Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-01-2020

Los ros como sujetos polticos para descolonizar la vida

Andrs Kogan Valderrama
Rebelin


Aunque parezca inslito, en medio de un proceso destituyente y constituyente en curso en Chile, luego del estallido social iniciado el 18 de octubre del ao 2019, a las autoridades de aquel pas no se las ha ocurrido nada mejor que continuar con la poltica mercantil de los bienes comunes, al poner en remate distintos ros de la Regin del Bo Bo, como es el caso de los ros Queuco y Renaico.

Una prctica de remate de ros, que ha sido sostenida jurdicamente por el cdigo de aguas de 1981, el cual al concebir al agua como un bien econmico, los ros han sido meros objetos para la explotacin energtica, en donde el Estado los ha entregado a terceros a travs de una resolucin, que ha permitido que privados le den un uso especfico al agua (derechos no consuntivos), para que sea usada generalmente para el negocio hidroelctrico, con la condicin de que tiene que ser devuelta a su cauce original, con la misma cantidad y calidad.

Esto ha permitido que con el paso del tiempo, mltiples ros en Chile hayan sido apropiados, por empresas extranjera, las cuales han controlado derechos de agua provenientes del rio Cuervo (Xtrata de Suiza), rio Bravo (AES Gener de Estados Unidos), rio Palena (AES Gener), rio Baker (Endesa de Espaa, actualmente Enel de Italia), rio Blanco (Xtrata), Chacabuco (Xtrata), rio Pascua (AES Gener), rio Figueroa (Enel y AES Gener, rio Manso (Endesa y AES Gener), rio Puelo (Endesa), rio Cisnes (AES Gener), rio Futalelfu (Endesa), rio Maipo (Aguas Andinas de Espaa).

Como se desprende anteriormente, aparte de la privatizacin de los ros en Chile, este proceso ha ido acompaado por una fuerte concentracin de la matriz energtica del pas, en donde unas pocas empresas del Norte Global controlan el mercado existente, el cual principalmente busca sostener la demanda energtica de la industria y de la megaminera, generando impactos socioambientales profundos tambin, a travs de la contaminacin de las aguas, el desplazamiento de comunidades y la destruccin de economas locales.

Adems, aquellas grandes empresas que controlan la matriz energtica, lo que hacen es instalar narrativas a travs de los grandes medios de informacin, como es el caso de la idea de que Chile para llegar a la meta del desarrollo necesita cada vez ms energa, sin preguntarse para quien va dirigida esta, cual debiera ser el rol del Estado y mucho menos pensar siquiera en la posibilidad de que la ciudadana genere su propia energa, a travs de comunidades energticas por intermedio de cooperativas.

No obstante, la imposicin a nivel extremo de esta ideologa neoliberal, a travs de la generacin de un mercado de compra y venta de ros, est siendo cada vez ms tensionada y cuestionada por una fuerte politizacin de los pueblos en Chile, los cules estn exigiendo derechos de toda ndole, como es el caso de la idea de desprivatizar el agua y una gestin comunitaria de esta, en el marco de los Derechos de la Naturaleza, como bien plantea el Movimiento por el Agua y los Territorios.

De ah lo valioso de distintas experiencia en el mundo, con respecto a la idea de que los ros sean sujetos de derechos o que sean tratados jurdicamente como personas, lo que ha demostrado que es un proceso en curso que seguir ampliando en cada vez ms pases. Los casos de ros declarados como sujetos polticos en pases como Colombia (rio Atrato, rio Quindo), Nueva Zelanda (rio Wanganui, ro Urewera), India (ro Ganges, ro Yamuna) nos muestra que ya no basta con proteger a los ros, desde la concepcin humanista proveniente de los Derechos Ambientales, sino darles real voz y representacin poltica a los seres no humanos.

En consecuencia, entender a los ros como sujetos polticos y darles reconocimiento jurdico, nos abre la posibilidad no solo de superar concepciones instrumentales y mercantilizadas de la vida, en donde Chile sea quizs el peor caso de todos, sino tambin descolonizar una mirada antropocntrica y occidentalizada del planeta, que nos tiene en medio de una emergencia climtica a nivel global. Por esto, que las montaas, los suelos, los bosques, los mares, tambin debieran tener reconocimiento, ya que tienen capacidad de agenciamiento y son parte fundamental de las dinmicas ecoterritoriales.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter