 de diciembre.

Al mismo tiempo, y con ciertas dificultades, continuaron las huelgas reprogramables, particularmente en la enseanza. Sin embargo, con el inicio de las vacaciones escolares el 20 de diciembre, el peso y la continuidad de la movilizacin estuvo a cargo de los empleados de la SNCF y de la RATP. Para el gobierno, el objetivo era entonces simple y esencial: en nombre de los intereses de las familias en perodo de fiestas, obtener una tregua (y de hecho, un probable fin definitivo) de la huelga de trenes y metros.

Ya antes del punto fuerte del 17, el gobierno haba dado a conocer sus exigencias. Varios dirigentes sindicales se hicieron eco de la misma, empezando por Laurent Berger, el secretario general de la CFDT (Confederacin Franes Democrtica de Trabajadores). En la maana del lunes 16 declar: "S, necesitamos hacer una tregua en Navidad".

Asimismo, Laurent Escure, el principal dirigente de la UNSA (Unin Nacional de Sindicatos Autnomos, otra central sindical conciliadora), declar el 16 de diciembre, hablando a propsito del transporte parisino y del transporte ferroviario,: "nadie quiere que haya perturbaciones en Navidad". Esta posicin tena an ms peso ya que este sindicato ultra conciliador con el gobierno y de poca importancia a nivel nacional, ocupa sin embargo el primer lugar en cantidad de afiliados en la RATP, y el segundo en la SNCF.

Pero la esperanza de una tregua se vio frustrada por la presin de la base. Y todo se jug entre el 17 y el 20 de diciembre.

Del 17 al 20 diciembre: un momento decisivo

El 17 haba empezado mal para el gobierno ya que, la vspera, haba tenido que registrar la dimisin de su ministro Jean-Paul Delevoye, encargado de la reforma jubilatoria y organizador de las consultas realizadas durante casi dos aos con los sindicatos. Este seor se haba "olvidado" simplemente de declarar una docena de cargos o funciones, algunos de ellos remunerados, incompatibles con su funcin como ministro.

La movilizacin del 17 fue de una magnitud excepcional, lo que reforz la voluntad de los trabajadores de continuar la lucha contra Macron.

Hubo 1,8 millones de manifestantes segn la CGT, y 260 manifestaciones en todo el pas, una movilizacin al menos del nivel de la del 5 de diciembre, con manifestaciones ms dinmicas y con ms profesores que en la anterior: 30.000 manifestantes en Nantes por ejemplo, 10.000 en Saint-Nazaire, 40.000 en Lyon, 15.000 en Saint-Etienne, 4.000 en Bourg, etc. En Pars, hubo un aumento notable: los sindicatos anunciaron 350.000 manifestantes (en lugar de los 250.000 del 5 de diciembre).

Hubo tambin manifestaciones en ciudades y pueblos pequeos y medianos. As, en el Finistre, adems de Brest (15 a 20.000 manifestantes), hubo desfiles en Quimper (7.000), Morlaix (3.500), Carhaix (800) y Quimperl (1.500).

Pero recin en la noche siguiente, la intersindical (2) public un comunicado titulado "No hay tregua hasta que retiren el proyecto de reforma jubilatoria!. El texto pretende ser firme: las organizaciones firmantes piden "continuar y reforzar la huelga, incluyendo la reprogramacin de la huelga cuando los trabajadores lo decidan (...)". Pero el texto tiene dos peculiaridades: no fija ningn nuevo plazo nacional real, salvo el da despus del "19 de diciembre con movilizaciones locales". Y no dice nada, absolutamente nada, sobre el hecho de que el 18 y el 19 de diciembre haba de nuevo negociaciones entre los sindicatos y el gobierno. Y todas las organizaciones invitadas respondieron "presente!" durante las consultas bilaterales del mircoles 18 y las multilaterales del jueves 19.

El objetivo de estas dos nuevas jornadas de consulta en vsperas de las fiestas era bien clara: dividir a los sindicatos y asestar un golpe brutal a la huelga consiguiendo que varios sindicatos (la CFDT-Ferrocarriles y la UNSA, por lo menos) pidieran la suspensin de la huelga durante las fiestas navideas. Con esta finalidad, durante esas negociaciones, el Primer Ministro concedi algunas migajas a los dirigentes sindicales conciliadores. As, sobre el trabajo insalubre, otorg una ligera modificacin de los umbrales de trabajo nocturno (110 noches al ao en lugar de las 120 actuales).

Inmediatamente, la direccin de UNSA-Ferroviarios, resalt los "progresos significativos" y pidi "una pausa durante las vacaciones escolares", "con el objetivo de mantener el dilogo social y la continuidad del servicio pblico".

Un golpe a los ms decididos en el 15 da de la huelga.

Al mismo tiempo, un nuevo comunicado de la Intersindical (con, adems, la firma de la CFE-CGC sindicato de ejecutivos intermediarios.) estableca una futura jornada nacional: un da de manifestaciones y huelga el 9 de enero, es decir, 21 das despus! Incluso para aquellos que estaban dispuestos a parar durante la temporada de fiestas, este anuncio fue visto como un mazazo. Laurent Djebali, dirigente de la UNSA-RATP, dijo: esta fecha "nos deja maniatados y desamparados".

Pero despus, nada ocurri como lo haban previsto.

Las bases se rebelan

Como era de esperar, SUD-Rail y la CGT-Ferrrviarios (que representa a un tercio de los maquinistas) llamaron el 19 a mantener la huelga.

Pero el da 20, cuando nadie lo esperaba, la CFDT-Ferroviarios tambin rechaz la tregua porque "los avances obtenidos no son suficientes".

Y en la UNSA-Ferroviarios, una gran parte de la base rechaz la tregua decidida por la direccin del sindicato. En las asambleas generales, muchos miembros votaron para continuar la huelga. El aparato sindical se resquebraj: muchas secciones regionales de la UNSA votaron en contra de la tregua. La seccin de Pars Sudeste declar: "nosotros, militantes y miembros de base en el terreno, nos negamos a inclinarnos ante los dirigentes, cualquiera que sea su sindicato, que intentan imponernos sus opciones".

La UNSA-RATP, no llam tampoco a una tregua. La UNSA-Traccin de Pars sudeste tuite "la huelga pertenece a los huelguistas y a las asambleas generales". La tregua es una derrota. Slo nos detendremos cuando hayamos ganado".

21 de diciembre 5 de enero: un largo tnel y mucho coraje

A partir del 21 de enero, los huelguistas de la RATP y de la SNCF empezaron a atravesar un largo tnel: estaban casi solos en la continuacin de la huelga, junto con los huelguistas de la pera de Pars y una nueva huelga en algunas refineras.

El gobierno trataba de hacer creer que la huelga viene debilitndose. En realidad, si la frecuencia de los trenes y de los metros variaba de un da para otro, se deba a que las direcciones de las dos compaas concentran los medios disponibles en determinados das y horas. Pero, en general, la huelga "aguantaba".

En la SNCF, la situacin ms comn es que uno de cada dos TGV (trenes de alta velocidad) circule, y el 20 a 30% para las otras categoras de trenes. A veces menos, otros das un poco ms.

En la RATP, la red de autobuses permanece totalmente bloqueada en determinados das. Otros das, la direccin anuncia que la mitad de las lneas funcionan, pero slo a determinadas horas, en determinados tramos y con baja frecuencia.

De hecho, segn la UNSA-RATP, el 29 de diciembre, la direccin slo contaba con "240 conductores de metro de los 2700" (incluyendo la reserva general) y "un centenar de conductores de RER (trenes de cercanas, de corta distancia) disponibles de los 870".

Y frente a un gobierno que apuesta al agotamiento, los trabajadores se organizan para una guerra de desgaste.

Cajas de solidaridad, piquetes de huelga, manifestaciones

La apertura de cajas de solidaridad durante las huelgas es una vieja tradicin del movimiento obrero (las hubo, por ejemplo, en 1831 y 1834 durante la revuelta de los Canuts, obreros de la seda, en Lyon).

En la movilizacin actual, y tambin gracias a Internet, han vuelto a utilizarse. Los fondos recaudados son a veces importantes, tienen una funcin poltica (mostrar la solidaridad de los trabajadores) y una funcin financiera: evitar la asfixia econmica de los huelguistas.

Se han abierto en muchas escuelas, para ayudar a interinos, a personal de mantenimiento, etc. Esta es una forma de asistencia entre pares. Hay tambin cajas destinadas a los huelguistas de la RATP y de la SNCF: una ayuda interprofesional que expresa el apoyo poltico a dos categoras de trabajadores que estn en la vanguardia de la lucha contra Macron y sus polticas. Tambin existen colectas "en lnea" o colectas directas de militantes frente a una librera, un centro comercial, etc.

Otra expresin de esta solidaridad durante sus vacaciones ha sido el nmero importante de profesores y de trabajadores de otros sectores que participaron, junto con los trabajadores del ferrocarril, en diversas acciones (volanteadas, piquetes, reuniones, mtines, etc.).

El 28 de diciembre, en particular, hubo manifestaciones multisectoriales en unos 40 pueblos y ciudades de Francia.

Maniobras de divisin y doble discurso

Mientras los huelguistas se organizaban para "aguantar" hasta principios de enero, con la esperanza de volver a dinamizar el movimiento, el gobierno no perdi ninguna ocasin para tratar de neutralizar ciertas profesiones.

Por ejemplo, le garantiz a los policas y a los guardias penitenciarios que no perdern nada con la reforma, y les asegur a los militares que sus jubilaciones se mantendrn por fuera del nuevo sistema. Es cierto que sin estos dos sectores la capacidad de Macron para imponer su reforma se vera ms que limitada.

Otro sector de peso es el del transporte areo. En primer lugar los auxiliares de vuelo, azafatas y pilotos, que decidieron hacer huelga a partir del 3 de enero. Tras dos das de negociaciones llegaron a un acuerdo: se les mantendr la edad de jubilacin anticipada conservando su fondo de pensiones complementario de 5.000 millones de euros. El principal sindicato de pilotos, el SNPL (Sindicato Nacional de Pilotos de Lnea), levant entonces su llamado a la huelga, as como (el 24 de diciembre) los sindicatos de azafatas, incluidos el UNSA (conciliador), pero tambin FO (Fuerza Obrera). Sin embargo, la confederacin de FO nacional declar que mantena el reclamo de que se retirara el proyecto de reforma basado en puntos...

Pero este acuerdo parece bastante problemtico ya que, el 2 de enero, dos sindicatos de Air France (el SPAF para los pilotos y el SNGAF para la tripulacin de cabina) convocaron una huelga para la semana del 6 de enero en defensa de su fondo de pensiones complementarias, considerando que sigue siendo amenazado por la reforma jubilatoria del gobierno.

En cuanto a los controladores areos, el SNCTA (Sindicato Nacional de Controladores Areos), principal sindicato de esta categora, anunci el 23 de diciembre que es probable que se llegue a un acuerdo: bajo el nuevo sistema de puntos, los controladores conservaran el derecho a jubilarse a los 52 aos de edad y la reduccin prevista de su jubilacin bajo el sistema de puntos sera compensada en su totalidad (el SNCTA no apoya la huelga contra el proyecto de reforma).

As, contrariamente a lo que han explicado ministros y otros portavoces, estos acuerdos no garantizan el mantenimiento de los "regmenes especiales"; simplemente prometen que, en el marco del nuevo sistema universal por puntos, ciertas categoras profesionales podrn beneficiar de acuerdos especiales. Pero estos acuerdos especiales implican la aceptacin del proyecto por puntos que defiende el gobierno de Macron.

Las declaraciones de Philippe Martinez, principal dirigente de la CGT, aparecen entonces contradictorias:

Por un lado, Philippe Martnez afirma que "el retiro del proyecto" es una condicin para volver al trabajo y critica a la UNSA y a la CFDT: "Qu se puede conseguir al planificar un sistema en el que todos saldrn perdiendo? (JDD - Journal du Dimanche - del 29 de diciembre, peridico francs). Pero por otro lado, cuando el periodista le pregunt sobre el fracaso que sera la adopcin de la reforma, l respondi: "Sabe, con la huelga, siempre se consigue algo. Durante las ltimas dos semanas, cada da, se nos ha dicho que este o aquel rgimen especial ser finalmente mantenido. Ahora bien, como hemos podido ver, no slo no es cierto, sino que esta apreciacin del conflicto conduce a la idea de que el sistema de puntos de Macron podra ser modificado y mejorado. Es otra lgica: la de una huelga en episodios sucesivos para "presionar" al gobierno y mejorar su proyecto en lugar de una huelga que se mantenga hasta que la reforma sea retirada por completo.

Este tipo de declaraciones, al igual que los acuerdos sectoriales, facilita el trabajo al gobierno y lo alienta a perseverar.

Nueva serie de concertaciones

De esta manera, el Primer ministro puede seguir aplicando el calendario de discusiones con los sindicatos previsto a partir del 7 de enero, calendario anunciado el lunes 23 de diciembre: una serie de "reuniones temticas" sobre elementos especficos del proyecto de gobierno (trabajo insalubre, gestin de fin de carrera, evolucin de la pensin mnima, transiciones pre jubilatorias). Se trata de temas que son especialmente importantes para los sindicatos conciliadores que estn a favor del sistema de puntos (CFDT, CFTC, UNSA, etc.).

Adems, para responder a estas organizaciones sindicales, el Primer ministro propondr, durante la semana del 6 al 13 de enero, un "mtodo de trabajo" para abordar la cuestin del equilibrio financiero del sistema jubilatorio y la "edad bisagra" (A partir de 62 aos, se conserva el derecho a jubilarse, pero con una jubilacin reducida hasta alcanzar los 64). Har la propuesta despus de "las consultas que seguir llevando a cabo hasta el 13 de enero".

Por ltimo, en varios ministerios habr negociaciones sectoriales, como en el caso de la salud (que lleva 10 meses de lucha) o de la educacin. En este ltimo sector, la bronca es tanto ms fuerte cuanto que los docentes se ven amenazados con una doble sancin: no slo perdern masivamente con la reduccin de las jubilaciones (al menos el 30%), sino que el ministro Blanquer (de la Educacin) les propone un acuerdo absurdo e inaceptable: El acuerdo consistira en "mejorar" sus salarios (bloqueados desde 2010) para preservar el nivel de las jubilaciones. Pero aparte de que las sumas anunciadas son irrisorias, la supuesta revalorizacin "implicara una redefinicin de la profesin docente". En resumen: una destruccin de su estatus actual y un empeoramiento de sus condiciones de trabajo (nuevas tareas, vacaciones reducidas, traslados no negociados...). As "compensara" un ataque... con un segundo ataque. El Ministro Blanquer prev seis meses de consultas.

Incluso un nio con sentido comn dira: "S que me estn dando gato por liebre. No quiero sentarme a la mesa, no quiero probarlo. No, no lo hago. Pero los dirigentes sindicales son adultos "responsables" que quieren mantener un dilogo con el ministro. Benot Teste, el nuevo Secretario General de la FSU (Federacin Sindical Unitaria), se muestra por una parte preocupado: "Aprovechar estas negociaciones sobre las jubilaciones para redefinir la profesin docente, no nos parece razonable" porque el Ministro "est volviendo a plantear un tema conflictivo que exaspera a los docentes". Pero, por otra parte, la FSU, el principal sindicato docente, participar en estas "negociaciones".

En cuanto a Philippe Martinez, justifica de manera bastante curiosa la participacin en los debates previstos (sobre la revalorizacin de los docentes, sobre el trabajo insalubre...): "La estrategia del gobierno es hacernos creer que los temas de estos debates estn vinculados con la jubilacin (...). No veo por qu no deberamos ir, cuando llevamos aos pidindolo! Pero no debe ser una trampa para hacer creer a los franceses que estamos cediendo". El problema es que estas negociaciones estn efectivamente "vinculadas a la jubilacin", ya que se llevan a cabo oficialmente en el marco del dilogo que prepara la reforma...

No es hora de negociar con este gobierno

En las ltimas semanas, algunas Asambleas Generales en colegios (Liceo Champollion en Grenoble y otros), algunos sindicatos departamentales (Departamento de Val-de-Marne, cerca de Pars), etc., ya haban declarado que el proyecto Macron no era negociable. En la SNCF, la CGT y SUD-Rail se haban negado a negociar sobre la reforma. Esta posicin, aunque no haya sido expresada muy a menudo, sigui manifestndose, especialmente entre los profesores amenazados con la doble prdida prevista.

En este sentido, el consejo de profesores de la escuela primaria Jules Ferry des Mureaux (Departamento de Yvelines) decidi el viernes 13 de diciembre de 2019 lo siguiente:

Los 15 docentes de esta escuela denuncian en particular el hecho de que el gobierno "busca una salida de emergencia con los aparatos sindicales para dividir la movilizacin". El llamado enumera todas las organizaciones sindicales que "estn de acuerdo en negociar con este gobierno" y afirma: "No es el momento de negociar con este gobierno". La educacin y el aumento de los salarios del personal educativo son una prioridad. Pero esta realidad no debe utilizarse como garanta para la implementacin del proyecto de jubilacin por puntos.

Hay que profundizar la huelga () Exhortamos a las direcciones sindicales departamentales y nacionales (...): Que detengan todos los llamados a negociar o modificar esta reforma. Que exijan la supresin pura y simple del proyecto de jubilaciones por puntos.

Los trabajadores de la pera de Pars no aceptan la clusula del abuelo

Otra expresin de esta resistencia es la posicin adoptada por los bailarines y el personal de la pera de Pars, que estn en huelga desde el 5 de diciembre. El rgimen especial para los bailarines en particular, vigente desde el siglo XVII, tiene en cuenta el hecho de que a partir de una cierta edad ya no pueden seguir bailando. Para intentar poner fin a la huelga, la Ministra de Cultura acab proponindoles la llamada "clusula del abuelo", es decir, que slo los futuros bailarines se veran afectados por la reforma. Esta clusula haba sido introducida por Alain Minc, un "asesor poltico" con el objetivo de que Macron no se empantanara en la crisis, y fue retomada por varios dirigentes sindicales preocupados en desactivar la huelga.

Pero esta propuesta fue rechazada en un comunicado del 29 de diciembre en el que los bailarines decan: "Somos slo un pequeo eslabn de una cadena de 350 aos de antigedad". Esta cadena debe proyectarse hacia el futuro: no podemos ser la generacin responsable de haber sacrificado a la siguiente". Adems, esta propuesta fue presentada slo a los bailarines, no al conjunto de los 1800 empleados (msicos, tcnicos). Sin embargo, "nuestros espectculos son el fruto de los esfuerzos conjuntos de todas nuestras profesiones".

Tal posicin constituye un verdadero punto de apoyo para el conflicto.

La lucha es severa

Desde los primeros das de enero, cada uno vuelve a su lugar en la lucha:

Macron afirma que no dar marcha atrs.

Por su parte, el Primer ministro se encarga de encontrar rpidamente un acuerdo con los sindicatos ms conciliadores (UNSA, CFDT, CFTC...) sobre el punto, en particular, de la edad bisagra y del equilibrio financiero del sistema.

Casi todos los dirigentes sindicales (CGT, FO, FSU incluidos...) van a participar en la nueva fase de consultas, negndose a romper el dilogo con el poder.

Pero casi todos los dirigentes deben hacer frente a la resistencia de las bases que abre brechas en los aparatos sindicales.

Y lo que es ms importante- la determinacin de los trabajadores, de una gran parte de la poblacin, para infligir una derrota poltica a Macron es mayor que nunca. A partir de esta aspiracin, los militantes formulan consignas claras: unidad para retirar el proyecto de reforma jubilatoria por puntos, rompiendo toda consulta con el gobierno.

Al mismo tiempo, otras categoras profesionales rechazan el proyecto de Macron; el 30 de diciembre, el CNB (Consejo Nacional del Colegio de Abogados) convoc a una huelga de una semana a partir del 6 de enero, la que podra ser reprogramada.

As, a pesar de las maniobras y de las declaraciones, el lugar que cada persona ocupa en el conflicto es cada vez ms claro, y esta claridad es necesaria para permitir una mejor organizacin de los trabajadores, de manera independiente, a partir de sus propios objetivos, en una batalla tan decisiva como difcil.

Parafraseando a Bertolt Brecht: La lucha es severa. Sin embargo, de ahora en ms nuestra poca se ilumina. (3)

* Serge Goudard : militante sindical, miembro del colectivo que edita el boletn L'insurg.

Notas

1) Sobre el sistema jubilatorio por puntos, ver: Larnaque des retraites par points, https://www.insurge.fr/bulletins/bulletins-2019/l-insurge-no37/l-arnaque-des-retraites-par-points,695.html

2) La Intersindical est compuesta por la CGT (Confederacin General de Trabajadores), FO (Fuerza Obrera), la FSU (Federacin Sindical Unitaria), Solidaires (Union Sindical Solidaires), la UNEF (Estudiantes, Union Nationale des tudiants de France), el MNL (Liceales, Mouvement National des Lycens), la FIDL (Liceales, Fdration Indpendante et Dmocratique Lycenne) y la UNL (Liceales, Union Nationale Lycenne). Otros sindicatos de lucha de clases, presentes y activos en la lucha contra la reforma jubilatoria: la CNT (Confederacin Nacional de Trabajadores) y la CNT-SO (Confederacin Nacional de Trabajadores Solidaridad Obrera)

3) Bertolt Brecht, Matre Puntila et son valet Matti. Prlogo.

Referencias sobre el sistema de jubilaciones

-Artculo de Michel Husson, Jubilaciones, las bellezas del modelo sueco https://correspondenciadeprensa.com/2019/09/01/suecia-jubilaciones-las-bellezas-del-modelo-sueco/

-Artculo de Christian Mahieux, Contrarreforma jubilatoria. Huelga general a partir del 5 de diciembre. https://correspondenciadeprensa.com/2019/12/05/francia-contrarreforma-jubilatoria-huelga-general-a-partir-del-5-de-diciembre/

-Artculo de Lon Crmieux, Francia, el malestar social coagula. https://correspondenciadeprensa.com/2019/12/08/francia-el-malestar-social-coagula/

http://linsurge-blog.blogspot.com/

A lencontre, 4-1-2020

http://alencontre.org/

Traduccin Ruben Navarro Correspondencia de Prensa



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter